CENTENARIO LEZAMA

 

Lezama, como Borges, un autor poco premiado y, sin embargo, fundamental, hace que éste sea un domingo lujoso de poeta grande, grandullón y asmático como Proust, que era también terco escribiendo contra toda inspiración.

Hoy es el centenario del nacimiento de José Lezama Lima (19 de diciembre de 1910 – 9 de agosto de 1976), el poeta y prosista cubano que alteró el curso de las letras del siglo XX, con su ‘Paradiso’, su ‘Muerte de Narciso’ y su ‘Enemigo rumor’. El escritor ‘aislado’, que le habría venido al dedillo al cineasta Miguel G. Morales, un poeta de “soledad suficiente, digna y necesaria’, escribe Raúl Rivero.

En la Habana, la ciudad se visita y deletrea con ayuda de la prosa de Alejo Carpentier, pero el ‘universo’ de Lezama es también la urbe barroca de su ‘paraíso’ insular. Cuesta a veces la poesía de Lezama, hermética por definición, pero se cuela a raudales, como una tromba verbal y se parece al deleite de leer el ‘Ulises’ de Joyce, te queda la música y, revolcándose en ella, las palabras significan lo que el usuario disponga.

Poesía agorofóbica, cocinada en el hogar, a fuego lento, copiosa y fulgurante. Alianza Literaria la editó completa en un volumen de unas 600 páginas. Es “una fiesta innombrable”, usando una fracción de verso del poeta fumador, sumergirse en el océano Lezama, habida cuenta de que el autor que nació hace hoy cien años decía que la poesía es “un caracol nocturno en un rectángulo de agua”.

En Tenerife, Andrés Sánchez Robayna y Alejandro Kravietz dialogan, de isla a isla, con la obra de Lezama Lima, hijo del coronel José María Lezama y de Rosa Lima, a la que dedicó “toda” su poesía, y de Platón y Góngora, a los que dedicó toda la atención. Isleño hasta la parálisis, apenas viajó fuera de Cuba, el poeta y narrador construyó una obra oscura, llena de luces interiores que han ido encendiéndose con el paso del tiempo hasta atraer la mirada de la crítica internacional, y hoy, un siglo después, se presta a ser desenredada como una madeja.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario