EL MISMO AÑO CON DISTINTO COLLAR

Algunas cosas son previsibles y se van a dar inexorablemente. Subirá el recibo de la luz para disgusto del consumidor que no está para cargar más gastos en su contabilidad doméstica (en este país en que todos ya somos a la fuerza ‘economistas camuflados’ de la mano de Tim Harford). Hablo de enero.

Entrará en vigor la ley Antitabaco que dudo que se aplique a rajatabla y temo criminalice al fumador como pasa con la droga, prohibida inútilmente para beneficio de nuevos sórdidos intereses donde el control sanitario carece de toda legislación, y que avanza en dirección contraria, hacia la legalización pura y dura, he ahí una suculenta paradoja.

El nuevo Código Penal le dará la vuelta al calcetín de lo que entendemos por delito. Salen de la cárcel unos cuantos centenares de ‘muleros’, o ‘camellos’ de poca monta, y, entre otras novedades que obligan a jueces y abogados a ponerse a estudiar como en los tiempos de Aranzadi en mano cuando no había Internet, nos enteramos de cosas jocosas, como que las víctimas pueden quedarse con el coche del infractor en concepto de pago por las lesiones.

La Ley Sinde saldrá por narices, con el nuevo apoyo holgado con que contará ZP, que ya, una vez cumplimentadas las genuflexiones correspondientes de los ‘montillas’ para facilitar la investidura de Artur Mas, ha zanjado los rumores en su entorno, garantizando que agotará la legislatura hasta 2012. Así que Sinde sacará su ley contra las descargas ilegales y en las islas sabremos si CC sigue ‘mandando’ lo mismo en Madrid con la incorporación de CiU al pacto de estabilidad, o empezarán a decaer algunas de las promesas que le hizo el PSOE por su apoyo a los presupuestos cuando tenía la soga al cuello, dado que ya los ‘canarios’ dejarían de ser imprescindibles y “bastante tienen con sus aguas” (dirán).

Veremos manifestaciones en la calle y en la red contra las reformas (y la Ley Sinde, consiguientemente), ese doble campo de batalla al que asistimos con los ciberactivistas atacando la web de la SGAE y el Ministerio de Cultura como si arremetieran contra los enemigos de Wikileaks, y con CC.OO y UGT planeando una nueva huelga general convencional, a pie de calle, como viejos rockeros románticos oxidados en la foto sepia de la historia. (Seguimos en ‘estado de alarma’, por cierto, que ya hasta se nos olvida).

Miramos a Garzón y a Videla. Y nos dan lástima los dos lo mismo que Mourinho, por razones distintas de sinrazón.

Ahí está al llegar. El mismo año con distinto collar, con ‘la vara del opresor’, las ‘botas resonantes’ y la ‘túnica empapada de sangre’, que dijera el Papa en la bendición ‘Urbi et Orbe’, como si tomara el testigo a Obama, que se nos diluye como un azucarillo en el café, si no acaba antes con el tea party, que es el partido del te.

Y una última cosa que también ya se sabe, qué va, que no va a ocurrir: ni el Rey ni Zapatero dimiten. Lo dijeron casi al unísono.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario