EN LA RADIO, COMO DE COSTUMBRE

       

Estaba en la radio, en Radio Club, me disponía a ‘enlatar’ una entrevista. Entonces vivía prácticamente en la radio, con lo cual no es de extrañar que me cogiera con los bártulos del oficio, delante de un micrófono, con un invitado, en el estudio de grabación. De pronto, se oyó un bullicio en el pasillo y salí disparado al control central. En esa época, con Paco Padrón de director, dábamos ‘flashes informativos’ cada vez que había una noticia de impacto. Aquella era una bomba en Madrid y nos quedamos enganchados a la ‘cadena’ (la Cadena SER) durante la transmisión estremecedora en directo de la votación de investidura de Calvo Sotelo, y, tras la intromisión de Tejero, la narración que siguió en voz baja y entrecortada. En cuanto pudimos, empezamos a informar desde aquí, recuerdo bien, con el valiente testimonio antigolpista que nos hizo aquella noche Vicente Álvarez Pedreira, un presidente de la Junta Preautonómica que tenía aspecto tímido y precavido y, sin embargo, dio muestras de arrojo y convicción constitucional. Paco llamó a Capitanía, que, al menos, formalmente, se puso al lado del Rey, y todos continuamos en la radio, expectantes, hasta la intervención televisada de Don Juan Carlos, confirmando que ordenaba la retirada de los tanques de Miláns del Bosch. Años después, Iñaki Gabilondo me contó cómo se fraguó clandestinamente, siendo él jefe de Informativos de la televisión pública, la grabación providencial del Rey bajo el secuestro de TVE por parte de los golpistas. (El Rey se olía lo que se estaba cociendo, de ahí la demisión previa de Suárez, y una de las tesis más extendidas es que tanto él como algunas fuerzas democráticas estaban en la onda de aceptar una ‘solución De Gaulle’, si la situación se seguía deteriorando en el seno del Ejército, consistente en dar paso a un gobierno de concentración de todo el arco político con un militar de prestigio al frente. Pero Alfonso Armada, autonominado para ese papel, defraudó al Rey, del que había sido preceptor.) Aquella noche en vela fue, nunca lo olvidaré, la ‘noche de los transistores’, con ‘el Butanito’ (José María García) describiendo en directo los pormenores del ‘tejerazo’ desde el exterior del Congreso. Claro que pensé que todos iríamos al trullo, todos los que teníamos un rejo izquierdista, o que nos meterían en ‘cintura’ como habíamos visto en el Chile de Pinochet. Como quiera que mi hermano y yo promovíamos entonces el Movimiento de la Nueva Canción Popular Canaria, estábamos muy familiarizados con los sucesos del Estadio Nacional chileno y el aniquilamiento visceral de Víctor Jara. Curiosamente, junto a las de Taburiente, Caco Senante o Los Sabandeños, cantábamos de memoria la canción de Raimon ‘Al vent’. Había mucho compromiso y renuencia a todo golpe, habríamos salido a la calle como en los 70: ya en las manifestaciones por la muerte de Javier Fernández Quesada o Bartolomé García Lorenzo se vio que, a las primeras de cambio, la gente montaba en cólera.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión 1 comentario

Respuesta a EN LA RADIO, COMO DE COSTUMBRE

  1. maria

    SI QUIERES SABER DONDE ESTA TEJERO ESTA HOSPEDADO EN EL HOTEL SOL LA PALMA La palma

     

Añadir comentario