LA ‘DUDA RAZONABLE’ ACERCA DE BIN LADEN

La superposición de las imágenes laterales en la foto central evidencia el montaje

La foto del cadáver no ha podido ser autentificada (parece una burda obra del photoshop) y recuerda a aquel retrato robot de Gaspar Llamazares difundido por el FBI en Internet como si fuera la del cerebro de Al Qaeda.

Diez años transcurrieron hasta dar con el paradero de Bin Laden vivo, y aun pocas horas después de su muerte, ahora se desconoce el destino de sus restos. Bin Laden fue arrojado al mar, aseguran sus captores, y añaden: con un tiro en la cabeza. Todo es lo suficientemente turbio como para dar pábulo a las inminentes teorías conspiranoicas, que pondrán en solfa desde su caza hasta su muerte, y especularán en las golosas redes de Internet sobre el lugar siniestro donde el mayor terrorista de la historia estará siendo salvajemente torturado hasta que desembuche todos los pormenores de su maquiavélica maquinaria de matar occidentales.

Nada podrá desmentir la montaña de dudas y sospechas que en torno al supuesto descabezamiento de Al Qaeda se levantará en adelante, salvo la difusión veraz (oficial, a no ser que interfiera de nuevo Assange, el otro ‘binladen’, con su Whikileaks, la otra ‘alqaeda’) de las imágenes fehacientes de la operación por sorpresa en el escondite del millonario saudí en la ciudad castrense de Abbottabad, a poca distancia de focos neurálgicos como Islamabad o Rawalpindi y no demasiado lejos de Penshawar, verdadero oasis del yihadismo internacional.

Confieso que la noticia (difundida por Obama en la medianoche del primero de mayo en EE.UU., el mismo día que hace 66 años se comunicó la muerte de Hitler, coincidencias de la vida o casualidades calculadamente  buscadas) me deja en un ‘mar’ de dudas, pensando en el cadáver y, a la vez, en el hombre de 54 años que tenía más secretos que nadie en su cabeza del máximo interés de sus perseguidores. ¿Fueron capaces de quedarse con la intriga para siempre descerrajando un tiro en esa cabeza que valía más, mucho más que 50 veces 50 millones de dólares de recompensa?

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión 1 comentario

Respuesta a LA ‘DUDA RAZONABLE’ ACERCA DE BIN LADEN

Añadir comentario