LA POLÍTICA

 

Román Rodríguez reivindicó esta semana en el Parlamento “la política” como recurso inteligente para combatir la crisis y llevar a cabo el impulso económico que necesitan las islas. La política, cuyo estrepitoso descrédito social ya nadie pone en duda, es, sin embargo, la única vía plausible bajo el régimen de libertades democráticas que nos dimos desde finales de los 70, tras casi cuatro décadas de dictadura.

La política bebe, en efecto, en aguas de la corrupción en un porcentaje elevado, como detecta el último barómetro del CIS –que ratifica, además, la percepción ciudadana de la clase política como tercer problema del país-, y es deficitaria en términos de transparencia y eficacia –persiste en ella una indomable burocracia que entorpece su funcionamiento-. Pero, como señaló en la tribuna de oradores el portavoz de Nueva Canaria, durante el debate de investidura, cabe depositar en la política la única tabla de salvación al alcance del ciudadano.

Lo contrario, dar de lado a la política, pretender burlarla como un simple obstáculo, arguyendo, con un facilismo, su desprestigio y corrosión, no aboca tanto a las consabidas opciones autoritarias, como premia a los poderes y operadores fácticos de la economía en la sombra -menos fiables, que escapan a todo test-: la banca, las cúpulas patronales, los lobbies y los grupos de presión.

Falta, a todas luces, cultura política, para, entre otras cosas, acertar a ver que, siendo perfectible el ejercicio de la democracia, con sus virtudes y defectos, la política –método y procedimiento- es la única herramienta para ser libres. Libres para elegir y controlar a nuestros representantes, libres para vigilar y exigir responsabilidades a los autores de toda perversión del sistema: corrupción, prevaricación, tráfico de influencia… Libres para decidir.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión 1 comentario

Respuesta a LA POLÍTICA

  1. Talio

    ¡Que listo! (que no inteligente que diria mi abuela). Sí, que listo Roman Rodriguez desviando la atención del personal.
    No se trata de que la “Politica “esté desacreditada ante los ojos de la sociedad, sabemos, reivindicamos, exigimos actuación politica. Lo que sí denostamos es a esta “clase politica” que ha venido a instalarse en “La Politica” como sres. feudales sentados a la mesa del poder comiendose todo el faisan y tirandonos a los pies los huesitos para que no ladremos muy alto y que cuando a los x años se levanten de la mesa hartos se van tranquilos sabiendo que volveran con pacto o sin él incluso con el voto ciudadano que metido en la ruleta instalada por ellos mismos, creen que votan “cambio” cuando lo que estan votando es “vuelta”. Y si no vease el nuevo gobierno de Canarias y digame Carmelo, ¿ ve a alguien que no haya estado sentado a la mesa anteriormente ?
    Un abrazo y gracias por permitir que, al menos en estos foros podamos expresarnos.

     

Añadir comentario