12-S

En una sola década, como de una tacada, nuestra civilización ha asistido a dos sobresaltos colosales que infligieron un daño irreversible a nuestras vidas: el 11-S y la crisis económica de 2008, esta  aún lejos de remitir. Nadie podrá decir que el siglo XXI le aburra. Como torres más grandes se han caído (estas son ‘torres orgullosas’, como decía Neruda), el mismo miedo al terrorismo se traslada a la economía y los mismos fantasmas –de las sombras del desierto a las sombras de los mercados y los acreedores- nos amenazan severamente de nuevo. Estamos a la espera de ver caer los torreones de Europa y la madre que la parió, Grecia, con su siglo de Pericles periclitado por Yorgos Papandreu, camino de enterrar el país bajo sus propias ruinas. La querencia por la maldición –el anatema favorito de milenaristas militantes que aquí urdieron inmolarse en el Teide y ocurrencias por el estilo- ha ido engendrando un siglo deforme, monstruoso, muy del estilo de Francis Bacon y sus ‘perros que gruñen’, y tan desesperado como el joven andrógino del ‘grito’ de Munch, ese cuadro premonitorio de finales del XIX. Las imágenes espectrales de las torres por los suelos (una obra de arte, dijo el infame Damien Hirst), con gentes rodeadas de una nube de polvo ceniciento que parecía cubrir todo Nueva York, el 11-S de 2001, aún nos estremecen. Pero enseguida volvimos a volar con el miedo cosido al cuerpo, y empezaron a pasar cosas dignas de Satanás cuando se desató un aquelarre de calamidades: el SOS del cambio climático (que no es ninguna broma), el timo de la gripe A y luego esta crisis sospechosa (¿quién está detrás hinchándose a costa de nuestro pánico?). Todo empezó en Atenas y en Atenas todo parece acabar: Europa es una gran ‘zona cero’. Es lo que llamo el 12-S. Dejemos a los muertos en paz, a Bin Laden, a sus víctimas y a los soldados sepultados en las dos estúpidas guerras. El domingo, un amigo se quejaba de la maldad. Si este va a ser el siglo del infierno, bajo cuyo hálito fáustico prosperan los que pactan con el diablo, con su pan se lo coman en la política, la economía o los medios de comunicación. Muñoz Molina escuchaba jazz tras el 11-S en las ‘Ventanas de Manhattan’. Ahora los mefistofélicos mercados, los ‘binladen’ de la crisis, lanzan sus aviones bomba contra las torres bursátiles y siembran de países cadáveres medio mundo. El próximo presidente yanqui, dentro de un año, será un tipo ultra (del ‘tea party’) si Obama no resucita tras el atentado de  Standard & Poors. ¿Y ahora qué? Díganmelo a mí. “Por tu luz soy más grande que todo lo que veo”, dijo Juan Ramón. A seguir en medio de la noche, hasta que se haga de día.

 

 

 

 

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario