EL GAS, DESBLOQUEADO EN CANARIAS, TRAS MAS DE 20 AÑOS

 

El uso del gas en Canarias, una decisión del Parlamento paralizada desde hace más de 20 años, ha quedado desbloqueado definitivamente, con el acuerdo adoptado ahora por los empresarios canarios presentes en Gascan (compañía transportista de gas natural creada para introducir esta fuente de energía en las islas) de vender sus acciones (un 42%) a Enagas, Empresa Nacional de Gas, transportista exclusivo en España. La firma de la operación estaba prevista para este viernes.

 

El coste de la misma, 3 millones de euros, supone una revalorización del 7% para los accionistas canarios, que así recuperan lo invertido en 2002. Los empresarios locales que, finalmente, se han rendido vendiendo sus acciones estaban agrupados en Regional Canaria de Energía SL. Eran inversores reconocidos en distintos sectores económicos que desesperaron durante todos estos años por las trabas sociales que frenaban la empresa. La venta de acciones ha sigo ‘cocinada’ con sigilo desde hace meses, con la intervención personal del presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero.

 

La citada compraventa no ha estado exenta de dificultades, y estuvo a punto de fracasar, lo que hubiera puesto en riesgo la viabilidad de Gasificadora Regional de Canarias (Gascan), provocando su disolución. Finalmente, los empresarios locales accedieron a vender sus acciones con  el citado 7% de rentabilidad, lejos de cualquier ganancia desmedida.

 

El gas entrará así, por fin, en Canarias, como está contemplado en el Plan Energético de Canarias (Pecan) aprobado por el Parlamento en 1989. Gascan, participada ahora en un 47% por Endesa, un 42% por Enagas y el restante 11% por el Gobierno autónomo (a través dela Sociedadpara el Desarrollo Económico de Canarias, Sodecan), recibe de este modo a un socio providencial para sus fines. Enagas, dada su sobrada experiencia en el sector, podrá liderar la agilización de la puesta en marcha de la gasificadora de Granadilla (Tenerife).

 

Una vez se ponga en marcha esta obra de recepción, almacenamiento y regasificación de gas natural licuado (con toda probabilidad, cuanto antes, el próximo año), fuentes que conocen el proyecto aseguran que los escollos existentes para la planta de gas de Gran Canaria y el debate sobre su emplazamiento en tierra o en el mar en Arinaga, quedarán, igualmente, allanados. La instalación de cada una de estas plantas regasificadoras creará entre 400 y 600 puestos de trabajo.

 

Los empresarios canarios de Gascan que han alcanzado este acuerdo de venta con Enagas habían mantenido una reunión clave y discreta, hace pocos días, con Paulino Rivero, en la que se despejó el camino para la incorporación del nuevo accionista.

 

Este acuerdo descongela la financiación de la gasificadora de Granadilla por parte dela UniónEuropeay es un acicate para el respaldo del Ministerio de Industria. La introducción del gas es crucial para las islas, tanto desde el punto de vista ecológico, teniendo en cuenta las emisiones de gases de efecto invernadero (contamina menos que el petróleo, toda vez que el gas natural emite un 27% menos de CO2 en la combustión que el fuel oil), como económico, ya que se calcula que representará un ahorro anual de más de cien millones de euros en cada una de las dos islas mayores, Tenerife y Gran Canaria.

 

Éste era uno de los cuellos de botella del modelo económico canario, dada la dependencia casi total del petróleo que condiciona el desarrollo de Canarias en su conjunto. El Pecan de 1989 apostaba por el gas natural y abandonaba la opción del carbón. Canarias se convertía en pionera dentro del Estado en la propuesta de centrales eléctricas de ciclo combinado a partir del gas. Se trata de un objetivo estrella de los últimos gobiernos canarios, que abogaban sin éxito por la utilización de energías renovables (tal como establecen los planes eléctricos insulares en marcha) y, de resto, la combinación de combustibles fósiles y gas. El citado Pecan establecía que en 2015 las islas dependerían en un 71,9% del petróleo, un 20% del gas natural, y un 8,1% de energías renovables.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario