NEUTRINOS


Si un buen día nos fuera posible reelaborar el pasado, como sugieren estólidamente los físicos del experimento ‘Opera’, se nos plantearía un problema muy gordo: abortar de modo imperioso todas las guerras y despropósitos anteriores que hoy corroen por dentro nuestra civilización. Juan Goytisolo, uno de los más contumaces críticos de ésta, esbozaría una sonrisa socarrona de alquimista feliz con un puñado de neutrinos en la mano (izquierda, por supuesto) para darle la vuelta al calcetín y poner en su sitio a más de uno que ha usurpado el lugar de otro. Pero me temo que habrá habido un error en el laboratorio (Einstein se remueve en la tumba) y ninguna partícula subatómica haya osado ser más veloz que la luz de los poetas. O el futuro perdería todo el interés desbancado por una moda retrospectiva hasta los confines del pecado original en un continuo déjà vu. En la tercera edición del Salón Internacional del Libro Africano (SILA), el poeta Andrés Sánchez Robayna presentó en el TEA al autor de ‘Señas de identidad’, que observa con distancia lo que sucede en España desde su minarete marroquí. Vivimos en un casino global, dice Goytisolo en el circo de la crisis. Este español transmutado en Marrakech, que Antonio Vizcaya y Ángeles Alonso han traído a Santa Cruz, competía con las letras de Maná en el estadio (las andanadas del líder del grupo mexicano, Fher Olvera, contra la guerra de Irak lo homologaban al escritor catalán), mientras caían sobre nuestras cabezas seis toneladas de chatarra espacial de un satélite incontrolado tamaño guagua, como la manzana de Newton desde el fondo del pasado. ¡Si pudiéramos retractarnos en el tiempo, qué hacer, qué deshacer! La ocupación de los territorios palestinos por Israel en 1967, por ejemplo, a juicio del novelista en Tenerife mientras Mahmud Abbas sacudía las conciencias dela ONUpidiendo un lugar como estado. En alguna timba del casino global se han movido ciertas fichas. La primavera árabe estaba latente tras las ventanas de las casas cuando visité de noche Argel. De ahí las preguntas de Alfonso González Jerez al autor que eligió África para vivir, pensar y escribir en árabe, bajo las sospechas de sus compatriotas, como lamentó en la plaza Djemaa el Fna delante de Dulce Xerach y Martín Rivero. África es la palabra que se le atragantaba a los españoles hasta el otro día. Y la palabra Islam, pese a 7 siglos de la árabe Hispania. Y la palabra inmigración. Decía el Nobel nigeriano Wole Soyinka que habría que enviar cayucos a África con europeos emprendedores. Goytisolo era un apóstata español porque se mudó a África. Ahora lo imitan.

 

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión 2 comentarios

2 Respuestas a NEUTRINOS

  1. victorio

    Yo también estuve en 1988 en la ya mítica plaza de Marrakech y desde allí, junto al grupo de universitarios de la Facultad de Geografía e Historia de La Laguna, condenamos simbólicamente la invasión marroquí de la actual RASD Y esto lo escribo como preámbulo de la pregunta que le haría a Juan Goytisolo: ¿Por qué él no se ha atrevido nunca a condenar públicamente la ocupación marroquí del antiguo Sahara español?

     
  2. Quiana Fukano

    Here it is in a nutshell: You need to learn more in respect to.

     

Añadir comentario