Salvador García en ‘Las Mañanas del Mencey” (Teide Radio Onda Cero) EL DIRECTOR DE LA REFINERIA ACONSEJA “EXPLICAR MUCHO” LAS PROSPECCIONES . La clave, “la información”, para evitar un rechazo social .”La discusión es prematura para un proceso que será largo y lento” .Sobre la Refinería: “Sabemos controlar los efectos de nuestra industria”

 

El director de la Refinería de Tenerife de Cepsa, Salvador García Claros, firme partidario de las prospecciones petrolíferas por parte de Repsol en aguas de Canarias, pero enemigo de que se hagan con desinformación, opina que debe actuarse con tacto, “aportando todas las explicaciones que sean necesarias”, para evitar el rechazo social.

 

Estas declaraciones las hizo el lunes en ‘Las Mañanas del Mencey’ (Teide Radio Onda Cero, FM 94.0), donde descartó, de paso, el propósito de la compañía que dirige de desmantelar la industria que posee en Santa Cruz de Tenerife desde hace más de 80 años, donde nació, precisamente, la empresa, hoy propiedad de una sociedad inversora de Abu Dhabi. Desmintió, a propósito de dicha cuestión, la creencia de que una planta industrial de esta naturaleza sea “desmontable y trasladable”.

La compañía, que invirtió en 2011 más de 35 millones de euros en sus sedes industriales tinerfeñas y hará el mismo esfuerzo en el presente ejercicio, cuenta con 400 trabajadores en plantilla y otros tantos contratados por empresas vinculadas a la Refinería, y triplica esta cifra en el cómputo global de empleo directo e indirecto que genera con su actividad. Las dos unidades de que dispone destilan unos cien mil barriles diarios. “En materia de seguridad y medio ambiente, nuestras instalaciones cumplen a la perfección”, aseguró ante el reiterado debate sobre la parte de polución atribuible a las mismas.

Discusión “prematura”

Preguntado, en víspera del debate del estado de la nacionalidad que celebra hoy y mañana el Parlamento canario, sobre las polémicas prospecciones de Repsol en pozos submarinos situados cerca de Fuerteventura y Lanzarote (islas que llaman  al resto a movilizarse el próximo día 24 en contra de los sondeos autorizados mediante decreto por el último Consejo de Ministros), consideró, como ya se señaló, que sería deseable “evitar un conflicto a corto plazo, cuando este es un proceso que será largo y lento, y por ello la discusión se me antoja prematura”. Si se actúa en la buena dirección, a su juicio, una vez se confirme el descubrimiento de la posible reserva de crudo y quizá gas, “no debería dejarse pasar de largo esta oportunidad”.

A lo largo de la entrevista, conducida por Óscar Herrera, con la participación de Leopoldo Fernández, José Antonio Pardellas y un servidor,  reconoció, respecto a Cepsa y la Refinería de Santa Cruz bajo su dirección desde 2008, que “somos una industria pesada (y necesaria para la Canarias), negarlo no sirve de nada, si bien es evidente que nos volcamos en garantizar la seguridad y respetar el medio ambiente. Sabemos controlar los efectos de nuestra industria.”

Refinar en Tenerife

De consumarse, finalmente, el proceso de sondeos y extracciones que pretende el Gobierno central desde el pasado viernes, el director de la Refinería de Cepsa, un químico que dirigió antes una planta de la citada compañía en Canadá, confía en que se haga lo que es usual en estos casos: “que se utilicen las refinerías más cercanas”, y por tanto la de Tenerife bajo su responsabilidad, dado el coste de los fletes que supone elegir otras industrias de refino más alejadas. Según explicó, Cepsa no acudió en su día al concurso para optar a la licencia de las cuadrículas canarias, dado que “a menudo los intentos de búsqueda de petróleo y gas resultan fallidos, resultando válido apenas el 15%”. La inversión necesaria para tales pruebas es elevada. Negó que su empresa dispusiera de información privilegiada que la hubiera disuadido de participar en el citado concurso, y, antes al contrario, reconoció que las pruebas sismológicas efectuadas por Repsol son esperanzadoras.

“Sin petróleo, no hay nada”

En un momento determinado de la entrevista, llamó la atención sobre la relevancia estratégica del petróleo en nuestras vidas: “Hablamos del oro negro y si cerramos los ojos y volvemos a abrirlos y no hay petróleo, no hay nada. Un futuro sin petróleo está todavía lejos”. No obstante, concedió una importancia creciente en el futuro a las energías renovables.

“La industria de refino mueve mucha economía y genera empleo”, según señaló. “Tiene un alto valor añadido, requiere una tecnificación muy importante y se necesitan años para su completo desarrollo”, indicó García.

Respecto a la disyuntiva ‘petróleo o turismo’, a causa del riesgo de vertidos, recordó que “hay países árabes que han  desarrollado una economía propia a partir del combustible”. El director de la Refinería santacrucera admitió que “los accidentes pueden ocurrir, pero no hay que dramatizar: son empresas especializadas las que se ocupan de estas labores”. Su postura es favorable, en condiciones de normalidad, a las prospecciones y extracciones, pues “la ventaja económica sería importante para Canarias: el tejido industrial que se puede desarrollar a partir del petróleo es muy amplio”.

Dar explicaciones

Salvador García reiteró su convicción de que en estos trances espinosos en que la opinión pública carece de información, “ha de explicarse bien cuáles son los beneficios para la economía, cuántas son las industrias asociadas que puedan implicarse, qué tipos de tecnologías podrán implantarse en las islas en tramos largos y el hecho de lo que significa para un territorio insular defender una industria conectada con el transporte”. En este sentido, subrayó: “No podemos entender Canarias sin transporte y energía”.

Por último, recomendó, en medio de la encendida polémica entre Canarias y Madrid, “introducir cuanto antes racionalidad y diálogo, para reconducir el conflicto mediante criterios técnicos, y fijar un acuerdo económico preciso, dependiente de la prospección, teniendo siempre claro que hasta que no se haga esta y se determine la calidad del crudo canario no se puede establecer con exactitud cuánto podrá beneficiar a las islas”.

Anecdóticamente –a pregunta de José Antonio Pardellas-, indicó que “ya no se fabrican velas en esta Refinería, toda vez que se hacían en la planta de lubricantes, que estaba situada en Cabo Llanos, y en los años 90 fue desmantelada para la cesión de los terrenos a la ciudad”.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario