En ‘LAS MAÑANAS DEL MENCEY’ (TEIDE RADIO ONDA CERO) JOSÉ CARLOS FRANCISCO: “ESTA ES LA CRISIS DE NUESTRAS VIDAS” .Propone un “gran plan europeo de infraestructuras” como única solución


 

El presidente de la CEOE tinerfeña, José Carlos Francisco, abogó en ‘LAS MAÑANAS DEL MENCEY’ (TEIDE RADIO ONDA CERO, FM94.0), por que el Parlamento canario modere el aumento del IGIC del 5 al 6 y no al 7 por ciento, y propuso “un gran plan europeo de infraestructuras”, que suponga la mejor política de crecimiento para salir de la crisis, mientras nos apretamos el cinturón. “La inversión pública tiene un efecto tremendo en el PIB y en el empleo”, declaró en defensa de esa idea. “Si se hace, entonces sí saldríamos adelante; solo con recortes, ajustes y redimensionamientos, no es posible”.

Puso el ejemplo de Cajacanarias para explicar el enorme impacto de esta crisis. Es paradigmática, a su juicio: “Ha pasado de ser la mandamás de nuestra economía a no existir.”

EL LOBO FEROZ

Francisco, partidario de acompañar las medidas de ajuste con las de crecimiento, quiso interpretar la asfixia a que se ven sometidos países como España, a causa de las severas instrucciones europeas de restricción del gasto, a la creencia en Alemania de que “si los países del sur no ven que el lobo les va a morder, no toman medidas”, y opinó que, a continuación, como se ve, es presumible que vendrán, por fi, las políticas de estímulo, alentadas, sin duda, por la inminencia del triunfo en Francia de Hollande. Este es firme partidario de introducir cuanto antes medidas de crecimiento para salir de la crisis, y, la propia Angela Merkel, desbordada por la irrupción del socialista francés, ha accedido, no sin resistencia, a celebrar una Cumbre del Crecimiento en Europa y poner en práctica una agenda de planes en esa dirección.

EL RECURSO AL PRECIPICIO

El presidente de la CEOE tinerfeña matizó su posición respecto a la dura crítica de la patronal grancanaria, que acusó al presidente canario, a través de una carta, de llevar a las islas al precipicio con las subidas de impuestos acordadas por su gobierno, pendientes del trámite parlamentario. Francisco repartió culpas entre los distintos escenarios de la crisis: la recesión, los Presupuestos Generales del Estado y los presupuestos canarios modificados con más recortes y más impuestos. “Es razonable pedirle al Gobierno canario menos impuestos, porque lo contrario no ayuda, y, al mismo tiempo, que elimine los organismos que se han quedado sin función una vez que se paralizan las obras y licencias”. Expresó su confianza en que la nueva política de impuestos en las islas se vea atenuada a su paso por la cámara, “en el sentido de moderar la subida del IGIC, del 5 al 6 y no al 7 por ciento”, amén de que se reduzca el tamaño de la Administración.

LA RADIOGRAFÍA

Hizo una radiografía del sector que mejor conoce, el turismo, y celebró su tirón durante 2011, gracias a que aumentaron las rentas disponibles en Alemania y Reino Unido, pero, también, “gracias a la primavera árabe que nos desvió 400.000 turistas, y las bonificaciones aeroportuarias, que nos reportaron otros 400.000 viajeros.” Se refirió a la previsión realizada para 2012 por la compañía que preside, ‘Corporación 5’, según la cual el turismo experimentará una bajada, toda vez que no se dan en idéntica medida los condicionantes anteriores. La renta de los países emisores se reduce. Y, además, puso el énfasis en “dos golpes fuertes: el Estado no sólo eliminó las bonificaciones, sino que elevó las tasas aéreas, en algunos casos de forma dramática, como en Madrid y Barcelona, que son nuestros enlaces.” El otro revés es la subida del IGIC (del 5% al 7%) por parte del Gobierno canario, un incremento que el sector no puede  repercutir al cliente, ya que tiene los contratos cerrados hasta después de Semana Santa de 2013”. Francisco, economista de profesión y exconsejero de Economía y Hacienda del Gobierno canario, hizo esta observación: “El IVA y el IGIC no gravan las exportaciones, pero a nosotros nos grava el turismo, que es una exportación de servicios”. No pasó por alto el fuerte parón que representa en la economía canaria la decisión del Gobierno central de dar la espalda a la rehabilitación turística y frenar en seco la inversión en carreteras.

Hizo un guiño al norte de Tenerife, para que eleve su aportación turística al PIB, si bien consideró descabellado pretender que emule al sur en dicha actividad. A su juicio, el consorcio del Puerto de la Cruz “funciona, pero no tiene dinero”.

RIESGO DE ESTALLIDO

En relación con el llamamiento de la conseera de Empleo, Margarita Ramos, en el Parlamento, dirigido a las corporaciones locales, para eludir despedidos, mediante reducción de jornadas y sueldos, con el fin de evitar una quiebra de la cohesión o un estallido social, señaló que “es un fenómeno impredecible: lo mismo todo queda en huelgas y manifestaciones que nos sorprende un conflicto social de envergadura.” No se atrevió a hacer un pronóstico, pero recordó que en Estados Unidos “niveles de paro del 10% son inaceptables y se consideran un fracaso de la democracia”, lo que llama a una inquietante reflexión sobre Canarias, donde el desempleo ya se eleva al 32%. Francisco no pudo por menos que citarse a sí mismo cuando trajo a colación que a finales de la pasada década publicó un libro, cuyo título era ‘Canarias ante la crisis de nuestras vidas’. Ya entonces veía claro que esta no era una crisis pasajera, sino la mayor crisis en la vida de cada uno de nosotros.

CONTRATOS PARCIALES

Ante las preguntas que apelaban a su condición no sólo de presidente de los empresarios, sino también de ‘gurú’ de la economía canaria, sí predijo que “en el futuro los contratos van a ser de tiempo parcial masivos, de 4-5 horas, de dos días o fines de semana …, como en Holanda, que tiene una parte considerable de la población contratada en estas condiciones”. El empleo para toda la vida, en su opinión, pasó a la historia. “Esta es la única manera de bajar las cifras de paro”. Anotó otra peculiaridad de esta crisis: “Hoy vivimos en ciudades, y en una ciudad no tenemos nada que echarnos a la boca, en cambio en el campo, sí”.

THE ECONOMIST

Ante el escalofriante porcentaje de jóvenes en paro (el 54% de los menores de 25 años) y la tendencia de los mejor cualificados a emigrar, lamentó que “nuestro mejor capital humano se tenga que ir, pero a corto plazo no veo solución”. Esta situación es producto de la crisis, pero también, señaló, de nuestra pereza como país a la hora de reaccionar. Una portada de ‘The Economist’ mostraba a un individuo al borde del precipicio con la última piedra de apoyo resquebrajándose: “Así estábamos desde 2009 y es que en los dos primeros años de crisis no se adoptó ninguna medida de ajuste en España”.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario