Por qué no me callo. Las sandalias del pescador


La ‘dama’ de Birmania, Aung San Suu Kyi, que al fin recogió el Nobel de la Paz con 21 años de retraso por el arresto domiciliario en Myanmar, sostiene que “abandonar los valores de la compasión y el amor en política equivale a caer en una corrupción interior”. No son palabras de moda, decía Saramago. Europa (Alemania), al borde del big bang, permanece ajena a los sentimientos. Si la metáfora del Titanic que se hunde no fuera tan gráfica para ilustrar lo que le pasa ahora mismo, en estas horas del harakiri electoral griego, a Europa, la perfecta encarnación del famoso poemario de Hans Magnus Enzensberger (“y esperaron hasta que se ahogaron…”), cabría decir que Rajoy anhela la llegada de un papa desprendido al Vaticano de la UE. Alguien que abra las arcas del BCE y proceda sin dilación a un reparto generoso de fondos, según qué bancos y de qué países en apuros, hasta que el barco (valga decir banco) de Europa quede de nuevo a flote. Un papa, un pope. Justo lo que le falta a la UE, ‘vaticanizada’ en fratricidas guerras palaciegas de poder al borde del “precipicio” de un vertedero de bonos basura. La mefítica Europa en descomposición que en agosto cumple cinco años de crisis desde la caída de Lehman  Brothers, y parece que fue ayer. Papa o papisa. Pero Merkel no da el perfil. Tiene más de Ratzinger, trazas de maquiavélica en la sombra, que de aquel Cirilo Lakota, el papa del pueblo de ‘Las sandalias del pescador’. Acaso Hollande aporte cierto grado de heterodoxia en la hermética (de imposible hermenéutica) casa común, capaz de contravenir los dogmas estériles de este club rígido de mercaderes zoquetes que tiene las horas (no ya los tres meses de Lagarde, sino las horas como dice Margallo) contadas. Un papa que salga de noche con su ayudante de cámara Gelasio a recorrer Europa de incógnito para conocer sus problemas reales de falta de liquidez. Ese papa que se quite la tiara y enajene el ‘tesoro’ de la UE, porque buena parte de Europa está entreteniendo el hambre con la Eurocopa, y los millones de parados no pueden esperar. Si el 28 y 29, el cónclave europeo (despejado el camino hoy y mañana en México por el G-20 tras el temido escrutinio heleno) eligiera a ese papa magnánimo bajo el espíritu de la ‘humilitas’, a sabiendas de que estoy soñando despierto, y el susodicho -un papa gerente, tecnócrata, vaya-, corta por lo sano y pone a cada uno en su sitio, quién nos dice que no se acaba este cuento de una vez en la persona del personaje fílmico de Anthony Quinn. Eso, o tenemos ‘Ilíada’ para rato desde este domingo, con la cólera de Aquiles, la peste y el destino de Atenas y Europa en manos de los dioses. O sea, de los mismos mercados.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión 1 comentario

Respuesta a Por qué no me callo. Las sandalias del pescador

  1. susana isoletta cruz

    Lo tremendo es que políticas como la ‘dama’ de Birmania, Aung San Suu Kyi permanezcan en exilio domiciliario y políticos en el poder, como los de nuestro país, no paren de mentir, asaltar a las cajas con guante blanco y subir los impuestos y servicios de primera necesidad.

    Y se quejan lastimeramente como plañideras porque los ciudadanos colocamos a toda esa casta en el mismo saco, no es para menos, y nos quedamos cortos.

    La pasividad anestesiada de la ciudadanía y la creencia en el escenario de terror económico que no paran de representar les facilita su actuación.

    Pero estamos hartos, muy hartos y hastiados de estos actores de poca monta. Necesitamos que la política se higienice definitiva y radicalmente, es preciso que los ciudadanos poco a poco inventemos nuevas modalidades de expresión que no sea la violencia callejera o la queja desesperanzada.
    Personas como la dama de Birmania nos muestran un camino: la senda de la dignidad y la coherencia, la honradez.

Añadir comentario