MERKEL SE VA DE VACACIONES Y DEJA EUROPA EN LLAMAS

 

Merkel coge vacaciones y deja a Europa hecha unos zorros.  ¿Elegirá el Tirol italiano, los Dolomitas o, una vez más, hará senderismo en la isla canaria de La Gomera, de donde partió Colón hacia el descubrimiento? ¿O evitará rozarse por el vecino que le pide árnica vía BCE? ¿Vacaciones con la que está cayendo? ¿Esta señora es consciente del terremoto que sacude ese edificio con aluminosis que llamamos Unión Europea?

 

La entrevista “informal” (¿Por qué se insiste tanto en este término?) De Guindos-Schäuble en Berlín (capital comunitaria con permiso de Bruselas, capital cantamañas) no reflejó el momento límite que vive la UE, al borde de la desaparición del euro, de la exclusión de Grecia, de la desintegración del sueño de medio siglo que albergaron Adenauer y De Gaulle.

 

Fue un diálogo poco creíble de mesa mantel en la paz sospechosa del remanso-país que se financia la deuda prácticamente gratis, mientras en la periferia pagamos tipos de interés estratosféricos que nos endeudan hasta el ‘default’. Nadie se cree que discutieron como si nada, mientras les pasaban las balas de los mercados y de Moody´s volando sobre la cabeza a estos dos ministros de la Guerra, hablemos claro. Cuesta creer que concluyeron deseando el uno al otro suerte en el rescate bancario recién aprobado y una pronta aplicación del pacto de crecimiento de la última cumbre que nadie, tampoco, se cree.

 

Es, en cambio, un secreto a voces que, mientras en España suma y sigue la cascada de autonomías intervenidas (la tercera es Cataluña y no será la última), en ese vis a vis berlinés sólo cabían dos temas de conversación, en el fragor de la batalla de las últimas jornadas caóticas de la bolsa y la deuda españolas: o el rescate total de España (al que Rajoy se resiste con uñas y dientes buscando ayuda internacional), o la entrada en escena del BCE (el banco ‘clandestino’, que dijera el ministro Margallo, que dice que cada reforma recibe “una bofetada en seco” de los mercados), comprándonos deuda soberana en el mercado secundario. Y esto sí es lo que predica en el desierto el Gobierno español abandonado a su suerte por Europa, si es que Europa aún existe.

 

Del inminente encuentro Rajoy-Monti saldrá una posición de dos países ‘indignados’, es de esperar. Sin ella, los dos naufragan. Pero ninguno de los dos manda. Ni siquiera Francia tiene la sartén por el mango. Es la señora Merkel la dama de hierro de este culebrón.

 

Si es cierto que Alemania ha decidido que Grecia vuelva al dracma (quítenle la c) y añora ella misma regresar al marco (como lienzo sin él), dejar Europa bajo este incendio y marcharse de vacaciones con el profesor Sauer, el catedrático de Química con el que está casada, que viaja en low cost, es una irresponsabilidad.

 

Con Obama en stand by hasta noviembre por las elecciones, Hollande entretenido con los líos de doñas en El Elíseo, y Merkel de vacaciones, estamos sin dioses y Cristo no ha llegado aún. Y en el país de los ciegos el tuerto es rey. Pobre Europa, jarrón, una panda de inútiles te está dejando caer.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario