JULIO PÉREZ DINAMITA UNA OPERACIÓN DE DESGASTE Y SE MARCHA CON INTERROGANTES

 

 

La marcha de Julio Pérez de la política se inserta en el adiós de una generación de dirigentes que, tras el desgaste de la dictadura, la transición y los años broncos de la democracia, decide velar por su porvenir personal y profesional, al filo de la jubilación, considerando que el deber cumplido ha quedado más que satisfecho con los años de dedicación allá donde los destinó su partido.

 

Pero el caso Pérez es particularmente gráfico de la acritud de la vida pública en este país. La petición coral de los concejales del grupo mixto de Santa Cruz, en julio de este año, justo antes de las vacaciones, dirigida al alcalde, el nacionalista José Manuel Bermúdez, para que cesara a su número dos por presunta conexión de su despacho de abogados con el pago de facturas a empresas de paraísos fiscales en relación con la compraventa de Las Teresitas, fue el detonador de esta dimisión.

 

Pérez ha deslizado en su círculo más próximo que deseaba quedar con las manos libres para defender su honor en los tribunales. El ya exprimer teniente de alcalde de la capital tinerfeña (y superconcejal de Planificación Estratégica, Economía, Competitividad y Calidad Ambiental) es, en efecto, uno de los letrados históricos de un bufete prestigioso, y en este tramo final de su carrera política se han interpuesto las dos facetas hasta el punto de hacerle desistir de seguir en la vida pública.

 

Julio Pérez ha figurado siempre en el banquillo de lujo del PSOE, y ha ostentado cargos de responsabilidad en sus filas, desde presidente de la Junta del Puerto tinerfeña o gobernador civil, consejero de Sanidad con Saavedra y vicepresidente por un mes, hasta, más recientemente, en la etapa de Zapatero, secretario de Estado de Justicia, con el ministro Bermejo. Precisamente, también tuvo que renunciar a este puesto, al caer el titular por su polémica cacería con Garzón en los albores del caso Gurtel.

 

Ha sido en la última etapa, como vicealcalde de Santa Cruz de Tenerife, en el pacto-no exento de dudas en el seno de su partido-entre el PSOE y Coalición Canaria, cuando Pérez ha tropezado con barreras políticas de ámbito local. Cierto que en del PSOE no quedaron resueltas todos los reparos respecto l acuerdo de gobierno con sus adversarios políticos nacionalistas, pero también dificultó su gestión el escaso, si no nulo, margen de maniobra presupuestaria producto de la crisis y lo que  terminó por arañar su paso por el Ayuntamiento fue la compleja convivencia con la oposición, que puso precio a su cabeza.

 

El PP, liderado por Cristina Tavío, reivindica el derecho a presidir la corporación por haber obtenido mayor número de votos, y las formaciones del grupo mixto (Sí se Puede, Por Tenerife y Ciudadanos) no han dado tregua al gobierno municipal en dos asuntos: el PGO y el eterno caso de Las Teresitas (en el que no han desistido de exigir a la mayoría que reclame la devolución de los 73 millones abonados en su día por la compra de los terrenos de la playa para impedir su urbanización), que continúa abierto en los tribunales. Este último caso, de una manera tangencial, ha podido incidir en su decisión de abandonar la Corporación, tras las acusaciones que le ocasionaron una incomodidad personal y profesional.

 

En clave socialista, la retirada de Julio Pérez, cuando su partido opta a cerrar un período de interinidad tras la purga de sus anteriores dirigentes, es un golpe psicológico. El PSOE, pese a sufrir un retroceso electoral evidente, consiguió, tras dos décadas, regresar a las áreas de gobierno en la comunidad autónoma, Cabildo y Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, en alianza con los nacionalistas. No obstante, las deserciones y expulsiones registradas en el seno del partido que lidera José Miguel Pérez no han conseguido desestabilizar a los socialistas ni romper su pacto con CC. Pérez asegura en su despedida que ésta tampoco supondrá la ruptura de los acuerdos en el Ayuntamiento de la cocapital de Canarias.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario