Blahnik, galardonado en Londres PREMIO NACIONAL DE DANZA AL CUADRADO PARA DOS CANARIAS

 

La hegemonía canaria en los Premios Nacionales de Danza 2012 es un espaldarazo a las últimas generaciones de artistas y creadores isleños que han explorado sus posibilidades en las principales capitales del mundo, cosechando éxitos que no siempre obtenían la difusión a que se hacían acreedoras. Paralelamente, los Premios de la Moda Británica (British Fashion Awards) distinguirán el martes al diseñador palmero Manolo Blahnik, padre de las colecciones de zapatos más famosas del mundo, como reconocimiento a la trayectoria de un genial escultor de joyas de artesano para los más célebres pies femeninos.

 

En el caso de este par de estrellas consagradas  de la danza llama la atención su escaso grado de conocimiento local: la francesa y canaria de adopción Zenaida Yanowsky (hija del conocido bailarín y director de escena Anatol Yanowsky  y la también bailarina Carmen Robles), ‘principal dancer’ o primera bailarina del Royal Ballet londinense, compañía en la que milita desde mediados de los 90, y la grancanaria Mónica Valenciano, bailarina y coreógrafa, de obra dilatada y versátil (poeta, dibujante y hasta boxeadora en alguna etapa de su vida).

 

Cada premio nacional, que concede el Ministerio de Cultura, dotado con 30.000 euros, viene a inyectar una respetable dosis económica en los bolsillos de dos mujeres volcadas en un quehacer infinitamente peor cotizado que cualesquiera otras actividades. Son tiempos de recorte y austeridad que no han tenido miramiento con la cultura y los incontables valores locales en casi todas las ramas y facetas del conocimiento y expresión artística.

 

Este Premio Nacional al cuadrado (que abunda en el yacimiento insular, tras distinguir con el de Periodismo Cultural a Juan Cruz) reitera la verdad del talento canario en las múltiples artes, lo cual constituye una de nuestras ‘ventajas comparativas’ con otras autonomías, países y estados.

 

Por su parte, Blahnik, un canario despreocupado por el aislamiento, dada su clara proyección internacional desde que comenzó a viajar para estudiar y elegir la arcadia de su industria, es un personaje ‘nacionalizado’ por los ingleses, que lo tienen de vecino muy frecuente desde los años 60 y fue condecorado por la reina Isabel II como comandante de la orden del Imperio Británico. Su fama trascendió enseguida a EE.UU., donde la serie ‘Sex and the City’ se inspiró en él para proclamar, en la escena de un robo, que cualquier cosa tenía menos valor que los ‘manolos’ de Carrie Bradshaw, la protagonista.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario