Amid Achi en ‘Las Mañanas del Mencey’ (Teide Radio Onda Cero) “LA CORRUPCION EN CANARIAS ES EL 10% DE LA QUE HABÍA” .”Apago la luz cuando salgo del despacho, es la crisis”

 

 

La corrupción en Canarias está actualmente “en el 10 por ciento de lo que estaba antes de la crisis”, según el empresario Amid Achi Fadul, que basa su cálculo en el desmoronamiento del sector inmobiliario. Fija su esperanza “divina” en que la crisis termine en 2014. Y es un convencido de las posibilidades que representa África para los canarios. Sobre el porvenir inmediato de una de sus debilidades, el CD Tenerife, confía en que este año ascienda a Segunda División y considera positivo que su presidente, Miguel Concepción, pueda dedicarle más tiempo al club, “porque le dará más alegrías que la vida empresarial”. “Soy sirio de nacimiento, pero canario desde los 18 y tengo la nacionalidad española”, proclamó durante la entrevista que concedió este lunes a ‘Las Mañanas del Mencey’, dentro del programa ‘Canarias en la Onda’ (Teide Radio Onda Cero), que presenta Marlene Meneses.

 

La ventaja estratégica, desde el punto de vista económico, de las islas, al estar situadas al lado de África son, a juicio de este empresario carismático, uno de sus mayores alicientes para salir de la crisis. La renta de situación del archipiélago “es valorada por todo el mundo, pero no se han dado todos los pasos para ello y se necesitan conexiones marítimas y aéreas directas y algún banco que opere en los dos sitios”, según el creador de la cadena de ‘Almacenes Número 1’, que viaja continuamente a los países africanos, donde actúa en colaboración con la firma Inditex, con cuyo creador, Amancio Ortega, guarda una estrecha amistad.

 

Vender invierno a África

Achi se preguntó en ‘Las Mañanas del Mencey’ que “si estamos vendiendo nuestro invierno a los alemanes y los ingleses, por qué no vendemos nuestro verano a los africanos, para que vengan y generen economía”.  Citó sus actividades en tres países africanos: Senegal, Ghana y Camerún. “Los restos de la ropa de Inditex los vendemos nosotros en esos países”, indicó.

 

Según prevé, “en los próximos veinte años no habrá un país importante que no esté en África”. Uno de sus recientes viajes al continente vecino lo llevó a Guinea Ecuatorial y Mali, país este en el ojo del huracán por la fuerte implantación del fundamentalismo que ha dado pie a una posible intervención internacional.

 

Respecto a una eventual bolsa de petróleo submarino en aguas canarias, prefirió ser cauto. “Yo hablo del pescado cuando lo tengo pescado. Hay que ver primero si lo hay y cuánto toca a los canarios”. En su opinión, Canarias tiene algo más importante que el petróleo, “y es el sol, que dura todo el año y lo buscan todos los países”.

 

La crisis ha resultado más grave de lo esperado. “Habíamos calculado una cosa y resultó ser más bestia”, dijo y descendió a su actividad comercial, para ejemplificar que la cadena de ‘Almacenes Número 1’ no puede competir con la ropa de marca, “porque esta también rebaja los precios todo el año.” De ahí que anunció que en 2013 volverá a cambiar el modelo de la red de ‘Numeros 1’ por nuevos franquiciados.

 

Hipotecar el patrimonio y seguir

“La crisis te obliga a pensar”, fue uno de los asertos que dejó en esta entrevista un empresario valorado por su capacidad de inventiva para generar empleo y empresas. Citó algunos ejemplos de empresas en fase terminal que logró reflotar y mencionó a su millar de empleados, algunos con décadas de servicio a sus proyectos comerciales de los que procura no desprenderse. Muchos empresarios le ven las orejas al lobo y, según dijo, “cierran  y escapan de la quema; pocos empresarios siguen”.

 

Un empresario “pichirril” el tinerfeño, lo calificó el periodista Leopoldo Fernández, al hilo de la hipótesis barajada por otro de los entrevistadores, José Antonio Pardellas, sobre el carácter más conservador de la patronal en Tenerife respecto a la de Gran Canaria, “más arriesgada y emprendedora”.

 

“Si paro, tengo que despedir gente y si un empleado lleva treinta años contigo se le saltan las lágrimas y es un drama”. Achi se mostró agradecido de su personal: “Todo lo que tengo se lo debo a esa gente, por eso no tengo otro remedio que seguir hipotecando mi patrimonio y continuamente ponerme en marcha, tirar para adelante”.

 

El desahucio de las pymes

El empresario de origen sirio lamenta la guerra civil que sufre su país, “por intereses geoestratégicos”, y se confesó creyente. “Yo rezo y hablo con Dios”. ¿Qué le dice Dios, cuándo se termina la crisis?, le pregunté buscando cierto consuelo en su experiencia. Respondió a la pregunta con una sonrisa: “En 2014”.

 

Se refirió a los dirigentes y gestores públicos. “Los políticos tienen que pensar más en el pueblo y menos en los votos.” Puso como ejemplo errático la fallida operación soberanistra en las urnas de CiU, “este espectáculo que ha dado Mas”. Y también apuntó a la banca. “No deben ser usureros, pueden actuar de otra manera”. Criticó que “hasta que no hubo muertos”, no reaccionaran ante los desahucios, “y todavía no está claro”.

 

Hay otro tipo de desahucios. “El desahucio de las pequeñas y medianas empresas”. Criticó que la banca se resista a dar facilidades a las pymes. “Si les dieran dos años de carencia, evitarían cerrar y enviar al paro a otras 100.000 personas, a las que tendrá que pagar la Seguridad Social. ¿No es mejor prevenir antes que curar?”.

 

Este artífice de franquicias con fama nacional en el sector de buen gestor considera que en las actuales circunstancias, la crisis ha obrado claros beneficios para la salud ética de la vida económica y política, hasta el punto de que, a su juicio, la corrupción “está en  el 10 por ciento de los que había”.

 

Millonarios y pelotazos

A propósito de ello mostró un recorte de periódico que lleva en el bolsillo con este texto: “No todos los millonarios son igual de simpáticos o antipáticos. La clase media sabe distinguir perfectamente entre las fortunas detestables del pelotazo financiero con oscuro apoyo político, y el empresario que apuesta su talento y esfuerzo para crear empleo y riqueza para todos”.

 

“Un buen franquiciado ha de ser serio, cumplidor y preparado”, dijo y reconoció que ha hecho amigos en el sector y en la actualidad vienen a buscarlo marcas de renombre para sellar acuerdos conjuntos con él. También gestiona centros comerciales.

 

La crisis también afecta a alguien de economía desahogada como él. “No diré que vivo más pobre, porque alguien puede pensar que soy un cínico, pero sí menos acomodado. Si antes me compraba cuatro trajes al año, ahora me compro dos y apago la luz cuando salgo del despacho.”

 

Reconoció algunos fracasos, como un reciente aval a un empresario musical que debió suspender los conciertos, y su paso por los medios de comunicación cuando compró ‘La Gaceta de Canarias’. “Hoy me arrepiento. Fue un acto de vanidad y de querer tener un periódico como escudo. Perdí 800 millones de pesetas, lo vendí por una peseta y salí pitando”.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario