El rector dice que, de haberse visto la crisis, no habría dos universidades SEGÚN DOMÉNECH, EL GOBIERNO CANARIO ADEUDA 60 MILLONES A LA UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA. Entrevista en ‘Las Mañanas del Mencey’ (Teide Radio Onda Cero)

 

 

El Gobierno de Canarias adeuda 60 millones de euros a la Universidad de La Laguna (más de 100 millones a las dos universidades canarias), según declaró el rector de este centro, Eduardo Doménech. Es una cantidad pendiente “con arreglo al contrato programa que el Gobierno ha decidido suspender y que nosotros hemos reclamado ante el Tribunal Superior de Justicia de Canarias para que las obras comprometidas prosigan”, según manifestó este lunes el rector lagunero en ‘Las Mañanas del Mencey’, del programa ‘Canarias en la Onda’ (Teide Radio Onda Cero).

 

Dada la dimensión de esta crisis que cuestiona las duplicidades, el rector lagunero duda que, de haberlo sabido, se hubieran creado dos universidades en Canarias, si bien admite su razón de ser histórica y social. “No podemos olvidar la historia, que dice que hubo hace 21 años un movimiento social importante en Las Palmas”, indicó. “Pese a esta coyuntura económica, ahora volver a la situación anterior no es posible”. Y se preguntó: “¿Fue adecuado o no? Eso sería más discutible. Y si se hubiera sabido cómo iba a evolucionar la situación económica, lo más probable es que no se hubiera hecho”.

 

El próximo lunes día 10, Eduardo Domenech se sumará a la declaración de los rectores españoles, que darán lectura simultáneamente a un manifiesto contra los recortes nacionales y autonómicos en Educación y Universidades.

Cero euro para inversión

La Universidad de la Laguna (ULL) se ha quedado sin dinero para inversión de obra nueva, en virtud de los presupuestos autonómicos, con lo que ha de afrontar todos sus compromisos con la partida de funcionamiento básico, que, a su vez, sufre una notable disminución. De 121 millones para este capítulo pasa a poco más de 102 millones y, como antes se dijo, recibe para inversiones “cero euro”, según remarcó el rector, Eduardo Doménech.

 

La pérdida de fondos provoca el “envejecimiento de la plantilla”, según sus propias palabras, y “repercute en la calidad de la enseñanza”. A la vista de su pérdida de recursos, la ULL piensa cerrar una semana en Navidades, cerca de un mes en agosto y en Semana Santa.

Alumnos, tasas y becas

A la espera de que prospere una enmienda que el centro trata de pactar con las fuerzas políticas, para que el presupuesto de funcionamiento básico se reduzca un 4% y no el 5% establecido, con el fin de “evitar despidos”, el rector no descarta movilizaciones del personal universitario. La ULL cuenta con 800 empleados administrativos, 1.700 profesores (alrededor de un centenar menos por jubilaciones que no han sido sustituidas) y 21.500 alumnos de grado (sin contabilizar los que cursan doctorados), lo que representa una pérdida de un millar de estudiantes. “Es cierto que los jóvenes comenzaron a volver a la universidad, a raíz de la crisis”, señaló Doménech, “pero a la vista del encarecimiento de la matrícula han optado por no seguir”.

 

La proyección de la universidad a Adeje y La Palma ha tenido una buena acogida, según informó, en tanto la apertura de la universidad privada de La Orotava (la Universidad Europea de Canarias) no afecta, a su juicio, a la ULL.

 

La imposición de nuevas tasas universitarias, al tiempo que las becas sufren restricciones, rompe, según Doménech, el principio de equidad social. Precisó que en Canarias las becas de investigación decaen al primer año para quienes tenían garantizado tres años con posible ampliación a cuatro. Su dotación ha quedado reducida a cero.

El ranking de Shangai

En los rankings de universidades por nivel de investigación, la ULL ocupa un puesto desigual, según el criterio. En el de Shangai (número de trabajos e impacto de las publicaciones) es la número 15, mientras, por ejemplo, en el de Granada (la producción científica en relación con el número de investigadores) baja al puesto 32. En investigación astrofísica, la ULL ocupa el primer puesto y es uno de los ocho centros de excelencia Severo Ochoa; en biomedicina es uno de los centros referentes.

 

El sistema español, al haber optado por una descentralización en múltiples universidades, se ve perjudicado a la hora de situar un gran centro entre los principales del mundo. “No podemos competir en premios Nobel”, indicó.

 

El campus europeo, a mejor vida

El campus de excelencia europea regional, dotado en su su aprobación inicial con 5 millones 300.000 euros para proyectos que se están llevando a cabo (este presupuesto se acaba ahora, en diciembre), “no parece que vaya a tener continuidad.”

 

La financiación privada no es significativa, respecto a otras universidades nacionales o extranjeras (especialmente, las norteamericanas), a pesar de la colaboración que le prestan Cepsa, Red Eléctrica, Endesa o Disa.

 

Doménech acaba de cosechar, al frente de su plancha ‘Renovación Convergente’ un claro respaldo en los recientes comicios claustrales, al ganar diez representantes más entre el profesorado. Una nueva gobernanza universitaria se abre paso en Europa y, por tanto, en España, según explicó, pendiente del dictamen sobre la reforma de la universidad. Según el proyecto existente, se disminuirá el número de representantes del claustro, con una merma sensible del peso estudiantil y del personal administrativo, en beneficio del profesorado, y se constituye una suerte de Consejo de Administración con presencia del Gobierno y agentes sociales y económicos. Entre todos se pacta la elección del rector. “Me da cierto temor”, apunto el rector de la ULL, “por si se da pie a una representación política excesiva qe coarte la autonomía universitaria”,

 

El Gobierno canario ha prohibido a la ULL la implantación del grado de Ingeniería Eléctrica, que le demandaban Endesa y Red Eléctrica, para no incurrir en duplicidades; antes tampoco autorizó a la Universidad de Las Palmas la impartición de Psicología.

La ley de Mecenazgo

El rector lagunero se confesó más próximo al presidente que al consejero de Educación., en virtud de que aquel es “más accesible”. Se mostró decepcionado con la marcha de la Ley de Mecenazgo, ya que no contempla la inversión privada en la Universidad, como sí sucede en las universidades de EE.UU.

 

Doménech aseguró que, si bien el Gobierno canario les adeuda 60 millones según el contrato programa por el que litigan ante los tribunales, el centro universitario no tarda más de tres meses en pagar a sus acreedores.

 

No dudó en recomendar acceder a estudios universitarios, en las actuales circunstancias, para estar en  mejores condiciones de conseguir trabajo y valoró críticamente la evolución de la Formación Profesional hasta ahora. “No hemos dado con el modelo idóneo”. Confió, no obstante, en que la nueva versión de FP dual (una parte de ella en las empresas y la otra en los centros de formación), “puede dar resultado, como ha ocurrido en Alemania, donde el alumno estudia y gana dinero a la vez”.

 

No tuvo reparos en afirmar contundentemente que no le gusta “la política educativa del Ministerio y de la Consejería”. Recordó que la UE recomienda recortes sin abandonar la inversión en Educación e Investigación. “Nuestro país, sin embargo, no ha seguido invirtiendo en estas áreas, lo cual acarreará, como consecuencia, que no haya un desarrollo de la economía del conocimiento como alternativa a la crisis de la construcción, abortando la posibilidad de que aparezcan empresas de transferencia de tecnologías”.

 

Y reclamó mayor autonomía para que la Universidad seleccione a los alumnos. Por último, anunció la aplicación a partir de ahora con carácter obligatorio del programa ‘Docentia’ para evaluar la calidad de la docencia. “Cada tres años deberemos evaluar a los profesores: una parte la harán los alumnos y la otra será una autoevaluación. El que salga más parado tendrá que realizar una serie de cursos de formación complementaria.”

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario