¿Hay 28 voces que lo suscriban y promuevan? POR UNA JORNADA DE DEBATE EN EUROPA #CONTRA EL AUSTERITARISMO ALEMÁN

 

“Lo que le está pasando a Europa puede ser el final o el principio: el final, si la prioridad sigue siendo el déficit en solitario; el principio, si logramos que lo sean, sobre todo, el empleo y el crecimiento. Pero falta una enérgica protesta global de las voces más críticas, de los intelectuales y pensadores, de los políticos y escritores, de todos cuantos alimentan sueños, porque este quizá aún no se haya roto todavía. ¿Falta convocarlos a todos a un Día de Debate en Europa contra el Austeritarismo Alemán’, abrir las calles europeas al debate del sueño de Europa, hacer un alto en el camino antes de llegar al despeñadero, sugiero, o ya es tarde? Quizá no lo sea, o lo que sigue –el relato de un malestar- nos explote en la cara.   

 

“Tengo 55 años”, dijo, “y me siento por dentro como un sueño roto”.

Si pudieran escucharse las 27 gargantas –pronto mañana 28- de los países miembros de la Unión Europea (UE) quejarse a coro de lo que les está sucediendo desde 2007, llegados a este ‘banco’ de fango en que ha encallado el sueño nacido en marzo de 1957, con el Tratado de Roma, escucharíamos algo semejante, dicho con el desaliento y la iracundia del protagonista de ‘El juguete rabioso’, de Roberto Arlt.

Compartir la misma edad que Europa, haber nacido casualmente al mismo tiempo que aquella premonición en la primavera del año que vine al mundo, y haber vivido en la creencia de una magna idea como esta, la Europa comunitaria, la Europa que llamábamos ‘la casa común’, es, en efecto, arribar al final de un anodino 2012 no como a un final suspersticioso del mundo, sino como al de un jarrón, el jarrón que dejaron caer las manos en las que estaba el sueño.

 

Del sueño de los 500 millones actuales de hijos de los padres de Europa, como entonces se nos dijo, se desconoce su verdadero estado de salud. Nadie ha hecho público ese parte médico. Y tenemos derecho a conocerlo.

 

Con los años, Europa se ha precipitado por el tobogán del tiempo. Europa ha envejecido mal. Y ahora comprueba prematuramente que han dejado de funcionarle órganos vitales, que sus movimientos son torpes y lentos, que la cabeza no le funciona como debiera y carece de reflejos.

 

Salir a la calle (¡con tan sólo 55 años!) es exponerse a cualquier atropello, o, lo que es más humillante, a ser objeto de robo en público, sin que nadie lo impida. En Europa se roban los principios desde hace cinco años a la luz del día. ¿Por qué tantos callan y otorgan, por qué los que más saben y piensan, silencian?

 

Y se roban los bolsillos también, claro. ¡La bolsa o la vida! Los mercados, tan prestigiados en su estupenda abstracción, y las agencias de calificación tan enfangadas como Europa en el mismo ‘banco’ pero impartiendo justicia… son los nuevos dioses del viejo paraíso del bienestar.

 

¡Y falta tanto sentido común como falta mercado común! Hemos llegado hasta aquí con lo puesto, desnortados, desplumados… ¡La crisis era la prueba de fuego y Europa no la está superando! Nada va en la dirección correcta por los pasillos de ese sueño roto como un palacio en ruinas.

 

Los líderes, o no están o no son. Las antiguas potencias, la España ecuménica entre ellas ¿recuerdan?, han ido devaluándose en medio de una falsa ‘con-miseración’, como también Italia, cuna del Humanismo y el Renacimiento, ah y claro que Grecia (la Hélade, fundadora de la civilización, devenida en Mausoleo de Halicarnaso) y la eximperial Portugal, y hasta quizá en breve la Francia de la ‘grandeur’ mire para Portugal, Grecia, Italia y España queriendo no hallar parecido remoto en las apariencias.

 

Pero quién puede adivinar lo que le aguarda a la impasible Alemania pasado mañana, cuando, si besa la misma lona no dará crédito a que fueron sus propias manos aquellas que una vez, en las tinieblas de la noche, dejaron caer el jarrón y el sueño se hizo añicos.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario