Según reveló en LAS MAÑANAS DEL MENCEY de TEIDE RADIO. FERNANDO FERNÁNDEZ NO TIENE CARNET DEL PP

 

.Ni Cascos ni Aznar se acordaron de dárselo cuando lo ficharon y después todos dieron por sentado que lo tenía

 

Fernando Fernández, que ha sido presidente del Gobierno de Canarias y eurodiputado popular, no es formalmente militante del PP, pese a que todo el mundo, incluso en el seno de la propia organización, ha dado por sentado que tenía el carnet del partido. En la habitual entrevista de los lunes en ‘LAS MAÑANAS DEL MENCEY’ (‘Canarias en la Onda’, Teide Radio Onda Cero), el neurólogo y escritor reveló su situación real en las filas del partido que gobierna en España. Vino a decir que lo ficharon Álvarez Cascos y Aznar, pero ninguno le ofreció en la práctica el carnet y nadie se lo volvió a mencionar pensando que lo tenía. “Si ahora me lo ofrecen, ya no lo quiero”, dijo.

 

Fernández, que fue entrevistado por el equipo del programa (la conductora Marlene Meneses y los contertulios Leopoldo Fernández, José Antonio Pardellas y el que suscribe), ha sido corredor de coches, campeón del mundo de radioaficionados, viajero, sindicalista y político. En los años 80 se convirtió en el único presidente de una comunidad autónoma por el CDS.

Doña Mina no lo quería en política

En una entrevista que le hice en agosto del 87 en El País, rescatada para esta ocasión por la presentadora del programa, se decía que Fernández es goloso y no bebe sino agua. Cuando asumió el gobierno de la segunda legislatura canaria (este lunes, precisamente, se cumplían 30 años del primer gabinete de Saavedra, al que él sucedió), quiso ser un jefe de gobierno diferente, aceptó ser comentarista de un Rally desde un helicóptero (en Radio Club Tenerife), dijo que seguiría viviendo en su casa de siempre y que prescindía de la escolta. Pese a los consejos disuasorios de su madre, doña Mina, desembarcó en la política, y el día de la investidura ella, sin embargo, le felicitó.

 

Fernández Martín fue líder de UGT en Sanidad y militó en el Partido de Acción Democrática de Francisco Fernández Ordóñez. Antes de tomar el timón de la autonomía en sus manos, este médico palmero que fundó el primer servicio de neurología de Canarias tras estudiar en Cádiz y Navarra y especializarse en Barcelona y París, ya había dado casi la vuelta al mundo a vela, en avión o a través de las ondas hertzianas. Cruzó en barco, con unos amigos, el Pacífico, atravesó el estrecho de Torres y vio su nombre escrito como recuerdo en el cartel de la travesía. También navegó en canoa por los ríos Misisipí y Amazonas, y ya conocía ampliamente la geografía de África.

El accidente del Jarama

Padre de cuatro hijos (cuando nació el primero dejó el automovilismo al sufrir un accidente en el circuito del Jarama), uno de ellos vive desde hace años en Berlín, lo que le convierte en un atento observador de la política alemana en la actual coyuntura de crisis bajo la tutela de Angela Merkel.

 

Pero a lo que debe una especial celebridad es a su indicativo EA-8-AK, con el que se ha proclamado doce veces campeón del mundo de radioaficionados. En otro tiempo contactaba con el rey don Juan Carlos, “ya no, porque prácticamente ha dejado de participar, por culpa de los radioaficionados,” que, según Fernando Fernández, no lo dejaban en paz cada vez que salía al aire. “Sí, en cambio, hablé más veces con Hussein, el anterior rey de Jordania”, señaló.

 

José Antonio Pardellas le preguntó el origen del apodo ‘Fufú’, con el que muchos le conocían en su etapa política. “Tiene una larga historia. Hace alusión a mi pasado automovilístico, fue alimentado, sobre todo, por cierto periodista dipsómano de Las Palmas, y yo le puse ese nombre, finalmente, a una casa que tengo en el sur”.

Fue amigo de Hugo Chávez

Cuando le preguntan a qué se dedica ahora responde: “A tocar las pelotas todos los domingos en la prensa”. Leopoldo Fernández comentó, en efecto, su condición de columnista en dos cabeceras tinerfeñas, DIARIO DE AVISOS y El Día. Marlene Meneses aludió a su anterior condición de eurodiputado, los artículos que ha dedicado a América y sus viajes a Venezuela. “Es inconcebible que un país tan rico pueda llegar a tener niveles de pobreza (y citó que en su día figuraba después de Haití). Ha estado mal administrado, con un alto grado de corrupción, una enorme inseguridad…”

 

Después, se refirió a su relación con Hugo Chávez: “Fue buena en un tiempo. No es ningún indocumentado. Pero cuando cerró Radio Caracas Televisión, me distancié de él.” Criticó la mala influencia de su entorno y concluyó que “el chavismo sin Chávez es como el franquismo sin Franco”. “Ahora acaban de darse un autogolpe”, añadió citando un reciente artículo con esa tesis de Leopoldo Fernández en DIARIO DE AVISOS.

 

En este punto, recordé sus lazos con el exdirigente y exministro popular Álvarez Cascos y le pregunté por su rol de hombre “peculiar” del PP. Nos sorprendió a todos con su respuesta: “Tan peculiar que no soy del PP. Nunca nadie me ofreció el carnet y si hoy me lo ofrecieran ya no lo querría.” Contó que “entró” en el PP de la mano, en efecto, de Álvarez Cascos y de José María Aznar. “Fue en la calle Génova y a ninguno de los dos se le ocurrió decirme firma aquí. Luego, todo el mundo en Canarias dio por sentado que yo había obtenido el carnet en Madrid y así quedó, en un sobrentendido.”

Olarte o ‘Kissinger’

En un momento determinado salió a relucir el nombre de Olarte, que fuera vicepresidente de Canarias con Fernández, y presidente cuando éste presentó después la cuestión de confianza y no sacó adelante un pacto de centro-izquierda. Fernández lamentó que su amigo y excorreligionario de 80 años “esté, a su edad, metido en estos líos de la Fiscalía por el caso de las irregularidades respecto a la Institución Ferial de Gran Canaria, que él ha denunciado y que le costó el cargo al frente de la misma por represalias desde el Cabildo. Yo le dije que tenía que haber previsto que él era la parte más débil de la cuerda”.

 

Mencioné el alias con el que Fernández solía referirse a Lorenzo Olarte: “Kissinger”. Tuvieron una relación estrecha y tensa en los albores de la autonomía, cuando les tocó compartir gobierno, en las filas del CDS, con las AIC y AP. “Presenté la cuestión de confianza, porque el pacto atravesaba graves dificultades con el telón de fondo del conflicto universitario, luego Hermoso me dijo que me retiraban el apoyo porque dos diputados se negaban, y cerré un acuerdo con Saavedra, pero Suárez no me dejó, porque pensaba presentar mociones de censura contra el PSOE en Madrid para apartar a Leguina, y en trece capitales más. Si pactas con el PSOE en Canarias, “nos tienen cogidos por los huevos”, me dijo literalmente.”

Adolfo Suárez

A Fernando Fernández le gustaría poder hablar ahora con Adolfo Suárez, enfermo de Alzheimer (pese a que Fernández, neurólogo de profesión, se resiste a darle ese nombre genérico a la enfermedad del duque), a propósito del engranaje autonómico de España, según señaló tras la pregunta de Pardellas sobre la funcionalidad del célebre “café para todos”. También apeló al presidente de la Transición “por su “vocación de consenso”, de la que ahora se carece. “Sería necesario en este momento un acuerdo PP-PSOE para enfrentar el envite de Cataluña”.

 

¿Y cómo ve actualmente Canarias?, preguntaron casi al alimón Leopoldo Fernández y Marlene Meneses. “Aquí hemos derrochado el dinero a espuertas. Hemos vivido como nuevos ricos. Yo propuse antes de  las últimas elecciones un gobierno de concentración, pero ninguno quería, primaron los egoísmos, y ahora me dan la razón algunos, como Casimiro Curbelo.”

Soria-Paulino Rivero

Sobre las tiranteces Soria-Paulino Rivero y viceversa, opinó que “están tardando en sentarse a hablar, aunque no sean amigos.” A su juicio, Rivero se equivoca promoviendo “la confrontación y no el acercamiento con el Gobierno central”, y criticó, a su vez, el hecho de “que Soria le responda con una patada en la entrepierna”. Simplificando ese pulso, en clave de humor, dijo que se debe “a que uno es de El Sauzal y el otro, canarión”.

 

¿La ley electoral? “No sé si hay que cambiarla, pero sí sé que no hay quien la cambie. Eso no hay quien lo toque. Está blindada con un fuerte mecanismo de seguridad.” Y todos intervinimos para referirnos a la triple paridad ideada en su día por el palmero Acenk Galván. “La sugerencia más sensata sobre reducción de parlamentarios se la leí a Ignacio González el otro día, pero es un tema recurrente que sale cuando se quiere perder el tiempo con algo.”

Malí, un asunto serio

Dada la inestabilidad en Malí y la guerra desatada entre grupos radicales islamistas y el gobierno provisional, que ha obligado a la intervención de Francia, con el respaldo de Naciones Unidas, Fernández Martín lamentó unas declaraciones “desafortunadas” del director de Casa África en las que sostenía que ese conflicto “quedaba lejos y no tenía gran importancia”. En cambio, él considera que “ahí hay un problema muy grave y espero que Francia acierte”.

 

Leopoldo Fernández quiso saber qué Europa resultará de esta crisis. “La reforma constitucional fracasó en Francia y Holanda”, indicó el médico y político. “La Europa idílica de los europeístas utópicos no es real. Europa sigue siendo una unión de estados con opiniones nacionales”.

 

José Antonio Pardellas no se resistió a formular la pregunta de rigor a cada invitado: “¿Es partidario de las prospecciones petrolíferas?” Fernández demandó saber si hay o no petróleo, primero, para después discutir cuánto nos dan por eso”.

El rey barato

Defendió la figura del rey y el papel de la Monarquía en España: “Nos ha dado estabilidad. ¿Ustedes se imaginan un Zapatero de presidente de la República?” Y apostilló que si por ciertas circunstancias anómalas (la posible vinculación de la amiga del rey, la princesa alemana Corinna Sayn-Wittgenstein, con el Instituto Nóos, que dirigía Iñaki Urdangarín) don Juan Carlos ha suspendido un viaje estratégico a Abu Dhabi, clave  para algunos negocios españoles en el exterior, “también es cierto que gracias a su mediación se consiguió la obra del AVE en Arabia Saudí, el mayor contrato logrado por empresas españolas en el mundo”. Abundó en el tema, subrayando que “esta Monarquía es más barata de entre todas las jefaturas de Estado de Europa”. Fernández se declaró “juancarlista y si lo hace bien, seré felipista”, y pidió que “por favor, el debate sobre la Monarquía no se haga hasta que salgamos de la crisis”.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión 2 comentarios

2 Respuestas a Según reveló en LAS MAÑANAS DEL MENCEY de TEIDE RADIO. FERNANDO FERNÁNDEZ NO TIENE CARNET DEL PP

  1. Manuel Dóniz García

    El señor Fernando Fernandez no tiene carnet del PP porque no se ha preocupado de tenerlo o porque no lo ha necesitado, lo cual tiene la misma importancia que el sexo de los ángeles porque el Señor Fernández llegó a ser presidente de la Autonomía Canaria gracias al éxito conseguido entonces por los hombres y mujeres del CDS (Centro Democrático y Social) fundado por Don Adolfo Suarez, primer presidente de la democracia española, que fue defenestrado del poder pòr Felipe González. Al retirarse Suarez de la política, desapareció el CDS, que se integró casi en su totalidad en el PP, dando chance a este partido para decir que eran de centro derecha. Por lo tanto, el que Don Fernando Fernandez no tenga carnet del PP carece de importancia ya que todo el mundo sabe que pertenece a esa opción política.

     
  2. Manuel Dóniz García

    Con respecto a la apología formal y sin entrar en el fondo de la monarquía actual que rige en España que hace el Sr. Fernandez, diremos que sobre el tema “monarquía” hay mucha tela que cortar y mucho que hablar, porque defenderla en estos momentos que esta siendo cuestionado por más españoles de los que se imagina el Sr. Fernández, no deja de ser una opinión personal. Donde se le ve el plumero es cuando ironiza sobre Zapatero, un político defenestrado por soberanía popular, como hipotértico presidente de la República, ya que se le podría decir que tampoco vemos a Rajoy investido de esa misma presidencia sin entrar en más comentarios, porque si se implantase este sistema de gobierno, será presidente de él quienes quieran los españoles.

     

Añadir comentario