Por qué no me callo. LAS MAÑANITAS

Le cantaron ‘las mañanitas’ a García Márquez, con atuendo de domingo para la ocasión (un traje gris oxford), en la puerta de su casa mexicana, ya que cumplía 86 años, ajeno a las fiebres del mundo y en el medio siglo del boom latinoamericano. Esta ranchera me retrotrae a Taganana en la niñez, rodeado de riscos imponentes, y a parrandas nocturnas con violines, timples y acordeones, donde ‘lo nuestro’ abarcaba también al charro Pedro Infante, ‘el Rey’. Pero el cielo es el mismo; yo, en cambio, ya no. Si Gabo fuera un pibe, los colegas le bailarían de serenata ese viral ‘Harlem shake’ que causa furor en las redes. Hemos visto en 2012 galopar al rapero surcoreano PSY con su ‘Gangnam Style’, y doy fe del impacto en casa de este ‘hit’ en un danzarín de dos años y cuatro meses recién cumplidos. Tengamos la fiesta en paz. Y hablo en serio. Mientras el feliz ‘patriarca’ colombiano escuchaba “las mañanitas que cantaba el rey David’, se entrecruzaban por encima de su cabeza los peores desafíos de Corea del Norte y EE.UU. ¿Si el primero cumple su amenaza a partir de hoy, lunes, con el cese del armisticio de 1953 y de los acuerdos de paz tras la guerra con el sur natal del rapero, y lanza un ataque nuclear preventivo contra EE.UU., qué baile se soltará su mofletudo líder faldero Kim Jong-un? Algunos analistas descreen de las bravuconadas del siniestro dictador aniñado. Imaginemos el dedo rechoncho pulsando el botón nuclear mientras mueve sus generosas caderas, y a Nueva York ardiendo, a continuación, en un mar de fuego, según el vídeo intimidatorio de Pyongyang. Pero la fecha del envite, ‘farol’ o no, es hoy y no me fío de este sátrapa fan de la NBA al que han dejado solo hasta los chinos a raíz de sus temerarios ensayos nucleares y las severas sanciones de Naciones Unidas. Cada vez que pasa un cometa –y es el caso esta semana-, aquí abajo se cuece algo, pendientes de la fumata blanca. Unos cantan ‘las mañanitas’, otros bailan la danza de la muerte.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario