LA NOCHE DE LOS CAJEROS LOCOS

 

El efecto ‘fiebre viernes noche’ de los cajeros de Caixabank en Santa Cruz agitó la velada, primero en las redes, y después en la calle, en las colas noveleras que se las prometían felices bajo el mito del banco loco que tira la casa por la ventana. La leyenda urbana cobró cuerpo a velocidad de vértigo: en cuestión de minutos la gente se agolpaba en los cajeros confiada en merecer el maná prometido en los foros, y, siendo evidente, a la postre, una vez superado el efecto paranormal, que los usuarios adeudarán a la entidad las sumas retiradas en efectivo, la sensación de recaudar cantidades importantes ‘caidas del cielo’, sin que el apunte quedara milagrosamente reflejado en el saldo tras la operación, animó la superchería de que el banco-caja catalán estaba regalando dinero a espuertas por un fallo informático colosal. El viernes por la noche, durante unas horas, Caixabank integró la plataforma tecnológica de CajaCanarias en su sistema, y en ese intervalo, ciertamente, los cajeros funcionaron de modo poco ortodoxo, dejando temporalmente en el limbo el registro de cada extracción. Poco después, el dinero retirado pasó a figurar en la cuenta de cada cliente, con el consiguiente quebradero de cabeza. La noche de ‘robinhood’ duró apenas unas horas, el interín en que una caja centenaria desaparecía en la práctica como tal absorbida por otra caja gigante, y, como una broma de mal gusto, el menesteroso cuentacorrentista se sintió tentado por un hipotético virus informático fruto del imaginario colectivo. El civismo no es una materia que abunde en los días de pan y agua por los que transitamos. Me duele culpar a las víctimas ventajistas de esta falacia, sé que el patio no está para pudores éticos si el estómago anda vacío. Pero, en esta ocasión, el remedio ha sido peor que la enfermedad.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión 1 comentario

Respuesta a LA NOCHE DE LOS CAJEROS LOCOS

  1. Manuel Dóniz

    Es incríble es que, en pleno Siglo XXI, alguien se crea que los bancos regalan algo, pero lo más penoso han sido muchas las personas que lo están pasando mal por culpa, principalmente por el peor gobierno de España de la Era Contemporánea que nos malgobierna, y se han echado otra deuda encima, aparte de las que ya tienen, a causa de bulos propagados por auténticos zoquetes, y ya lo decía mi abuelo con su gran sabiduría de hombre del Siglo XIX: “Más vale deberle un peso al diablo antes que a un banco”.

     

Añadir comentario