Por qué no me callo. LEOPOLDO

 

Bastaría decir Leopoldo, entre periodistas, para hacernos cargo de quién va esta conversación, “un nombre unánime”, que diría el poeta A. Millares Sall. En ‘Las Mañanas del Mencey’, la terraza del hotel nos recibe con las alas abiertas y estamos en el aire. Es la radio de toda la vida, la de Gómez de la Serna en la Puerta del Sol, entre ruidos de tazas de café. En ese hábitat estoy en el cielo de la radio, con Marlene Meneses, J.A.Pardellas y el periodista que ahora es noticia: Leopoldo Fernández Cabeza de Vaca, que el viernes obtuvo el Premio Canarias de Comunicación. Marlene dice que el azar le puso en  el programa a tres ‘premioscanarias’; el azar no hace nada al azar, el azar está bien informado. A Leopoldo hay que darle los premios a traición, como el de Teide Radio y este Premio Canarias, que da en el clavo, o se resiste; así que el premio más importante le ha sonreído burlando una alergia instintiva a ser reconocido. El Diario de Avisos y Leopoldo encajaron desde el primer día como un guante en la mano. Pertenecí a la primera redacción de la calle Santa Rosalía –aquel rojerío- y Leopoldo, que viajó de Europa Press a la isla de los recién casados, se enfrentó a un motín a bordo. La huelga fue el bautismo de fuego de un idilio de más de 30 años con el periódico y la isla, “de asombro en asombro”, como prescribía Luis Feria. En la pista de Los Rodeos, tras la colisión de los jumbos, supo a qué olía la muerte. El día que llegó la autonomía o cuando entramos en Europa…, ese “donde en que vivimos”, de Pessoa. Y después se ha revelado como un columnista y tertuliano tenaz y agitativo contra desafueros, que tras la hazaña de refundar un diario de provincias con una ‘harris marinoni’ por toda rotativa, en los años transitorios (los 70), desistiendo de Madrid, rompió un ‘encierro’ de tres décadas entre las cuatro paredes en que trabajaba y vivía como el hombre más discreto del mundo, y se reinventó, carismático y mediático, riguroso y empollón, en el que ahora pasea el ‘Nobel’ de Comunicación de Canarias.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario