En ‘LAS MAÑANAS DEL MENCEY’ (TEIDE RADIO ONDA CERO) JERÓNIMO SAAVEDRA: “ZAPATERO NOS DESPRECIABA A LOS QUE TENÍAMOS MÁS EXPERIENCIA”

 

.Rubalcaba debería convocar primarias “`para otoño”

.Canarias ha de ser influyente en Madrid: “¿Un gobierno central con algún nacionalista de aquí, ¿por qué no?”

.Acudirá al Ministerio Fiscal  “por un derribo”

.”Una sociedad con el 33% de paro no puede permitirse decir no a un inversor”

.”Toda Europa pendiente de las elecciones alemanas, ¿pero por qué?

.Rajoy y yo hicimos juntos el Estatuto de Ceuta y Melilla

.”Petróleo sí, si el Estado reparte con Canarias”

.”Las expropiaciones de viviendas a los bancos son constitucionales”

.”Un político sin sentido del humor es un peligro”

 

 

Según Jerónimo Saavedra, “un político sin sentido del humor es un peligro”. En los primeros compases de la entrevista surgió el nombre del humorista Juan Luis Calero, que imita tanto a Saavedra como a Lorenzo Olarte con tal fidelidad, que aquél admite haberse confundido más de una vez al teléfono dudando si hablaba con el original o la copia. Luego alguien mencionó a Rajoy, y el actual diputado del común recordó la buena relación que mantuvo, siendo ministro de Administraciones Públicas, con el entonces portavoz de la oposición. “Hicimos juntos el estatuto de Ceuta y Melilla”. El siguiente paso fue hablar de Europa, una de las viejas pasiones del asiduo visitante de Salzburgo. “Europa tiene que caminar más deprisa o va mal. Lo de la pasividad del BCE y ese todos a una pendientes de las elecciones alemanas en septiembre, ¿pero por qué?”, se preguntó en un tono crítico. “No se puede esperar. En la cuenca del Mediterráneo hay países con problemas, el paro es tremendo. Y esa política de seguir admitiendo nuevos socios, ahora Croacia (ingresó en 2011), no tiene ningún sentido.” El mismo día, el financiero y filántropo George Soros, pedía en El País a Alemania que decidiera “si quiere rehacer Europa o salir del euro”.

 

Tras estos prolegómenos, el expresidente y exministro con Felipe González, habló en ‘LAS MAÑANAS DEL MENCEY’ (‘CANARIAS EN LA ONDA’, TEIDE RADIO ONDA CERO) de sus cometidos al frente de la histórica institución del Diputado del Común (defensor del pueblo canario, cuyo origen se remonta a los años posteriores a la Conquista, en  el siglo XV como procuradores del común, y desde Carlos III, en el siglo XVIII con su actual denominación), cuya sede en La Palma le vincula a la isla que más le ata, pese a ser natural de Las Palmas de Gran Canaria, capital de la que fue alcalde. Saavedra acaba de perder a su jefe de gabinete, Jerónimo Samuel, fallecido prematuramente a causa de una enfermedad.

 

Una de las cosas que ha hecho el Diputado del Común es pedir al Parlamento autonómico “que agilice los plazos de concesión de las prestaciones; ahora tarda cinco y siete meses, y he propuesto que no se exceda de tres”.

 

Desafecto político

 

La semana pasada, en la comisión de Desarrollo Autonómico de la Cámara, el PP pidió la disolución del órgano que dirige Saavedra. “Y entonces les pregunté por qué no hacían lo mismo en Castilla y León o Galicia, donde tienen mayoría absoluta”. Ese día requirió de los diputados mayor atención a lo que dicen las encuestas sobre “la distancia entre la democracia representativa y la democracia participativa”, y les hizo ver que “precisamente, esta institución es el cauce para acercar a unos y otros, políticos y ciudadanos”.

 

Consciente de su cartel político de ejerciente veterano de complejos consensos, tiró de la memoria personal para abogar por los acuerdos antes que por los enfrentamientos. “El REF del 94 es un ejemplo, se pactó en mi despacho de La Castellana siendo ministro de Administraciones Públicas, y salió un buen REF, a gusto de todos.”

 

De su etapa de ministro se decía que actuaba de intérprete de los problemas específicos de su tierra, porque sus colegas del Gobierno desconocían las singularidades de la insularidad. “Lo cierto es que en todos los partidos hay un desinterés hacia las peculiaridades canarias”, llegó a decir en un momento de la tertulia-entrevista con Leopoldo Fernández Cabeza de Vaca, José Antonio Pardellas, la presentadora de ‘Canarias en la Onda’, Marlene Meneses, y un servidor. “Me refiero ahora a los famosos certificados de residencia, Voy a todas partes con el papel en el bolsillo”, y en este punto contó que fue abordado en Barajas por una pareja de vecinos de La Orotava, “que habían olvidado el certificado y los obligaron a quedarse a dormir en Madrid.”

 

En la terraza del Hotel Mencey, en una pausa del programa, fue saludado por alguien que lo reconoció y le recordó su presencia en un mitin sindical, celebrado más de treinta años atrás, en Madrid.

 

Saavedra opina, aunque parezca que va contra corriente, que para salvaguardar los equilibrios interinsulares, y dado que en la actualidad el 18% de la población elige al mismo número de diputados canarios que el 82% restante, “la única solución factible, sin levantar ronchas en ninguna isla, es aumentar el número de parlamentarios de Tenerife y Gran Canaria”. Otra cosa son las barreras electorales, excesivamente altas, para acceder al Parlamento. “En su día fue una lástima que el Tribunal Constitucional no quisiera entrar a valorarlo”.

 

Canarias: tener peso en Madrid

 

Leopoldo Fernández cuestionó al exministro que dirigió el PSOE canario durante dos décadas por las causas del reiterado incumplimiento de la media estatal de inversión en las islas prescrito en el REF. “Hay que estar allí (por Madrid), influir allí, no quedarse en las islas, y tener peso en las direcciones nacionales de los partidos.” El periodista preguntó entonces si ello significa que lo deseable sería que un nacionalista de aquí, de CC, entrara a formar parte de los gobiernos centrales. “¿Por qué no?”, señaló Saavedra.

 

Se mostró disconforme con la política del Gobierno del PP de combatir la inmersión lingüística de Cataluña. “No hay motivos para hacer leyes provocativas”, indicó.

 

“Zapatero nos mostraba desprecio”

 

De la última etapa de gobierno socialista en España destacó el período de buen “talante”, pero, según dijo, “Zapatero adoptaba una actitud de desprecio hacia todos los que éramos mayores de edad, prescindía de los que teníamos experiencia, para confiar sólo en la Tercera Vía, que había ganado el Congreso por nueve votos.” Recomendó celebrar primarias en el partido con el que guarda una temporal suspensión de militancia mientas permanezca en su actual cargo. Pese a ser amigo y excompañero de gobierno del secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, recordó que “las encuestas hablan de pérdida de credibilidad, todo lo que se asocia al zapaterismo crea desconfianza, y es conveniente celebrar cuanto antes primarias, si por mí fuera, en otoño mismo, para dar paso a rostros nuevos”. Dichas primarias serían extensivas a todas las comunidades, Canarias incluida.

 

La foto de la Canarias actual en crisis es “la misma que acaba de describir el Consejo Económico y Social de España, con una serie de particularidades archipielágicas innegables.” Estas últimas se refieren, por ejemplo, a la inviabilidad de grandes industrias en Canarias, lo cual nos condena a tener bajos salarios. Y a la hora de buscar soluciones a corto y medio plazo, no queda otra, a su juicio, que “abrir la mano en la ley de Directrices y permitir construcciones de hoteles de cuatro y cinco estrellas”.

 

Su experiencia política le dice que en Canarias nos ponemos palos en las ruedas. “Hay un intervencionismo desaforado, que no ocurre en ninguna otra parte de España”, explicó. De sus palabras se desprende que somos una especie de ‘campeones’ de la burocracia, expresada en obstáculos legales a la inversión.

 

“Cuando fui alcalde tropecé con pegas urbanísticas para recalificar suelo para determinadas inversiones, que no hubo manera de vencer”. Los ayuntamientos, en su opinión, deben ser las instituciones que ostenten esa competencia, con el “debido control”. Saavedra fue tajante: “Una sociedad con el 33% de paro no puede permitirse decir no a un inversor.”

 

Petróleo: que el Estado reparta

A la pregunta ‘obligada’ de Pardellas sobre las prospecciones petrolíferas, el diputado del Común declaró: “Si tenemos la posibilidad de una riqueza ahí, cómo se puede decir que no. Lo que tenemos que exigir es que se modifique la Ley de Hidrocarburos, que asigna al Estado el 40% de los beneficios, para que los reparta con Canarias y se compense, en especial, a los cabildos de Fuerteventura y Lanzarote.”

 

“¿Qué opina de los escraches?”, le preguntó Marlene Meneses. La respuesta no dio lugar a equívoco: “Opino muy desfavorablemente. Ponerse a gritar en el domicilio de un representante público me parece ofensivo.”

 

“No soy republicano”

 

“¿Y de las manifestaciones republicanas del fin de semana, qué opina?”, insistió la conductora del programa. “Yo no soy republicano”, contestó Saavedra. “Sí pienso que hay que desarrollar el artículo de la Corona en la Constitución.” “Pero, añadió, “con la crispación existente es impensable abordar una reforma constitucional, no es aconsejable hasta que vuelva el sosiego y la tranquilidad”.

 

Se declaró partidario de las expropiaciones a los bancos por tres años de viviendas afectadas por procesos de desahucio que reúnan  los requisitos sociales, “porque es plenamente constitucional”.

 

En las polémicas declaraciones del alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, el popular Juan José Cardona, contra su homólogo en Santa Cruz de Tenerife, el nacionalista José Manuel Bermúdez, a causa de los fondos percibidos por la capital tinerfeña en base a un censo inflado durante más de tres lustros, dijo: “No me gusta que se utilice el pleito tan artificialmente. En este caso, se corrige el censo y punto.”

 

Por cierto que Saavedra reveló una premonición, cuando en su etapa estudiantil, en Colonia, envió una postal felicitándose por la amplia programación de conciertos de música clásica en la ciudad alemana, con una nota: “Si yo fuera alcalde, quisiera organizar algo así en el Pérez Galdós”. Con el paso de los años, desde la presidencia del Gobierno, creó el Festival de Música de Canarias, “que atrae mucho turismo, por cierto”.

 

En la mañana de la entrevista ya se conocía el apretado escrutinio de las elecciones en Venezuela que da ganador por la mínima al chavista Nicolás Maduro, un resultado cuestionado por el opositor Henrique Capriles. “El chavismo acierta llevando la sanidad cubana a los barrios, pero se equivoca en la mala gestión, porque el petróleo no da para todos, y creo que el pueblo venezolano, de arraigada conciencia democrática, se acabará dando cuenta.”

 

“Acudiré al Ministerio Fiscal”

 

En su faceta de defensor del pueblo canario, la Administración le hace caso “en unos casos y en otros no”. Está decidido a enfrentarse al “obstruccionismo” y dispuesto a acudir al Ministerio Fiscal, como hará próximamente “en un asunto urbanístico, donde se me reconoce que hay una ilegalidad, pero no se derriba la obra.” Se siente satisfecho por las cuestiones que ha ayudado a resolver, y puso un ejemplo. “A una ciudadana de Tenerife que se olvidó de picar su ticket en una guagua interurbana, le pusieron  una multa de 500 euros. Nos pareció desproporcionado y logramos que el dinero le fuera devuelto.”

 

“Hablando en plata”, dijo gráficamente, “hay pocas alternativas a  la que nos impone la UE, mientras sigan prevaleciendo los planteamientos tan neoliberales y antikeynesianos, que creen ciegamente en la austeridad. Esta es necesaria, pero necesariamente combinada con políticas de crecimiento que fomenten nuevas inversiones.” El diputado del común se mostró alarmado ante el desencanto político, agravado por la crisis, según el cual “la pérdida de votos que reflejan las encuestas está diciéndonos que si en España hubiera elecciones en seis meses, habría que ir a una gran coalición de los principales partidos”.

 

Si, como parece, Marruecos se está rearmando, no hay que temer por nuestra parte, según indicó este antiguo amigo del vecino país norteafricano. Sí sugirió, en cambio, que las islas “sigan de cerca el fenómeno de Al Qaeda” en el Magreb.

 

Casos resueltos

 

Por último, le pregunté por mi parte a Saavedra por algunas escenas que le hubieran dolido especialmente en el desempeño de su actual función y los logros más sensibles que ha obtenido: “Una persona de 80 años, que vive sola, no tiene adonde ir, cobra una pensión inferior a los mil euros, necesita una medicación cara, llega el copago, no encuentra plaza hospitalaria, intervenimos y la sacamos adelante. Otro caso: de obesidad mórbida, del que nos enteramos por una foto en prensa, y logramos ayudarla también. Y un discapacitado grave y agresivo al que no querían en ningún centro y debía ser trasladado de una isla a otra para su atención, cosa que conseguimos gracias a un gesto de solidaridad.” Agradeció la colaboración que ha encontrado por parte de los medios de comunicación.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario