El presidente del PP en Tenerife y alcalde de Los Realejos en LAS MAÑANAS DEL MENCEY (TEIDE RADIO ONDA CERO) MANUEL DOMINGUEZ: “HAY QUE FIRMAR LA PAZ POLÍTICA ENTRE CANARIAS Y MADRID”

 

.”¿Es usted amigo de Fernando Clavijo?” “Soy muy amigo de Fernando Clavijo”

.No negoció con Clavijo la censura de Güímar: “La situación con el PSOE era insoportable”

.Ante los ataques se preguntó si es que “sobra el Gobierno canario y que nos gobierne Madrid”

.”Si yo fuera presidente canario, dejaría de tirar los trastos a la cabeza del Gobierno central y negociaría entre bastidores”

.”Está llegando a notarse la desesperación de los ciudadanos”

 

 

“Ser político quema mucho”, dijo este lunes, en ‘LAS MAÑANAS DEL MENCEY’, el presidente del PP en Tenerife y alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez, tras vivir, precisamente, los famosos fuegos artificiales de su villa, que son, en su opinión, una seña de identidad del pueblo. Consciente del desgaste de la vida pública, abogó en la misma entrevista por firmar “la paz política” entre Canarias y Madrid, entre los partidos y entre los gobiernos autónomo y central.

 

Molesto por las continuas críticas a su presidente y ministro José Manuel Soria, tras escuchar las acusaciones a éste del vicepresidente José Miguel Pérez, deslegitimó todo enfrentamiento, a su juicio, inconsistente. “O llegamos a la conclusión de que el Gobierno de Canarias sobra y que nos gobierne Madrid”. Domínguez censuró la que, a su juicio, es una “campaña de acoso y derribo del Gobierno canario contra el central”, y se preguntó si “a alguien se le ocurre que un secretario de Estado puede negociar sin el visto bueno del ministro”, en alusión a los acuerdos de la Consejería de Energía y el Secretario de Estado el subsecretario de Estado del mismo ramo sobre la reforma eléctrica.

 

El giro del presidente

 

Su propuesta de pacificar la política pasa por que el presidente canario dé un giro, según describió: “Si yo fuera presidente del Gobierno de Canarias dejaría de tirar los trastos a la cabeza del Gobierno central, me dejaría de campañas como la del petróleo y la electricidad, y negociaría entre bastidores, con tal de obtener mayores beneficios para esta comunidad”.

 

“Está llegando a notarse la desesperación de los ciudadanos”, afirmó en su “llamamiento” sin  titubeos para poner fin a los ataques mutuos, el mismo día que se reunía la tercera mesa de trabajo del ‘Pacto por Tenerife’ sobre políticas sociales

 

Domínguez, que habló del malestar social desde su condición cercana de alcalde, reivindicó el fair play de los políticos, incluso la “amistad”. “¿Es usted amigo de Fernando Clavijo?”, le preguntó Marlene Meneses, conductora del programa ‘Canarias en la Onda’ (Teide Radio Onda Cero). “Soy muy amigo de Fernando Clavijo”, precisó sobre la marcha respecto al grado de la amistad que guarda con el secretario general de CC en la isla, para ampliar, a continuación, el círculo de sus amistades al líder de los socialistas tinerfeños, Manuel Fumero. “Nos reunimos a menudo, porque nuestros partidos tienen pactos en distintos municipios”.

 

Los tres, Domínguez, Clavijo y Fumero, llamados a liderar la política de la isla, han cultivado una relación personal que el primero espera que se conserve en el futuro. “Confío en que no haya una ruptura generacional y dure ese trato fluido”. La crítica pública del consejero de Carreteras del Cabildo al consejero de Obras Públicas del Gobierno autónomo, por no recibirle, es, según dijo, “un ejemplo de mala relación interna”.

 

La censura de Güímar

 

Pese a esa amistad, aseguró no haber hablado con Clavijo de la moción de censura en Güímar. En este asunto y en todos sobre la política de su partido en la isla se considera con las manos libres. “Soria y Antona me han dado su respaldo para hacer las cosas den Tenerife, y luego me pedirán explicaciones”. Su relato de los hechos parte de una sentencia que no ha dejado de repetir gráficamente: “El matrimonio entre el PP y el PSOE se había roto en Güímar”, sin que ello, “repercuta en la Palma, donde los pactos son sólidos”, subrayó el dirigente popular, que dijo no creer en los pactos en cascada.

 

La virtual alcaldesa, Carmen Luisa Castro (gracias a un pacto entre su partido, el PP, con CC y Alternativa por Güímar), había advertido al primer edil, el socialista Rafael Yanes, que el pacto no funcionaba, según Domínguez. “La relación no era buena.” La concejal popular, que cenó con Yanes poco antes de censurarlo, no le comunicó sus intenciones, porque, según el líder popular de la isla, “no se puede mezclar la buena relación personal con la política, y eso es una prueba de madurez para ser alcaldesa”.

 

Domínguez explicó que estaba al corriente de la moción de censura contra el PSOE con mucha antelación. “Luisa me lo había transmitido hacía dos meses y medio. Ella me decía que la situación era insoportable. Primero dejé que todo se fuera enfriando, pero finalmente se llegó a esta conclusión”.

 

El caso de San Juan de la Rambla, donde el PSOE fue desbancado y el nuevo alcalde, Tomás Mesa (PP) dijo (en declaraciones a Mírame TV) haber recibido ofertas económicas de distintos grupos, merece, a su juicio, el total esclarecimiento, si bien confió en que todo haya sido un malentendido ante unas cámaras de televisión. “Si fuera cierto, seré el primero en pedir responsabilidades, aunque es sabido que mi partido está en contra de la judicialización de la política.”

 

La crispación

 

La crispación, desde su punto de vista, es producto de los personalismos. “Los `políticos somos personas, con formas de pensar y actuar diferentes.” Confesó que, en ocasiones, se muerde la lengua. “En la polémica sobre el puerto deportivo comercial del Puerto de la Cruz me abstuve en un momento dado cuando vi que había inversores, porque sé que el dinero es miedoso y traté de convencer a quienes querían manifestarse por la misma razón”.

 

Reclamó una explicación sobre los retrasos del Gobierno canario en sus compromisos sobre el hospital del norte, y dijo que le “gustaría escuchar qué tiene que decir el vicepresidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, del Gobierno que les ha fallado.” Sobre la inminente sucesión al frente del Cabildo, deseó a Alonso, delfín de Ricardo Melchior, “que lo haga lo mejor posible”.

 

Preguntado si tenía alguna buena noticia que dar, se hizo eco de la XIX Interparlamentaria del PP celebrada el fin de semana en Salamanca, donde el presidente Rajoy anunció los avances macroeconómicos de España, que borraron la preocupación sobre la prima de riesgo y un posible rescate. Admitiendo que ello aún no se percibe en la calle, Domínguez afirmó: “Estamos en la buena senda”.

 

A la pregunta ya familiar en el programa del periodista José Antonio Pardellas sobre las prospecciones petrolíferas, compartió la tesis del Gobierno popular favorable a las mismas, “máxime ahora que se nos anuncia una tasa para las islas”. Y reconoció que hablar del ‘anillo insular’ es tocar un tema casi sentimental, que le traslada a su juventud, a los avatares de toda una vida de arduas comunicaciones. “Es una infraestructura vital que hace falta de una vez por todas”. Espera que los 15 millones que piensa destinar el Gobierno autónomo al tramo pendiente se eleve a 25.

 

Los fuegos son economía

 

“Las fiestas de magos son parte de nuestra economía. Los fuegos de las dos calles, también. He apostado por el fomento de nuestra idiosincrasia y ver la noche del 3 a la gente en las azoteas con sus barbacoas es, en estos tiempos, reflejo de una actividad económica beneficiosa”, declaró el alcalde, consciente de que la normativa restringe la exhibición pirotécnica tradicional de su localidad. “Estamos haciendo todos los esfuerzos para acogernos a la excepcionalidad de las fallas de Valencia, con tal de salvar esta demostración popular”, señaló, en referencia a sus contactos con el Gobierno autónomo en ese sentido. Los fuegos de Los Realejos, que enfrentan cívicamente a las calles del Medio y El Sol, se amparan en la declaración de Fiestas de Interés Popular y Religioso, y los vecinos que participan obtendrán el carnet de manipuladores correspondiente.

 

Este alcalde, que se confiesa un activo usuario de Facebook, porque es una buena herramienta para resolver problemas vecinales, está empeñado en crear en su municipio focos de “economía propia”, para soslayar los efectos de una crisis que castiga a Los Realejos, una factoría de mano de obra (6.222 parados en la actualidad), cuando el empleo escasea en  el Puerto de la Cruz o en el sur.  Su “obsesión” es levantar Los Realejos con yacimientos de actividad locales, desde la cultura, el deporte, la gastronomía y el turismo, fiel a su defensa de políticas transversales. “Ese es el espíritu de campañas como ‘Descubre Los Realejos’, o el ‘cheque de emprendedor’ para promover autoempleo con el cien por cien de subvención”.

 

En el año del bicentenario del realejero más ilustre de su historia, Viera y Clavijo, el alcalde espera conseguir el sueño de convertir en futuro museo la casa natal del padre de la historiografía canaria, y a tal fin negocia en la actualidad con el Gobierno canario.

 

Defendió la buena fe de la ley Wert de Educación  para acabar con altos índices de fracaso escolar. “Este es el primer gobierno que se olvida del electoralismo y hace una reforma para que dejemos de ser el hazmerreír de Europa en materia educativa”. Y reiteró su rechazo a la bronca pública. “La ley no ha llegado todavía al Congreso y ya estamos instalados en la crispación.”

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario