La consejera Inés Rojas en LAS MAÑANAS DEL MENCEY (TEIDE RADIO ONDA CERO): “SI NO PUEDES PAGAR EL ALQUILER, NO TE ESCONDAS, VEN A HABLAR CON NOSOTROS”

 

.”Debimos ser valientes y no aplicar la Ley de Dependencia, nuestro sistema era mejor”

.La apertura de los comedores escolares da respuesta al riesgo de desnutrición infantil

.“El Gobierno canario no desahucia a nadie. Pero nadie podrá acceder a una vivienda dando una patada”

.”Declarar la Emergencia Social tendría efectos contrarios a la economía”

.”La gente no quiere que le des comida, quiere que le des trabajo”

.”Canarias, como Islandia, considera que la Cultura es una vía para salir de la crisis”

.”No al petróleo”

.”Somos 8 islas, La Graciosa ya no es un islote”

 

“Si no puedes pagar el alquiler, no te escondas, ven a hablar con nosotros”. La consejera de Políticas Sociales, Vivienda, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, Inés Rojas, hizo este lunes dicho llamamiento en LAS MAÑANAS DEL MENCEY, de CANARIAS EN LA ONDA (TEIDE RADIO ONDA CERO).

 

“Teníamos que haber sido valientes y no haber aplicado la Ley de Dependencia, porque nuestro plan sociosanitario era mejor”, declaró en la misma entrevista. “Pero la acatamos, porque era una ley estatal, de rango superior a la nuestra y tuvimos que volcar todo nuestro sistema para adoptar el nacional; ahora va el Estado cambia la ley y volvemos al punto anterior. El tiempo nos ha dado la razón, nuestro plan era mejor.”

 

Los comedores escolares que funcionarán en julio y agosto en Canarias, y cuyo plazo de matrícula se abría el mismo lunes de la entrevista, son la respuesta del Gobierno autónomo a un problema social de primer orden: el riesgo de desnutrición infantil. La consejera desglosó las cifras que retratan la demanda de los comedores escolares en las islas: 70.000 niños acuden a los mismos; 37.000 lo hacen mediante subvención porque las familias no tienen recursos, y alrededor de 8.000, según Rojas, “tendrían dificultades si en verano no accedieran a los comedores”. Fue esta última razón, según explicó, la que indujo al Gobierno a abrir colegios en vacaciones, contratar profesores de idiomas y celebrar talleres de inmersión lingüística, así como poner los comedores a disposición de los escolares más necesitados.

 

“El Gobierno de Canarias no desahucia a nadie”, afirmó de modo categórico la consejera Inés Rojas. “Otra cosa es cuando alguien violenta una vivienda pública adjudicada, como el caso de La Laguna, a una familia con niños y muy necesitada”.  Rojas advirtió de que “nadie puede acceder a una vivienda dando una patada y entrando.”También aseveró que, pese a la dramática situación que padecen muchas familias en las islas, “no es aconsejable declarar la emergencia social en Canarias”, ya que, según dio a entender, tendría efectos contrarios a la economía un pronunciamiento semejante.

 

“Creemos que las medidas adoptadas están coadyuvando y que el secreto está en nuestra capacidad de dinamizar la economía y crear empleo, porque la gente no quiere que le des comida, quiere que le des trabajo.”

 

Estrategia contra la Pobreza

 

Este martes está prevista la firma por parte del Gobierno y los siete cabildos de los convenios asistenciales, dotados con más de 90 millones de euros. Según criticó, los requisitos que exige el Gobierno central para autorizar la ayuda de la Dependencia que perciben más de 6.000 familias en las islas, “hace casi imposible su cobro efectivo, que ya de por sí ha sido disminuido en un 15%, amén de que no se permite que se incorporen nuevos dependientes y de que Madrid ha comunicado a Bruselas que va a recortar 1.000 millones del vigente presupuesto.” Esto último, a su juicio, supondrá que “Canarias se quedaría en solitario afrontando la Dependencia.”

 

Según la consejera de Políticas Sociales, se puede hablar de que en Canarias hay 26.000 familias que carecen de ingresos. “El Gobierno va a tratar de que al menos una persona en cada familia de ese colectivo obtenga un trabajo a través de los ayuntamientos, mediante el plan de empleo social”. Este plan fue anunciado por el presidente Paulino Rivero dentro de un decálogo de acciones durante el último debate del estado de la nacionalidad.

 

La ley de la prestación social (que oscila entre 400 y algo más de 600 euros) será modificada, “para integrar no sólo a los ya excluidos, sino también a quienes están en riesgo de exclusión social.” Esta es una de las novedades contempladas en la Estrategia contra la Pobreza y la Exclusión y para el Desarrollo Humano, que elabora el ejecutivo, como uno de los grandes compromisos del citado debate celebrado en el Parlamento de Canarias. “Hemos descubierto que esos colectivos que están al límite los forman gente ya no sin formación, como solía pasar con los que perciben la paga de exclusión, sino profesionales que han perdido oficios de cierto nivel, empresarios que no han podido acceder a créditos bancarios, personas de determinado estatus.” Destacó, como una de las medidas a corto plazo de dicha estrategia, el mencionado plan de empleo social.

 

Viviendas: el mundo al revés

 

El Gobierno canario decidió suspender la construcción de nuevas viviendas, “porque hay muchas vacías, y hemos modificado nuestra política para ocuparlas en régimen de alquiler social.”  “Queremos alquilarlas con cuotas bajas, porque la gente dedica buena parte de sus ingresos a ese fin”.

 

En su opinión, la situación había desembocado en “una especie de mundo al revés: tantas viviendas vacías y tanta gente sin vivienda”, y se preguntó: “¿Cuántas hay realmente y en manos de quiénes están, sólo de los bancos, que parecen intocables, o de quiénes más?” Pese a que ha trascendido que el Sareb (el llamado banco malo dotado del grueso de la oferta inmobiliaria de las entidades financieras) posee 4.000 viviendas vacías, otras 5.000 pertenecen a los bancos y 5.000 más a los promotores (14.000 en total), la consejera de Vivienda anunció que el Gobierno canario quiere salir de dudas “y va a hacer su propio registro”. En la actualidad, 16.500 familias pagan en alquiler entre 2 y 90 euros mensuales, y con tal bagaje la consejera animó a las personas que se enfrentan a una insolvencia sobrevenida que les impide abonar su alquiler, “a venir a hablar con nosotros”.

 

“Con toda seguridad”, insistió, “el Gobierno canario no desahucia. Visocan, que es una empresa pública que ha construido 25.000 viviendas sociales y tiene 4.000 en alquiler, no desahucia aunque la gente no pague porque no pueda”. A propósito de los malentendidos sobre este extremo, los atribuyó a “la desinformación existente”.

 

La consejera, que vivió los episodios más trágicos de la inmigración clandestina de África a Canarias antes de la crisis, anunció que “ya no tenemos centros de menores extranjeros, están comprendidos en la misma red de los niños de Canarias”. Y cuando se hacen mayores de edad, ellos deciden qué hacer y a dónde dirigirse, según señaló. Hizo historia para recordar que, en los momentos más tensos e intensos del flujo migratorio, “el Gobierno central no nos daba un euro por los menores que acogíamos, porque decían que eran niños nuestros. Eran miles. Fue a partir de 2010 cuando logramos una ayuda estatal de 10 a 15 millones de euros por unos 500 menores (teníamos 1.500) y los enviábamos a a otras comunidades. Paradójicamente, el Estado sí subvencionaba a esas autonomías y a nosotros no. Protestamos en Europa y Bruselas le dijo a España que incorporara en la Ley de Extranjería el nuevo fenómeno de la inmigración infantil.”

 

Otras reglas de juego en Cultura

 

La política cultural de Canarias cambió las reglas de juego con la llegada de Inés Rojas a la consejería del ramo, coincidiendo con la crisis, según reconoció la política nacionalista lanzaroteña, que describió un giro drástico en la materia: “Pensamos que seguir trayendo grandes espectáculos de fuera no era el camino, como luego ratificó la Mesa de la Cultura”. También justificó los recortes de las subvenciones, “porque no era sostenible”, y destacó el plan canario de la cultura, aprobado a continuación, como vehículo válido para sentar las bases de una industria, “que no ha de planificar en solitario el Gobierno, sino entre todos”, en alusión a los distintos colectivos e instituciones implicados en la “agenda cultural”.

 

La consejera destacó el esfuerzo de su departamento en la promoción de los circuitos locales de arte, música, teatro y cine. Puso énfasis en este último, al tiempo que homenajeó la memoria del productor fallecido Elías Querejeta. “El sector audiovisual canario tiene una gran calidad”. No rehuyó el caso islandés, que, en lugar de reducir el presupuesto de Cultura, lo incrementó en medio de la crisis convirtiéndolo en uno de los sectores más productivos del país, detrás de la exportación de bacalao. En este sentido, afirmó, sin precisar el contenido de su receta, que “estamos convencidos de que la cultura es una herramienta económica y social, en Canarias como en Islandia, una de las vías más importantes para salir de la crisis”.

 

La Casa Canaria de Madrid no cerrará

 

Calificó de “paso histórico” la reciente constitución del Consejo Canario de la Cultura, dentro del nuevo reglamento de su consejería. Y, a la hora de buscar nuevas fuentes de financiación, informó de que “estamos trabajando, a través de una Ley de Mecenazgo, para que la cultura no dependa de lo público.” Dijo desconocer la delicada situación económica por la que atraviesa la Casa de Canarias en Madrid, según le transmitió José Antonio Pardellas en un momento de la entrevista. De cualquier modo, aseguró que “en ningún caso cabe la posibilidad del cierre del centro.”

 

La titular de las políticas sociales del Gobierno mostró su convencimiento, a pregunta de la conductora del programa, Marlene Meneses, de que las islas “saldrán de la crisis y serán una sociedad mejor de la que había antes.” Desarrolló su criterio de que las ayudas, por sí solas, constituyen un beneficio engañoso para las personas más castigadas por los reveses económicos, “ya que hay que hacerles ver que deben implicarse en la salida de su situación”, hasta dejar de acudir al sistema de prestaciones. En este sentido, aludió a la opción de recibir microcréditos con el aval del Gobierno.

 

“Mi familia también tiene problemas”

 

La fragilidad económica se ha ido extendiendo a casi todas las capas de la sociedad, y la propia consejera citó su caso. “La gente cree que yo no tengo hermanos ni familiares con problemas por el hecho de ser consejera del Gobierno. Yo soy una canaria que tiene la suerte de tener empleo, pero no toda mi familia lo tiene, y yo les digo que en lugar de ir a buscar una prestación social, se muevan y busquen camino.”

 

Rojas, política de arraigada trayectoria en su isla natal, Lanzarote, rechazó, ante la pregunta-test de Pardellas, la posible extracción de petróleo en aguas cercanas a la misma. “Este plató natural que genera una gran industria del turismo nos dará de comer por mucho tiempo. Digo ‘no’ al petróleo con todo el convencimiento. La mera exploración entraña un serio riesgo”. Ante eventuales sondeos por parte de Marruecos, que calificó de “información trampa”, demandó “que se le exijan las mayores medidas de seguridad.”

 

“Somos ocho islas”, dijo, por último, respecto a la reivindicación de La Graciosa de merecer la consideración de islas “y no de islote, que es como figura en el Estatuto, estando habitada y soportando en sus carnes la triple insularidad.” A título ilustrativo, señaló que su departamento lleva hasta La Graciosa el Festival de Música de Canarias.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario