WLADIMIRO RODRIGUEZ BRITO: “CANARIAS DEBERÍA TENER DOS HORAS MENOS QUE LA PENÍNSULA”

fpwladimiro43583.jpg

 

El político y doctor en Geografía, en LAS MAÑANAS DEL MENCEY (TEIDE RADIO ONDA CERO)

 

.”Greenwich no pasa por Canarias, que debería tener dos horas menos que la Península”

.”Los jóvenes prefieren coger olas antes que volver al campo”

.”Puedes tener gallinas viudas o solteras. Un juez mandó matar a un gallo”

.”El lobby platanero debe ya aceptar un nuevo reparto de las ayudas”

.”La papa colorada es un manjar en Alemania, mérito del emigrante campesino: la trajo de los Andes y la arropó con los alisios”

.”Nuestro vino es artesanía, triunfa en Nueva York y Hong Kong, pero no en los hoteles de aquí”

.”El guachinche que ofrece la carta se está burocratizando; lo suyo es el vino y el platito de la tierra”

.”No podemos tratar igual al lagarto de El Hierro y a un campesino”

.”Yo me llevé un paraguazo por defender el Agua, un problema más serio en Tenerife que en Gran Canaria”

 

Greenwich no pasa por Canarias y las islas deberían tener en la actualidad dos horas menos que le Península, en lugar de una, para ajustarse al huso horario que le corresponde en realidad. Esta es la tesis de Wladimiro Rodríguez Brito, exconsejero nacionalista de Medio Ambiente en el Cabildo Insular de Tenerife y doctor en Geografía, que llegó a la terraza del Hotel Mencey este lunes con un libro sobre las cabañuelas bajo el brazo, para ser entrevistado en ‘Canarias en la Onda’, de Teide Radio Onda Cero.

 

Con esa afirmación replicó al ministro José Manuel Soria y recomendó que si España se apunta a la hora canaria, ésta conserve su ‘hora menos’ adoptando, a su vez, la hora real de su meridiano correspondiente.

 

En una entrevista en LAS MAÑANAS DEL MENCEY, ante los micrófonos de Teide Radio, señaló que el ‘punto fijo’ londinense dista, en realidad, 1.800 kilómetros de La Palma y 1.300 de Lanzarote, “lo que significa otra hora menos de diferencia”. Tratar de unificar Canarias y el resto del Estado para hacernos creer que pertenecen al mismo meridiano, sería, a su juicio, “ponernos debajo de Baleares en el famoso recuadro escolar” de un tiempo ya superado. Lo lógico, abundó por último en el tema, es que la Península tenga su hora natural, que, en efecto, es la de Greenwich, porque Franco cambió Londres por Berlín para acercarse a Hitler, pero en ese caso Canarias podría seguir teniendo una hora menos,  para que todos tengamos los relojes en paz.

 

“La juventud no ha vuelto al campo”, sentencia este palmero de Barlovento, padre de dos hijos e hijo adoptivo de Tenerife, que ha vuelto a cultivar el terreno que posee en su isla natal. Pese a los pronósticos en tal sentido a raíz de la crisis, constata que el divorcio entre las nuevas generaciones y el mundo rural persiste. “Hemos perdido la cultura tradicional. Vengo de Tazacorte, uno de los municipios más ricos en agua de calidad, y es preocupante, nuestros jóvenes prefieren coger olas, como comprobé en Corralejo, aunque requiera más esfuerzo que cultivar la tierra, pero se liga más.” Rodríguez Brito no entiende cómo gente sin recursos para dar de comer a sus hijos no mira siquiera a las tierras que están sin cultivar para ofrecerse a hacerlo.

 

El despertador del gallo

 

Y citó algunas de las dificultades que las autoridades y la sociedad, de modo incongruente, imponen a quien desee hacerse agricultor o ganadero. “Puedes tener gallinas viudas o solteras, pero no puedes tener un gallo, porque canta de madrugada y despierta a algún vecino que te denuncia.” Puso el ejemplo de una sentencia en Santa Lucía, por la que el juez mandó matar a un gallo. “Matar a un cochino, según la tradición”, añadió, “es ahora calificado de tortura al animal; y usan una descarga eléctrica con una pistola silenciosa. ¡Por Dios!”

 

Felicitó al comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, que, en su reciente visita, a Canarias impuso su criterio sobre el itinerario que deseaba seguir, y se centró en Tenerife. Cuestionó la vigencia del sistema de reparto de subvenciones derivadas del Posei, ya que, “si bien los plataneros tuvieran la habilidad de constituir en su día un lobby muy influyente que se apoyaba en razones objetivas de creación de puestos de trabajo, ahora no tiene el mismo sentido que la mitad de las ayudas recaiga en dicho sector”.

 

En este sentido, Leopoldo Fernández, consideró oportuno tener en cuenta las demandas de otros subsectores, como la vid. Rodríguez Brito criticó que en agosto, “para cumplir con el registro histórico exigido por las ayudas, se cortaran plátanos prematuramente, y se enviaran a la Península sin posibilidad de comercialización.”

 

La puesta en marcha de denominaciones de origen de papas y vinos es una feliz noticia para la agricultura canaria, según opinó este cualificado defensor de la actividad rural en las islas. Hizo un panegírico sobre el agricultor canario que mantuvo y conservó la papa andina “en Tenerife, algo en Lanzarote y La Palma”, un tubérculo de color que goza de predicamento en el extranjero. “Tengo un hijo vinculado con Alemania; cuando viene, les lleva papas de color que los turistas han visto y han probado arrugadas cuando han estado aquí y por ello gozan de una fama merecida de manjar: son papas que trajeron los emigrantes, las mejoraron y arroparon, y las adaptaron a los alisios.” Pero tras congratularse por ello, no puede por menos que lamentar la pérdida de hectáreas de papas en las islas. “Importamos 40 kilos por habitante y año.”

 

El mítico malvasía

 

El vino es un claro ejemplo de que tenemos que producir, sin más pretextos, lo que Wladimiro Rodríguez Brito denominada “artesanía”. “Los hoteles deben empezar a consumir vino de aquí, como están haciendo en Nueva York y Hong Kong, ¡quién nos lo iba a decir! Cada vez que voy a Fuencaliente, me tomo un malvasía con un almendrado, pero el otro día no tenía el malvasía de toda la vida. Parte de nuestra cultura y de nuestra agricultura es artesanía.”

 

Sin ánimo despectivo, del que participó en otros tiempos políticamente radicalizados, se refirió a las marcas canarias en los mercados norteamericanos, “donde el ‘gringo’ sabe que el nuestro es un vino pre-filoxera (en alusión al pulgón microscópico que hizo estragos en  los viñedos a finales del siglo XIX), y por eso nos tienen por una variedad de lujo y pagan 40 dólares la botella.”

 

Corremos el riesgo de burocratizar el ‘guachinche’, denuncia este político y profesor retirado, que ya disfruta de su jubilación en la Universidad de La laguna. “Ahora en un guachinche te muestran la carta, como si fueran restaurantes, cuando vas en busca de vino de aquí con un platito de la tierra.”

 

Marlene Meneses, conductora del programa, puso sobre la mesa uno de los temas favoritos de Wladimiro Rodríguez, el agua. “Es para estar hablando varios días”, le contestó con resignación. “Yo me libré de un paraguazo cuando quisimos sacar una ley sobre el Agua en el Parlamento y nos acusaron de querer estatalizarla. La Plaza Weyler era el reflejo de una economía si se quiere sumergida, pero boyante, y se vino abajo. Las tuberías por las que se canaliza son muy antiguas y es una vergüenza. La desgracia de la galería de Los Cochinos ha convertido en delincuentes a quienes gestionan el sector. La Palma, por suerte, conserva una cultura tradicional del agua. Hay que volver a limpiar las galerías. Las desaladoras no pueden pararse por escasez presupuestaria del Estado. Ojo, el agua va a ser en Tenerife un problema  muy serio, más que en Gran Canaria.” A su juicio, las universidades se han alejado de temas espinosos como éste.

 

Más árboles que en 500 años

 

Quiso saber José Antonio Pardellas la situación actual de vulnerabilidad de la isla frente a los incendios. “Uno de los costes de no tener agricultores y pastores es el riesgo de incendios”, si bien este verano ha sido excepcionalmente seguro.

 

Tenerife posee en la actualidad, fruto de las campañas de reforestación impulsadas en tiempos de Rodríguez Brito en el Cabildo, “la mayor superficie forestal en 500 años”, pero ya se ha agotado el dinero, a causa de los recortes, para la adquisición de fincas que repoblar.”

 

La eventual declaración oficial de Anaga como reserva de la Biosfera por parte de la Unesco le deja indiferente. “A estas alturas, ni me enfría ni me calienta. En Afur, le quitaron la pensión a don José Cañón, que tenía un chinchal (pequeño comercio), al que iban los alemanes a hacerse fotos, y lo cerró. Si para levantar una pared te exigen una serie de permisos, estamos aviados. Hay que hacerlo todo más sencillo. No podemos tratar igual al lagarto de El Hierro y a un campesino.”

 

A la encuesta de José Antonio Pardellas con todos los invitados de LAS MAÑANAS DEL MENCEY, sobre los sondeos y prospecciones petrolíferas, respondió que, “si bien no conozco ningún país que teniendo petróleo no lo saque, hay que tener en cuenta los riesgos medioambientales. No es un tema de buenos y malos, de blanco y negro; hay que contar con los majoreros y los conejeros. Y hay que apostar por las energías alternativas. En Arico se instaló la mayor planta fotovoltaica de Canarias, y la pararon. ¿Repsol se compromete a invertir en energías renovables? Ese es el tema”, señaló el autor del reciente libro ‘Agricultura y Medio Ambiente en Canarias. Mis reflexiones (2001-2012)’, que contiene una selección de artículos publicados en la última década en la prensa tinerfeña, editado por la Fundación Canaria Centro de Estudios Canarios Siglo XXI (de CC en Tenerife).

 

El comunista que idealizaba las revoluciones guerrilleras de América Latina y África, en tiempos de Fidel y Amílcar Cabral, dejó de creer “en las escopetas para creer en la cultura como único instrumento de cambio”, según confesó este lunes en ‘Canarias en la Onda’. Y a ese comentario siguió un recuerdo de extrema gravedad, el 23-F, la jornada que Rodríguez Brito vivió en el local del partido en la Rambla de Pulido, de Santa Cruz, espiando las luces de Capitanía. “De saber entonces”, como le explicó Leopoldo Fernández, “que González del Yerro no sólo no estaba implicado, sino que fue el primero en mostrar ese día su lealtad al Rey, habría estado más tranquilo cuando me vinieron a buscar para llevarme a una cueva en Arico.”

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario