EL COLOR DE GUIMARAES VE, POR FIN, LA LUZ

 la foto (5)

.Entrevista en LAS MAÑANAS DEL MENCEY

.El artista portugués esperó diez años la inauguración de su obra en Santa Cruz

.Las esculturas en  la calle llevan cuatro décadas resistiendo el vandalismo y el deterioro

 

El pintor y escultor portugués que revitaliza las ciudades con sus piezas cromáticas urbanas y optimistas, José de Guimaraes, visitó Santa Cruz de Tenerife, para asistir, con cierta incredulidad histórica, a la inauguración oficial (incluidas la fuente y las luces del proyecto original) de su escultura ‘Luta de serpientes’, instalada discretamente desde hacía diez años en el Parque de la Granja, junto a la Avenida de Madrid. Guimaraes visitó el set de Teide Radio en la Terraza del Hotel Mencey y no añadió leña al fuego: “El artista que no tiene paciencia no es nada”.

 

Con todo, estaba feliz por el resultado de esa espera. La escultura, que coincide con el año de la serpiente de agua del calendario chino, es su contribución a la segunda muestra de arte al aire libre con que se conmemoraba en los años 90 el vigésimo aniversario de la I Exposición Internacional de Esculturas en la Calle, ideada y materializada por la Comisión de Cultura del Colegio de Arquitectos. El artista de los tonos joviales festejó este 40º aniversario como la señal de un sitio enamorado del arte.

 

Y nos habló en LAS MAÑANAS DEL MENCEY del modo en que él se apasiona por un lugar cuando lo llaman para que invente alicientes callejeros junto a arquitectos y urbanistas. Citó Japón, que tan bien conoce como China, y desplegó una amplia monografía con las imágenes de su estación de Kushiro de techos amarillos y balaustres de color naranja, o su intervención en el estadio de fútbol de Kashima.

 

Estando a dos pasos, desglosó sus ‘memorias de África’: la primera vez que arribó a Angola a cumplir el servicio militar en el 67, y la “sorpresa positiva del arte, la gente y el paisaje”. Dijo que allí empezó una de las mayores colecciones privadas que se conocen de arte africano, seducido por su tribalismo cultural.

 

La entrevista que concedió este viernes a ‘Canarias en la Onda’ (Teide Radio Onda Cero) le llevó y le trajo `por los continentes donde ha vivido más allá de Portugal y Europa: Asia, África y América. En México se hizo mexicano adoptivo, leyó a Juan Rulfo, y se dejó arrastrar por la ola de erotismo y muerte de sus expresiones artísticas.

la foto (2)

 

La directora y conductora del programa, Marlene Meneses, y los contertulios habituales, Leopoldo Fernández, José Antonio Pardellas y quien suscribe, nos sentimos dichosos por el derroche de vitalidad de este artista consagrado. A su lado, el arquitecto Vicente Saavedra nos sensibilizó a todos de la importancia de tener a un centenar de esculturas de vecinas entre los árboles de los parques, las esquinas y los coches que transitan por las principales vías de la ciudad. Las esculturas tienen vida propia, las primeras en llegar han cumplido ya 40 años y, en algunos casos, sus autores ya han muerto. Santa Cruz posee un patrimonio exclusivo de enorme valor artístico y económico, pero a los ciudadanos y las autoridades les ha superado muchas veces la responsabilidad de conservar ese tesoro en las mejores condiciones.

 

Guimaraes escuchaba con prudencia los comentarios que le hacíamos y lamentó de la crisis los efectos irreversibles del estado de ánimo, amén del bolsillo. “Algunos artistas no sé como sobreviven”. Alguien cita ‘La balsa de piedra’, la novela de Saramago, y Guimaraes recuerda su contenido: una grieta en los Pirineos deja flotando en el Atlántico a la Península Ibérica (España y Portugal, juntos como un solo país), que se aleja revelando una cultura distinta y distante del continente.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario