EL ‘BENAHOARISMO’ SOCIALISTA, AL PODER EN EL CABILDO DE LA PALMA

 

guadalupe y anselmo juntos.jpg

Pestana y González Taño

 

La carrera de la censura abierta en La Palma contrarreloj y contra todos los obstáculos suscita las especulaciones más esperpénticas sobre el verdadero sentido de este instrumento artero de la democracia que amaña y remueve la poltrona una vez alcanzado el ecuador de todo mandato y legislatura, cuando no lo hace a la primera de cambio si el adversario se pone a tiro.

 

La añagaza de que se castiga la gestión tiene ya pocos acólitos en la hermenéutica de la censura política. Tanto en La Palma como en Priaranza del Bierzo, se ejerce el quítate tú para ponerme yo, por aritmética o por venganza. En API-CC sostenían este lunes que la censura del Cabildo es respuesta a la de Los Llanos.

 

Si el pacto de Gobierno canario va a caer por La Palma lo sabremos antes de que termine el mes, pero presiento que veremos caer, en su lugar, la posible ristra de municipios que esté en manos de los leales a José Miguel Pérez o desleales a Pestana, el nuevo hombre fuerte en la isla del partido sin partido, esa nueva especie política que poblará las próximas elecciones de nuevas siglas o reforzará las ya escindidas en crisis anteriores. Hay una tendencia, en absoluto denostable, a la desobediencia de partido, que gana terreno en las islas, como un fenómeno propiamente periférico, ajeno a las cúpulas metropolitanas. Y este es el caso. Gente como Alpidio Armas, que siguieron los pasos de Tomás Gómez en aquel plantón a Zapatero, han creado y criado esa cultura, con mayor o menor suerte respecto a la retirada del carnet del partido o la permanencia en él, según se tenga o no escaño legislativo.

 

Cuando los Cabildos eran intocables

 

Hasta hace un tiempo, los cabildos parecían inasequibles a esa fiebre, y su uso y abuso quedaba reservado para el consistorio municipal de turno cuyas mayorías permitieran el golpe de timón. Una vez probada esta medicina en la institución más histórica de la organización político-administrativa de Canarias, ya nadie se asombra de que dos partidos que sumen los votos necesarios y aguarden emboscados a la vuelta de la esquina para desalojar a la lista más votada.

 

En la Palma hay, en efecto, una ‘transvulcania’ en toda regla por hacerse y asirse al poder. De unos y otros. API-CC, estragada por haber ganado y perdido a la vez (ganó en las urnas lo que perdió en la cocina de los pactos), se las prometía muy felices tras el zarpazo del sector oficialista del PSOE en su feudo de Los Llanos de Aridane (la moción que desplaza a Noelia García, del PP, y pone a una alcadesa nacionalista con respaldo socialista se vota este miércoles), pero roto ese jarrón con este golpe bajo en el Cabildo, todas las miradas se central en la eventual cascada de mociones de censura del mismo signo en otras estaciones municipales como Barlovento, Garafía, Tijarafe y Breña Baja.

 

Se hacían apuestas sobre el Cabildo. En CC daban por marrados los amagos del crítico secretario insular Anselmo Pestana y sus acólitos por redoblar en el Cabildo la alianza del PSOE-PP, que amenazó desde el primer día la prosperidad del pacto autonómico de Gobierno entre Paulino Rivero y José Miguel Pérez. En la Palma se libra una de esas batallas del concurso televisivo ‘La Voz’ entre dos sectores enfrentados de la familia socialista. Y en esas quinielas, los nacionalistas conocían el diktat de Rubalcaba y Pérez de expulsar a la primera de cambio a los consejeros que censuraran con Asier Antona a Guadalupe González Taño. “No hay h…”, se retaba a la insurgencia socialista palmera coaligada con el PP desde el minuto uno de la resaca electoral de 2011.

 

Así que este lunes, poco después de las dos de la tarde, el PSOE se echó al monte y, 24 horas después de declarar Rubalcaba acerca del PP al enemigo ni agua, en la conferencia socialista del Palacio de Congresos de Madrid, los ‘zapatistas’ palmeros desafiaron la disciplina y se inmolaron a por todas con el PP amigo que le cede la presidencia insular.

 

Una vez expulsados, quedarán fuera de las listas de 2015 y tendrán que cobijarse en las ramificaciones escindidas del partido, o, en el hipotético caso de que dos de los firmantes se retracten en las dos semanas de la cuenta atrás que empieza hoy, estaremos ante un episodio insólito: la defensa de un ‘benahoarismo’ socialista hasta sus últimas consecuencias. Tal cual Tanausú.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión 1 comentario

Respuesta a EL ‘BENAHOARISMO’ SOCIALISTA, AL PODER EN EL CABILDO DE LA PALMA

  1. Manuel Dóniz

    Es deplorable, sobre todo desde el punto de vista del electorado, estas componendas de las mociones de censura que suponen un vuelco a los dictados de la soberanía popular, pero más deplorable aún es que por ambiciones personales, se rompa la disciplina de partido, pero ya lo dice el dicho, en el amor, la guerra, los negocios y la política, todo vale.

     

Añadir comentario