FERNANDO BERGE (CAJASIETE): “AHORA HAY MUCHA LIQUIDEZ”

 

la foto (28)

Fernando Berge, director general de Cajasiete

Entrevista al director general de la entidad en LAS MAÑANAS DEL MENCEY (‘CANARIAS EN LA ONDA’, TEIDE RADIO)

.Antes de que estallara la crisis, Cajasiete cerró el grifo a la financiación de suelo para nuevas promociones y al riesgo inmobiliario

.El otro ‘secreto’ de la entidad: abre oficinas y crea empleo, mientras el sector cierra sucursales y reduce plantilla

.Anuncia su incorporación al plan de Gobierno canario de 1.000 millones para rehabilitación

.La marca ‘Cajasiete’ dio un impulso a la histórica Caja Rural

 

“Ahora hay mucha liquidez y nosotros damos créditos, sin dudarlo, a clientes para fines viables”, declaró en LAS MAÑANAS DEL MENCEY (‘CANARIAS EN LA ONDA’, TEIDE RADIO) el director general de Cajasiete, Fernando Berge Royo. Su entidad vio venir el huracán de la crisis y decidió, con antelación, no financiar suelo para nuevas promociones y reducir a la mínima expresión el riesgo inmobiliario. “Fue un golpe de intuición”, afirmó el representante de esta caja regional con sede en Santa Cruz de Tenerife, que nació con clara vocación agrícola y no ha dejado de abrir nuevas oficinas, pese a la tendencia contraria del sector.

 

El director general de Cajasiete respondió a las preguntas del conductor del espacio, Oscar Herrera, así como de José Antonio Pardellas y un servidor, en el curso de una amplia entrevista, ante el cierre del ejercicio.

 

Fernando Berge sostiene que Cajasiete tiene “encanto” por su “cercanía y modo tradicional de hacer banca”. Cuando, finalmente, queden tres o cuatro grandes entidades financieras, tras el proceso de fusiones, apenas sobrevivirán las de ámbito local, y en ese segmento la caja que dirige –una cooperativa de crédito volcada en el desarrollo de la economía social- está en condiciones de dar la talla.

 

“Nuestra ventaja es que, al ser una cooperativa de crédito, no tenemos que repartir dividendos, y podemos dotar nuestras reservas y mejorar la red de oficinas y el servicio de nuestros empleados, potenciar la Fundación Cajasiete Pedro Modesto Campos, etc.” Una de las señales de que esta caja actúa por libre y contra todo pronóstico es que, mientras el sector cierra sucursales y reduce plantilla, ella sigue abriendo nuevas sedes con la filosofía de una entidad de vocación regional (cuenta con 88 oficinas, 13 de ellas fuera de la provincia tinerfeña, con el propósito de llegar pronto a 25). Este año ha inaugurado ya cuatro nuevas y la quinta está prevista en Arucas para los próximos días. Este es uno de los ‘secretos’ mejor guardados de Cajasiete, en medio de un sector que reduce sus efectivos de manera intensiva.

 

Antes de que estallara la crisis, los rectores de Cajasiete tuvieron un golpe de intuición, según relata su director general: “Decidimos no financiar suelo para nuevas promociones y moderar la exposición al riesgo inmobiliario, que en la época más álgida representaba el 6%  y ahora es de tan solo el 2%. No tenemos, por tanto, en esa actividad, prácticamente, ningún quebranto.” Berge se felicita “porque demostramos tener visión”.

 

El plan de los mil millones

 

Cajasiete se sumará a la firma de convenios con el Gobierno –en la línea de lo que ya han hecho Bankia, Santander y BBVA dentro de un plan de 1.000 millones en créditos- para financiar la rehabilitación. “El futuro de la construcción es la renovación de los edificios residenciales y turísticos, así como las reformas en las propias viviendas”, señala.

 

Coincidiendo con un auténtico alud de vaticinios positivos (España abandona la recesión; Canarias, según la CEOE de Tenerife, crecerá un 1,6% en 2014; ya se crea empleo, etc.), el director general de Cajasiete afirma sin titubeos: “Antes había un problema de liquidez; ahora hay mucha liquidez. Nosotros no tenemos problemas de otorgar créditos a clientes para fines viables”. Y advierte: “Lo que no hacemos es financiar para pagar deudas a otras entidades.” Es consciente de que todavía no ha retornado el crédito a la calle como tendencia general del sistema financiero. “Los bancos que no conceden préstamos es porque tienen otras estrategias, pero liquidez hay”. Cajasiete está especializada en financiar a familias, autónomos y pymes.

 

La alta morosidad existente en España (ronda el 13%) reprime a muchos bancos a la hora de conceder créditos. Según explicó, “cuando los clientes no pagan los préstamos, tenemos que provisionarlos, porque lo exige la normativa. Hay bancos que se han visto obligados a buscar nuevos accionistas para hacer frente a la situación. Nosotros estamos dos puntos por debajo de la media de morosidad, en torno a un 10%, y la tipología de nuestros clientes hace que no constituya una amenaza.”

 

A su juicio, de esta crisis se saldrá “con el ahorro, pero, dado que el endeudamiento era muy grande, ese ahorro iba destinado a dicho fin, y solo a medida que avance el desapalancamiento, se notará en el consumo.”

 

La marca ‘Cajasiete’, con la que afrontó la crisis la histórica caja rural, ha dado un impulso a la implantación de la entidad, que ha crecido en número de oficinas en otras islas, además de Tenerife. “Hemos querido demostrar que en Canarias era posible contar con una entidad local capaz de competir con los grandes bancos, y hacerlo bien. Finalmente, nos hemos quedado como la única entidad financiera propiamente canaria, que reinvierte en las islas sus beneficios y contribuye al progreso de esta sociedad.”

 

Arrendar a bajo precio

 

El gran drama humano de la crisis, los desahucios, ha sido solventado por Cajasiete, según su director general, “mediante un convenio con la FECAM (Federación Canaria de Municipios), para que, en situaciones límite, la gente pudiera acogerse a un contrato de arrendamiento con un importe bajo. Cuando se producían subastas, y el precio final era inferior al tasado, hemos exonerado al cliente de la deuda, para que pudiera partir de cero y no con una carga añadida. En esto hemos sido modélicos.”

 

El tradicional apoyo al campo por parte de la Caja Rural continúa, aseguró Berge. “En la actualidad, más del 80% de la actividad agraria tinerfeña se gestiona a través de Cajasiete. Los grandes bancos ahora buscan este sector, por su potencial, pero nosotros estamos muy bien posicionados.” Desde la atalaya de esta entidad se aprecia, según apuntó, que “están surgiendo nuevos empresarios del campo, agricultores profesionales, si bien aún se trata de una minoría.”

 

Esta caja de capital canario tiene más de medio siglo de historia. Cajasiete-Caja Rural surgió como cooperativa de crédito el 6 de mayo de 1962, fundada por un colectivo de empresarios del campo para dar respuesta a las necesidades de financiación del sector primario. Fue en la década de los 70 cuando despegó realmente la idea de aquel grupo de pioneros. Gracias a la Ley de Cooperativas de 1989 (y su posterior Reglamento de 1993), pudo acceder a todos los sectores productivos de la economía canaria. En 2005 dio un salto de calidad, con la inauguración del edificio de su actual sede en Santa Cruz de Tenerife y dos años después, el 1 de octubre de 2007, adoptó su nueva denominación oficial, ‘Cajasiete’, bajo cuya marca se ha desplegado regionalmente.

 

El beneficio neto de Cajasiete en 2014 será similar al de 2013, en torno a dos millones de euros, “una cifra moderada, porque dedicamos grandes cantidades a saneamiento.”    

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario