EL FMC, UN ‘LUJO’ PARA CANARIAS

 

Los treinta años que hace que un día Canarias inaugurara su festival de música clásica con la timidez de unas islas melómanas con olfato son la mejor divisa de una feliz idea. El XXX Festival de Música de Canarias, que ha puesto su listón alto en la crisis con la Orquesta Sinfónica de Chicago y que renueva sus credenciales con un programa liderado por las dos orquesta insulares y un plantel de músicos internacionales de primera fila, elude todos los fantasmas, por una vez, y continúa su camino. Esta era la ruta de un territorio de grandes vocaciones artísticas, vivero de voces consagradas (Kraus, Celso Albelo, María Orán, Yolanda Auyanet…) y de talentos en todas las artes. El FMC es el faro que debimos seguir en las demás culturas de nuestro ámbito cuando el crack de 2008 vino a ‘joder’ el momento más dulce de los creadores y su industria en una tierra que vive, paradójicamente, de la promoción de sus valores. De ahí que traiga a colación las palabras que esta semana, con la puesta en marcha del festival, vertió en la antena de Teide Radio la directora del FMC, Candelaria Rodríguez, cuando en LAS MAÑANAS DEL MENCEY (CANARIAS EN LA ONDA) se le preguntó por quienes opinan que traer a la Sinfónica de Chicago es un lujo en unas islas necesitadas: “¿Y por qué otros pueden permitirse ese lujo y nosotros no?”

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario