FELICIDADES EMPIEZA POR ‘EFE’

 

 

El periodista de agencia no es un mero repartidor de noticias. No cocina a solas para selectos comensales. El suyo, a menudo, es un trabajo anónimo, pero no minoritario: siempre fue detrás de la esquina a buscar la noticia para servírsela en bandeja al mundo; ya era un periodista global antes de que irrumpieran las redes de Internet. El oficio de un redactor de agencia de prensa es la expresión del periodismo en estado puro. Las agencias tienen sello propio, normas de estilo, depuran el lenguaje, lo cuidan, cuentan las cosas con esmero y adjetivan lo justo. “Azorinianos”, exclama José Antonio Pardellas escuchando a Saro Prieto, delegada de Efe en Santa Cruz de Tenerife. La agencia ‘Efe’ cumple 75 años, y yo diría que fue una de mis primeras escuelas: leía los despachos de ‘Efe’ en la prensa porque eran concisos, claros, informaban sin irse por las ramas. La primera vez que ‘Efe’ llegó a las islas fue en el 79, dos años después de que José Ángel Castro –que sería su primer delegado en Canarias- vino a cubrir el accidente de los jumbos y vio la necesidad de cubrir la plaza. Tienen un sello de identidad las agencias, ‘Efe’ la tuvo siempre cuando Carlos Mendo fusionó a Cifra (nacional), Alfil (deportes) y Efe propiamente (internacional) bajo un mismo nombre, que nunca se acreditó si era ‘F’ de Franco o de Falange. “Efe es un cauce importante del idioma español en el extranjero”, sintetiza Leopoldo Fernández, que nació al periodismo en otra agencia histórica, Europa Press (1964). ‘Efe’ es celosa de su fábrica de noticias y nos reprende cada vez que omitimos la fuente cuando la omisión deja de ser olvido casual para convertirse en rutina. Saro Prieto, la sólida periodista al frente de la agencia más antigua de España, definió a su empresa en ‘LAS MAÑANAS DEL MENCEY’ (‘CANARIAS EN LA ONDA’, de TEIDE RADIO), a la pregunta de Marlene Meneses, como “una distribuidora de noticias entre nuestros abonados”. Y el futuro amplía el espectro de clientes: las ediciones digitales de los periódicos, en primer lugar. ‘Efe’ terminó el quinquenio negro de la economía sin un despido en Canarias. Felicidades empieza por ‘Efe’.      

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario