Por qué no me callo. GARCI & RIOYO

 

 

'Casablanca' (1942) sugiere a Garci una segunda parte, de momento un sueño desvelado en Tenerife  que podría hacer regresar al cine al director que ganóp el primer Oscar a una película española, en 1983.

‘Casablanca’ (1942) sugiere a Garci una segunda parte, de momento un sueño desvelado en Tenerife, que podría hacer regresar al cine al director que ganó el primer Oscar a una película española, en 1983.

 

En la entrada y salida de viajeros que es la isla, como decía Pérez Minik, dos cosmopolitas bien amistados, José Luis Garci y Javier Rioyo, han venido al plató natural de Raquel Welch, en ‘Hace un millón de años’, y de ‘Furia de titanes’, a hablar del cine y la vida. Garci se da por amortizado, reacio a rodar con el móvil mientras añora los rieles del travelling, pero su amigo Rioyo revela que, en realidad, anhela hacer la continuación de ‘Casablanca’. El madrileño metió a este país hace treinta años en el club de los Oscar (‘Volver a empezar’), rompiendo un maleficio nacional, como hizo Del Bosque en fútbol en Sudáfrica. Y esta semana en que el mundo vuelve a ser un balón absolutista en la bronca Brasil indignada con los estadios sin terminar, el cineasta desentierra sus crónicas de ABC del Mundial del 94, un libro exquisito. Rioyo no se traga el “escepticismo calculado” de Garci, cree que hará realidad el sueño de Casablanca. Porque vio a Di Stéfano jugando con 39 años pensó que un día llega ese día inobjetable de la jubilación. Cuando Rioyo (periodista y autor de referencia en el cine documental español, con un Goya, y próximo director del Cervantes de Lisboa) perdió a Garci en el aeropuerto de Nueva York, estaba retenido por su semejanza reincidente con un terrorista que se llama igual que él.

Javier Rioyo y José Luis Garci, cineastas y escritores, inauguraron el ciclo de conferencias del Casino de Tenerife. /Diario de Avisos. FRAN PALLERO

Javier Rioyo y José Luis Garci, cineastas y escritores, inauguraron el ciclo de conferencias del Casino de Tenerife. /Diario de Avisos. FRAN PALLERO

 

Este hombre de la ‘edad de piedra’, sin smartphone ni correo digital, es un tótem de la Transición, que abdicó un año antes que el Rey. “¡A ver si Felipe VI me ilusiona!”, clama dejando entreabierta la puerta de ‘volver’ al cine. Pero Garci aboga, con 70 años y cara de universitario, por un “mundo sin reuniones” para buscar financiación. Dos nómadas que saben de Canarias y de los canarios, de Manuel Padorno, Pinito del Oro y Luis Feria, de Agustín de Betancourt y Galdós, que se escapaba a París con su novia Pardo Bazán. Rioyo alzó la vista –hablaban en el Casino de Tenerife- y celebró los frescos de Néstor de la Torre. Garci pensó entonces en el Prado como un cine europeo que rendiría homenaje a Berlanga, para completar el mito. Asomó la cabeza Ansalpe (Antonio Salgado), entre el público, y también rindió su tributo a los ‘agonotetas’ del ‘new journalism’ boxístico de la Transición: Alcántara, Vadillo, GarciTyson mordió en la oreja a Holyfield en las Vegas (1997), por el título mundial de los pesados, y fue descalificado. A Garci se le ocurrió decir entonces que el combate se decidió “por ‘bocao’ técnico”. Aún no sabíamos que, al día siguiente,  Banderas y Melanie Griffith iban a terminar en match nulo.  

 

Melanie Griffith y Antonio Banderas se separan dieciocho años después.

Melanie Griffith y Antonio Banderas se separan dieciocho años después.

 

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario