Por qué no me callo. CAFÉ LIBRE

Barack Obama y Raúl Castro se saludaron en el estadio FNB de Johannesburgo, en el barrio de Soweto,durante el funeral de Nelson Mandela, el 10 de diciembre de 2013.

Barack Obama y Raúl Castro se saludaron en el estadio FNB de Johannesburgo, en el barrio de Soweto,durante el funeral de Nelson Mandela, el 10 de diciembre de 2013.

 

Si Cuba y Estados Unidos pueden reconciliarse por Navidad como si tal cosa, después de medio siglo a la greña, la mesa (de negociaciones) está servida para otras fumatas blancas, con la intercesión de este ‘papa apagafuegos’ que es un verso suelto en la- Iglesia apostólica y argentina, y, legítimamente, el siglo XXI empezaría entonces aquí y ahora. Pasamos de ese modo otra página en la guerra fría, caído el muro del Caribe, y están el rublo y Europa como para tirarse piedras sobre su propio tejado. Es la crisis la que no pega ojo, con sus lobos solitarios saliendo con una bomba por la boca del túnel a espeta perros contra los bolardos de Génova. Y nos vamos de este año con historias de parias y parados  que son el voto oculto que sueña con ser hoy el afortunado pasivo de la barra del bar. Rajoy ha puesto la historia delante de los bueyes; a esta crisis en descenso al ralentí no la deja atrás ni el gordo de la lotería con todos sus ‘kilos’ de más. Tal es el efecto, la crisis comenzó en caída libre, hasta que se abrió el paracaídas y el aterrizaje es esto. Terminemos el año comulgando con mitos (falsos o verdaderos). Los de mi quinta  tuvimos muy mitificada la noción de ‘Cuba Libre’, y esta salida de pato cojo de Obama, que no de pata de banco, es un brindis con los Castro por Navidad –entre Whitman y Martí una de wasaps en verso- que arranca una página de la historia; el relato así cobra sentido. Si en el 62, la crisis de los misiles hubiera desatado una guerra nuclear, ¿qué gallo cantaría el 24 a medianoche año por año?, y en cambio el bloqueo se ha dado de bruces.

En octubre de 1962, Fidel y Kennedy protagonizaron la crisis de los misiles, instalados en la isla por la URSS en tiempos de Jrushchov, a raíz del bloqueo norteamericano y la frustrada invasión de Bahía Chocinos.

En octubre de 1962, Fidel y Kennedy protagonizaron la crisis de los misiles (instalados en la isla por la URSS en tiempos de Jrushchov), a raíz del bloqueo norteamericano y la frustrada invasión de Bahía Chocinos. El mundo estuvo al borde de una guerra nuclear.

 

Llegó Obama y ‘mandó parar’. Puesto el reloj en hora y corregida una anomalía histórica apolillada, diríase: 50 años de comunismo en Cuba ‘sin embargo’ el embargo. Un papa paisano del Che y un presidente negro en la Casa Blanca se han cargado el mito. David y Goliat hacen las paces en América. No es lo mismo, pero es lo mejor. Que Rimbaud no haya escrito las ‘Iluminaciones’ derrumba otro mito, pero si fue Germain Nouveau, pues que se diga, aunque el poeta precoz se nos resienta, ahora que el género –la suplantación- está en el candelero con el pequeño Nicolás recién desenmascarado (sin nada que ver en la entente del Caribe) y las últimas novelas de Cercas y Marías. Este Papa cumpleañero repartiendo entre los pobres las pulardas del convento es mi favorito para el balón de oro de personaje del año. Y a Pablo Iglesias –la nomenclatura no puede ser más navideña- le pisa los ‘talones’ Alfonso Delgado, el actor ‘sin suerte’ del spot, como un epígono de Podemos, que impera allí donde hace mella la crisis y todos quisieran hoy que el café costara 21 euros.

Los actores Julián Valcárcel y Alfonso Delgado, en la escena del spot de la Lotería de Navidad en el 'bar de Antonio'.

Los actores Julián Valcárcel y Alfonso Delgado, en la escena del spot de la Lotería de Navidad en el ‘bar de Antonio’.

 

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario