Por qué no me callo. EL JUEZ FERNÁNDEZ MARTÍNEZ

Punto de Encuentro de DA con los jueces Juan Manuel Fernández Martínez y Antonio Doreste.

Punto de Encuentro de DA con los jueces Juan Manuel Fernández Martínez y Antonio Doreste.

 

¿Señor juez, quién paga la crema solar del niño en verano, papá o mamá? Vivimos judicializando hasta las chorradas, dijo el ponente. En medio de la luenga precampaña (que data del 20D), hablamos de lo humano y lo divino, sin que entre ambos encuentre hueco la justicia. Vade retro. Evitamos, evitan los partidos (no los judiciales) mentarla, porque la bicha del sistema es la independencia de las togas y el colmillo del juez. Y los partidos blindan sus temores politizando la justicia española, que es decimonónica. Sin embargo, los jueces quieren que se sacuda el felpudo de la Cosa, que son mayorcitos y ya está bien de la zanahoria –no es mía la metáfora- de los ascensos. Y están los jueces políticos, con distinta fortuna. Y estamos los periodistas con el juicio paralelo, como jueces del ‘cuarto turno’ dictando las condenas del telediario. Juan Manuel Fernández Martínez –un hallazgo para el público de La Palma– contó un juicio en Londres sobre una guerra entre bandas callejeras con muerto. “Pero que los periodistas no informen”, solicitó el acusado al juez. Martínez –que es vocal del CGPJ– le preguntó al juez: “¿Y usted cree que la prensa le va a hacer caso?” El magistrado lo miró con extrañeza: “Naturalmente, ¿en España no?” En España, comentó Saavedra en el coloquio, las filtraciones están a la orden del día con la mayor impunidad. Celtiberia show, dijo Carandell. Con el suflé de los escándalos de corrupción, hay un secreto a voces del sumario. El Punto de Encuentro con el magistrado de Barquisimeto radicado en Navarra y el presidente del TSJC, Antonio Doreste, fue una teórica de máster. DA ‘exportó’ el formato de S/C de Tenerife a S/C de La Palma, como un viaje en el Ministerio del Tiempo al año cero, donde nació el periódico, 125 años después. Cumbre de fuerzas vivas y gente ilustrada, marca de la casa: La Palma, un viernes de puente víspera de champions, llena la Fundación CajaCanarias para debatir de política y justicia. Solo pasa aquí. ¿Por qué el ponente eligió tentar al toro titulando ‘La politización de la Justicia’? Por tronío. Cuestionó el sistema de elección de vocales del Poder Judicial, criticó o elogió, artero con la muleta, como si fuera juez. De ese jaez. Al final le preguntamos en el cóctel del Café de Don Manuel, ¿qué haría si lo llaman a las tertulias del plató político? Está dispuesto. Aquel Montesquieu plasmó los tres poderes y nos echamos a la bartola sin los checks and balances (sin pesos ni contrapesos, al albur del poder). ¿Son independientes los jueces, entonces? Martínez rompió una lanza por la égida de Zeus de sus colegas y brindó una cita de Tomás y Valiente (la desconfianza del legislador hacia ellos). Ahora sospechamos de la acusación particular, de los ‘manoslimpias’ que trincan.

 

Charles Louis de Secondat, Señor de la Brède y Barón de Montesquieu

Charles Louis de Secondat, Señor de la Brède y Barón de Montesquieu

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario