La Entrevista del Domingo de Diario de Avisos/JUAN CARLOS MONEDERO (Podemos): “Pedro Sánchez va como un pollo sin cabeza”

 

monedero sillon

 

Fotos: ANDRÉS GUTIÉRREZ

Por CARMELO RIVERO

 

“¿Por qué les acusan de financiación iraní?” Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos, responde: “Es, tras Venezuela, el otro coco. Tenemos los peores amigos del mundo. Esa es la imagen que se quiere dar de nosotros”. Esta ha sido la semana de Unidos Podemos, segunda fuerza en la encuesta del CIS tras el PP. El sondeo otorga verosimilitud a la conjetura preferida de Pablo Iglesias para el 26J, el sorpasso, al aventajar al PSOE, que es tercero. El programa de Podemos, editado como un catálogo de Ikea, es mirado con lupa, ante su ascenso en los primeros compases de esta segunda vuelta de las elecciones de diciembre.

La campaña electoral, iniciada el viernes, con la dramatización de esa pugna en la izquierda -dos partidos se arrogan la socialdemocracia- reproduce algunos estigmas del 20D respecto a Podemos, como sus nexos con Venezuela e Irán. En esta entrevista, uno de los padres de Podemos, Juan Carlos Monedero, profesor titular de Ciencia Política de la Universidad Complutense de Madrid y autor de una veintena de libros, revela su enfrentamiento y reconciliación con Hugo Chávez, y hace este diagnóstico sobre su rival más directo: “El PSOE desaparecerá. Pedro Sánchez va como pollo sin cabeza”

El debate a cuatro que se televisará hoy es la primera prueba de fuego. En el diálogo con DIARIO DE AVISOS, Monedero -que protagonizó en abril un Punto de Encuentro con empresarios organizado por este periódico- responde a las cuestiones cardinales del momento. El politólogo afín a la revolución bolivariana declara: “Si Naciones Unidas opina que en Leopoldo López hay una detención forzosa, sería exigible su puesta en libertad”.

-Cuénteme la verdad acerca de su relación con Chávez.
“Lo conocí y lo asesoré. Chávez me pareció siempre una persona excepcional. No solo sacó a Venezuela del agujero en que la metió el turnismo adeco-copeiano, sino que sacó a América Latina de su postración. Sin Chávez es difícil imaginar a Lula en Brasil, Evo en Bolivia, Correa en Ecuador, Kirchner en Argentina… Recuperó la OPEP y rescató al continente subiendo los precios de las materias primas, que posteriormente se hundieron. ¿Qué pasaría en España si perdiéramos el 80% del turismo? Tenía una concepción regional, como Altiero Spinelli o Schuman respecto de Europa. En su queja desesperada antes de morir, ‘necesito más tiempo’, se daba cuenta de que la cultura política de un país no se cambia en 10 años”.

-¿Se dejaba asesorar?
“Tuve con él una discusión fuerte en 2010, porque le dije que había un problema de hiperliderazgo, donde Chávez tenía que atender hasta los baches que había a la salida del Palacio de Miraflores. Fidel Castro le regañaba: ‘No eres el alcalde de Venezuela, eres el presidente’. En esa reunión planteé que nadie hacía su tarea, esperando que él tomara la iniciativa. Una empresa no funcionaba porque el presidente no había firmado el punto de cuenta para ponerle el nombre. Discutimos, se enfadó conmigo y decidí abandonar mi aventura venezolana”.

-¿Así terminaron?
“Dos años después, regresé, cuando enfermó. Intervine en un programa a las seis de la mañana y entró una llamada con su voz inconfundible diciendo desde Miraflores, ‘querido Juan Carlos, ¿cómo estás?’, y reconociéndome en público que tenía yo razón en lo del hiperliderazgo. Yo le vi llorar por la lentitud del proceso. Venezuela perdió un líder descomunal. Y América Latina”.

-¿Qué opina sobre los presos de Venezuela y, en particular, sobre Leopoldo López?
“Si en España alguien, la noche de las elecciones, hubiera llamado a desconocer el escrutinio electoral y a generar disturbios, incendios y 43 muertos, estaría en la cárcel. Si los organismos de Naciones Unidas opinaran que en el caso de Leopoldo López hay una detención forzosa, sería exigible su puesta en libertad. Aznar mandó, en el 98, para ayudar a Irene Sáez, que contendía contra Chávez, a Moragas, Pedro Arriola y Francisco Correa, el de la Gürtel. Que lo explique”.

-Por haber asesorado a Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua dimitió en Podemos.
“Yo he sido consultor internacional y llevo 24 años dando clases. Para poner en marcha La Tuerka en Internet logro un encargo del Banco del ALBA y tributo legalmente por dividendos; ante el jaleo, decido hacer una complementaria y tributar por IRPF. Aznar no lo hizo y Hacienda lo multó. Soraya Sáenz de Santamaría dijo que si la gente fuera como yo no habría hospitales, y Antonio Hernando (PSOE), que yo era el Bárcenas de Podemos. Me parece genial que Aznar denuncie a la Agencia Tributaria por revelación de secreto, pero es un vivales, que nos mete en la guerra de Irak, construida mediáticamente por Murdoch, quien lo recompensa en el consejo de News Corporation”.

AG - JUAN CARLOS MONEDERO - 01.JPG

 

-Murdoch, el Ciudadano Kane de la guerra de Irak.
“Los protagonistas de la foto de las Azores forman parte de un mismo entramado. Blair también trabaja luego con Murdoch. Y a Durão Barroso, que presta las Azores, lo nombran presidente de la Comisión Europea”.

-El promotor inmobiliario franquista Ambrosio Jiménez, que simpatiza con ustedes, dice que le recuerdan el miedo a Felipe González en el 82.
“Hay gente que se asusta. Gente mayor y en zonas rurales. Dicen que somos el lobo”.

-¿Surgirán más partidos emergentes?
“No lo veo, salvo un partido de inmigrantes. Confluencias, sí. Del PSOE ya nos vienen”.

-¿Cómo ve al PSOE?
“En franca disolución, con cinco millones menos de votos al final del bipartidismo. Está a expensas de Ciudadanos, que ha bailado la yenka. Como tendencia, ha caído en las zonas más dinámicas de España: Madrid, Barcelona, País Vasco. En Valencia y Canarias nos votan más que a ellos. Una extinción casi biológica”.

-¿El sorpasso cuajará en estas elecciones?
“No me gusta esa expresión, tiene connotaciones antiguas. Creo que la desaparición del PSOE es útil, pero no es una buena noticia. Un ministro alemán del SPD, que vino a conocernos, nos veía como unos nostálgicos socialdemócratas. Le reproché que gobiernan con Merkel y me contestó: ‘Yo no vivo del pasado’. Es la actitud de la socialdemocracia europea condenada a desaparecer”.

-¿Son, entonces, un partido socialdemócrata?
“Decía Hegel que en la síntesis hay parte de la tesis y de la antítesis. En Podemos tiene que haber una parte de la memoria de la izquierda tradicional, que hay que reinventar siendo menos dogmáticos. Algunas etiquetas solo tienen un aire de familia: ¿qué es la clase trabajadora? En Francia una parte de ella vota a Le Pen. ¿Qué es la izquierda? Lassalle, Olof Palme, Anguita, González, Pol Pot… Son conceptos agotados”.

-¿La coalición con IU complementa o escora a Podemos?
“En IU todos no son Garzón. Reconozco mi temor a los lastres de una izquierda derrotada. Perderíamos magia. Creo que IU suma y complementa. Pero no tengo claro si también nos escora hacia una izquierda tradicional”.

-Su amigo Llamazares se opone a esa alianza. Anguita, con quien hizo un libro, la avala.
“A Gaspar, con todo cariño, lo veo errático. Julio, como el buen vino, envejece bien. Fue siempre rehén de la maldición de Casandra: saber lo que iba a ocurrir sin convencer”.

-¿Por qué González no los traga?
“Porque Pablo y yo le recordamos sus sueños traicionados, le hacemos ver su estercolero”.

-¿Fue un error de Iglesias desenterrar la cal viva?
“Seguramente, no lo volvería a decir, sino le recordaría que es un lobista. Pero hay una gran hipocresía en España, donde ponemos en el Facebook nuestra mejor foto. Es difícil entender una transición ejemplar con 120.000 asesinados en las cunetas por defender la Constitución del 31 contra un aliado de Hitler como Franco y el palmarés terrible de ser el primer país del mundo, tras Camboya, en fosas comunes. Como plantea Cercas en Anatomía de un instante, Tejero nos hace mejores, pero no a todos antifranquistas. González fue el que dijo, me presentaron un papel para si quería volar a la cúpula de ETA. ¡Ah, había guerra sucia! Recordar los GAL y la cal viva implica un debate moral que disturba la placidez de la memoria”.

-¿Cuál es la postura de Podemos sobre el terrorismo?
“Si decías que ETA asesinaba por motivos políticos, te demonizaban, cuando el diccionario de la Real Academia nos da la razón. Pongamos rigor. Otegui no es Mandela, pero quien niegue que colaboró en el proceso de paz miente. ETA ya no mata, lo cual celebro y lo que espero es su desaparición absoluta. Y luego está el yihadismo. No pretendemos desmilitarizar Canarias, sino que las Islas no se usen para operaciones de castigo. ¡Qué necesidad, viviendo del turismo! Queremos terminar con el terrorismo islámico, atacando su financiación y la venta de armas. Eso lo silencia el pacto antiyihadista. Y Rivera diciendo, ‘sí, hay que bombardear’. Yo le digo, ponte tú la camisa caqui y vete a bombardear”.

-El PP le pidió en 2003 cinco años de cárcel.
“Me denunciaron porque los estudiantes que hacían la página noalaguerra.org llamaron cómplices de asesinato a los diputados que votaron intervenir en Irak. Me pidieron los nombres y no los di. Uno tiene contradicciones, pero también dignidad. Fue sobreseído”.

-¿Por qué les acusan de financiación iraní?
“Es, tras Venezuela, el otro coco. Tenemos los peores amigos del mundo. Esa es la imagen que se quiere dar de nosotros. Todas las denuncias han sido archivadas, y el que las promueve, Manos Limpias, está en la cárcel. Yo era una persona normal a la que un día le llovieron las querellas. Me pasa como a Gila, que me fusilaron mal”.

-¿Qué porvenir le augura al Partido Popular?
“Representa el orden establecido, con cuatro millones menos de votos y una capacidad vehemente de subsistir. No les va a pasar lo que a UCD. Ejecutarán a quien sea y se renovarán con una fuerte carga generacional”.

-Maroto, Pablo Casado…, asoman los delfines.
“Pero no es gente nueva, son profesionales burócratas del viejo bipartidismo. Todos, ¡eh! César Luena, Susana Díaz, Sánchez, Hernando. Casado aparece de intermediario de Aznar en negocios con Gadafi. La renovación de la derecha se hará con mujeres jóvenes del tipo Andrea Levy, y, más allá, Inés Arrimadas o Villacís, aunque esta es más cínica”.

-¿Y en el PSOE?
“Pedro Sánchez está muerto. Va como pollo sin cabeza. Recuerda a la película Doce del patíbulo, de unos condenados a muerte en la Segunda Guerra Mundial, a los que ofrecen una misión suicida: si sobreviven, los indultan. Se lo van a cargar. Se echó en brazos de Ciudadanos y traicionó su programa como traicionó a Rubalcaba. Susana Díaz, a su vez, traicionó a Griñán, que al parecer es un tipo honesto. El PSOE suena más al Pasok. Es más fácil que sobreviva el PP y que el PSOE se transforme en otra cosa”.

-Podemos llegó a ser primero en intención de voto (CIS, octubre de 2014). Economía, corrupción, ¿qué manda esta vez?
“Las explicaciones que dé cada cual de estos meses”.

-¿La carga de la culpa?
“Pedro Sánchez decidió hacerlo con Ciudadanos y no con nosotros”.

-¿Confían en gobernar?
“Es una probabilidad muy alta. El que tengamos más votos que el PSOE es la única alquimia capaz de conciliarlo con sus postulados socialdemócratas, como en Madrid y Barcelona”.

-¿Qué tienen pensado hacer?
“Si necesitamos al PSOE y quieren entrar en el Gobierno, no debe haber problema”.

-¿Pablo Iglesias será presidente?
“Claro, es uno de los líderes más luminosos de la política española”.

-¿Usted le puso un defecto: “soberbia intelectual”?
“Todos los profesores somos soberbios. También señalo sus virtudes. Una fascinante capacidad de trabajo. Mucha frescura. Y talento para conciliar”.

-¿Con cuál reemplazó a Sergio Pascual por Echenique?
“Con las tres. Un acierto brutal. Sergio insistía en hacer un aparato y la locomotora se comía a los vagones, los círculos”.

-En esa crisis, Íñigo Errejón se volatilizó.
“Íñigo despertó de una ensoñación burocrática y tuvo una respuesta pueril, al decir, ‘ahora no respiro’. Y desapareció. Luego hizo la lectura correcta: Podemos es más grande que nuestros desencuentros”.

-¿Se sintió un apestado cuando le señalaban desde dentro?
“Sí, sí. Me dolía que algunos creyeran que si yo desaparecía se terminarían los problemas, como se ha visto”.

-Un año después de salirse, ¿cuál es su papel?
“Como diría Zygmunt Bauman, soy un dirigente líquido”.

AG - JUAN CARLOS MONEDERO - 02.JPG

-¿Mosca cojonera, el no-candidato que agita?
“No tengo interés en serlo. Discutimos mucho. Hay un libro en el que lo hacemos, pero la gente no lee. Soy amigo de Platón, pero más amigo de la verdad. Dicen Monedero es el radical y Podemos es Monedero. Quedan como idiotas. No tengo cargo, no me reúno con nadie, salvo con mis amigos”.

-¿Con Pablo Iglesias?
“Claro. Es mi amigo”.

-¿No tanto con Íñigo?
“También le veo”.

-¿Era buen alumno?
“Muy bueno. No deja de hacerme gracia que él parezca el moderado y yo el radical, cuando yo era el profesor que lo templaba”.

-¿Por qué Juego de Tronos es un referente?
“A mí no me gusta, es como Gran Hermano, pero con un enano maquiavélico. A Pablo y a Íñigo les encanta”.

-¿Es terrible el ocaso de Europa?
“Ya tuvo su agujero en los 30 y la situación es parecida. La salida natural del capitalismo en crisis en Europa es el populismo de ultraderecha, xenófobo y autoritario”.

-¿Hitler está amortizado?
“Decía Galbraith que la memoria del último timo piramidal dura 15 años, y recaemos. Hay un 20% de fascismo en Europa. El 80%, o se moviliza, o el 20% te rodea y te remata”.

-¿Entre Tsipras y Varoufakis, con quién se queda?
“Varoufakis se equivocó saliendo del entorno del Gobierno griego. Lo que le da miedo al poder es disputarle el poder. A medio y largo plazo con ideas y movilización, y a corto, ocupando los palacios de gobierno”.

-¿El asalto al cielo marxista a quién se debe?
“Eso es muy 15M. Es una expresión clásica de la poesía alemana, que la recoge Marx en una carta a Kugelmann para explicar lo que habían hecho las locas y los locos maravillosos de la Comuna de París de 1871. ‘Quisieron asaltar los cielos’, dice; luchaban contra Bismarck y Versalles. Estaba escrito que iban a ser derrotados, pero qué hermosura lo que intentaron. Como dice Pablo: ‘Salimos a ganar”.

-¿Y a quién se le ocurrió ponerle proa a la casta?
“Creo que fue él, Pablo. Impugnar el lenguaje”

-El gobierno de las palabras, titula uno de sus libros. Cinco años del 15M y medio lustro de Podemos.
“Un día registramos el partido Pablo, Carolina y yo. Así empezamos. La pregunta no es dónde está el 15M, sino dónde no está”.

-¿Sin Internet habría existido Podemos?
“Los jóvenes están en Internet. Sin ese dónde habría sido imposible”.

 

“DÉJATE DE TONTERÍAS”
“Un hombre trabajador, bueno y sabio”. El padre de Juan Carlos Monedero es de derechas. El entrecomillado es del presidente de Vox, Santiago Abascal, en Twitter. “Pero mi padre llegó a estar próximo al PSOE, algo lo desencantó, y cuando ganó el PP en Madrid, pensó que si se hacía del PP le iba a ir mejor”. Pensaba en su bar y tienda de ultramarinos, “un caso clientelar clásico”. Salvador Monedero, de Asturias, conoció a su mujer, Flora Fernández, de La Mancha, en Madrid, y con su negocio sacaron a media docena de hijos adelante, que ayudaban repartiendo pedidos. “Mis padres siempre fueron generosos. Era una tienda que fiaba, y a casa acudía gente a que mi madre les diera una bolsa de comida”. Un día, aquel pequeño comerciante, “una persona de orden”, se convirtió en oyente de Jiménez Losantos e inició una deriva hacia las antípodas de su hijo el politólogo de Podemos. “Pero a él le parece bien lo que hacemos, siente rabia hacia los sinvergüenzas”. ¿Qué necesita un hombre a los 84 años? “Que le den cariño, mi deber es quererle y cuidarle”. Un padre que sonríe en las fotos, “conservador en sus costumbres, eso sí. Yo siempre le decía que me había echado un novio y se enfadaba: ‘Juan Carlos, déjate de tonterías”.

 

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario