La Entrevista del Domingo de Diario de Avisos/ PIER: “Hace falta un cambio en el Tenerife. Se acabó el constructor que compra un club y se imponen los gestores”

 

FRAN PALLERO
FRAN PALLERO

Por CARMELO RIVERO

 

Al filo de un cuarto de siglo de que Pier marcara el gol a Buyo, en la primera de las ligas arrebatadas al Madrid, se sigue hablando de su galopada -“la carrera más larga de la historia”, como la mitificó Quique Estebaranz- hasta el remate final. En los dorados años 90 del tándem Javier Pérez-Jorge Valdano, el Tenerife era un asiduo de las portadas del Marca y el As y sus estrellas se medían con los cracks de la mejor liga del mundo.

Uno de aquellos ídolos veinteañeros, Pier Luigi Cherubino, afronta ahora, a los 44 años (ya padre de dos hijas con su edad de entonces), otro desafío a la lógica como candidato a la presidencia del club: se enfrenta a Miguel Concepción, que atesora una década en el cargo y el apoyo del 40% de las acciones. “No me apabulla la actitud del presidente perdonándome la vida. Yo quiero acabar con esa idea de que el club es un coto privado. El Tenerife es de todos”, declara este exdirigente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) acerca de las otras elecciones, del 14 de julio, que decidirán el nuevo presidente del Tenerife, en un domingo como este, en que se elige indirectamente al jefe de Gobierno. “Si en el Tenerife se votara en unas urnas como hoy en las elecciones generales, nosotros ganaríamos de calle”.

-¿Quién le inspira para intentar este sorpasso?
“Yo tengo en la mente grabadas muchas imágenes, muchas sensaciones. Quiero devolver muchas cosas a este club, a esta afición. A mi amigo Rommel”.

-El panameño y usted eran uña y carne.
“Vivíamos juntos en Tomé Cano. Yo en el piso de arriba y él me decía, “bájate, que ahí estás solo”. Éramos como una familia, con sus primos, siempre la casa llena poniendo música de salsa. Rommel era la cosa más buena que había en la Isla. La persona más humilde que he conocido, siendo el ídolo que era. Cuando perdíamos, sufríamos a solas. Pero lo recuerdo con una sonrisa”.

-¿Cuando lo fichó el Valencia, fue un disgusto?
“Un disgusto horrible. A mí me partió. Él no era feliz en Valencia. Fue un buen traspaso para el Tenerife y una oportunidad para Rommel de estar en un grande. Pero me decía: “Pier, aquí no soy feliz”. Quería mucho a su islita y algo iba mal. Aquel no era su sitio”.

-Rommel, Pier…, ¿y qué otros jugadores pondría la afición en el frontispicio del club?
“Estaría mal que me incluyera. Los ídolos del Tenerife han sido Rommel, Redondo, El Gharef, Hugo Morales, Dertycia y Cristo Marrero.”

-¿Qué tenía Javier Pérez?
“No tenía que abrir la boca para ser líder. Desprendía ese carisma sin decir palabra. Impresionante. Todo lo que hacía invocaba grandeza. Echo en falta ese espíritu. Javier aprovechó el momento dulce de los partidos televisados. Consiguió, después del Madrid y Barça, el mejor contrato. El Tenerife tenía rango de equipo grande”.

-¿Cuándo se le ocurre presentarse a estas elecciones?
“Hace unos años, cuando el equipo perdió la ambición y cayó en la atonía. Se acabó el constructor que compra un club y se imponen los gestores”.

-¿A quiénes ha subido a su guagua?
“Deportistas, empresarios, comunicadores, gente con preparación. Desde Quique Medina en la dirección deportiva, o Tigre Barrios, José Juan Gutiérrez, Martín Marrero, Hugo Morales y Dertycia, hasta consejeros del mundo de la empresa, como Cristóbal Sides, Raúl H. Rodríguez, Santiago G. Campos, Rodrigo David C. Rodríguez, Luis Claveríe y la presidenta de la Asociación del Deporte Femenino, Laura E. Castro Hernández, periodista y exjugadora de fútbol. José Antonio Pérez y Fernando Palarea se ocupan de la comunicación”.

-¿Ser hijo de la cantera marca tendencia?
“Empecé a escribir un libro de mi trayectoria titulado De Geneto al Calderón, porque mi primer partido profesional fuera de casa fue ante el Atlético de Madrid. Cuando salimos del túnel de vestuarios y vi el campo abarrotado me llevé un sopetón. Todos saben de dónde vengo. Mi idea es fomentar la cantera con Quique Medina. Ojalá algún día pudiéramos trabajar solo con futbolistas canarios”.

FRAN PALLERO
FRAN PALLERO

-¿Hará fichajes fuera?
“Si Dios quiere, vamos a tener un jugador importante que le va a gustar a la gente. Pero hablar de eso ahora es una falta de respeto a los que están dentro”.

-El último canterano premium, Ayoze Pérez, fue exportado al Newcastle . ¿Se hizo bien?
“Ahora es el caso de Nano, y no ha sido renovado todavía. Fue un error no haberlo hecho con Ayoze en su momento; ese chico te hubiera dado el ascenso a Primera y luego lo hubieses vendido mucho más caro”.

-¿Faltan símbolos?
“Desde la salida de Cristo Marrero, no ha habido un símbolo. Ahora serían Suso, el capitán, y Vitolo, pero sin camisetas, porque el club no fomenta la grandeza del futbolista.. Las nuestras serán de Adidas cuando acabe el contrato con Hummel”.

-¿Cuando Pier era un símbolo, a qué se debía?
“Tú te lo curras y la gente te designa con su afecto. Yo tuve la fortuna de vivir la mejor época de la historia del Tenerife”.

-¿Qué aprendió de Valdano?
“Jorge cambió la historia de este equipo. Cogió a un Tenerife conformista y le dio unas señas de identidad: fútbol de ataque y protagonismo con el balón. Ángel Cappa, un sabio del fútbol, nos enseñó el achique de espacio. Los dos hicieron borrón y cuenta nueva”.

-Ustedes eran muy épicos, sedientos de epopeyas.
“Es verdad, se nos daban. Una vez jugué de portero ante el Auxerre. Habíamos empatado aquí 2-2 y allí se lesionó Agustín con todos los cambios hechos. Estaba en el campo y me puse de portero. Fueron seis minutos y nueve de descuento que nunca olvidaré. Otra locura de joven. Íbamos 0-1 ganando. Si me marcan un gol tonto y nos eliminan, me matan. Al domingo siguiente fui titular. Valdano me dijo: “Te lo has ganado jugando de portero”. Había mucha competencia para ser delantero centro: Dertycia, Pizzi, Quique Estebaranz, Latorre, Felipe y yo. Pizzi fue Bota de Oro, el único pichichi histórico de nivel europeo que ha tenido el Tenerife”.

-Hubo un gol que simboliza aquel Tenerife “enloquecido”, que decía Valdano. ¿Cómo hizo el gol a Buyo?
“Era la primera de las dos ligas que el Madrid perdió en Tenerife. Íbamos 2-2, quedaba menos de un cuarto de hora, y necesitaban ganar, tenían prisas. Hay un despeje nuestro y el balón llega a Sanchís a la altura del medio campo; Pizzi le presiona y él opta por enviar a Buyo con un globo. Tuve una corazonada, pensé: va a dar en el larguero, yo recojo el rechace y hago gol. El balón se iba a córner y Buyo, al intentar salvarlo, lo metió con la mano por alto en el campo, pero no se esperaba que a mí me diera la locura de correr detrás de esa posibilidad. Llego antes que él y la empujo dentro”.

-¿Usted era madridista o culé?
“Tenía simpatía por el Barcelona de Cruyff”.

-Buyo nunca lo superó.
“Bueno, bueno, todavía hay enfrentamientos. Se quedó muy dolido y se lo tomó mal. Todavía sigue con la falta de respeto al Tenerife y la afición, diciendo que estábamos comprados.”

-¿Hubo primas y otros parentescos?
“Yo no me enteré, era el más joven. Pero Redondo, hace poco, le respondió a Buyo que él tampoco. Así que nada de nada”.

-Fernando Redondo era un príncipe en el campo.
“Era muy elegante. Un futbolista de primera clase mundial. Yo creo que ha sido el mejor jugador de la historia del Tenerife. Él está al corriente de mi proyecto, como Valdano, Heynckes, Mata, Marioni…”.

-Kissinger le habló a José Carlos Francisco (presidente de la CEOE) del Tenerife de Redondo.
“Fuimos muy importantes. Ricardo Melchior me dijo que en un pueblo de la selva de Colombia le hablaron del ‘Tenerife que juega en Europa.”

-¿Se puede volver a levantar la marca?
“Ese es mi sueño. Me he preparado para dirigir una empresa deportiva. Y he vestido esta camiseta. No es obligatorio, pero es más difícil que me engañen. Con Redondo, Pizzi, Felipe…, Valdano de entrenador y Javier de presidente, todo llamaba a la grandeza. Hoy hubiéramos jugado la Champions. Hay que recuperar el tiempo perdido, volver a ser portada en los diarios deportivos. Con un proyecto sólido, podemos volver a ser grandes en España, en Europa y en el mundo”.

-Acaso para Concepción sanear el club fuera su liga.
“No le niego el mérito, aunque en buena parte lo haya hecho a costa de vender el patrimonio. Es un club económicamente estable, pero sin proyecto deportivo. Empezó bien, porque surge de un paso al frente para salvar el club. Pero han intentado perpetuarse. El Tenerife no puede conformarse en Segunda B. Su sitio está arriba”.

-¿Recuerda la sensación de un ascenso a Primera?
“La viví con Rafa Benítez. Fue lo más importante que hice en mi vida deportiva y ahora es mi objetivo número uno”.

-¿Cómo se asciende?
“Con la grada. Vamos a bajar los abonos para llenar el estadio: el 5% la de Tribuna; 12% San Sebastián; 24% Herradura y 25% General de pie. Yo añoro en el estadio el sentimiento tinerfeñista que mamé y que hace que este equipo respire y camine. Con 15.000 personas en las gradas es difícil que el equipo pierda. Lo dice alguien que lo sabe bien”.

-No parece entusiasmarle la idea de un nuevo estadio.
“Sería un gran error. Lo que hay que hacer es devolver el escudo al equipo y al estadio. Se lo quitaron a la gente diciéndole que el club era de 10 empresarios. Hay que poner murales y cubrir los pasillos de historia para que el jugador salte al campo motivado”.

-¿Martí con usted seguiría en el banquillo?
“Claro, se ha ganado la renovación”.

-Guy Roux entrenó durante más de 40 años al Auxerre, un viejo conocido suyo.
“Era un caso único. Pero la identidad del equipo giraba en torno a él, y yo prefiero que el Tenerife tenga su identidad, la que prescribió Valdano: con balón y ofensivo. Y que el técnico se atenga al guion”.

-Es curioso que Pier, un hombre de la factoría de Valdano, jugara en la selección española de Clemente.
“Me llevó dos veces, una jugué contra Macedonia y la otra me lesioné. Ser internacional es el techo”.

FRAN PALLERO
FRAN PALLERO

-El candidato de las dos ligas del Madrid.
“Eso me acompaña. Yo, que no tuve títulos, las celebro como tales. El primer año jugamos por honor y ganamos. El segundo, por entrar en Europa y hacer historia. ¡Ese estadio a reventar! Lo que antes comenté. Ganamos 2-0. Haremos un Museo del club”.

-Hinchas blaugranas venían a cortar césped, el fetiche de esas ligas.
“A gente de Barcelona que ha querido sacarse una foto conmigo en la portería donde le metí el gol a Buyo, no los han dejado porque me tienen por un enemigo”.

-La Isla era un escaparate.
“Valdano hablaba de que aprovecháramos el foco mediático mundial. Fue una doble oportunidad y todos dimos un salto en nuestras carreras”.

-Eran la bestia negra del Madrid.
“Es que no solo fueron las dos ligas; en el Bernabéu los eliminamos en la Copa del Rey (0-3), y después quedamos quintos, el Madrid sexto y los dejamos fuera de Europa. Sí, el Tenerife era un equipo odiado por el Madrid”.

-¿Messi o Ronaldo?
“El mejor del mundo es Messi”.

-¿Por qué fue delantero?
“Empecé de niño de defensa hasta que encontré mi sitio. El delantero goleador tiene un gen y el gol es la vida. Si no tienes gol estás muerto”.

-Dice Iniesta que el secreto es pensar más rápido.
“Hugo Sánchez adivinaba la jugada. Iniesta es igual, porque esa es la escuela del Barça”.

-¿Si es presidente creará una escuela?
“La Ciudad Deportiva tendrá una residencia y una escuela de fútbol para la base, y abriremos otra en África, con el Cabildo y el Gobierno. Futbolistas africanos se cotizan alto en Francia”.

-¿Pensó en unirse a Paulino Rivero?
“Lo he visto varias veces y se llegó a comentar. La pena es que no lo dejaran presentarse por incompatibilidades que no quedaron claras. Seguro que habría querido hacer otra cosa. Concepción y Amid apostaban por él y ahora dicen que no, y repite Concepción que es más de lo mismo y nos esconde la lista de accionistas. Pero al pequeño y mediano accionista lo vamos a buscar por toda la isla. Muchos no saben siquiera que lo son. El presidente de los veteranos se equivoca entrando en el consejo de Concepción; debería ser neutral. Respecto a Quintero, es un legítimo aspirante, pero no comparto su proyecto”.

-¿Descarta un pacto con Concepción?
“No casa con lo que nos mueve, que es el cambio”.

-¿Qué modelo de equipo de los tres grandes prefiere?
“El del Atlético de Madrid. Pelear por lo más alto. No su idea de fútbol. Mi carné futbolístico es el que expidieron Valdano, Heynckes y Oltra”.

-¿Había un estilo Pier de galgo de cabeza vendada?
“Eso fue en la Copa del Rey frente al Sabadell, con N’Kono de portero. Tengo esa foto, tirándole un penalti con la cabeza vendada en el Tenerife. Peleaba, iba a por todas y terminaba con la cara llena de cicatrices”.

-¿Conoció la palabra miedo?
“El delantero que lo niegue, miente. Hubo épocas en que tuve miedo a fallar. Pero el miedo a los rivales desapareció cuando llegó Valdano”.

-¿Ramos tiró el penalti a Croacia con miedo?
“Yo tiraba penaltis a un lado y media altura. Debe tirarlo el que intuya que va a meterlo. Pero tengo buenas vibraciones sobre España en la Eurocopa”.

-Mañana, Italia. ¿Del Bosque indultará a Pedro tras condenarse?
“Va a tener su momento. Es duro no tener minutos. Está acostumbrado a jugar y ser importante. Lo entiendo perfectamente. Y es bonito que le haga ilusión terminar en el equipo de su isla”.

-¿El Leicester, blanquiazul, es fuente de inspiración?
“Claro, es el triunfo de la fe. Ganar la Premier League siendo un modesto, es algo incierto que se vuelve real”.

-¿Aquel Tenerife pensó en ir a por la Liga?
“Hubo un momento en que Javier pensó eso. El Depor, que iba a la par, lo consiguió. La historia decía que también podíamos y la prueba es que con Heynckes se acarició la Copa de la UEFA”.

-¿Cuál fue la mayor oferta de su carrera?
“Cuando jugué el Mundial juvenil, en 1991, tuve la posibilidad de ir al Barça con Johan Cruyff, pero mi cláusula era alta y el Tenerife no me soltó. Después, Luis Aragonés me llamó personalmente para ir al Atlético de Madrid. Javier era muy duro a la hora de negociar. Estando en el Betis, tuve ofertas de equipos ingleses, pero nos ponían cláusulas de 2.000 millones de pesetas”.

-¿Lopera era trigo limpio?
“No cumplió su palabra conmigo. No era un tipo de fiar”.

-Decía: “Barata juega con el pasaporte de un muerto”.
“Cuando el Betis se jugaba el ascenso con el Tenerife. Se quedó fuera el Atlético de Madrid, que habló del infierno de la Isla.”

-¿Usted cree que hay corrupción futbolística?
“El fútbol no está exento de lo que pasa en la sociedad. Creo que la hay y que aflorará”.

-Tras 25 años, se sigue hablando de su gol a Buyo.
“El padre de Redondo, después del partido, me dijo: ‘Nene, dentro de 10 años se van a acordar todavía de tu gol’. ¡Pues han pasado casi 25 y aún se habla de aquello!”.

: “¿Pier Luigi? Pedro Luis”
Pier sitúa los primeros recuerdos de la infancia en el Puerto de la Cruz, donde alarga su sombra el Brexit, que era un lugar más propio de un turista inglés que de un italiano de Roma como él. Su familia se mudó al solárium cuando Pier tenía seis años, siguiendo los pasos de los abuelos paternos, que se habían instalado en la zona del Botánico. Eran los años de esplendor. El Puerto despuntaba en el mapa con vitola turística, aupado a una genialidad de César Manrique: el Lago Martiánez. A finales de los 70, el portuense era un ciudadano cosmopolita, que se cruzaba en la calle con extranjeros como en un hotel de babel de guiris y peninsulares insolados pese a la amable panza de burro. “Iba solo por la calle, libre y seguro, entre tanta gente, cuando era niño.” Pudo haberse dedicado a la esgrima, como su padre y uno de sus dos hermanos, y la practicó, hasta que el fútbol lo puso entre la espada y la pared y siguió la huella genética de un tío que jugó en los filiales de la Juve. Siendo juvenil del Tenerife, Miera lo subió al primer equipo, pero no tenía la nacionalidad española. Cuando cumplió los 18 y Azkargorta lo quería hacer debutar (Rommel, El Gharef y Guina copaban las plazas foráneas), con las prisas del papeleo (“era un viernes y jugaba el domingo”), le tradujeron hasta el nombre en el DNI. ¿Pier Luigi? Pedro Luis”. ¿Hispano-italiano? Ranillero.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario