CC y el trono de hierro

Con la expectación del final de Juego de tronos iniciamos la cuenta atrás del superdomingo, en cuya madrugada -sucedía así en los estrenos de las entregas de HBO- desvelaremos el desenlace de la intriga. Tal como antecede todo en el entramado, en la trama y en el trauma de Clavijo al frente de los siete reinos de taifas -ahora ocho con La Graciosa en el nuevo Estatuto-, cuesta hacer especulaciones sobre cómo concluye la historia. Más de una encuesta, a modo de spoiler, ha tratado de adelantar los acontecimientos, pero, en verdad, estos trackings del 26-M no compiten con los del 28-A, que, en líneas generales, la clavaron. Dirán en CC: menos con Ana Oramas.

Y no les faltará razón. La dupla de CC la noche de marras es el milagro al que se aferran en Coalición, más algún rumboso sondeo, para disfrazar la desazón por un final adverso en este juego de tronos tras 26 años de monarquía absoluta. ¿Será extrapolable la varita mágica de Harry Potter de la noche del 28 de abril a esta otra noche del 26 de mayo donde se juegan el trono en Coalición? Ni va a ser tan fácil ni caben tales paralelismos. En las generales, a CC -abstraída de todo asomo de nacionalismo en aras de españolizar el discurso para sisarle los votos a la derecha- le convenía el hundimiento del PP. Cuanto peor le fuera a Casado, mejor le iría a Ana Oramas, que estaba KO en las encuestas: los votos que desistían de ir al PP eran candidatos, cual tavíos, de engrosar la buchaca de CC. Pero este domingo los cálculos interesados se alteran, tienen otra lógica, y hasta diría que es una lógica paradójica en el estrecho margen de un mes.

Pues para salvar alcaldías como la de Santa Cruz en Tenerife, CC necesita en este último domingo de mayo, como agua de ídem, que al PP no le vaya tan mal. Solo sumando los dos, CC podrá renovar en la capital, su feudo y termómetro, y otro tanto sucedería en el Cabildo. El factor que distorsiona los beneficios, en unas y otras elecciones, de la derechización de CC es de consumo doméstico, propio de comicios locales, donde los pactos son más importantes que las mayorías. No así en las Cortes -que hoy se constituyen por decimotercera vez- para los partidos periféricos, dado que a estos les basta con ganar el escaño y la soldada. Su éxito es conseguir butaca para la función, y en contadas ocasiones hacer presidente a un candidato lanzándole el salvavidas: Mardones, Quevedo…

Esa es la contradicción que embarga a CC en estas elecciones para salvar el trono: le conviene pescar en el caladero de Asier, pero haría mal negocio si se pasa de frenada y luego no dan las cuentas. Cité antes el factor que explica esta pescadilla que se muerde la cola. Pongámosle nombre.

A CC y PP les va tanto la vida en sumar, porque a Ciudadanos no le interesa embarcarse en ese pacto de derechas. Cs es un pasajero, no un polizón, dicen los naranjas sobre un hipotético viaje a bordo de las derechas canarias. Esto es Andalucía al revés, proclaman, porque el partido sempiterno es CC y la alternativa es el PSOE. A Cs lo que le interesa -arguyen- es alistarse con el cambio, coger la vicepresidencia y Turismo y dar un aviso a España y al PP. Cs tendría en las Islas el laboratorio de centro-izquierda con el PSOE que necesita para recobrar el espacio que perdió por culpa del síndrome de Vox. El domingo sabremos si, como en la saga, esta es la última temporada y el trono de hierro ya tiene inquilino.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Añadir comentario