Opinión

Cristóbal de la Rosa en ‘Las Mañanas del Mencey’: “EL AUDITORIO ES LA SEGUNDA POSTAL DE TENERIFE”

El Auditorio Adán Martín está considerado “la segunda postal de Tenerife después del Teide”, según reveló este lunes en ‘Las Mañanas del Mencey’ (Teide Radio Onda Cero, FM 94.0) el director insular de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo de la isla, Cristóbal de la Rosa, coincidiendo con la presentación del nuevo director de la Orquesta Sinfónica de Tenerife (OST), radicada en dicho centro, el polaco Michal Nesterowicz. De la Rosa dijo que esa es la conclusión a la que han llegado los expertos que miden el impacto de los símbolos del territorio.

“Ya hemos superado el cliente un millón y puede decir que desde 2003 hemos sentado un millón trescientas mil veces a personas que han ido al Auditorio a ver un espectáculo en más de mil funciones en total.”

La notoriedad “turística y cultural” del Auditorio y el TEA reflejan, a su juicio, la importancia de las artes en Tenerife, que contribuyen a lanzar el nombre de la isla dentro y fuera del archipiélago. Tras el éxito del reciente concierto de la OST a bordo del crucero ‘Fantasía’, el Cabildo ha recibido otras solicitudes en el mismo sentido, si bien estudia fomentar nuevas fórmulas que inviten al turista a salir del barco para visitar la isla en lugar de celebrar sólo actividades a bordo que van en la dirección contraria.

De la Rosa dio garantías de que el Cabildlo “no piensan bajar la guardia en el apoyo a la OST, que fue pionera en España y ahora necesita del apoyo del Estado para compensar la insularidad si queremos salir al exterior en igualdad de condiciones que las orquestas peninsulares”.

Defendió la política inversora del Cabildo en política cultural, “por encima del 5% del presupuesto de la institución, algo que supera con creces lo que destinan el Gobierno central y el canario”. Se extendió en los proyectos de coproducción de musicales en que interviene el Cabildo, como ‘Sonrisas y lágrimas’; depositó sus esperanzas de mayor financiación en la futura Ley del Mecenazgo y la reforma del REF, y subrayó, por último, el esfuerzo que desarrolla el Cabildo en relación con el Patrimonio histórico, especialmente en la conservación de los templos religiosos de la isla.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. EN PÚBLICO


Tres novelas y un poemario. No soy el único lector compulsivo. Llegó a la reunión con un libro bajo el brazo y se aisló de la conversación; abrió el libro y se puso a leer. Siento envidia de quien se inhibe –o desinhibe- hasta el extremo de leer en medio de una charla cruzada que le salpica sin distraerse. El periodista y novelista Marco Schwartz –el lector impertérrito- trajo después a colación a Zygmunt Bauman, para descifrarnos esta inestable era de ‘modernidad líquida’, según el sociólogo polaco. Y me cuenta que, recién llegado de su Colombia natal,  Cambio16 lo envía a recorrer la Canarias preautonómica con un millón de presupuesto y las islas lo enamoran. Cuando volvemos a coincidir semanas después ya se confiesa rehén de los mismos temores rutinarios del periodista europeo de este siglo: el paro (cuando no la muerte: Marie Colvin y Rémi Ochlik en el degolladero sirio de Homs). Su periódico estaba a punto de desaparecer. Y es entonces cuando hablamos de libros, apasionándonos. Sale en la conversación un amigo común que leemos los dos, Adolfo García Ortega. Es una de las tres novelas con las que convivo: ‘Pasajero K’, sobre la identidad europea (con Bosnia, otra guerra, de telón de fondo), una cuestión idiosincrásica que nos atañe a los canarios, porque para serlo –europeos- debemos explicarnos antes lo que estuvimos a punto de ser –africanos-. Leo a AGO, su recreación de Radovan Karadzic, y me recuerdo delante del televisor presenciando en directo su declaración ante el Tribunal de La Haya tras camuflarse bajo una barba como un curandero inofensivo. Antihéroe de las ruinas de la Yugoslavia de Tito, aquel líder legendario que, en persona, ya casi nonagenario, a finales de los 70, en la VI Cumbre de Países No Alineados, en la Habana, me pareció ausente y moribundo, como su país. Leo estas novelas (Antonio Muñoz Molina firma ‘La noche de los tiempos’, de amor y guerra sobre la España fratricida, un libro colofón, sensacional) pasto de las llamas, entre las cenizas de Europa, que se inmola en nuestros brazos. Cumpliremos –la UE y yo- 55 años en marzo. Enferma de todos los males, como ‘El asesino hipocondríaco’, del novelista revelación Juan Jacinto Muñoz Rangel (el tercer autor que concilio con aquellos), Europa decrece, nostálgica de su grandeza industrial (y de los poemas de R. Kipling, cuarta lectura este mes). Malas noticias. El periodista que lee en las reuniones perdió esta semana el empleo. Era director de opinión. ‘Público’ cerró, como él se temía. “Cerraron el camino que cruzaba los bosques”, escribió el poeta inglés nacido en la India.

 

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Exigió a Fomento que incluya a Tenerife en las redes transeuropeas EUROPA DEBE DEPRECIAR EL EURO, SEGÚN CARLOS ALONSO EN ‘LAS MAÑANAS DEL MENCEY’


Carlos Alonso, actual vicepresidente primero y consejero de Economía, Competitividad, Turismo y Movilidad del Cabildo de Tenerife, se presentó en ‘Las mañanas del Mencey’ con el ‘no’ rotundo del pacto de CC y el PSOE a la propuesta del Ministerio de Fomento ante Bruselas para incluir únicamente a Gando y el Puerto de la Luz y de Las Palmas en el paquete canario financiable dentro de las redes transeuropeas de la UE. Su protesta ante los micrófonos de Teide Radio Onda Cero, en defensa de las instalaciones portuarias y aeroportuarias de Tenerife, no ocultaba la desazón de un agravio teñido de favoritismo político. De ser así, las autoridades españolas deberán corregir sobre la marcha sus pretensiones por un elemental sentido de cohesión. Los tiempos del pleitismo parecen haber pasado y se impone un riguroso sentido del equilibrio en las políticas de inversión públicas, dados los vientos que corren (en contra).

Alonso no simplificó las relaciones de Canarias con el Estado y con la UE, como alguna vez se dijo, bajo la máxima “mal con Madrid, bien con Europa”. Pero reconoció que, además del incierto proceso de negociaciones que las islas afrontan ahora con Bruselas ante la perspectiva de financiación hasta 2020 (el presidente Paulino Rivero viajó a la capital comunitaria esta semana para los citados asuntos y la defensa de un apremiante plan de empleo), existe un lado oscuro de ese nuevo anclaje del archipiélago en la actual Europa en recesión: el reciente acuerdo agrícola con Marruecos, por ejemplo, claramente perjudicial para los intereses canarios (y andaluces y murcianos). “Le pedimos al Estado español firmeza en la queja por ese acuerdo y que, a su vez, demande compensaciones”, señaló.

En alusión a África, reclamó conexiones adecuadas para un transporte aéreo imprescindible, y no disimuló la inquietud con que desde el Cabildo se contemplan las recientes revueltas en Senegal (país con el que la corporación insular mantiene una excelente política estratégica de cooperación) en contra del actual presidente Wade, en  vísperas de unas nuevas elecciones.

En materia de recortes, defendió el papel de las empresas públicas del Cabildo, al ser cuestionado sobre ellas por Leopoldo Fernández, y citó todas las que tienen que ver con la generación de energías renovables a través del ITER. Valoró sin excesivo entusiasmo el proyecto de instalar en Canarias una réplica de Las Vegas, auspiciado por un conocido promotor norteamericano. Puso el acento en la flamante campaña de promoción ‘Tenerife, volcanes de vida’ para la isla baja, y justificó la demanda del Cabildo ante el Gobierno canario para gestionar directamente el Parque Nacional del Teide.

En relación con la renuncia de Spanair, que ha provocado una espiral de precios y una nítida pérdida de plazas Canarias-Península, reconoció que negocian con Iberia y otras compañías la manera de cubrir esa vacante en verano e invierno, ante el impacto negativo que podría ocasionar en el ámbito turístico.

Resaltó la buena marcha del Parque Tecnológico de Cuevas Blancas, promovido por el Cabildo, cuya licitación ya es una realidad y las obras pertinentes están en la cuenta atrás, con el fin de que concluyan antes de 24 meses.

Alonso regresó, en la recta final de la entrevista, al estado de la crisis y las políticas europeas para atajarla. A su juicio, se comete un craso error poniendo el acento exclusivamente en  la austeridad. “Son necesarias, en paralelo, medidas de estímulo. El euro debe ser depreciado, para situarlo en  su valor real. Y de acometerse esta medida, Canarias saldría beneficiada turísticamente: vendrían más turistas británicos, desde luego, dada la mayor competitividad de la libra esterlina.

Ante la pregunta de Óscar Herrera, “¿es usted el sucesor de Ricardo Melchior”, Alonso respondió: “El Cabildo no es ninguna monarquía y el presidente no creo que tenga  ganas de dejarlo, vista la dedicación que me consta que le presta”. El móvil de Carlos Alonso vibró a menudo durante la entrevista. Todas las llamadas perdidas eran, precisamente, de Ricardo Melchior. Alonso bromeó: “Ya lo ven ustedes, el presidente no para”.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. LUNES DE



El letrado Fernando Ballesteros, que es hombre cabal y desprejuiciado –me consta-, tiene un desafío a propósito de la fiesta que acaba de saltar del escenario a la calle, de la gala a la melopea (pues a la gente le asiste el derecho a achisparse al menos estos días en los que la verdad es la máscara). Hoy es lunes de. Colocón de soberanía popular. El reto del concejal del carnaval es crear ese museo, la casa de la cosa, en el barranco de Santos, bajo las torres de cristal, y romper el maleficio de un proyecto farol en la historia de una ciudad que no se quiere. En Montevideo, en viejos galpones frente al puerto, han hecho un museo de la identidad con la colección de vestidos, instrumentos y maquetas, amén del fondo audiovisual destinado a un centro gemelo. Aquí hemos estado presumiendo de carnaval sin mover un dedo. El repertorio de los artificios de este pueblo con motivo de don Carnal es algo más que una muestra exuberante de la imaginación colectiva de costureras anónimas y talleres de renombre; es puro teatro popular –como diría Cirilo leal, cronista de la farándula callejera-, llevado a su máxima expresión en el entierro de la sardina, que, como dice la psicoanalista Susana Isoletta, conviene no confundir: se trata de la inmolación ritual de una transgresión efímera, no del sentido común, ya que por aquí muchos lo incineran a diario. Aquel ingenioso genial de Enrique González exhumó el cortejo fúnebre en mi carnaval favorito de 1979, año electoral que ratificó una transición ajena al inminente tejerazo más propio de los carnavales. Los diseñadores con mayor número de ‘reinas’ Leo Martínez (absentista en esta edición por exceso de éxito y modestia ante el qué dirán inherente a nuestra antropofagia) y Fernando Méndez (de nuevo laureado y bienvenido al ‘síndrome Leo’ ) me transmiten su frustración al desguazar los trajes a falta de templo donde inmortalizarlos con las iconografías de la fiesta para solaz del turisqueo y curioseo local. Aquel año de ‘centro’ que reeligió a Suárez, el concejal Juan Domínguez del Toro revolucionó el formato: disfrazó a la banda municipal de fanfarria, ‘exportó’ la cabalgata a la Laguna, montó una verbena en la Plaza de la Candelaria, y la Rambla de Pulido vio desfilar a las rondallas, con los primeros ídolos de la infancia (tenores, barítonos, ‘faustinotorres’) de un carnaval culto inolvidable. Creo que el pleno municipal censuró ese año u otro inmediato el cartel de Juan Galarza, que era una institución en la materia, por colar los colores de la bandera canaria, tema tabú con Cubillo en las ondas al fondo, otro carnavalero de mucho cuidado.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión 1 comentario

SANTO ES EL GRIAL QUE BUSCA SIN ÉXITO EUROPA

 

 

Al economista más famoso de los Estados Unidos, Paul Krugman, le cuesta poco soltar lo que piensa. No es hombre de medias tintas. Así que en su blog uno encuentra a alguien que dice al pan pan y al vino vino. Afirma en su artículo, publicado también en el New York Times, que la Gran Depresión fue mala para Europa, pero “esta será peor”. Krugman les dijo por escrito a los españoles, en el vórtice de esta crisis, que el error fue entrar en el euro, una moneda sin concierto económico y fiscal, y que con la peseta habría sido más fácil sortear las curvas de esta crisis. No se corta tampoco a la hora de maldecir la austeridad como receta. En su opinión, no sirve para remontar esta situación. Como dice este economista y periodista galardonado en 2008 con el Premio Nobel, dado que con austeridad a machamartillo los países de la eurozona van de mal en peor, de crisis en recesión, queda probado que la terapia no funciona, sino más bien agrava el estado de enfermedad global de la economía. Y deja en el aire la sospecha de que en Europa los economistas, los dirigentes, los bancos y el sursuncorda están perdidos, ahogados en un mar de confusión, sin saber qué hacer. Krugman es norteamericano y allí les ha ido mejor que a la UE, es cierto, y también lo es que esta crisis no tiene literalmente parangón con la de los años 30, al menos para ellos por defecto y para nosotros por exceso. El propio Rajoy tira por tierra todo asomo de optimismo (a coro el PP repite que prefiere vender pesimismo, en contraste con el optimismo infundado de Zapatero de los brotes verdes) cuando, al presentar su reforma laboral, descartó cualquier repunte a corto plazo del empleo y sí, en cambio, de las cifras de paro. Les ofrezco un regalo envenenado que maldita las ganas que tengo de traerlo aquí, pero es parte del guión si queremos que nos rebajen el objetivo de déficit, vino a decir en otras palabras. Claro que esta, o cualquier otra reforma, tendrá un efecto que no será placebo, ni tampoco la panacea, pero servirá de marco para el nuevo lienzo de relaciones laborales, y ya se verá si ese cuadro crea empleo o lo destruye. Por ahora, Rajoy teme a Merkel –como el resto de dirigentes europeos, Sarkozy incluido- y hace lo que le manda por un sentido, si se quiere, patriótico y desesperado. Recortarle a la gente –que está con la soga al cuello- 40.000 millones más en los Presupuestos de marzo sería un crimen. Esta no es sólo una apreciación mía, sino del propio presidente. De ahí que confíe en que Luis de Guindos logre antes la indulgencia de Berlín (y, acto seguido, la de Bruselas) y obtenga un permiso de déficit del 5 y pico en lugar del 4,4%. Si no fuera por las elecciones andaluzas (y asturianas) ya habríamos sufrido recortes de mayor calado a ‘la griega’, probablemente. Otra para Krugman (de mi cosecha): ¿Cómo se explica que el mismo día que España aprueba en el Congreso la reforma del sistema financiero, otras de las exigencias impepinables de los mercados, estos la hayan recibido a cañonazos hundiendo a los bancos en la bolsa? ¿Estaremos en manos de unos cretinos, lunáticos e irresponsables gestores de la crisis en Europa, o son tan geniales que el día de mañana los haremos santos?

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

LAS CARRERAS OPUESTAS DEL DUQUE Y EL PRESO DECANO

 

La carrera de Urdangarín, huyendo de las preguntas de una reportera en Washington, y la del preso decano de España, Miguel Montes Neiro, al salir de la cárcel con indultos, agarrado de la mano de sus hijas, de frente hacia las cámaras de los periodistas, son reacciones similares en su naturaleza y a la vez se contraponen: ambos corren, pero en sentido y por motivos inversos. Neiro, experto en fugas, esta vez esprinta para que lo vea la prensa recobrando la libertad tras más de 30 años encadenando condenas entre rejas por robos sin reinserción posible. El duque de Palma emprende, no ya el viaje contrario –lo cual sería exagerar, habida cuenta su presunción de inocencia-, pero sí una huida que, siendo hacia delante, da la espalda a las cámaras, y evita dar la cara, lo cual implica un grado de bochorno o incomodidad por el escándalo público de sus actividades en el Instituto Nóos, que difiere, drásticamente, de la imagen del hombre libre sin nada que ocultar, y paradójicamente, sí puede decirse que un ladrón de reconocida trayectoria como el reo más antiguo del país, se erige en ese personaje que corre hacia los fotógrafos con sus hijas celebrando la libertad. Las dos caras de la moneda. La que se ve y la que no se deja ver.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

En ‘Las Mañanas del Mencey’ (Teide Radio Onda Cero) JOSE MIGUEL RUANO: “ES UN ERROR ESTE ENFRENTAMIENTO CON SORIA”

 

El presidente del grupo parlamentario de CC, José Miguel Ruano, sorprendió este lunes en  ‘Las Mañanas del Mencey’, de Teide Radio Onda Cero, al señalar que “nos estamos equivocando al dirigir nuestros dardos contra el ministro Soria, cayendo así en su juego y limitando a un debate local lo que, en realidad, ha de ser un debate de Estado”.

Ruano, anterior consejero del Gobierno en las áreas de Presidencia, Justicia y Seguridad, recomendó, durante la entrevista en Teide Radio Onda Cero (FM 94.0), que el Gobierno canario se siente a discutir y negociar con el gabinete de Rajoy, de tú a tú, para llegar a un acuerdo en  el conflicto de las prospecciones petrolíferas. “Dado que hay una concurrencia de intereses del Gobierno de España con el de Canarias, no hay otra alternativa que discutir los efectos ecológicos y económicos”

Asimismo, aconsejó acudir directamente al Ministerio de Fomento para esclarecer el contencioso de la bonificación de tasas aéreas, “que es un derecho contemplado en  el REF”.

A su juicio, las actuales divergencias de Canarias con Madrid (tasas aéreas, petróleo y primas sobre las energías renovables) son “asuntos graves para las islas” y constituye “un error convertirlo en un enfrentamiento de CC con Soria, que juega en su doble condición de ministro y líder del PP de las islas”. Considera el presidente del grupo nacionalista en el Parlamento que “estamos cayendo en la trampa de Soria, que juega a la confusión entre ministro y dirigente canario de su partido”.

“Son temas de Estado, no locales”, insistió, “y procede establecer el nivel de relación política con el Gobierno de España”. En otro momento de sus declaraciones, admitió que José Manuel Soria pueda llegar a ser “un interlocutor competente”.

Ruano pidió que su partido abra un “proceso de autocrítica” ante el Congreso que CC tiene previsto celebrar en junio. Según él, “tras el batacazo electoral del 20-N, “lo importante es ver cómo recomponemos el liderazgo de la agenda política canaria”. En su opinión, CC ha sabido responder históricamente ante contenciosos decisivos con Madrid y Bruselas, y “ahora tenemos que saber volver a liderar la política canaria”. Considera que el electorado pasó factura a su partido “por la relación con el PSOE”.

También se refirió a la “canariedad” que se le debe demandar a los representantes canarios. “Mucha gente dirá que es y se siente sobre todo canario cuando se le pregunta en las encuestas. Se trata de ver cómo ejercemos esa canariedad. Que el ministro Soria es canario no lo niego, pero ejercer la canariedad es mucho más. Tiene que ver con la identidad.”

No se mostró partidario de fusionar las fuerzas nacionalistas en un solo partido. “Unidad programática, sí. Pero aún no se ha alcanzado el grado de madurez para una unidad orgánica. Ya hubo una primera experiencia de coalición electoral y programática en las pasadas elecciones generales y por ahí debemos seguir avanzando. En otro caso, las diferencias podrían lastrar nuestro crecimiento y CC debe aspirar a crecer en Gran Canaria”.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo MARES PETRIFICADOS



‘Los mares petrificados’, última entrega del realizador Miguel G. Morales, con guión de Leoncio González, recupera la figura de Domingo López Torres, el autor clandestino de ‘Lo imprevisto’ en la sórdida cárcel de Fyffes y de ‘Diario de un sol de verano’, al que Pedro Guerra musica mimetizándose en los versos, que no son versos ahogados, del poeta que acabó en el fondo del mar. Aquí DLT emerge a la superficie con el pecio de su breve literatura. Lo mataron en la guerra antes de cumplir 30 años: enfundado en un saco, lo hundieron en el litoral de Santa Cruz. El documental lo rescata del olvido en el Guimerá la misma noche que fue ajusticiado hace 75 años. Es un poeta precoz y un “surrealista furibundo”, como lo definía Pérez Minik (su antólogo indignado por la suerte del compañero de fatigas de Gaceta de Arte), quizá el que más congenió con Breton en Tenerife y que se inmolaba si hacía falta “por el éxito” de sus ideas, que eran socialistas. A DLT se le conoce poco, pero tanto el hispanista C.B.Morris como el también poeta Andrés Sánchez Robayna no lo han dejado morir en el mundo de las letras. Producto de la casualidad, García Morales, ‘poseído’ por el espíritu de la generación más audaz de la cultura canaria desde su película ‘Aislados’, tenía las fuentes a mano: la hija de la novia del poeta y un sobrino, vecinos del cineasta, le aportaron las ‘pruebas’ sin salir de su calle. Durante un semestre de 2003 moderé un ciclo sobre Gaceta de Arte en CajaCanarias, y una tarde se presentó Luchi Pérez Reyes, hija de Maruca, la prometida del poeta, que pasea con él por Santa Cruz, con la pereza de las fotos viejas, sin poder adivinar el drama que el destino les tenía reservado. En una cajita de bombones las dos mujeres conservaron durante setenta años los recuerdos y manuscritos. García Morales (entonces le picó la curiosidad) y Leoncio González, con los que me alié en ‘Punto de Vista’, en la aventura iniciática de la TVC, dibujan una película necesaria, que no se agota en sí misma: deshecho el letargo, se sugieren nuevas aproximaciones al personaje, como el desgraciado episodio de la barca, al que sobrevive López Torres, pero no dos de sus grandes amigos ‘cazadores de estrellas marinas’, J.A.Rojas y J.A.de la Rosa, el accidente que aquella vez nos desveló en la Caja el ponente José Luis Rivero. Cine testamentario el de García Morales (Dámaso, Aldecoa, María Rosa Alonso, Juan Ismael), siempre revelador. Ahora, el perseverante biógrafo cultural indaga en uno de mis faros  favoritos, César Manrique, epónimo de la segunda mitad del siglo XX canario, que fue –él lo pudo decir- profeta en su tierra.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

GARZÓN SE QUEDA SIN TOGA

 

 


En la fase de desarrollo actual de la teosofía democrática española el juez es dios. O lo era hasta ayer para ser más exactos. Con la memoria histórica (si se prefiere, la exhumación de los cadáveres del franquismo) acallada por la vía del silencio administrativo o la pérdida del rastro como en el caso de Lorca, lo cual comporta un doble duelo de las familias de los desaparecidos, y con la separación de poderes, de hecho, en tela de ‘juicio’, no ha de extrañar que esta condena intempestiva a Garzón haga albergar las primeras sospechas hasta ahora de una posible politización de la justicia.

Nada descabellado si partimos de la base de que heredamos la larga rémora de la, por otra parte, contrastada ‘judicialización de la política’. Pero este debate quedará, supongo, como latiguillo recurrente para alimentar conspiraciones arduamente dirimibles.

Once años de inhabilitación por ordenar escuchas de presos por corrupción con sus abogados (caso Gurtel)  implica, a todos los efectos prácticos, decir adiós a la toga, pues, aunque no se ha explicado, deberá, posteriormente, presentarse de nuevo a las oposiciones para reintegrarse, no de modo automático, sino al cabo de otra espera extra. A Garzón lo acaban de condenar a dejar de ser juez.

La opinión pública en el exterior, a cuyo ‘tribunal’ ético suele someterse este país con los complejos del aislamiento de posguerra a flor de piel, la lectura que se hace de la ‘purga de Garzón’ es despectiva para la democracia española y su sistema judicial, tenido por carca y nostálgico, un baldón a todas luces injusto que sólo se explica por la dimensión pública de un juez de su proyección internacional. Bien es cierto que la mayoría de los medios de comunicación que abordan el caso desde el extranjero glosan la figura del magistrado que persiguió a Pinochet, a ETA y a célebres narcotraficantes. Y en España se guarda, en cambio, de Garzón también el recuerdo de sus desvelos por acaparar sumarios mediáticos, que en ocasiones le han indispuesto con determinados compañeros quién sabe si a la espera de pasarle factura. Es probable –yo diría que más que probable- que detrás de esta sentencia como éste se esconda, sin faltar al rigor de la ley, un escarmiento ejemplar al juez que iba por libre y que siempre prefirió los focos a la discreción.

Pero no estamos en la era de los jueces romanos anteriores al imperio, que carecían de suficientes conocimientos en Derecho y se valían del auxilio de jurisconsultos para el desempeño fundado de su labor. Garzón era, por encima de todo, el icono de la ‘autoridad’ judicial instalada por encima de la voluntad de los demás mortales, cuyo poder parecía ilimitado, dado, no sólo su carisma, sino también su brillante palmarés.

Han defenestrado al juez más relevante –quizá no el más ‘justo’- de la democracia. No ha sido víctima de un atentado de ETA, como tantas veces se temió, ni de una venganza sórdida ordenada por cualquier capo de la droga que esté pudriéndose en la cárcel con cargo al juez que no tenía miedo. No, sus verdugos han sido sus propios compañeros de profesión. Víctima de errores propios cometidos sin poder imaginar represalias (excesos que en otros casos fueron solventados de un modo procedimental con sanciones y la nulidad de las pruebas) y, sobre todo, de un desmedido afán corporativo, ajeno a las ideologías, de acabar, a costa suya, con una peligrosa tendencia a hacer ‘carrera’ en la carrera judicial.

Ahora Garzón, que aún ha de enfrentarse a dos veredictos pendientes (por la estrafalaria causa de las víctimas de la dictadura franquista y la no menos esperpéntica odisea de las conferencias de Nueva York), pasa de la condición de juez a símbolo de algo todavía por definir y acuñar: ¿acaso de la represión judicial?

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión 2 comentarios

TÀPIES ERA TÀPIES


Tàpies era un hombre asequible, o al menos de tal modo alcanzo a recordarlo, cierto que vagamente, respecto de la ocasión en que pudimos –Martín y yo-  entrevistarlo, cuando siendo jóvenes y ubicuos no dejábamos escapar ninguna oportunidad de conocer a un genio. Nos dividíamos y escribíamos juntos como si nos desdobláramos. Entonces, Antoni Tàpies ya era un artista –pintor y escultor- renombrado en el país, pero guardo la sensación de que, acaso porque era pronto, se le respetaba y hasta veneraba como una autoridad del arte por contestatario, antes aun que por una autodidacta audacia sin límites. El famoso calcetín que enarboló mucho más tarde como síntesis de sus preocupaciones sociales y plásticas lo define hoy; en cambio, hace más de 30 años –cuando las paredes del Colegio de Arquitectos eran un templo subterráneo de artistas de primer orden y nosotros no nos despegábamos de allí tarde y noche- sus telas diagramadas eran objeto de adoración mística por parte de una izquierda volitiva, que no ansiaba poder alguno como en nuestro días de congresos por y para el gobierno de las gentes, cuya admiración por el artista catalán que acaba de fallecer a los 88 años de edad era, en sí misma, una declaración de fe. Tàpies ha tenido siempre un pie en el budismo zen  y otro en la realidad política de su país. Era antifranquista y pisó la cárcel por serlo y ejercerlo. Los cuadros con cruces y equis, los brochazos de tinta negra, sus secretismos y sincretismos, como su amistad con Picasso y Miró, tensaban una biografía plástica inclasificable y personal, con la que conseguía eso que un día me dijo Pedro González como el canon ideal de todo pintor relevante: que hagas lo que hagas, lleve tu sello y seas genuinamente tú. Tàpies era Tàpies.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?