Opinión

Por qué no me callo. DOS BARBAS

“Fue, por lo tanto pasó”, dejó escrito la poeta polaca Wislawa Szymborska, en el último poema de su libro postrero, ‘Aquí’, y que ‘ahora’ releo con la noticia de su muerte, que me cuesta trabajo creer, yo que la suponía –ya casi frisando los 90- eterna. Alejada del mundo, en su apartamento suburbial de Cracovia, junto a una copa de coñac, la entrañable disidente escribía como un oráculo, se burlaba del orden establecido y lanzaba destellos de sabia lucidez. En ese poema final, ‘Metafísica’, dejó caer las dos palabras, “fue, pasó”. Patxi López recitó en su discurso de investidura ‘Nada dos veces’, de Szymborska: “No es el mismo ningún día…” Y entonces te la imaginas sentada ante la ventana esperando a su propia transparencia. Con los versos más sencillos obtuvo el Nobel (1996). Yo sentía una extraña conexión con esta frágil muñeca longeva víctima de Hitler que vivía en su pequeño nido de pájaro como una anciana perdida en el mapa ajena a su celebridad. La leía repetidas veces y no pocas me reía con ella. Este verso es aplicable a Rubalcaba: “Por los sueños no se paga ni un céntimo”. Decía que “la vida en la tierra sale bastante barata”. No cuesta soñar, y al químico secretario general del PSOE acaso los sueños le ayuden a dar con la fórmula para que el partido no muera desangrado entre ‘alfredos’ y ‘chacones’. Mientras ella vivía, yo la recordaba cada vez que algo tímidamente íntimo hacía feliz a alguien a mi alrededor, y me decía que ese era el genuino ‘efecto Szymborska’. Ironías del destino describía en sus poemas desnudos. Ironías del destino, este congreso federal del partido que resucita de los funerales del 20N, elige el pasado para reinventar el futuro. Fue, pasó. Rubalcaba vuelve. Era un verso suelto del PSOE, que perdió las elecciones generales, en efecto, y, sin embargo, como decía Szymborska, todos seguimos siendo nuestro propio adolescente “por el mero hecho de que tenemos la misma fecha de nacimiento”. Y Rubalcaba ha ganado el congreso de la ‘renovación’ amagando contrala Santa Sedey la contrarreforma, como un adolescente radical del 15M en la plaza de Tahrir. Ahora pacifica el patio, para que la sangre no llegue al río en otro ‘Port Said’. Europa está muerta de frío, pero el balón sigue rodando. Sobrevivimos como el euro. El viejo corredor, que ahora esprinta, juega con Rajoy este curioso partido de veteranos, que, inopinadamente, tienen en común llevarle la contraria a los asesores de imagen. “Tu cara, la mía, la de quién”, dice la poeta sobre rostros que se parecen. Quizá convenía a este tiempo dos personas, dos barbas, cortadas por la misma tijera, para timonearnos.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

LA TRAGEDIA DE PORT SAID

La guerra del fútbol. La matanza de Port Said, en el Egipto posrevolucionario y desmadrado, tras un partido de fútbol entre dos equipos histórica e histéricamente rivales, desentierra los fantasmas de viejas confrontaciones que fueron más allá del deporte para desembocar en un conflicto armado. En Port Said, el Masry venció 3-1 al Ahly, pero, mientras se disputaba el encuentro –no sin lances e incidentes-, una pancarta de la afición local ya advertía de antemano de forma nítida y premonitoria: “Hoy os vamos a matar”. Era fútbol, pero no era un partido de fútbol sino una guerra de fútbol.

En los años 70, la famosa ‘guerra del fútbol’, según la bautizó Ryszard Kupuscinski, enfrentó a Honduras y El Salvador: el origen era una disputa fronteriza por la reforma agraria y el destino de la población campesina, mientras ambas selecciones de fútbol libraban una eliminatoria al rojo vivo para acudir al Mundial de México. Los salvadoreños consiguieron la plaza, pero miles de víctimas quedaron por el camino en una fricción extradeportiva que dejó un reguero de sangre.

En la revuelta del estadio egipcio, al término del encuentro, la hinchada local saltó al campo, sin oposición policial, con palos y cuchillos dispuesta a vengarse de afrentas antiguas y pleitos más recientes. En el primer caso, reprochaban al visitante, al parecer, que no les hubiera permitido entrenar en sus instalaciones de El Cairo durante la guerra con Israel. Y en el segundo, todo apunta a que, con oscuras ayudas de amigos del derrocado Mubarak, los fanáticos aficionados la emprendieron con los seguidores del Ahly, apodados Los Ultras, a los que se atribuye una participación activa durante la primavera árabe en la plaza de Tahrir.

El fútbol, una vez más, trasciende en un estadio –convertido en campo de batalla- de la condición de un mero juego a la de un ajuste de cuentas. Y en esta ocasión, amenaza con revertir la revolución misma, que acaba de quitar el poder a un dictador y de dárselo en las urnas a los islamistas. Un país sobre una pirámide invertida, que se tambalea sin estabilidad y sufre pérdidas turísticas superiores al 60% (que benefician, entre otros lugares de refugio, a Canarias) y que, un año después de las célebres concentraciones en la mítica plaza, se pregunta si el destino les ha jugado una mala pasada, bajo la sombra del faraón Hosni Mubarak, que antes de morir por enfermedad o por orden de los tribunales, parece haber resucitado por obra y gracia de un balón que entró tres veces en la portería visitante sin lograr aplacar la cólera de los hinchas locales nostálgicos del dictador. Ganar no les bastó.

 

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. ROBERTO DE ARMAS

Cuenta Roberto de Armas que José Saramago, el hombre más serio del mundo, posó para él, pero el fotógrafo no se rindió hasta arrancarle una sonrisa. A veces, con un chiste aflora la colección de rostros que llevamos bajo la cara oficial. Los relatos de este Ansel Adams canario, de sus viajes a otras islas, son historias robinsonianas de un cazador de imágenes que habitan en el Pacífico. ¿Por qué, cada equis tiempo, Roberto de Armas, ganador del segundo premio internacional al mejor libro culinario de fotografía, zarpa de su Mirador de Vistabella, camino dela Polinesia, al encuentro de un enjambre de islas que le hacen feliz? Esa extraña seducción de los territorios lejanos tiene que ver con la naturaleza íntima del alma. El alma del fotógrafo. En una de las calles próximas al mirador hay una casa blanca, con un buzón en la pared. Tocas y entras en un sitio que es ese sitio y todos los sitios que ha recorrido el artista que trabaja allí. Las fotos que empapelan el recinto te transportan al océano que el fotógrafo conoce como la palma de la mano desde que voló con J.J. Bacallado, tras la estela de Darwin, a las Galápagos. Entonces nos conocimos. Sus fotos, publicadas en El País Semanal –aquel reportaje que fue portada de la revista- descubrían la mano, el ojo y, por tanto, el alma de este explorador de la isla del día de antes que parece salido de la novela de Umberto Eco. En el estudio de la casa blanca, cuelgan fotos mágicas, claro. Mientras él prepara el escenario de nuestra propia foto para Diario de Avisos, Leopoldo Fernández, José Antonio Pardellas, Óscar Herrera y yo mismo nos dejamos ir. Durante ese lapso de tiempo hemos saltado de una isla a otra, de la de Juan Fernández a la de Gauguin, dela Islade Pascua a las Marquesas, ese misterioso periplo nos lleva de los (monumentos) moais a los maoríes (indígenas) de un triángulo de islas del Pacífico que tiene en Roberto de Armas a su más fiel notario, como prueban los ‘tesoros’ de la mítica cultura que culminará este año. Antes de que nos inmortalice en blanco y negro, nos cuenta la historia de un beso. Es una imagen urbana localizada en París, los novios son los únicos que pasean y a solas se besan, la foto recoge justo ese instante, lo congela como para que dure todo el tiempo. El autor nos informa de que fue una foto casual con una cámara de bolsillo que estrenaba. Pasaba por allí, vio a la gente asomada al puente, le picó la curiosidad, miró hacia abajo y disparó. ¿Por qué la foto de un beso nos deja con la boca abierta? Todo está en las caras. Aquella sonrisa robada a Saramago. Y la foto que Roberto le hizo una vez a un pletórico y sonriente Adán Martín.

 

 

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

SPANAIR DEJA DE VOLAR Y DA ‘ALAS’ AL PARO

Spanair deja de volar. Este viernes 27-E deja un reguero de parados en plena etapa sombría de la economía del país, que no acaba de ver la luz y ya da por descontado que la oscuridad va para rato. La quiebra de la aerolínea es un mazazo para las islas, en nuestro Talón de Aquiles, el transporte aéreo.

No dudo que su hueco, una vez se superen las primeras horas de shock de los miles de pasajeros que se quedaron en tierra o se vieron en la tesitura de volar sin equipaje –esa incongruencia  ‘sobrevoló’ los minutos de incertidumbre mientras los directivos permanecían reunidos en un hotel de Barcelona en consejo de administración liquidando la empresa- , será cubierto por Iberia, Air Europa, Ryanair … Pero a Canarias la aíslan estas cosas, estos pésames empresariales.

Necesitábamos más plazas y frecuencias por razones de movilidad doméstica y turística. No es una noticia que deje indiferente al archipiélago. Ni mucho menos. La crisis del 11-S, hace diez años, que tuvo un impacto feroz en los gigantes de la aviación, fue una enorme amenaza para las islas, que cada vez que hay una nube de cenizas en el cielo de Europa, una huelga de controladores o pilotos –como ahora mismo en Iberia-, o un estornudo sindical en un aeropuerto neurálgico emisor de viajeros, nos ponemos a temblar como si nos entrara una gripe repentina. Somos altamente sensibles al tráfico aéreo. Porque por ahí respiramos.

Nuestras autopistas están allá arriba, debemos tenerlo presente: si falla un transportista, sufrimos de inmediato un déficit en la oferta de vuelos, más aislamiento sobreañadido. Las islas, envueltas en sus debates fogosos, como estos días sucede con la bonificación de las tasas aéreas, se acuestan un viernes negro en la estadística laboral con esta pésima noticia caída del cielo.

Desde el aparatoso accidente de agosto de 2008 en Barajas (vuelo 5022, la mayor catástrofe en España en un cuarto de siglo, la mayor de Europa en veinte años, 154 muertos en total, la mayoría paisanos nuestros, pues el avión despegó sin éxito con destino a Gran Canaria, y los técnicos procesados lo serán de una compañía desaparecida para mayor dislate), Spanair se tambaleó, y esta autodisolución, asediada por las pérdidas que venía acumulando y la espantada del socio preferente qatarí tras el cierre del grifo dela Generalitat–acuciada por su ajuste y por la legislación europea sobre la libre competencia-, es una consecuencia retardada de aquella ‘caída en desgracia’.

Me resulta una noticia escandalosamente ilustrativa del devenir de la economía española en la frontera de dos años feos que se van a parecer demasiado, 2011 y 2012, si no se nos deteriora más si cabe este último por un efecto ‘dorian gray’ presumible, tal como nos lo ‘pintan’ los organismos internacionales. El paro. Spanair deja en la calle de golpe a cuatro mil trabajadores, engordando brutalmente las cifras de la EPA, que ya elevaban a cinco millones trescientas mil personas el censo maldito de ‘manos sin obra’.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

EL ORO NEGRO QUE SE DISPUTAN CANARIAS Y MARRUECOS

El petróleo irrumpe, con la llegada del PP al gobierno, como una fuente de riqueza, pero también de conflicto con Marruecos. La bolsa de mil millones de barriles que el presidente de Repsol, Antoni Brufau, cifró en 2008, resurge de un estado político de hibernación tras los primeros permisos otorgados a la compañía en la etapa de Aznar, para colocarse de nuevo sobre la mesa, en medio de la mayor crisis económica desdela GranDepresión.

La presencia de un ministro canario al frente del departamento que ha de autorizar las prospecciones no es ajena a la actualidad que recobra esta ‘mina’ de oro negro de las islas depositada bajo el mar. El ministro Soria está dispuesto, como se sabe, a descongelar la concesión administrativa para que Repsol proceda a lo que el diputado popular Pablo Matos (y presidente de la comisión de Industria, Energía y Turismo del Congreso, la instancia clave para debatir este tema en sede parlamentaria) definió la semana pasada en ‘El Envite’ (TVC) con estas palabras: “Como canario quiero saber si ahí abajo hay o no petróleo y gas”.

El Gobierno canario no está con los brazos cruzados, pero corre el riesgo de verse desbordado por los acontecimientos, dado que Marruecos, ni corto ni perezoso (Rabat sabe de sobra en qué consiste la política de hechos consumados y aplica como nadie la máxima de que el que da primero da dos veces), se ha adelantado a proclamar su decisión de explorar, y en su caso explotar, con firmas extranjeras ese tesoro submarino. Claro que Marruecos omite aclarar por dónde piensa pinchar la bolsa, toda vez que hasta ahora nadie nos ha aclarado (y me temo al respecto que Marruecos no dudaría en invadir nuestras aguas con tal de reclamar después derechos de succión) de qué parte está el crudo (y/o gas), si de la que correspondería a Canarias o al reino alauí, una vez trazada la mediana ante la imposibilidad de fijar las200 millasentre ambas orillas.

La sospecha del general

Más de una voz ha conjeturado que la reserva petrolífera quedaría situada a 14 y36 millasde Lanzarote. El general César Muro, jefe del Mando Militar de Canarias, deslizó esta semana, en un encuentro informal con periodistas en el acuartelamiento de Los Rodeos, su sospecha de que el hallazgo de este yacimiento pueda ser el germen de una eventual tensión con Marruecos. Conflictos diplomáticos aparte, tanto sobre el petróleo como sobre la propia delimitación dela ZonaEconómicaExclusiva (jamás España ha querido formalizar la mediana para no perturbar a Rabat), la gran cuestión, o las dos grandes cuestiones son, de una parte, saber qué piensan finalmente los Cabildos de Fuerteventura y Lanzarote, reacios hasta ahora ante el peligro de una marea negra por un escape de crudo en la extracción, y qué opina, en última instancia, el Gobierno de Canarias, que ha conseguido que Madrid no mueva ficha sin su consentimiento, pero que, a fecha de hoy., es conciente de que de ese pastel no tiene asegurado ni una mínima porción, salvo los contados puestos de trabajo que genere.

El canon canario

Paulino Rivero pidió a Soria, en su primer encuentro tras el 20-N, que se establezca un gravamen en el nuevo REF para gratificar a las islas por este concepto. ¿Sometería el presidente canario este asunto a referéndum? De momento, tenemos una posible bolsa de petróleo cerca de nuestras costas bajo unas aguas que no son nuestras por indefinición o negligencia, y con el agravante de que no veríamos un euro de los beneficios, pero sí estaríamos expuestos a un desastre ecológico. Ninguna ventaja y todos los perjuicios. Si, como parece de sentido común, se acaba extrayendo el crudo para paliar la dependencia del petróleo (en nuestro caso del 97%, en el caso español de algo más del 90%), salta a la vista la necesidad de que el Gobierno central ha de ofrecer a las islas una compensación económica que no ha sido evaluada aún y sobre la que el Gobierno de Rajoy no ha dicho esta boca es mía.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

(En ‘Las Mañanas del Mencey’) JOSÉ RAMÓN SANS DEMANDA LOS MAYORES AVIONES DEL MUNDO PARA EL TURISMO CANARIO

 

El consultor y experto turístico José Ramón Sans abogó este lunes, en ‘Las Mañanas del Mencey’ (Teide Radio-Onda Cero FM 94.0), por una “estrategia turística para Canarias que ponga el acento en el transporte, como la clave de futuro del sector”. El especialista destacó que en 2012, segúnla OrganizaciónMundialdel Turismo, se desplazarán en el mundo más de 1.000 millones de turistas, “lo que invita a Canarias a reforzar su marca y consolidarse como destino para no perder su parte de la tarta”.

En este sentido, llamó la atención sobre los nuevos aviones comerciales, de mayor capacidad del mundo, los Airbus y Boeing, “que transportan a más de 600 pasajeros, y Canarias debe beneficiarse de esa revolución en el transporte aéreo”, subrayó este investigador del mercado, que asesora a diversas empresas del sector.

A su juicio, el futuro Ref de las islas debe ser “sencillo, claro y transparente, fácil de comprender y aplicar”, para que redunde en el despegue de la economía del archipiélago. Fue partidario de compatibilizar la ‘marca canaria’ con la ‘marca España’, capaz esta última de llegar a China a través de líderes de la cocina como Ferran Adriá.

En el curso de la entrevista realizada en el citado programa, tras la celebración en Madrid de la feria FITUR (en la que estuvo presente la emisora a través de Óscar Herrera, conductor del magazine de mañana), Sans demandó una mayor conectividad aérea de Canarias con las principales capitales de Europa, “para, entre otras cosas, facilitar las llamadas vacaciones cortas de altos ejecutivos, que desde el jueves por la tarde querrían venir a los hoteles de lujo de las islas, pero lamentan, en la práctica, lo que cuesta llegar hasta aquí debido a escalas intermedias como la de Madrid.”

Asimismo, reivindicó el verano canario, dada la benignidad del clima insular. “Vendemos muy bien el invierno, pero muy mal el verano. Y tenemos el mejor verano de Europa, con un sol que no quema, y que si lo supiéramos promocionar atraería a un turismo que sabría que aquí el calor no es asfixiante, sino ideal pàra unas vacaciones estivales”.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. ALMOGÁVARES


Centenares de periodistas están en paro en Canarias. Como –ya sé- centenares y miles de albañiles, encofradores, arquitectos o psicoterapeutas. Ana Oramas, en la última de El Mundo, decía el sábado, en una entrevista ingeniosa, que la explosión demográfica en el caso particular de las islas (quinientas mil almas sobrevenidas en un puñado de años), propician que seamos, con los andaluces, el farolillo rojo del paro nacional vigente: ese 29,9%, que se parece a los dígitos de un precio engañoso en el escaparate. El paro, en efecto, es el drama. El drama personal. Esta profesión de escribanos y parloteadores está sufriendo una sangría que amenaza con eclipsar las aulas de Periodismo, si bien ya arrolló sin paliativos aquello, ¿recuerdan?, de que alardeábamos, como bravos cancerberos: la libertad de expresión (del periodista). En las actuales circunstancias, salvo la especie silvestre del furtivo ‘free-lance’, un autónomo sableado por Hacienda, y la ‘buena noticia’ del Consejo de Redacción constituido contra toda corriente por DIARIO DE AVISOS, nadie seriamente puede pedirle a ningún superviviente del gremio que defienda su independencia, con armas y bagajes, como el último almogávar –el valiente y descamisado “portador de noticias” de las tropas de Aragón-, frente a su empresa. En este país, la crisis –redimiendo al lejano Fraga de la manca ‘ley de prensa’- está recortando, entre otros recortes lesivos, la libertad de expresión, que, como la de elegir gobiernos, de imponerse la ‘doctrina Monti’, pasaría a ser un cuento de hadas y nosotros unos imbéciles. El drama. Digo que a este oficio lo ha arrasado un huracán. El XXI, el siglo de la sociedad de la información, consagra semejante paradoja (no me opongan el auge del género ciudadano en la red, que es ‘otra cosa’, ni a ese denigrante Kim Schmitz, el gánster panzurrón fetichista de Cadillacs aprehendido en Nueva Zelanda por ser el chorizo del portal de descargas Megaupload). La crisis está matando al mensajero y barre a veteranos de las redacciones de Occidente. Es una epidemia mundial. Los periodistas de mi quinta en Canarias van como zombies por la calle, como si dieran paseos en el corredor de la muerte con vestidos naranja. A la espada de Damocles de que te echen, demediados y con hijos, se les suma el miedo a no saber hacer otra cosa. El verdugo no es la empresa, que padece su ‘paro’ de facturación. Un apagón publicitario, un mundo que no se anuncia…, eso que nos está pasando como un mal viento que nos levanta la tienda, prescinde de plumas y voces que uno aprecia y admira.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

EL ‘BIGOTE’ TURÍSTICO

Lo que Fitur viene a poner de manifiesto es el momento dulce del turismo alemán y británico –y también nórdico- y los apuros del padre de familia peninsular para salir con la familia de vacaciones al ‘Caribe de Europa’, como nos llama mi amigo José Ramón Sanz (este lunes, invitado en ‘Las mañanas del Mencey’, de Teide Radio Onda Cero, 11:30-12:00 horas). Vamos hacia la quinta libertad (que los aviones paren, bajen y suban pasajeros vengan de donde vengan y vayan a donde vayan), a una política de cielo abierto, para trazar rutas cuantas más mejor (el turista quiere ir de casa al destino en vuelo directo, sin hacer escalas en Madrid), y a un régimen de tasas aéreas (llámense bonificaciones o como se llamen) bajas, que atraigan clientes al archipiélago, mientras otros gravan al viajero, al margen de la primavera árabe, o, de lo contrario, el sector se quemaría a lo bonzo, paralelismos aparte. Los doce millones de turistas que registró Canarias en 2011 no son ninguna tontería. La marca Canarias y la marca España son compatibles, pero sería una estupidez que esta absorba a aquella por un patriotismo estrecho. Cuando los hoteles canarios están a tope en invierno, enla Penínsulaestán bajo mínimos, cuando aquí cogemos el avión por narices, en el territorio continental pueden optar entre transporte aéreo o terrestre. Aquí hay playa y en Madrid no. Aquí hay ‘Caribe’ y enla Península Mediterráneo.Pero son ofertas complementarias, deben ir de la mano. Juntos pero no revueltos. Estamos de nuevo jugándonos el bigote (sin que el ministro Soria pueda darse por aludido, a falta del suyo, tras rasurárselo antes de formar parte del Gobierno de Rajoy) con la gallina de los huevos de oro. Tienen que acertar los responsables públicos en las medidas que adopten. Porque turistas hay y el nuestro es un ‘viejo’ destino envejecido, que necesita remozar y renovar la planta alojativa obsoleta. Tanto en los incentivos para la rehabilitación, como en las tarifas aeroportuarias, y en la cualificación profesional, la diversificación del producto de ocio y la revisión de la moratoria, los gobernantes de Canarias y Madrid han de acertar necesariamente. En materia turística no caben ni discrepancias ideológicas, ni personales.

 

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

PABLO MATOS (PP) ROMPE UNA LANZA A FAVOR DE LA MEDIANA CON MARRUECOS

 

La delimitación de la mediana (línea imaginaria) entre Canarias y Marruecos, con el fin de establecer los espacios marítimos respectivos, es una vieja asignatura pendiente, que ningún gobierno español ha querido abordar, dadas las delicadas relaciones bilaterales. La conveniencia de fijar las 200 millas, y, por tanto, la frontera intermedia, dada la distancia entre las dos orillas, es crucial para los intereses de ambos territorios. Pese al silencio oficial sobre el tema, el diputado del PP es partidario de poner fin a la ambigüedad que rodea la soberanía de las aguas de la zona, máxime en la actualidad, al ser aguas afectadas por un posible pozo de petróleo, que genera cierta discordia respecto a las futuras extracciones.

“España debería, por una razón de soberanía nacional, trazar la mediana de las aguas entre Canarias y Marruecos”. Esta afirmación la hizo, este jueves, en el programa ‘El Envite’ (TVC), el diputado del PP Pablo Matos, que preside desde el martes la Comisiónde Industria, Energía y Turismo del Congreso, las mismas tres áreas que gestiona el ministro canario José Manuel Soria. “No hay que hacer un drama de esta decisión”, señaló, coincidiendo con la visita de Rajoy al rey Mohamed VI en Rabat el día anterior.

A su juicio, sería una medida consecuente, pues “Marruecos podría hacer extracciones” en la mitad de esa franja de mar que sería de su jurisdicción. Matos subrayó la necesidad de fijar la frontera marítima con el reino alauí, pues, según dijo, “como canario me gustaría saber si hay petróleo o no”. Una vez despejada definitivamente esa incógnita, a partir de los trabajos realizados (y actualmente paralizados) de la compañía Repsol, “habría que tomar la decisión de si se extrae o no”. Matos reiteró que “debemos ir mentalizándonos” en esa dirección, para poner fin a una largo suspense sobre esa posible reserva submarina de petróleo –y acaso también gas- a mitad de camino entre el archipiélago y Marruecos.

En relación con la polémica sobre el futuro de la bonificación de las tasas aéreas (que, según el sector, contribuyeron, junto a la primavera árabe, a la llegada de 12 millones de turistas en 2011 e Canarias), no dudó en asegurar que “las que se aplican en los aeropuertos canarios, con carácter diferencial, se mantendrán, si bien las que favorecen, a su vez, a determinadas compañías aéreas por abrir nuevas rutas, cuya naturaleza es similar a una subvención, esas serán suspendidas, pues las aerolíneas beneficiarias suelen retirarse cuando dejan de percibir la ayuda”.

El diputado popular justificó la aplicación de subidas en el IRPF y el Impuesto de Bienes Inmuebles, sin hallar contradicciones con las promesas electorales formuladas en sentido contrario y la propia intervención de Rajoy durante la investidura, ya que es producto del desvío en el déficit detectado con posterioridad en las arcas del Estado, según explicó.

Dada su condición de concejal en la oposición en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, se refirió a su relación personal con el exalcalde Miguel Zerolo, que, según dijo, comenzó siendo distante y pasó a ser estrecha y afectuosa. En este sentido, suscribió la moción de la presidenta de su partido y excandidata a la alcaldía, Cristina Tavío, para que el Ayuntamiento abra el expediente de concesión de honores a Zerolo, como se ha actuado con los restantes exalcaldes.

Durante el programa, el político del PP se sometiò a las preguntas de los periodistas Manuel Mederos, director adjunto de Canarias 7; Pepe Moreno, del periódico El Día; Enrique Bethencourt, subdirector de 7.7 Radio, y Tinerfe Fumero, de Diario de Avisos. Asimismo, intervinieron las alumnas de Periodismo Lucía Sendón y Wendy Fuentes, dado que el espacio incorporó desde la pasada temporada una faceta de ‘programa-escuela’ para estudiantes de Ciencias dela Información.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. EL MENCEY


Los hoteles carismáticos –como el Mencey- se hacen querer y morfológicamente son entidades que designan la fisonomía de la ciudad. ‘El Guerrero de Goslar’, el Auditorio Adán Martín, el Mencey…, se complementan. Santa Cruz lo echaba de menos entre sus señas inherentes.  Durante una década, J. J. Rolo y yo ‘desayunamos’ en la misma mesa del fondo, junto a la puerta acristalada que baña el sol mañanero de la terraza que ilumina el comedor. Emitíamos en Radio club con un fondo inconfundible de huéspedes y el tintineo de las tazas de café. El espacio que, por ósmosis radiofónica, heredamos de RNE me afilió sentimentalmente al Mencey: el roce hace el cariño. Los lunes hacíamos tertulias con Toni Bello, Manolo Iglesias y J. M. González -el equipo titular-, que se relevaban con economistas y periodistas, y el resto de la semana compartíamos mesa y micrófono con Vázquez Montalbán, Ana María Matute, Vargas Llosa o Ferran Adriá. Traíamos invitados de abajo a arriba, del ‘albergue’ al poder. Retorné al Mencey la semana pasada para moderar el foro de debate de DA sobre tecnologías de la comunicación, y Daniel Cañibano –el director- me dijo: “Bienvenido a tu casa”. Fue, en efecto, como volver a los pasillos familiares de una casa en la que uno ha vivido, en cuyas paredes (blancas, por fuera y por dentro, como quiso el arquitecto Rumeu de Armas en 1950) estaban colgando cuadros, porque lleva año y medio en obras, y entras en ella y te mimetizas con su mobiliario. De adolescente, en este bar, me enfadé con Alberti, di media vuelta y no lo entrevisté. Aquella estúpida chiquillada. Tengo folios y versos escritos en el Mencey y más de mil entrevistas en diez años. Desde hoy, Óscar Herrera, Leopoldo Fernández, José Antonio Pardellas y “quien les habla” (dicho en el argot de las ondas), como refleja una foto ex profeso de Roberto de Armas,  damos vida a ‘Las mañanas del Mencey’ en Teide Radio Onda Cero (FM 94.0). A José Ramón Sanz le asaltó la nostalgia del oyente amigo, propuso la idea al director de Diario de Avisos, Juan Manuel Pardellas, y al director de Iberostar para Canarias y Cabo Verde, Javier Muñoz, y exhumaron el concepto del hotel de la radio. Aquí se cuecen noticias del mundo, negocios y veladas secretas. La última cena de Maxwell. Donde el maestro Lecuona vivió como Xavier Cugat en el Ritz de Barcelona. Historias de amor de cuentos de hadas. Y operaciones políticas funambulistas. Tras seguir 24 horas a Pelé, terminamos en el Mencey. El poeta Ángel González prescindió una noche de irse a dormir para pasarla en vela junto al césped.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión 1 comentario