Por qué no me callo. GOBIERNOS PARALELOS

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez /revistagq.com

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez /revistagq.com

 

Aquí cada cual se gobierna a su antojo. Existe la tentación de los gobiernos paralelos. Hágase un gobierno a la sombra mientras tarda el de verdad. “A veces fulgurece”, decía Neruda. Si España se olvida de formar gobierno, esos lobbys se pondrán las botas. Juegan con fuego los gobiernos convencionales cuando se demoran tanto y dejan un gobierno en funciones que es como el gato de Schrödinger, que está vivo y muerto a la vez. Los partidos pierden el tiempo y pierden el oremus; siempre alguien termina gobernando con o sin gobierno. Hoy de nuevo la tribu toma el poder y cada gallo manda en su corral. Twitter, por ejemplo, es un gobierno paralelo mundial que cumple diez años de mandato. Una década de aquel tuit tan poco ingenioso del fundador Jack Dorsey: “creando mi twitter”. Estos héroes de la aldea global fundan sus gobiernos urbi et orbi y se pavonean por encima de la ley con su almacén de tuits en el Big Data como si llevaran un revólver en la cartuchera. El parlamento de hoy es la red, de la que procede la última camada de políticos españoles. En la crisis sin gobierno, España se gobierna en Twitter, entre otros capitolios, donde se mandan recados Pablo Iglesias y nuestro huésped Pedro Sánchez, y a veces es noticia el apagón de Errejón para que se note el cabreo. Hemos pasado de la alta política encastada en los cruces de la Transición a un esnobismo de chisgarabises bailando el Twist. Hasta que cuaje y se haga nueva arqueología. “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”, sentenció Monterroso en la gran prehistoria de los 140 caracteres. Obama, que pisa Cuba con una palabra –deshielo- tras una perífrasis de medio siglo de desencuentro, es autor de uno de los tuits más replicados (“Four more years”), con la  noticia de su reelección. Y ahora hay una guerra de hashtags a favor y en contra de Lula camisa roja, un cierto agiotaje de jueces y políticos retuiteados a la greña. Merkel y Cameron harán las Canarias en Semana Santa con Europa y Twitter en llamas por el acuerdo sonrojante de los refugiados y aparecen flotando dos cadáveres infantiles como dos pajaritos azules caídos del cielo en el mar Egeo. Pero en nuestras cumbres, don Nicomedes Carballo, 80 años, el último cabrero de Izaña, le dice a Norberto Chijeb: “Yo aquí lo tengo todo, no hay crisis, ni jaleo, solo trabajo”. Y ahora vas y lo tuiteas, como dice José Mota.

Nicomedes Carballo Fariña, el último pastor de Izaña/FRAN PALLERO

Nicomedes Carballo Fariña, el último pastor de Izaña/FRAN PALLERO

 

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

La Entrevista del Domingo de Diario de Avisos/José Carlos Mauricio: “El mayor error político de las Islas fue la ruptura de Coalición Canaria”

José Carlos Mauricio

José Carlos Mauricio

 

Por CARMELO RIVERO

De niño, prefería el color verde, pero si ha de escoger entre el rojo o el amarillo, el político de Gáldar no lo duda: “Rojo, sin ánimo de revancha”. El día que Carrillo hizo público en rueda de prensa que aceptaba la Monarquía y la bandera, en la foto está José Carlos Mauricio sentado a su derecha. Era el miembro más joven del comité ejecutivo del PCE, que acababa de reunirse bajo el ruido de sables por su legalización, y él había sido el encargado de dirigir -“me tocó ese turno por casualidad”- la fase más crítica del cónclave comunista, en la que Carrillo le dice, “dame la palabra”, y anuncia a sus miembros el giro que hay que dar para saltar por encima de la historia y abrazar la democracia. Mauricio ahora va a cumplir una década alejado de la política y escribe sus memorias. En noviembre cumple 75 años. Vienen nuevas elecciones, le dice el olfato al exportavoz de la era dorada de Coalición Canaria (CC) en Madrid con cuatro diputados. Sigue considerando necesario un partido nacionalista ‘fuerte y unido’, cuya bandera, ‘aún más que el Estatuto, es el REF’, afirma el exconsejero de Economía y Hacienda.

-¿Pasó al retiro o a la reserva?

“Yo me retiré de la política totalmente. He tenido encuentros informales con Paulino y Clavijo, aunque estoy desvinculado del partido. Hace casi diez años perdí mis últimas elecciones, Saavedra arrasó, pero lo que me retiró fue la muerte de mi mujer de cáncer. Me quedé tocado. Me salvó escribir. Yo empecé de periodista”.

-¿Va a haber elecciones?

“Sí. Y si el PP se estanca, Rajoy se irá, y gobernará con el PSOE y Ciudadanos (C’s). ¿Eso reforzará a Podemos en la oposición? Según Andreotti, estar ahí es lo que quema”.

“Los canarios fuimos débiles en la primera Transición y lo somos ahora en la segunda”

-¿Y qué va a pasar en Canarias?

“El mayor error político de las Islas fue la ruptura de CC. Por las luchas de poder entre Gran Canaria y Tenerife. En una década, desde mediados de los 90, el final de González y la etapa de Aznar, nos hicimos fuertes en la debilidad: convenios, planes de empleo y educación, financiación y REF. Llegamos a tener cuatro diputados en Madrid y dimos un vuelco a las relaciones Canarias-Estado. Fuimos débiles en la primera Transición y lo somos ahora en la segunda”.

Foto histórica. Mauricio, a la derecha de Santiago Carrillo, que a su izquierda tiene  a Marcelino Camacho, en la rueda de prensa a raíz de la legalización del PCE./Foto Archivo ABC

Foto histórica. Mauricio, a la derecha de Santiago Carrillo, que a su izquierda tiene a Marcelino Camacho, en la rueda de prensa a raíz de la legalización del PCE./Foto Archivo ABC

 

-¿Tiene porvenir el nacionalismo?

“Es necesario, por eso fui uno de los fundadores de CC. Pero, tras más de veinte años en el poder, se ha degradado, y es una pena, hay gente joven y capaz de hacer un partido progresista y solidario, no tan conservador e insularista, cuya prioridad sea un plan contra la pobreza. Definamos qué nacionalismo. Nuestro fuerte es el REF, más que el Estatuto. En el preámbulo del decreto de Puertos Francos, de 1852, está el germen de todo: la lejanía y la insularidad. Hay que llenar de contenido nuestro hecho singular, recogido en la disposición adicional tercera de la Constitución. Somos distintos por distantes y ustedes no se enteran, le dije a Aznar. Y me dijo, ‘ah, ¿entonces lo que defiendes es un nacionalismo geográfico?’ Y tenía razón. La fórmula de Gobierno nacionalismo-PSOE me gusta. Pero el PSOE también tiene que refundarse y el nacionalismo debe ser uno. De eso escribo ahora en Los caminos del futuro”.

-¿Usted ve reconciliándose a CC y NC?

“O se unen o los dos van al precipicio por separado”.

-Investidura fallida, un hecho insólito. ¿Hay remedio?

“Estamos en la segunda Transición. Yo viví la anterior y también eran cuatro partidos. Ahora son tres con PSOE-C’s. La crisis económica devino en política y la democracia española está enferma de corrupción, con una Constitución envejecida y el poder mediático alineado, sin su función crítica. La experiencia histórica demuestra que estas transiciones o se hacen desde el centro o acaban mal. ¿Qué sería lo ideal? Un gobierno PSOE-C’s que se apoye a ratos en Podemos y a ratos en un PP reformado. Están el Suárez, el González y el Carrillo. Pero sobra Fraga”.

-¿Este es un partido a dos tiempos?

“A cuatro, como en baloncesto, con elecciones incluidas. Hemos asistido al teatro de los insultos. Ahora, los partidos van a estar pegados a las encuestas. Si Rajoy no se va, que se cuide de que un Bruto de Galicia no conspire contra él en los idus de marzo, como en el Julio César de Shakespeare. Ese Núñez Feijóo no es un producto televisivo fabricado en Madrid, es un político de talla.Si el PP se reforma, se come a Rivera”.

-¿Qué no tiene Iglesias que sí tenía Carrillo?

“Altura de miras y generosidad. Como Suárez, que venía del Movimiento. “¡Qué suerte no tener mayoría absoluta!”, me dijo Suárez, “para poder pactar con la izquierda sin que Fraga me coma”. Iglesias empezó bien, transformando el 15M en un partido y sacó un 20%. Pero se le ha subido la fama a la cabeza, como el vino. Los ingleses lo llaman ‘cabeza de Pony’. En lugar de una agenda social, pide la vicepresidencia, Defensa y Eliot Ness y los Intocables”.

“José María Aznar me propuso el Ministerio de Trabajo, y se lo dio a Zaplana porque le dije que no”

-¿El portavoz sin papeles más reconocido del país cómo ha visto a estos oradores?

“A mí me daban premios no por hablar sin papeles, sino con moderación. Cuando el GAL -que sacó Iglesias de un modo desagradable-, a los que acusaban a González les pareció bien mi intervención, y al PSOE que fui respetuoso. Cuando estuve en el Parlamento austríaco, leí en el frontispicio: ‘Deja aquí todas tus bajas pasiones y solo entra acompañado con tus buenas razones’. Aquí todos han entrado con sus bajas pasiones, las razones las dejaron en la puerta. Hay riesgo de un declive histórico de 10 años”.

JOSÉ CARLOS MAURICIO

-¿Es la hora de Sánchez pese al retroceso de la izquierda europea?

“Empezó siendo poquita cosa y los retos lo han hecho crecer. En la normalidad cuajan los mediocres. Tiene madera, pero aún no es sólido. Solo Renzi va saliendo adelante en Italia, con la socialdemocracia desmoronándose en Europa, porque Corbyn (Reino Unido) es la extrema izquierda”.

-¿Usted salió del comunismo escaldado?

“No, porque fui a la Unión Soviética en el 72, cuando Breznev, y vi el desastre. El PCE no era un partido, sino el partido y había gente que hoy es del PSOE. El otro día iba por la calle y me saludaron: ‘¡Hola, Pablo!’. Era José Miguel Pérez, secretario general del PSC-PSOE, llamándome por mi nombre clandestino”.

-En la célebre rueda de prensa de la legalización del PCE Carrillo le puso a su derecha.

“Sí, yo fui muy activo en el PCE en España y en Europa entre el 65 y el 77. Esa foto fue la que dio origen a la leyenda de que yo era el sucesor”.

-Carrillo me dijo que usted nunca quiso.

“Me pidió que me fuera a vivir a Madrid y no quise. Elegí Canarias. Pero, en realidad, creo que él prefería a alguien más obediente como Gerardo Iglesias.Mi modelo era el eurocomunismo de Belinguer, del PCI italiano, el del compromesso storico con la Democracia Cristiana. Un tipo delgado, aristocrático, cautivador. Lo conocí en un viaje a Italia con Vázquez Montalbán y Solé Tura. Fue el político más interesante de Europa de los últimos 50 años. Nunca he oído hablar a nadie en público como él. Esa vez, en Roma, hablé para los brigadistas internacionales, y me saludó un ruso en silla de ruedas: el que había tirado el primer avión de Franco que atacó Madrid, con Hemingway de corresponsal de guerra. Todos cantaban Bandiera rossa. Inenarrable”.

-¿Tenía amigos en los círculos del poder de Madrid?

“Había gente como Areilza, que me decía: ‘Mi hombre en Canarias es Leoncio Oramas’. A Suárez lo traté mucho en la ilegalidad”.

-Después los legalizó.

“Voy decir una cosa en contra de la versión oficial. Quien legalizó al PCE fue, en realidad, el propio rey. Lo sé muy bien. Suárez le pidió que hablara con Carrillo. Y el rey se reunió con Carrillo siete horas, desde las diez de la noche hasta las cinco de la mañana, y después le dijo a Suárez: ‘Adelante, aceptan la Monarquía y la bandera”.

-¿Qué aprendió de portavoz?

“Vi que siendo un pequeño peón en una partida de ajedrez, si el peón está bien colocado, se hace decisivo al final de la partida”.

-Entre Aznar y usted parecía haber química personal.

“El segundo Aznar que puso las piernas sobre la mesa con Bush fue un desastre. Pero el primero hizo reformas serias y la agenda canaria la situó en un primer plano. Hablábamos mucho en la Moncloa”.

-¿Le hizo algún ofrecimiento?

“Sí, me propuso el Ministerio de Trabajo, que después se lo dio a Zaplana, porque le dije que no”.

-¿Por qué le dijo que no?

“Porque yo no era del PP, y porque, como pasa con Soria, si te ponen de ministro, en lugar de defender a Canarias, tienes que defender a Madrid contra Canarias. Si a un canario lo nombran ministro, decide ser político español”.

“Lo ideal sería Un gobierno PSOE-C’s que se apoyara a ratos en Podemos y a ratos en un PP reformado”

-¿Cómo era Rajoy de ministro?

“Yo lo buscaba siempre, era un negociador comprensivo, el que mejor entendía nuestras cosas”.

-¿Qué le pasa a Europa?

“Tiene las fronteras en llamas y un millón de refugiados. Guerras civiles y gente que huye. Mala relación con Putiny, encima,Brexit. Reino Unido se quedará con un pie dentro y otro fuera. Y vamos a pagar un precio altísimo. O Europa se une política y económicamente o se destruye”.

-¿Treinta años después, votaría no a la OTAN?

“Volvería a votar no, que fue lo que votó Canarias y acertó. Y voy a contar algo: ahí nace el embrión de CC. Nos llama ATI a Las Palmas y nos dice que quiere hacer campaña con nosotros y Mardones se involucra. Cuando cayó el muro de Berlín, en 1989, debió caer la OTAN, una de las causas del yihadismo”.

-¿Donald Trump es el coco?

“Si a un exdirector de la CIA le preocupa, está todo dicho”.

-¿Está escribiendo sus memorias?

“Sí, La semilla del tiempo,las tengo a medias; será mi último libro y saldrá después de muerto”.

-¿Entonces, se moja?

“Cuento lo que he visto y vivido. Habrá cosas que a mucha gente no le guste y se cabree. Ahora, está escrito, como decía Felipe González, sin acritud. Yo me he reblandecido mucho de viejo”.

-¿Se siente querido o perseguido?

“¿Sinceramente? Me he sentido toda la vida perseguido. Yo no le caigo simpático aquí a la gente, quizá porque no lo soy, o porque me he metido con poderes fácticos mediáticos. Me votaron al Congreso, pero cuando empecé en el 77 obtuve un 4% y al final, treinta años después, saqué lo mismo. Los ingleses dicen que ‘la política es una larga carrera hasta la derrota final’. Yo cumplí esa regla”.

LA IRONÍA DEL ‘TIMES’
El joven Mauricio que lavaba platos y era camarero en Londres, en los primeros años 60, quería parecerse a Lorenzo el Percha. El portero del Colegio San Agustín, exquisito en el vestir, fardaba de viajes y amores con una judía en Tánger, pero no cambiaba Canarias por nada del mundo. Mauricio conoció al millonario armenio Nubar Goulbenkian, porque lo invitaban a ver las tricentenarias cacerías del zorro, y en los entreactos del Covent Garden, siendo un veinteañero, se cruzaba con el ministro de Guerra John Profumo, que dimitió por intimar con la amante de un espía soviético.El célebre caso Profumo en plena Guerra. La ironía de su oratoria sin papeles la adquirió en el Times, que leía entonces como un laborista seducido por las crónicas parlamentarias. Ha seguido ese hábito extendiéndolo al Financial Times, The Economist y Le Monde. Dada la fina tela que divide el periodismo y su vida, se ha repatriado en los libros y artículos que escribe con la nostalgia del oficio y de colegas, “como mi admirado Juan Cruz”. Por una proclama antimilitar en la mítica revista Sansofé, tras un recital de Gloria Fuertes “con pistolas al aire”, le abrieron un consejo de guerra y lo encerraron en Barranco Seco en la celda de Hedilla, el falangista que se enfrentó a Franco. Recientemente regresó a los sótanos de Comisaría; posó de frente y de lado para la ficha policial, y al fotógrafo le extrañó verlo sonriente. “Yo he recibido palizas en interrogatorios y ahora me acusaban de haber contratado en mi fundación a una chica cubana, novia de un amigo, que pidió el permiso de residencia. No salía de mi asombro”. También le retiraron un viejo carné de conducir, pagó la multa, y lo sacó de nuevo. “Después de 40 años, vienen estos líos”, dice dando vueltas en la noria de la vida.  
Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. IL DIVO

 

Giulio Andreotti./epochtimes.it

Giulio Andreotti./epochtimes.it

 

‘Il divo’ fue una película laureada en Cannes sobre el lado oscuro de la política italiana corrompida por los demonios de la tangentópolis y tan cerca de los ángeles vaticanos. El protagonista era un mefistofélico santurrón, Andreotti, su vida, un biopic. A mí me intrigaba en los años 70 la omnipresencia del político alabeado de trajes negros que arrastraba los pies como si caminara descalzo, sigilosamente. Giulio Andreotti era siniestro, un papa jorobado de la democracia cristiana, que permaneció en el poder medio siglo con esa dejadez o en los aledaños de la cosa pública. Cuando lo juzgaron en vano bajo sospecha de ciertos lazos con la Cosa Nostra –en base a un beso ritual al capo Toto Riina-, resistía como un estafermo las embestidas de los medios y enemigos que lo querían mandar al infierno como fuera. “Mi vieja tía Mariannina repetía con frecuencia que al paraíso no se llega en carruaje”, se lamentaba. Pero nada le quitaría el aliento, sino la crisis respiratoria que se lo llevó por delante a los 94 años, hace apenas tres, después de haber sido con reiteración ministro todoterreno y primer ministro, dejando a su paso una estela de cadáveres y la leyenda de que era de hierro bajo un aspecto triste e indefenso. Tenía esa indolencia en la cara de cura y un aire de hombre corriente, que a veces parecía tierno. Al final de sus días de senador vitalicio era apenas un alambre retorcido en un escaño, pero conservaba los ojos nocturnos de búho alertas entre tantas sabandijas.

Mariano Rajoy/publico.es

Mariano Rajoy/publico.es

 

Rajoy es ‘il divo’ español, lleva la procesión por dentro, se enroca como aquel en los cargos, les adorna una infinita paciencia, cierto humor despectivo hacia los que les rodean y los dos han sido muchas veces ministros y han tocado la cabeza del poder, han tenido esa suerte o esa desgracia. Son políticos híbridos. Rajoy, cachazudo y católico taciturno, torea también los escándalos de corrupción muy a la manera desganada de Andreotti, que luego no se iba nunca de los sitios. El cansancio que trasudan todos estos decanos de la porca política, no es nada comparado con la oposición: “el poder desgasta al que no lo tiene”, decía el italiano con media sonrisa de cardenal hipoacúsico. Ambos hicieron Derecho y todo ese afán de perpetuarse tiene mucho de fenotipo, de personajes amorfos, contraídos, gafudos y hasta ciegos, como el eterno Balaguer dominicano de ‘La fiesta del chivo’. Tienen fieles, se hacen querer bajo un palio de odios, y  no le dan a todo el  mundo la mano.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. EL DIARIO DEL 16

Lucas Fernández, presidente de Diario de Avisos, con el primer ejemplar del nuevo diseño del periódico, recién salido en la madrugada del sábado al domingo, de la rotativa de Tenerife Print

Lucas Fernández, presidente de Diario de Avisos, con el primer ejemplar del nuevo diseño del periódico, recién salido, en la madrugada del sábado al domingo, de la rotativa de Tenerife Print

 

Este año tiene su miga. 2016, sin gobierno y con estos pelos, recuerda –cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia-  a 1976, ya sin Franco pero aún sin Suárez por estas fechas, y con el DIARIO DE AVISOS saliendo como un caporal por la calle Santa Rosalía. Aquel Diario del 76, del que fui testigo con los gallos rojos de la primera redacción. Cuarenta años después, me sucede algo insólito: vuelvo a ver salir el mismo periódico centenario con aire más juvenil. Este Diario del 16 es como un pipiolo dejándose la barba por la pasarela de Tenerife Print. El sábado pasado, a medianoche, vi cómo imprimían los primeros números, un torito de punta en blanco, con qué empaque y colorido, que daba gusto verlo/leerlo. Liturgia de tauromaquia atronada por la rotativa. Salía al ruedo como un jiribilla, la cuadrilla de operarios lo zarandeaba, le daba vuelta y vuelta, embuchaba las 45 páginas extras del domingo y lo grapaba sin más protocolo. Tiene cara de investidura, y que Pedro Sánchez se las arregle. Renace en la ingobernabilidad política, no eligió el contexto. Borges decía que el ideal era Suiza, donde preguntó por el presidente (de la Confederación Helvética) y no supieron decirle. Le parecía genial; ahora se lo habría parecido España. El periodismo es un arma de doble filo, como narra Vargas Llosa en su última novela que cae en mis manos (‘Cinco esquinas’): “algo vil y sucio” o “un instrumento de liberación.”

Mario Vargas Llosa novela en 'Cinco esquinas' una historia de periodismo y poder en los últimos días del fujimorismo. /F:AFP

Mario Vargas Llosa novela en ‘Cinco esquinas’ una historia de periodismo y poder en los últimos días del fujimorismo. /F:AFP

 

Por razones familiares, la historia me incumbe: los últimos días del fujimorismo, con los execrables vladivídeos de Vladimiro Montesinos, su número dos, repartiendo fajos de dólares a políticos en el sumidero. La prensa amarilla era un arma arrojadiza del ‘Chino’ –que de la nada ganó en las urnas al Nobel-, pero cierto lobo de periodismo redentor le dio la vuelta al cuento de Caperucita, y se comió al dictador, hoy entre rejas como su mano derecha, cada uno en su jaula. La lagunera Mercedes Pinto (todas las islas leerán hoy párrafos de su novela ‘Él’ por el Día de la Mujer), clamó por ‘El divorcio como medida higiénica’ en Madrid, con Primo de Rivera, y tuvo que exiliarse en América. Amiga de Unamuno y Ortega y Gasset, murió en México en el 76. El año del DIARIO DE AVISOS en Tenerife y El País, 40 años atrás, en aquel inestable cielo taciturno de la España de Arias Navarro cuando se había ido Franco y no había llegado Suárez. La democracia española ha salido de todas, saldrá de esta. DIARIO DE AVISOS, le petit, no eligió mejor momento para refundarse.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión 1 comentario

La Entrevista del Domingo de Diario de Avisos/FERNANDO CLAVIJO (Presidente del Gobierno de Canarias): “Me preocupa que el Frontex esté en el Mediterráneo. Si no tenemos cuidado, volverán a venir pateras y cayucos”

AG - FERNANDO CLAVIJO - 05.JPG

 

Fotos: ANDRÉS GUTIÉRREZ

Por CARMELO RIVERO

 

Canarias tiene un presidente joven, de 44 años, que es economista y fue alcalde. Reúne el perfil ad hoc de la nueva política, en boga en España, y, en los ocho meses que lleva al frente de un Gobierno de coalición con el PSOE, ha visto descomponerse la herencia de mayorías de la Transición entre los partidos de ámbito estatal. El político nacionalista, secretario general en Tenerife y nuevo líder en la práctica de Coalición Canaria (CC), prepara su primer debate sobre el estado de la nacionalidad (28 y 29 de este mes) mientras contempla la fallida investidura de Pedro Sánchez y exclama con media sonrisa: “Virgencita, déjame como estoy, bendita estabilidad la de Canarias”. Considera que el Archipiélago, una factoría de pactos en otro tiempo accidentados, goza, sin embargo, ahora de la cadencia política que busca sin éxito el país.

-¿La política nacional debe coger recortes de Canarias?

“Es bueno que los ciudadanos reflexionen. Tras años de enfrentamientos, la vida política canaria está pacificada, a pesar de que hay gente que intenta encender fuegos”.

-¿Qué Gobierno le conviene a España?

“La izquierda no suma y la derecha tampoco. Hay que mezclarlos”.

-El ministro Soria incluye a CC en la gran coalición.

“Es un gesto y comparto la fórmula. Hay que escribir en un folio las cuatro cosas que urgen; que presida quien sea, pero que se gobierne y después convocar elecciones”.

-¿Y besos y abrazos, tan de moda, cree usted?

“Vistas las señales de humo de los partidos, es poco probable. La información que tengo es que el rey no va a realizar una nueva ronda. Cada uno va a seguir con su obra
de teatro. Y es triste lo que nos cuesta a los canarios la ingobernabilidad”.

-¿Se sabe?

“Sí. Esta inestabilidad nos cuesta 1.900.000 euros diarios. Es el daño a nuestra financiación autonómica. Cuando estuve con Soria y hablamos del REF, consultamos a la Abogacía del Estado y nos dijo que un Gobierno en funciones no puede autorizar las medidas económicas de la ley. Un jarro de agua fría”.

AG - FERNANDO CLAVIJO - 04.JPG

 

-Vuelve la luna de miel Canarias-Madrid. Ese era su sino.

“Había ganas por parte del Estado de recuperar la sintonía con Canarias. Nosotros también estábamos predispuestos a olvidar historias pasadas y empezar de cero. Fue un reencuentro fluido, pronto y fácil”.

-La vicepresidenta acalló voces en el PSOE. Pero usted sabe que su Ley del Suelo levanta ronchas.

“Y no sé por qué; no se toca el modelo de no consumir más suelo, un legado de los 90 en Canarias, porque ¡tenemos 54 millones de metros cuadros urbanizables todavía, para 20 años! Se habla sin saber. La ley simplifica trámites. Los planeamientos generales los aprobarán los ayuntamientos, los insulares los cabildos, y la Cotmac hará sus informes, pero ya no tendrá la última palabra. Se acabó la rémora de esperar 12 años para sacar un plan”.

-¿Creará empleo?

“Ahora el planeamiento bloquea inversiones, por tanto, empleo. El 50% de los puestos de trabajo en Canarias depende del turismo y la construcción. Con rehabilitación hay empleo. Los planes turísticos son un infierno, paralizados. Con la Ley del Suelo les quitamos el tapón”.

-¿Viene caminando una nueva Ley Turística?

“Sí. La del Suelo es una parte y queda la Ley Turística”.

-¿Pondrá fin a la moratoria?

“Hay que vivir los contextos. En su momento no sé si fue buena o mala. Pero una parte importante la han tumbado los tribunales y debemos hacer frente a reclamaciones judiciales millonarias por no haber hecho las cosas bien”.

-¿Qué piensa hacer?

“Cumplir las sentencias. Hay mucha demagogia. Gente que habla del apocalipsis del consumo del suelo. Yo conozco los datos y oigo decir tonterías. Habrá una nueva Ley Turística y la consejera ya está en ello”.

-¿Cuántos turistas ficharon en 2015?

“En total, vinieron 13.600.000. De nuevo, récord. El 70 y pico por ciento de ocupación; todavía con lo construido podemos albergar más gente. Pero hay que conseguir que duerman más noches y gasten más”.

-¿Le preocupa turísticamente el Brexit?

“Me preocupa que se devalúe la libra esterlina, se vaya o no Reino Unido de Europa. El turismo nacional fue un palo en la crisis, y ahora está creciendo más del 30%”.

-Usted predicó los errores de la política social anterior. Ahora le toca dar trigo.

“Cuando llegamos, el dinero para la Prestación Canaria de Inserción se había agotado, y pusimos 40 millones de crédito extraordinario. Aumentamos las partidas sociales en el Presupuesto de 2016 (7.100 millones) y estamos cambiando el decreto de copago de Inés Rojas, que no era satisfactorio. Habrá Ley de Servicios Sociales, un compromiso de la vicepresidenta con el sector”.

-¿Cómo funciona el tándem Clavijo-Patricia Hernández? ¿Y el pacto CC-PSOE?

“Nuestra relación de pacto es buena y fluida. Me llevo fantásticamente con Patricia. Lleva un área muy potente (Empleo, Políticas Sociales y Vivienda), que ella quiso desde el principio. Es una mujer valiente”.

-¿Le molesta la ironía de llamarle alcalde de Canarias?

“Me enorgullece, me mato todos los días para no perder esas raíces.”

-De candidato nos dijo que pensaba “resetear Canarias” para buscar empleo debajo de las piedras. ¿Está en eso?

“Le dije que tenemos 1.050.000 personas dispuestas a trabajar, pero generamos 770.000 empleos: 280.000 están condenadas al paro estructural. Por eso surge el Fondo para el Desarrollo y Cohesión de Canarias, dotado con el Impuesto General sobre el Tráfico de Empresas (IGTE), 160 millones anuales (1.600 en 10 años) que gestionaremos desde el Gobierno con ayuntamiento y cabildos sin tener que devolverlos al Estado. Nadie daba un duro de que lo íbamos a conseguir. Es para crear empleo de verdad. A finales de mes sale el decreto, y en abril comienza a andar”.

-Hubo una rencilla fea entre islas por el reparto…

“Casimiro Curbelo propuso la triple paridad como en el Parlamento y hubo esa polémica. Queremos sacar a toda Canarias del atolladero, pero alguien más egoísta puede decir, ‘no, yo quiero sacar solo a mi isla”.

AG - FERNANDO CLAVIJO - 01.JPG

 

-¿Por qué a Morales (presidente del Cabildo grancanario) le disgusta su Fondo?

“Quizá no tiene la visión de Canarias en la cabeza, o no cree en una tierra igualitaria. O es una pose política. He intentado reconducir la situación con él, sin éxito. Es como si le pregunto a alguien, qué proyectos tienes que te quiero ayudar y se enfada conmigo”.

-¿Hay canarios de una y de doble insularidad?

“Lo sé bien. Y recuerdas la idea genial de Adán Martín: el Eje Trasinsular. Unir Canarias por tierra, mar y aire. La queremos rescatar, ahora es viable si se cumple el REF”.

-¿Qué tal le va de embajador del REF?

“Compruebo un gran desconocimiento. Me miran como diciendo, ‘este está loco’. He ido con el paquete llave en mano a ver a los embajadores de Canadá, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Noruega y Japón, diciéndoles, he aquí un territorio de Europa con la mejor fiscalidad autorizada hasta 2025. Y no tienen ni idea de que en la ZEC se tributa el 4% frente al 25% de Irlanda. Esta semana publicamos un concurso en la UE. Buscamos la mejor consultora para vender el REF en todo el mundo. Una potencia minera como Canadá quiere ya desembarcar en esta cabeza de playa. El cine va bien. En 2015, movió 30 millones en producciones”.

-¿La cultura es un sector?

“Es un sector que mueve 20.000 puestos de trabajo”.

-Carlos Alonso y José Manuel Bermúdez tienen pactos estables. José Alberto Díaz en La Laguna, no.

“José Alberto está yendo a más. Trabaja con paso firme”.

-¿Cómo encaja Javier Abreu?

“Lo tendrá que decidir el PSOE. Con lealtad, el pacto puede seguir igual”.

-CC se refunda. ¿Tiene plan B?

“Es una reedición del contrato público con la ciudadanía. Mucha gente solo nos conoce gobernando. CC tiene que hacer mucha pedagogía para recuperar la credibilidad perdida. El debate ya empezó de abajo arriba. Pero antes de las elecciones empezaron los cambios y, fruto de ello, aparezco yo”.

-¿La suspensión de alcaldes va en serio?

“Va en serio por incumplir el pacto. Como secretario insular, digo que la disciplina se tiene que imponer, o dejamos de ser un partido. Los ataques personales en los pueblos no caben en la nueva política. Eso se acabó”.

-¿Le tientan las siglas PNC o sigue pensando que Coca-Cola es más antigua que CC?

“No tenemos que estar cerrados. PNC pueden ser unas siglas bonitas. Pero en los nuevos fenómenos el nombre del partido es menos importante que el de las personas”.

-Más fuerzas y menos margen de maniobra para CC.

“Sí, hay más competencia y te exige. Si no somos capaces de ser mejores desapareceremos”.

-¿Qué piensa cuando oye decir que CC está acabada?

“Que ganamos en cinco islas, somos la primera fuerza en el Parlamento tras 12 años y presidimos el Gobierno”.

-Pero el sur de Tenerife es socialista.

“En efecto, y el área metropolitana y el norte son nuestros. Tenemos que hacer autocrítica. Pero, a pesar del desgaste, la crisis y la bronca interna por la elección del candidato, también están los logros. ¿Gran Canaria? Allí se rompió el proyecto nacionalista”.

-¿La reunificación es una quimera?

“Nosotros queremos la reunificación nacionalista. Nueva Canarias es la que no quiere”.

-¿Ana Oramas se basta y se sobra?

“Con un diputado colocamos a Canarias en la agenda nacional. Ana tiene las puertas abiertas en Madrid”.

-¿Le desagrada que PSOE-C’s hayan invocado la hora canaria, latiguillo y hasta arma electoral?

“Ya se han dado cuenta de que es la hora de Canarias.”

-Le pregunto al economista. ¿Teme una nueva recesión?

“Nosotros en 2015 crecimos al 3,5% y España al 3,2%. Para 2016, el BBVA nos otorga el 3,2%. En los dos próximos años, Canarias va a seguir creciendo y generando empleo, como en febrero”.

-¿Volverán pateras y cayucos?

“Me preocupa que el Frontex esté en el Mediterráneo; nos quedamos desguarnecidos. Si no tenemos cuidado, volverán a venir pateras y cayucos”.

-¿Qué planes tiene para la Radio Televisión Canaria?

“Las cosas no pueden seguir así. El Parlamento debe ver que la reforma legislativa no es la más acertada. El Gobierno quiere potenciar la Televisión Canaria; porque cohesiona y tira de la industria audiovisual. Esta bicefalia entre el Consejo Rector y el presidente ejecutivo impide que se afronten los problemas. Es cierto que se hacían cosas mal en el pasado, pero también es cierto que se hacían cosas bien. Alguien tiene que mandar y tomar decisiones. Y ahora mismo no es así”.

-¿Se ha librado de la gripe?

“Por ahora sí. En el Gobierno estamos vacunados”.

LA MOCHILA
Hay dos cosas que hacen de Fernando Clavijo un presidente sui generis: no lleva corbata y lleva mochila. Dice acerca del cargo que, de alcalde -lo fue siete años en la Laguna-, le golpeaban los problemas de la calle en la puerta a primera hora de la mañana y, de presidente, el encuentro es al revés: busca pisar la calle, hacer su reality bites (mordiscos de realidad), “porque detrás de las estadísticas yo sé que hay caras y quiero verlas”. En la mochila, junto al iPad, su legendaria libreta y algún expediente, carga el móvil como un espía: hace fotos que cuelga en el chat de servidores públicos sin perder un hábito de edil. La verdad está en la calle del wasap. Clavijo sufrió un año y medio de pinchazo telefónico, pese a lo cual asegura que no se corta hablando por teléfono, “salvo las palabrotas”. Y sigue con el mismo talón de Aquiles que cuando era karateca: el estómago, cosa que en política hay que tener. “Pero ese soy yo; procuro comer y correr a mis horas para vaciar el estrés”. No obstante, admite que son sus hijas, de diez y tres años, cuando le dicen, “papá, trabajas mucho y te echamos de menos”, quienes lo dejan “hecho polvo” sobre el tatami.
Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. LA PLACENTERA CAMA DE PLUMAS DE SARDANÁPALO

'La muerte de Sardanápalo', obra de  Eugène Delacroix

‘La muerte de Sardanápalo’, obra de Eugène Delacroix (Museo del Louvre de París)

 

Tenemos el día y la hora. Martes, 4 de la tarde. Una hora menos en Canarias (la hora de España, si triunfa el pacto de los relojes parados). La investidura promete ser una danza y contradanza de la vida holgazana políticamente correcta de sus señorías. La política española, torpona y perezosa como la europea, para los relojes cuando le conviene, y ahora copia la hora canaria si le salen las cuentas. Será como una oda a la muerte investida de mala manera, pero con alfombra roja como los Oscar. Es una dramatización, bien mirada, muy actual de los mitos clásicos, y los personajes que suban este martes a la tribuna de ‘horadores’  representarán la carnalidad en llaga viva de una democracia vetusta tan joven todavía a la sazón. El montaje no lo supera ni Els Joglars (que tiene más años que la democracia), ahora que Boadella se compadece de los titiriteros del ‘Gora Alka-ETA’. Estrictamente, estamos ante un estreno que desafía la temporada teatral, y el Congreso se eleva de categoría a la de gran coliseo. Quien quiera ver la investidura como una sesión plenaria de elección de un presidente al uso, pierde el tiempo, porque, de antemano, se sabe el desenlace de la trama, y es como si te contaran el final de una película en el tráiler. Tenemos el guion, el reparto y el final publicados en la prensa como aquellas novelas por entrega de antaño.

Pedro Sánchez explica el pacto con Ciudadanos con un fondo simbólico, el cuadro 'El abrazo', de Juan Genovés, icono de la Transición.

Pedro Sánchez explica el pacto con Ciudadanos con un fondo simbólico, el cuadro ‘El abrazo’, de Juan Genovés, icono de la Transición.

 

Desde ese punto de vista, carece de interés, y tendríamos cosas mejores que hacer antes que pulirnos las doce horas del telemaratón, como poco. Pero, la investidura no va de eso. Esta es una injerencia teatral muy hábil del Congreso en toda regla, que salva la crisis política de sus ‘indecencias’ y acierta a dramatizar las filias y fobias de los tribunos de la plebe elegidos el 20D. La Investidura como representación, como elenco con tablas, es una contribución española muy de agradecer a los 400 años de Shakespeare, y la dramaturgia europea aprendería mucho de esta irrupción parlamentaria en el arte de Talías. Antes de que perdamos la hora menos (el tiempo en la isla del día de antes, como tituló Umberto Eco), digamos que veremos la investidura como un inglés, al estilo de Pérez Minik, y que otros vengan y pongan sus relojes en hora cuando les apetezca, que nosotros tenemos donde elegir: Greenwich o la Punta de la Orchilla, donde estuvo siempre el reloj del mundo hasta que se lo llevaron los paisanos de Shakespeare (hace 130 años). Y ya veremos. Estos días de nieve son muy propicios para cubrirnos de gloria o de mierda, que fue lo que dijo Zidane cuando perdió el derbi. Pero bajo la nieve continúan las aceras mugrientas del país y las alcantarillas son lo que son. Estamos del tingo al tango, de los tribunales al Congreso, de la tangentópoli al tufo de los pactos. Ni la nieve es capaz de tapar las vergüenzas. Sánchez & Rivera traen el abrazo de Genovés al hemiciclo y antes de que se vote, prometen prolongarnos la espera hasta la medianoche del 3 de mayo como los catalanes, que inventaron la ‘última hora’ como nosotros la ‘hora menos’ hasta que nos quiten la gracia, que dice Barragán que no es para tanto.

Lindsay Kemp

Lindsay Kemp

 

Esta investidura es una gozada teatreramente hablando. Una mezcla de Orson Welles y Lindsay Kemp. (Aquella máscara suya pálida como el Teide en Flowers cuando a Tenerife venían las mejores estrellas del teatro y era algo cotidiano que hoy se cuenta y no se cree.) Viene a representar esta sesión de investidura los males posmodernos del siglo: la corrupción y el austericidio de Europa; algo saldrá de la ética y KantIglesias y Rivera han hecho, como ahora se dice, una lectura exprés del filósofo por si toca en el examen, una vez escarmentados-; alguno tirará de Rita Barberá y Donald Trump, y los de Podemos tendrán que poner alguna nota o defraudarán al gallinero (donde los querían meter), una sonrisa del destino, un check and balance, un asalto al cielo, o lo que sea. Pero la metralla de la sesión es de pólvora mojada. El candidato asiste a su inmolación –si no le alcanzan los votos, que no sea una muerte sin pena ni gloria- de buen grado. El martes es su gala de investidura. Como quiera que hoy lunes, 29 de febrero, es su cumpleaños, sus señorías están invitadas, y por eso hay una sensación de gran despelote antes del desastre.

Donald Trump

Donald Trump

 

La hora interminable del pacto, el reloj parado hasta el 3 de mayo. Es como en la orgía apocalíptica de aquel famoso cuadro de Delacroix, del holocausto de las damas, donde el rey asirio se abandona a su suerte/muerte con sus mujeres y tesoros, sus eunucos y esclavos y caballos y objetos más preciados, y celebra la última ‘escena’ de su vida disoluta en palacio, dando rienda suelta a todos sus placeres sobre una cama de plumas colosal antes de quemarse en la hoguera con su séquito voluptuoso y no dejar rastro de nada cuanto tuvo y quiso y disfrutó, bajo el asedio inevitable de su ciudad. Subyace en el debate de investidura, que promete ser largo y copioso como la placentera cama de plumas de Sardanápalo, un desahogo de tanta tensión acumulada durante estos dos meses en blanco, una barra libre de amor/odio tras el 20D, o sea, la obra promete, se quemarán las naves y llegará el Armagedón a su hora, que todavía es una menos en Canarias. Y será lo que tenga que ser. Una escabechina. ¡Qué pedazo de obra de teatro, sí señor!

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

La Entrevista del Domingo de Diario de Avisos/Melisa Rodríguez (Ciudadanos): “Hemos firmado con el PSOE, pero creemos en la gran coalición con el PP”

AG - CIUDADANOS MELISA - 03.JPG

 

Fotos: ANDRÉS GUTIÉRREZ

Por CARMELO RIVERO

La firma del acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos (C’s), el pasado miércoles, tras más de dos meses de las elecciones generales, colocaba la pelota en el tejado de PP y Podemos, ya que la abstención de cualquiera de los dos, la próxima semana, en la investidura, despejaría el camino para que hubiera gobierno. Un Gobierno que, en su caso, presidiría el socialista Pedro Sánchez, y al que no se ha negado a entrar Albert Rivera. Ambos socios, segundo y cuarto más votados el 20D, suman 130 escaños en un Congreso de 350, por lo que necesitan imperiosamente un tercer aliado de peso. El abrazo de Sánchez y Rivera, que comparecieron delante del lienzo de Juan Genovés del mismo nombre, icono de la Transición, chocó, sin embargo, con el rechazo inmediato de populares y Podemos, que se reservan, de no prosperar como se prevé la investidura, para una segunda ofensiva de hasta dos meses, sin grandes esperanzas de evitar nuevas elecciones en junio.
La diputada de C’s por Santa Cruz de Tenerife, Melisa Rodríguez, de profesión arquitecta, reconoce que el edificio está a medio hacer, a falta de las últimas plantas, y que no era fácil que Rajoy pusiera los ladrillos que faltan para que gobierne otro, habiendo ganado él las elecciones. “A ver cómo se lo explica a sus votantes”, sentencia, fiel al acuerdo, la también portavoz regional de C’s (con 1.200 militantes en las Islas) y única representante canaria en la ejecutiva nacional de su partido, máximo órgano de 24 miembros que tutela el logro de este pacto. “Rajoy no puede pretender a estas alturas ser quien abandere un gobierno de regeneración”, afirma confiando en que antes del 3 de mayo dé el brazo a torcer. El líder popular explicó este viernes por carta a Rivera: “Espero que comprendas (…) que no vaya a apoyar a tu candidato”. El PP ha reaccionado con críticas a C’s, al que tacha de “muleta” y “marca blanca” del PSOE, con decepción. Rivera, por su parte, trata ahora de retener al votante de centroderecha tras dejar de ser árbitro e iniciar un pas de deux con Sánchez.

-Al PP le sabe a cuerno quemado el pacto.

“Tendrá muy difícil rechazar este acuerdo. Si Rajoy dice ‘no’ esta semana, a ver cómo se lo explica a sus votantes. Pero hasta el 3 de mayo hay margen para que reconsidere su postura. Hemos firmado este pacto con el PSOE, pero seguimos creyendo en la gran coalición con el PP y vamos a seguir intentándolo. Gracias a nosotros, los tres pactamos la mesa del Congreso, cuando ellos dos no querían sentarse a hablar”.

-Si fracasa Sánchez, Rajoy se ofrecerá.

“Con toda la corrupción que le está cayendo encima, tiene que ser coherente. Mariano Rajoy no puede pretender ser quien abandere, quien presida un gobierno de regeneración, porque usted no puede decirme cómo tengo que limpiar mi casa si no sabe limpiar la suya. Si esta investidura fracasa, vendrá otro escenario menos formal y más caótico. Apuesto a que habrá Gobierno como en Cataluña el último día a última hora”.

-Rajoy se muestra despechado con ustedes.

“No hay motivo para celos: Rajoy no puede reaccionar con nosotros como un niño enfadado, es una actitud infantil. Él dijo no al Rey. Nos hubiéramos sentado con el PP y el PSOE simultáneamente. El PP tiene que coger el ritmo de los nuevos tiempos”.

-¿El pacto, como dice el PP, es un 80% del PSOE? ¿Temen perder el voto de centroderecha?

“No lo tememos, invito a todos a que lean las 200 propuestas del acuerdo. El 80% es de Ciudadanos, no del PSOE, que tuvo que aceptar las cinco reformas exprés de la Constitución que lanzó Albert Rivera: el final de los aforamientos; reducir a la mitad las firmas para las iniciativas legislativas populares; despolitizar la justicia; limitar a ocho años los mandatos presidenciales, y suprimir las diputaciones. No discutimos sillas, pero no damos una investidura gratis”.

AG - CIUDADANOS MELISA - 06.JPG

 

-PP y PSOE rechinan con la muerte de las diputaciones, y traído a Canarias es mentar la bicha: los cabildos.

“Los nacionalistas han vuelto a confundir a los canarios diciendo que vamos a suprimir los cabildos, y es falso,quedan a salvo del acuerdo, al igual que los consejos insulares de Baleares. Ya me ocupé yo personalmente de que eso estuviera por escrito desde el programa electoral. En las islas los gobiernos insulares son necesarios. En cambio, eliminamos las diputaciones provinciales en la Península porque se ha demostrado que son órganos ineficientes en los que los partidos acaban colocando a personas incapaces. Los que se quejan ahora es porque no saben dónde meterlas”.

-¿Son partidarios también de reducir municipios?

“No hablamos de eliminar municipios. Eso también se ha puesto en nuestra boca manipuladamente. Sí creemos que hay municipios que podrían seguir existiendo pero con un único Ayuntamiento, concentrando alcaldías”.

-¿Santa Cruz y La Laguna deberían tener un solo alcalde?

“No hemos hecho el estudio de los municipios que hay que mancomunar y aún no puedo pronunciarme”.

-Tampoco ha pasado desapercibido que extiendan a toda España la “hora menos en Canarias”. Siendo usted canaria, ¿resulta una medida incómoda?

“Por razones de eficiencia energética no queda otra, ya que es la que toca geográficamente a España y concilia la vida familiar y laboral”.

-¿Les molesta que partidos nacionalistas como CC y quizá otros puedan adherirse?

“Mientras no les moleste a ellos, sabiendo que el pacto rechaza los referendos y proclama la soberanía y la unidad de España, no tenemos inconveniente”.

-“No es un acuerdo de investidura, sino de áreas de Gobierno”, dijo Rivera. ¿Quedan ustedes cuatro años atados de pies y manos?

“Ni hablar, la mayoría de las cosas se deberán hacer entre seis meses y año y medio. Esto no es un pacto cerrado. Se acabaron los pactos monolíticos del pasado. Nosotros esperamos llegar a acuerdos con Podemos en materia de regeneración, si bien no económica. En la nueva etapa política, la oposición podrá sacar leyes que no le gusten al Gobierno. Esta legislatura, si comienza de una vez, va a ser apasionante, con una oposición constructiva que no diga sistemáticamente no. Nosotros nos guardamos el derecho a defender la gestación subrogada (vientres de alquiler) y el PSOE tratará de revertir el consentimiento paterno en el aborto de menores”.

AG - CIUDADANOS MELISA - 07.JPG

 

-¿Ustedes por ahí no pasan?

“Está bien como está, aceptamos la ley de plazos. El aborto es un drama, no se debe politizar”.-¿Y en materia de violencia de género, C’s entierra su polémica objeción a la pena agravada para hombres?

“Nunca quisimos eliminar el agravante de lesiones, sino ampliarlo a otros delitos intrafamiliares, como el maltrato en las parejas del mismo sexo, o de hijos a padres o abuelos, y de mujer a hombre.Mi compañera Marta Rivera sufrió una acusación indignante en un macrodebate en La 1, que le valió amenazas de violación y de muerte. El acuerdo con el PSOE abarca también los casos de bullying (acoso escolar). Hay un tuit de Pedro Sánchez, que hace una propuesta y una señora le contesta: ‘Yo no quiero que usted me haga funerales de Estado. Quiero que no me maten’. La clave es la prevención. Como hizo Alejandro Sanz en México, no podemos mirar para otro lado”.-¿Comparte listas cremallera y democracia paritaria?

“No estamos de acuerdo con las cuotas. Yo no quiero ser elegida por ser mujer, sino por mi capacidad o sería discriminación. Cuando a mí me dicen que en política las mujeres no tienen las mismas oportunidades, tengo que decir que yo no lo he sufrido en Ciudadanos”.

-Villegas (C’s) llamó “escollo insalvable” al capítulo fiscal si el PSOE insistía en subir impuestos (IRPF). ¿Cedió?

“No se subirán impuestos a las clases medias. Se baja el IVA cultural al 10%, que en la Península era el 21%, desproporcionado. Y hemos logrado introducir a los autónomos. No quedarán exentos, pero pagarán solo 45 euros de cotización si cobran menos del salario mínimo”.

-¿Por qué al principio C’s sembró dudas sobre el REF?

“No hubo dudas, sino un partido, CC, que tendenciosamente dijo cosas que no habíamos dicho nunca. Nuestra posición es clara: blindar y defender a capa y espada el REF, para que los canarios partamos de la misma casilla de salida que el resto del país. Sobre la RIC y la ZEC pedimos que sean claros, porque tenemos el reformado del reformado del reformado de la ley y no hay un asesor fiscal que dé garantías al empresario”.

-¿Pero no es menos cierto que su partido quiere armonizar la fiscalidad nacional?

“Eso es verdad, para Navarra y el País Vasco, y este año, que tocan elecciones en País Vasco (y Galicia), se hablará de ello. Pero nunca para Canarias, una región ultraperiférica, específica en el Tratado europeo, que ni siquiera el Gobierno de España puede interferir. Pido al resto de partidos que dejen de engañar a la gente”.

-¿Qué fue de la austeridad en este acuerdo?

“Nosotros predicamos la flexibilización ante Europa del objetivo de déficit, que este año no se va a cumplir. Pedimos retrasar el 3% a 2017. No queremos seguir asfixiando a la ciudadanía. Nuestro responsable económico Luis Garicano ha ido a Bruselas a explicar por qué. Este año, en los presupuestos del Estado, va a haber un agujero de 8.000 millones. No a los recortes, sí a la inversión que genera empleo. Que se ahorre eliminando el Senado, por ejemplo”.

-Demanda que no lograron arrancar al PSOE.

“No está recogida, por ahora, se deja la puerta abierta y se adelgaza. Pero el Senado se tendrá que eliminar”.

-Un enigma. ¿El acuerdo deroga la reforma laboral sí o no?

“Pedro Sánchez ha dicho derogar, pero no es cierto. Si se lee el documento está claro que no es así. Se plantean mejoras. No hay que derogar por derogar lo que hacen los gobiernos cada vez que hay alternancia”.

-El PSOE cedió en las diputaciones y ustedes en el contrato único. ¿Qué fue de este último?

“Nada que contravenga una nueva tipología de contratos. El temporal, ahora estable, pasa a indefinido al segundo año y se introduce la indemnización progresiva por despido. El PSOE acepta la ‘mochila austríaca’ (fondo complementario porcentual del salario) y el empresario que contrate fijo se beneficia de bonificaciones”.

-¿Cómo sofocan la hoguera catalana?

“El pacto destierra toda posibilidad de referéndum”.

-¿Tiene salida ese túnel?

“Desconocemos la hoja de ruta. Puigdemont quiere ir más despacio y la CUP más deprisa. Hay responsabilidad en Madrid. Zapatero, como los necesitaba, les vendió la moto de ‘lo que ustedes quieran’. Cataluña es un sin diálogo del Gobierno nacional. Una cosa que me chocó mucho en la constitución del Congreso fue que un diputado catalán de Podemos gritara al tomar posesión: ‘¡Viva España!’, se quedó callado y luego dijo: ‘¡Viva Cataluña!’. No tuvo repercusión en los medios, pero denota las incoherencias de ese partido”.

AG - CIUDADANOS MELISA - 05.JPG

 

-¿Los desahucios pasarán a la historia?

“Abogamos por una ley de segunda oportunidad: renegociar con el banco o fijar la dación en pago, caso por caso. El Estado no puede dar la espalda a los ciudadanos, cuando con dinero de todos hemos salvado a los bancos. Aquí el que cae no se levanta y hay que darle una segunda oportunidad”.

-¿Cómo piensan ser implacables con la corrupción?

“Aplicando tolerancia cero. Hemos acordado que ninguna persona investigada en un proceso de corrupción puede ostentar un cargo público. En C’s queremos que los partidos se hagan responsables subsidiarios de sus corruptos. Esto se le atraganta a algunas fuerzas y obligaría a los partidos a estar más pendientes de las personas que tienen dentro de sus filas. Al ciudadano lo que le interesa es que el corrupto vaya a la cárcel y devuelva el dinero público. Nosotros hemos denunciado ante la fiscalía a un miembro de nuestro partido por financiación ilícita y lo hemos apartado. Esa es la tarea de Fran Hervías, nuestro secretario de Organización”.

-Al que Girauta apodó el señor Lobo por el personaje de Tarantino en Pulp Fiction.

“No es que sea un lobo que se come a las ovejas negras, su función es controlar la organización para que vaya creciendo. Pero también identificar a los candidatos que no cumplan la carta ética que firmamos todos en C’s”.

-¿Es más grave la corrupción del PP que la del PSOE?

“No hacemos distinción. El PP, que acaba de blindar a Rita Barberá, no puede liderar la regeneración, y el PSOE no puede sacar pecho. En los dos es lo mismo: corrupción. Lo curioso es que se le haya dado menos relieve mediático a la del PSOE en Andalucía, máxime cuando se trata de dinero público, de todos nosotros. Es necesario que el PSOE también haga un examen de conciencia”.

-¿Y, pese a todo, ustedes invocan la gran coalición?

“¿Cómo así con los casos de corrupción, pregunta? No estamos pensando en el señor Rajoy o la señora Barberá, sino en los siete millones de españoles que les han votado. Y que merecen nuestro respeto.Lo que no se entiende es que tengamos que venir nosotros, Ciudadanos, para obligarlos a que echen a sus corruptos: en Madrid conseguimos que Cifuentes sacara a los imputados de su lista y promovimos la comisión de investigación por la que pasó Esperanza Aguirre. Rita Barberá tendrá que declarar ante la de Valencia, y en Andalucía, donde forzamos la salida de Chaves y Griñán, Susana Díaz deberá hablar de los cursos de formación”.

-¿Susana Díaz, Cifuentes…, darán el salto nacional?

“De futuribles prefiero no hablar. Mi madre siempre me decía, “deja de pensar lo que vas a hacer mañana, porque no disfrutas de lo que vas a hacer hoy”.

-¿Ve a Felipe González con ganas?

“Está tomando protagonismo y lidera una corriente del PSOE partidaria de nuestra propuesta de gran coalición. El PSOE tiene dentro un cisma considerable. No sé si él medita ponerse al frente del partido. Hemos firmado un pacto, el candidato es quien es, y no es Felipe González”.

-¿Si el PSOE atrae a Podemos, ustedes qué harán?

“Nosotros no vamos a facilitar ningún Gobierno en el que esté Podemos, porque tiene una hoja de ruta antagónica con la nuestra sobre economía y Estado de Bienestar”.

-¿Ciudadanos es el partido del Ibex 35?

“Voy a dar un dato que desmonta que seamos un partido financiado por el Ibex 35. Somos el que menos donaciones recibe y ninguna de empresas”.

-Usted no fue diputada autonómica por poco. ¿Propone un ciudadano un voto en las Islas?

“No tendría sentido. En Canarias, quien diga lo contrario no conoce la realidad de nuestro territorio. Saqué 54.347 votos. Por 500 votos no obtuve el escaño. Habríamos sacado tres o cuatro diputados, pero estábamos flojos en El Hierro y La Gomera, que son votos primados. Es necesario revisar la ley electoral, pero no eliminar la compensación entre islas, que es un precepto que goza de cierto amparo constitucional. Lo que decimos es que en vez de 17 a uno podamos establecer un 14 o 15 a uno”.

-¿Cómo ha sido su ascenso en Ciudadanos?

“A instancias de los compañeros, opté en las autonómicas a primarias y gané por un voto, el mío. Voté porque el otro aspirante lo hizo, Manuel Romero, de Las Palmas, que después dejó el partido. También fui elegida para las elecciones generales. No me afilié con ambiciones políticas determinadas. Otros partidos de distinta ideología me han ofrecido ir en sus listas en puestos de salida. Pero yo no me muevo de Ciudadanos”.

-¿Tener 40 diputados sabe a poco o a mucho?

“Partimos de cero. Y eso lo dice todo. Había encuestas triunfalistas, pero la realidad es la que es. Si hay nuevas elecciones hemos
demostrado que somos el único partido que no cambia el discurso”.

-¿Si fracasan Sánchez y Rajoy, será la hora de Rivera?

“Sinceramente, no hemos contemplado ese escenario”.

-Rajoy augura elecciones para el 26 de junio.

“Yo no sé si al PP le pueda interesar en verdad unas nuevas elecciones. Desde el minuto uno estamos proponiendo la gran coalición, que representa al mayor número de ciudadanos.La política tradicional me produce una gran decepción. Cada uno está sentado en su silla con el teléfono rojo delante esperando a ver quién llama primero. Con los vetos PP-PSOE estamos volviendo loca a la ciudadanía, faltándole al respeto”.

-¿Qué líos internos tiene su partido en Tenerife?

“No son tales líos. Le explico. Enrique Rosales, nuestro actual número uno en Santa Cruz, preside la Comisión de Sugerencias y Reclamaciones con dedicación plena, pues, al ser remunerada (renunciamos a la mitad del salario, que era de 60.000 euros), debía tener, a nuestro juicio, horario de oficina para los ciudadanos. En disconformidad, se dieron de baja los números uno y dos anteriores, que han sido reemplazados este viernes. Respecto al Cabildo, la ejecutiva nacional le abrió un expediente de expulsión a nuestro consejero, que permanece como persona no adscrita y nos ha denunciado. En marzo conoceremos el desenlace”.

-Usted es experta en energía. ¿Qué procede hacer?

“Hay que despenalizar el autoconsumo con una nueva ley. El último real decreto ley del Gobierno en funciones penaliza el autoconsumo energético y hace que una persona ni se llegue a plantear tener una instalación. Hay que diferenciar entre sistema peninsular y los extrapeninsulares (como es el de Canarias). En las Islas, a día de hoy, solo el 7,3% de la energía que se genera procede de renovables Todos los políticos lo dicen: tenemos sol, viento, mar, geotermia y biomasa residual (esta no la citan nunca). Canarias tiene la competencia, pero desde el Gobierno nacional tenemos que promover una transición ordenada. 2008 fue la locura con primas desorbitadas que no promovieron una solución energética, sino un negocio. Cuando el Gobierno las derogó con retroactividad, llevó a la quiebra a todo el sector. Hay que dotar a las Islas de un sistema sostenible. Aquí cuesta generar electricidad entre cuatro y cinco veces más que en la Península y, al final, todos pagamos el mismo recibo de luz, porque hay una balanza nacional que lo cubre. Queremos girar hacia un modelo con menor dependencia de combustibles fósiles”.

-Es portavoz parlamentaria de Industria y Turismo en C’s. ¿Pondría límites al turismo en Canarias?

“Somos una potencia mundial. Pero hay cosas que no se han hecho bien. Procedo de una isla pequeña, y echo en falta un proyecto conjunto susceptible de ser exportado, interconectando nuestras singularidades. En un territorio seguro podemos ofrecer siete experiencias diferentes. Eso es único. En unas mismas vacaciones, en un mismo mes, el turista puede estar en una zona casi desértica de Fuerteventura, al lado de unas playas kilométricas, o en el bosque de los Tilos, en Los Llanos, que es uno de los pocos vestigios de laurisilva macaronésica. Tenemos joyas naturales para dirigirlas a un turista de calidad. No nos interesa solo el turista de pulsera, que viene, consume todo en el hotel y se marcha. Nos interesa que salga y genere comercio, que pruebe nuestra gastronomía, que se lleve el mejor sabor de boca”.

 

EL CIVISMO DE SARAJEVO

Durante más de dos meses hemos ido a paso de tortuga en la negociación de un pacto de Gobierno. La diputada de Ciudadanos Melisa Rodríguez Hernández puede hablar de quelonios legendarios bajo la luna yendo lentamente a desovar en la playa. Como voluntaria de una ONG, protegía de noche a las míticas tortugas marinas de la playa de Ervatao, al sur de Boa Vista (Cabo Verde), expuestas a la depredación que sobreviven en los bancos de sargazos. “Son momentos mágicos, sin contaminación lumínica, escuchando el mar y observando cómo nidifica el animal con las aletas a duras penas”. Las tortugas llevan grabado el recuerdo de las coordenadas de su origen y vuelven, con el tiempo, a la playa natal, buscan su estrato, cavan, depositan los huevos y se van. “De cada mil que incuban, solo una vuelve a reproducir, el resto perece por el camino”. Un porcentaje ínfimo de probabilidad que no conviene al símil político respecto a este pacto de galápagos del PSOE y C’s. La arquitecta y profesora de natación de origen palmero nacida en Londres tiene más fe en el futuro de ese acuerdo que en la esperanza de vida de las crías de las tortugas madre a las que susurraba y cantaba mientras las medía y ponía el microchip,”aunque fueran medio sordas” a sus cortejos, como el mismísimo PP a las ofertas de Rivera para que se abstenga. A veces, las tortugas caían por los riscos y eran halladas boca arriba en las marismas entre el barro. Que cada cual saque su lectura.

Melisa no es una política al uso. Ha zigzagueado lo bastante en su vida nómada como para acreditar que el Congreso es una estación producto del azar. Habría podido quedarse a vivir en los Balcanes, o en la India, o en Londres, de donde sus padres se la llevaron a los 15 meses de vuelta a la isla de La Palma, desde la que habían emigrado dieciocho años antes para trabajar en una cadena de hospitales privados. Habría seguido buscándose la vida en un estudio de arquitectura en un país remoto seguramente, o aplicando los conocimientos de un máster de energías renovables,o diseñando joyas que, por fin, parecían calmarle el instinto del viaje. Ahora vive en pareja a caballo entre Madrid, Tenerife y La Palma. Estudió la carrera en catalán en la Universidad Politécnica de Cataluña y vio aquella vez el cartel de Albert Rivera desnudo. Pero no militó en ese partido hasta 10 años más tarde, y no conoció personalmente a su líder hasta entonces. Ahora tienen los despachos contiguos. “Si hay un político que puede mirar a la cara a la gente y enseñar las manos limpias es Albert”. En las calles de Sarajevo había presenciado el comportamiento cívico posbélico de la población durante una campaña electoral, en mítines con banderas y camisetas sin temor a incidentes entre partidos rivales. “Quería conocer los Balcanes, ver cómo habían salido de la guerra de Bosnia y me impresionó aquel alarde de convivencia sobre los rescoldos de la guerra; los edificios conservaban rastros de la metralla y el Museo de la Historia era tristísimo con la huella de los ataques incrustada en la fachada”. En el último año de carrera hizo un roadtrip de 22 días en coche con otros amigos por los territorios balcánicos pacificados hasta arribar a Albania, que también celebraba elecciones. En esa gira estudiantil recorrió las cicatrices de la guerra en Croacia, Serbia y Macedonia, conoció Montenegro (“un descubrimiento”) y absorbió simultáneamente paisajes, arquitecturas y artesanías, tres hobbies de una tacada. Había elegido pasar un Erasmus en Eslovenia, “un país pequeñito y maravilloso, con tres millones de personas cercanas, menos que Cataluña”. Y en esa estancia,un día bajó a Zagreb para asistir a una conferencia de su arquitecto preferido, el suizo Peter Zumthor, como una fan que acude a un concierto pop. Pero entre los ponentes, de pronto, intervino el director de Studio Mumbai, de la India, “y me dije, yo quiero trabajar ahí”. Y entró con un contrato de un año. Debutó montando una exposición en una galería de arte de Mumbai, “donde una silla valía más que la vida de muchos hindúes”. Por la noche, cuando pisó la calle se sobresaltó: “Había cuarenta hombres durmiendo en la acera al raso. Yo había estado trabajando en una burbuja y aquello era un golpe de realidad”. Más tarde se dio cuenta de que la misma escena ya había dejado de impresionarle. “Y me pareció muy triste”. Regresó a los seis meses con la India en fotos.

“Un día haré una exposición. El país me abrió los ojos: pude verme a mí misma”. Muestra, en una de ellas, precisamente, la mirada reconcentrada de una mujer,camino del desierto de la sal cerca de la frontera con Pakistán, una región de artesanías tribales y mujeres con collares llamativos. ¿Por qué terminó diseñando joyas como autónoma? “Porque a la vuelta solo me ofrecían trabajar gratis y con las joyas hago arquitectura pequeñita”. En otra foto, una mujer de espalda cocina en la calle delante de una pared junto a un niño, y esa es su casa en ese momento. Una suerte de espacio espontáneo que parece encajar con la idea de esta arquitecta errante de sentirse en casa en todas partes. Muestra los pendientes que lleva puestos de su última colección, de plata oxidada, perla y plata pulida. Ha pedido la compatibilidad para seguir diseñando series limitadas para una tienda online cada vez que hace un alto en la política.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. ÁNGEL ACEVEDO

El Teide, nevado/DA

El Teide, nevado/DA

 

El Teide nevado cuando recuerdas a alguien que daba calor en los actos y el trato. El volcán está debajo de la nieve. Las personas buenas no deberían morir en tiempo y forma, sino hacerse esperar, demorar ese trámite. Como las flores que nos sobrecogen entre la mala hierba y mañana ya no están para siempre donde las vimos, hay personas que faltan al día siguiente y dejan el sitio vacío con la ausencia alargada del hombre, porque todas las rosas son la “única rosa” en el verso de Juan Ramón y en este parte de bajas. Claro que los malos tienen que cumplir con su rol en el sistema de equilibrios, o sería monótona hasta la benevolencia, que tampoco es eso. Son la pimienta de la p. de la m. Pero caen siempre los mismos, las balas esas –inteligentes- clavan su acero en los ángeles de a pie con la puntería del infierno y se queda la grisalla brillando a solas. Ni tanto ni tan poco. Es una desgracia este despoblamiento de los buenos amigos, de las buenas gentes, del buen ciudadano que ya no sabemos lo que es entre tanta maleza. Ángel Acevedo era magistrado, un juez íntegro, que destacaba por su audacia ermitaña de hombre de bien, eso que llamamos un hombre bueno y decimos, ponga un ejemplo. Los héroes más comunes son los preferibles, los tenemos al lado y cuando se marchan caemos en la cuenta. Ángel Acevedo no parecía un juez cruzando la calle en mangas de camisa, tenía el look extraviado de un transeúnte discreto. No llamaba la atención. Puse el verso de la rosa, porque el secreto no está en ella sino en quien la mira y descubre que es única (todas y una). Este caso y otros nos enseñan a afinar los sentidos. Que a su lado no pase un hombre extraordinario y usted no se entere hasta que sea tarde. Ángel Acevedo era uno de esos hombres que podían pasar desapercibidos en su extraña pasantía, siendo docto en lo suyo, porque amasan la modestia con toda la paciencia del mundo. Y se ponen la toga y son jueces de una pieza. Que no tengas la ceguera de no ver delante de tus ojos al mismo hombre, con clámide o en mangas de camisa. Los buenos tienen sentido porque existen los malos, vale. Pero volviendo al principio, no deberían morir. No tanto, ni tantos.

Reloj de Flores del Parque García Sanabria(santacruzdetenerife.es

Reloj de Flores del Parque García Sanabria(santacruzdetenerife.es

 

Uno echará de menos lo que le reste de vida a Ángel Acevedo. Un hombre bueno. La última conversación la sostuvimos al pie del reloj de flores del Parque. Hablamos de Justicia. Él se llevaba las manos a la cabeza. Descreía de jueces de poca monta, compañeros que afeaban el oficio con bodrios sumariales e infumables sentencias. Dictan penas de pena. Pero hay grandes jueces inolvidables en la memoria colectiva: Ángel mencionó algunos, sin citarse. Ahora citémoslo a él, que deja el sitio vacante del hombre de leyes intachable. Tenía nombre de ángel, que me es tan familiar en casa, cuyo misterio enorme es cuando se asigna y se acierta. Buen nombre para un juez. El buen juez no entiende por qué hay jueces malos, siendo oficio de elegidos, que uno los pone en el altar. Me contó aquel día anécdotas irrepetibles de jueces incongruentes, cuyas sentencias caen por el sumidero de las instancias superiores. Y contó historias de jueces irrefutables, certeros. No sé por qué a veces mantenemos de pie, como de paso, las conversaciones más trascendentales. Había mesitas al lado, pero estuvimos todo el tiempo detenidos, hablando con la prisa entretenida. Llegue a Ángel Acevedo –cuya semblanza humana la trazó de un tirón su tocayo y amigo Ángel Isidro Guimerá en El Diario de Tenerife.com desde Palermo- a través de Manuel García, hijo de quien juzgué siempre un hombre recto, justo y bueno, el abogado Manuel García Padrón, que me tuteló como un padre. Uno conoce de cerca y de lejos a mucha gente a lo largo de una vida preguntándose y preguntando. Nunca sabe quién se va ir antes o después. Pero no falla. Suelen irse primero los condenadamente buenos y humildes. Se golpeó la pierna con una gaveta en la mesa de su despacho. De esa manera distraída lo agujereó la polilla que no perdona y quedó visto para sentencia. Alguna vez en La Hierbita los tres compartimos mesa y mantel, y mucho antes me liberó de un laberinto que me quitaba el sueño. Van quedándole a uno cada vez menos puertas en que buscar respuestas, esa eubulia de los sabios condescendientes. Se van los que las abren. Los amigos, parientes, familiares y a quienes conoces de modo indirecto.

Umberto Eco/theguardian.com

Umberto Eco/theguardian.com

 

Ahora mismo se ha ido Umberto Eco, cuya pista seguía por sus libros y lo que decían de él, sentado con un güisqui, conversando con la Edad Media en el nombre de la rosa, que vuelve a salir aquí. En un centro comercial compré no hace mucho su ‘Número cero’, ansioso ya desde las primeras líneas por devorar su parodia mordaz de periodismo y Tangentopoli –otra historia de jueces, por cierto-, sin adivinar que el autor de esas páginas estaba a punto de dejarnos detrás de la puerta que abría con su mano de fabulador. Manolo García me llamó y me dijo, “ha muerto Ángel Acevedo”. Entonces, es cierto que todos se van yendo por orden afectivo.  Aquella vez, la última, detrás de nosotros había un reloj de flores. Ahora caigo en la importancia de ese detalle. De las cosas que se han escrito a propósito de Eco leo esta cita de su admirado Sherlock Holmes: “Cuando todo aquello que es imposible ha sido eliminado, lo que quede, por muy improbable que parezca, es la verdad.” Esto que hacemos es la verdad: recordar, revivir la memoria de seres inolvidables que apreciamos, aunque les haya llegado la hora. No importa. Siguen estando bajo de la nieve.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

La Entrevista del Domingo de Diario de Avisos/ALBERTO RODRÍGUEZ (Diputado nacional): “Esta semana sabremos si el PSOE está del lado de la gente o de las élites”

AG - PRESENTACION PODEMOS - 03.JPG

 

Fotos: ANDRÉS GUTIÉRREZ

Por CARMELO RIVERO

La foto que resumirá, al cabo de 2016, el cambio de imagen del Congreso tras el 20D será, a buen seguro, la del diputado de Ofra en las filas dePodemos Alberto Rodríguez, al pasar delante de un Rajoy perplejo, luciendo sus rastas en un moño coleta, para ir a votar la presidencia de la cámara.

A 10 días del pleno de investidura, el actual portavoz parlamentario de Empleo y Seguridad Social de Podemos niega, sin perder el asomo de sinceridad de recién llegado, que la pretensión de su partido de hacer vicepresidente a Pablo Iglesias en coalición con el PSOE sea una coartada: “Vamos en serio. Esto no es un órdago para acorralar al PSOE y provocar nuevas elecciones”.

Alberto Rodríguez, técnico superior en química ambiental, de 34 años, con plaza en excedencia en la Refinería de Santa Cruz, admite que las presiones de “poderes mediáticos y fácticos como el Ibex 35” alimentan la sospecha de que finalmente se imponga una gran coalición de populares, socialistas y Ciudadanos (C’s). Que no descarta, sin embargo, la repetición de los comicios, como vaticina Rajoy para el 26 de junio, queda de manifiesto desde el primer minuto de la entrevista: “De momento, vivo en Madrid en casa de unos amigos, pues no se sabe cuánto va a durar la legislatura”.

En esta ocasión, coincidiendo con que asiste en Madrid a la conferencia de la iniciativa Un Plan B para Europa, que abandera, entre otros, el exministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis, se reivindica como un político que estudia los asuntos tras años de activista. Rodríguez denuncia un “acoso y menosprecio inauditos” hacia su persona por su aspecto físico, durante meses, hasta el día de la cara de asombro de Rajoy y los piojos invocados por Celia Villalobos en el estreno de la legislatura. Aquella sesión de rastas, que inspiró una viñeta de Forges, marcó un antes y un después, a su juicio, entre una y otra España: la que va de la Transición al 15M.

Durante esta semana sabremos si el PSOE está al lado de la gente o de las élites”

Esta semana próxima se reunirán en una mesa a cuatro PSOE y Podemos con Compromís e IU, a instancias de este último, pero ya Iglesias advierte de que solo baraja entrar en el gobierno (su check and balance, control y contrapeso) frente a la prioridad de Pedro Sánchez de pactar a secas la investidura. “Recogemos el guante de Alberto Garzón”, dijo ayer Rodríguez a DIARIO DE AVISOS, “y esta semana sabremos si el PSOE está del lado de la gente o de las élites”.

-¿Cómo fue su debut? Tengo interés por conocer su relato personal del día de la foto.
“Hubo sentimientos encontrados. Se produjo una situación hostil, fea, con gritos y abucheos hacia nosotros. Una falta de respeto. No lo esperaba. En el Ayuntamiento de La Laguna y el Parlamento canario encontré más respeto democrático que en el Congreso. Pero, bueno, el ser humano tiene capacidad adaptativa. Ya estoy acostumbrado a cruzarme en los pasillos todos los días con políticos famosos contra los que he luchado en las calles. Fue también un día histórico, pues el Congreso se teñía del color de la calle, más diverso y auténtico, y a la salida nos esperaba una manifestación de gente coreando ‘sí se puede’. Pablo lloró. Y yo, que no tengo la lágrima tan fácil, también me emocioné”.

-¿Usted buscó la foto?
“No fue buscada, se lo puedo asegurar. Pasé por delante de Rajoy sin querer provocar una cara de asombro. Me enteré cuando la vi en las ediciones digitales. La foto de Rajoy mirándome estupefacto es bastante alegórica de la nueva realidad del país. La política española cambió para siempre como queda reflejado en la principal institución”.

LA FOTO. Rajoy mira atónito a Alberto Rodríguez, camino de la mesa del Congreso para votar a la presidencia de la cámara./EFE. J.J.GUILLÉN.

LA FOTO. Rajoy mira atónito a Alberto Rodríguez, camino de la mesa del Congreso para votar a la presidencia de la cámara./EFE. J.J.GUILLÉN.

 

-La foto fue portada en los medios. Usted pasa ante Rajoy con suéter gris a rayas y lleva la cabeza erguida con el moño de rastas. ¿No posó?
“En absoluto. No sabía que me estaba mirando. Sé que el Gobierno está en los bancos azules, pero no forcé una pose. Si erguí la cabeza con orgullo, mi cara expresa la importancia que le doy a estar ahí en ese momento histórico. Pero no fue premeditado. Traje unos cuantos ejemplares de ABC, con la foto en primera y me los quitaron de las manos. No tengo ni uno de recuerdo”.

Encontré más respeto en el Parlamento canario y en el Ayuntamiento de La Laguna que en el Congreso”

Celia Villalobos aportó al episodio su alusión a los piojos: “Me da igual que lleve rastas si no me los pega”.
“Se valora por sí misma. Luego rectificó”.

-¿Le ha cambiado la vida en algo el Congreso?
“¿Solo en algo? Este nivel de exposición pública tira por tierra tu vida privada. Ya no eres Alberto Rodríguez, sino un representante público.”

-¿Cómo definiría el Congreso?
“Un monstruo que devora tu tiempo. No tengo un rato libre. Estoy estudiando su reglamentación y funcionamiento.Solo hemos tenido una sesión plenaria y se han constituido las comisiones. Pero nosotros tenemos una actividad intensa con los colectivos de la sociedad civil y no paramos de explicar por todo el país nuestra primera iniciativa, la ley 25, inspirada en el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, para garantizar el derecho a la vivienda, el final de la pobreza energética y tratamiento médico universal”.

-¿Desespera ver el hemiciclo vacío?
“Solo veo turistas y visitas de colegios. Pero sí hay una mucha actividad en los pasillos y despachos.”

-¿Le han puesto uno para usted?
“Sí, tengo mi despacho. Un despachito funcional en uno de los cinco edificios del complejo. El Congreso no es la puerta y los leones, dentro hay un trabajo frenético de informáticos, juristas, ujieres, personal de comedor…”.

-¿Tener despacho perturba a un activista?
“Es la primera vez que tengo despacho en mi vida. Y se agradece un espacio para trabajar. Tengo mucho trabajo fuera, pero un despacho es una herramienta útil. Es modesto: una mesita, un par de sillas y el ordenador”.

-¿No teme convertirse en casta?
“Por supuesto. En el Congreso, todos los días me digo que estoy con un pie en la calle y otro en las instituciones, para no acabar pareciendo aquello que tanto criticamos”.

-¿El programa de cambio de Podemos es una coartada?
“Esto no es un juego. Hay una situación de emergencia social. Nuestra propuesta de 100 páginas es seria y potente, con intención de aplicarla ya. Para nada es un órdago para acorralar al PSOE y provocar elecciones”.

ALBERTO RODRIGUEZ B


-¿Ustedes se abstendrían ante un pacto PSOE-C’s? 

“No. Nosotros, con C’s podemos llegar a acuerdos en materia de regeneración democrática, pero podemos acordar poco en materia económica, fiscal, laboral… El contrato único que propugnan está en las antípodas de nosotros, equivale al despido único. No es posible nuestra abstención. Hay que decirlo y lo decimos. O se está en unas políticas o se está en otras. Es imposible que apoyemos cualquier otra alternativa a la nuestra de 11 millones de electores del PSOE, Podemos-Compromís e IU, con el fin de desalojar al PP. Las dos alternativas a eso son terroríficas: un Gobierno de gran coalición PP-PSOE- C’s, o la repetición de las elecciones, cosa que

no deseamos, en contra de lo que se dice”.

-¿Pese a que las encuestas les sonríen?
“Pero representan un costo para las arcas públicas y retrasarían las medidas urgentes que hay que adoptar. Mientras hablamos, hay gente que no tiene recursos para pagar la hipoteca o el recibo de la luz. Con las encuestas somos cautos. Es cierto que se nota esa tendencia de que nos iría mejor. Aun así, no estamos forzando esa posibilidad. Llevamos mucho tiempo perdido. Y esperamos que los socialistas accedan esta semana a formar un Gobierno con nosotros”.

-¿Ve con ánimos al PSOE?
“Una cosa es lo que deseamos y otra lo que vaya a pasar. Hay detalles que desorientan. A veces, viendo los editoriales de los periódicos y las tertulias de televisión, uno cree que va a ser difícil un Gobierno de progreso, que es más probable, ante el calado de las presiones, una gran coalición, pero otras las señales dicen lo contrario. Cada hora que pasa la situación es cambiante. Los dirigentes del PSOE más proclives a entenderse con nosotros están siendo fuertemente presionados. En materia laboral, que es mi campo, hay distancias. Queremos derogar la reforma laboral del PP de 2012 y la del PSOE de 2010, que fue el origen de la pérdida de derechos y la aparición del fenómeno workingpoor, o trabajadores pobres. Y recuperar los convenios colectivos en un nuevo marco de relaciones laborales. Esa es mi batalla”.

-¿Podemos promueve su propio sindicato?
“Aún no, somos un partido joven y ese es un debate pendiente. Hay iniciativas interesantes, como Somos Sindicalistas, pero respetamos la independencia del movimiento sindical y defendemos a los trabajadores en conflicto al margen de su afiliación. Los grandes sindicatos han generado una dirigencia que no siempre respondió a los intereses del trabajo, y luego están millones de afiliados y representantes que se han partido la cara en los comités de empresa a pie de fábrica. Conviene no confundir a unos y a otros”.

-Mayo del 11, el 15M cumple un lustro en menos de tres meses. ¿Cómo se hizo activista?
“En casa, mis dos hermanos y yo hemos tenido la suerte de que nuestros padres son muy progres. Mi madre se ha manifestado contra la guerra de Irak, las torres de Vilaflor o el puerto de Granadilla. Mi padre sale menos. Los dos son hijos de la Transición: la llegada de las libertades”.

-¿Y cómo explica las críticas de Podemos a la Transición?
“Ha habido una crisis de aquel consenso. Hace 40 años no había estos niveles de corrupción terribles. La Transición fue fruto de décadas de lucha en la calle, del movimiento obrero, de huelgas… Fue un momento histórico. Pero mis propios padres son testigos de que han pasado 40 años y aquel consenso político está roto, ha saltado por los aires. La confianza entre la gente y las instituciones quebró. Vivimos una segunda Transición, hay que repensarlo todo, articular un nuevo país. Yo no pude votar la Constitución porque no había nacido y toda una generación como yo. El tiempo ha sido inexorable entre 1978 y 2016”.

-Usted se ha remontado alguna vez a los tiempos de su abuela Concha la costurera.
“Sí, ya murió. Eran tiempos amargos. Vivíamos en su casa, en el pisito de Ofra. Era costurera y el abuelo Pepe, su marido, carpintero. Ella tenía los dedos destrozados de coser toda la vida. Nunca tuvo contrato y cobraba una mera pensión no contributiva. Trabajaba para las familias ricas de La Laguna”.

-¿Cómo citó, entre ellas, a la familia Oramas, piensa que las amenazas de muerte que la diputada Ana Oramas dice haber recibido tras oponerse al principio a un pacto PSOE-Podemos tengan origen, incluso, en sus críticas?
“Primera noticia de lo que me dice. Ignoraba ese extremo. Si en alguna medida mi discurso ha podido originar esas amenazas de muerte, desde aquí las condeno y quiero expresarle mi adhesión y solidaridad. Solo tracé un alegato sobre la diferencia de clases. Hoy todavía se viven situaciones vejatorias y de desigualdad similares o peores que en el tardofranquismo. Pero nunca quise ofender personalmente a Ana Oramas. En política se debe confrontar lo que haga falta, pero yo no busco descalificar a nadie. Estos meses he sufrido acoso y menosprecio y difamación, y sé lo que es eso”.

-¿Debe Podemos firmar el Pacto Antiyihadista?
“Debe y quiere, pero antes que nos permitan hacer propuestas, como primar la democracia en los países fundamentalistas y el control del flujo de la financiación de Dáesh. No nos dejan; nos dicen, o firmas o no. Esperamos, tras este proceso, poder reunirnos y firmar el pacto antiyihadista”.

-Su caso es singular: un ecologista en la Refinería. ¿Cómo concilia las dos almas?
“La Refinería es una industria de indudable trascendencia energética y económica para las Islas. Debemos hacer una transición escalonada hacia las energías renovables, o, dada la dependencia de Canarias del petróleo, cometeríamos una locura. Gorona del Viento en El Hierro es un ejemplo a seguir, que requiere inversión pública. Ahora la Refinería, por desgracia, ha parado la producción, por la pérdida de mercados y los precios del crudo, y no parece que vaya a restablecerla a corto plazo, para inquietud de los trabajadores, con un buen convenio colectivo, siendo una industria generadora de empleo”.

No fue buscada la foto, se lo puedo asegurar. Pasé por delante de Rajoy sin querer provocar una cara de asombro”

-Ahora, Podemos cuenta con la coleta de Iglesias y las rastas de Alberto.
“Nuestros peinados han entrado en liza, dicho sea con todo sentido del humor. Pablo y yo bromeamos sobre el tema. Y en Madrid me piden selfies por la calle”.

-¿Consideran innegociable el referéndum de Cataluña?
“Para nosotros es importante porque aporta una solución al choque de trenes. Pero estamos abiertos a oír otras propuestas. Sobre el referéndum se puede hablar”.

-¿Propondría para Canarias un referéndum similar?
“Ahora mismo, ese sería abrir un debate artificial. El principal problema de los canarios es el desempleo con una tasa de dos cifras, que no es coyuntural sino estructural, y junto a ello todo en lo que estamos en la cola: las listas de espera, la sanidad, la educación, los servicios sociales, los salarios más bajos. Esto último es sangrante: con apoyo oficial de Canarias, una plataforma que se dedica a captar inversión extranjera está vendiendo como reclamo la precariedad y los salarios por los suelos de las Islas, sacando pecho. Eso es workingpoor, miseria laboral. Cáritas demuestra que en la mitad de los hogares que atiende hay una persona con empleo”.

-“Currela, canario y orgulloso de serlo”, así se define en su cuenta de Twitter. ¿Es usted independentista?
“No soy independentista. Me preocupa nuestro acervo, la defensa de lo canario, que no se ha hecho debidamente en los últimos tiempos. Llevo, incluso, tatuado en un costado del torso una campesina canaria con casas y flora autóctona, del pintor lanzaroteño Roberto Perdomo. Pero mi prioridad es la problemática social. Cubillo ya me cogió lejos cuando empecé a militar en el activismo en los 90. Me interesa nuestro mestizaje africano, europeo y americano. Me siento orgulloso de él. Y me gustaría que nuestro sistema educativo profundizara en la historia precolonial de las Islas”.

-¿Canarias es una colonia?
“Europa es una colonia de Berlín. Por desgracia, vivimos una etapa de coloniaje económico. Canarias vive una realidad colonial diferenciada. Nuestras especificidades, como el REF, tienen siglos de tradición. Nuestras relaciones con la UE, el Reino Unido y la Corona española nos dicen que venimos de una realidad colonial indudable. Todos los europeos somos vasallos de la Troika”.

-¿Podemos es partidario de salir del euro?
“Ahora eso no puede estar en la agenda política. Creemos en la UE, no en esta del austericidio al dictado de Berlín, sino en una Europa cuyos pilares sean el Estado del Bienestar y el respeto a los derechos humanos. Pero no planteamos la salida del euro.”

-¿Qué les dice a los mercados que temen a Podemos?
“Que lo que les debe dar miedo de verdad es que sigan gobernando PSOE y PP, que han multiplicado la deuda hasta el 100% del PIB”.

-¿Quién es, detrás de los focos, Pablo Iglesias?
“Una persona muy normal, pero extremadamente inteligente”.

-¿Y quién Errejón?
“Otro caso por el estilo, con diferencias: Pablo destaca sobremanera en la faceta comunicacional y en la elaboración; Íñigo es un ideólogo. Cuando se escriba la historia de estos días que estamos viviendo, se dirá de ambos que eran dos grandes intelectuales, dos cabezas privilegiadas de nuestra generación”.

-También coleta y bebé
“A mí me interesa más lo que hay dentro de la cabeza de Íñigo que el rostro infantil. Y dentro hay un gran analista, un gran ideólogo. También digo una cosa: que piensen que somos unos niños que acabamos de venir y no tenemos ni idea; que el enemigo se confíe y cuando se venga a dar cuenta, ya sea tarde. Eso nos conviene”.

-¿Juan Carlos Monedero hasta qué punto es Podemos?
“No está en los órganos de dirección, pero está en Podemos y es un ideólogo relevante, una persona muy querida por todos, un cartero del cambio frente a los mayordomos de los poderosos”.

-Madrid, titiriteros… ¿Podemos convence o defrauda donde gobierna?
“Hay una campaña de acoso y derribo que no responde a la realidad. Madrid está en la diana de quienes alientan una gran coalición, un Gobierno de ‘los nuestros, de las élites’. El Ayuntamiento de Madrid no es ningún caos. Con aciertos y errores, funciona mejor. En Madrid, Barcelona, Cádiz o Coruña estamos demostrando que se puede gestionar sin despilfarrar ni robar”.

-¿Piensan dar el sorpasso al PSOE o se ha vuelto un mito?
“En Canarias ya se produjo. Desde el 20D somos la segunda fuerza, a corta distancia del PP, y por encima del PSOE en número de votos. ¿Por qué nos prefieren? La gente que peor lo pasa ha descubierto en Podemos la mejor herramienta para cambiar la sociedad. La gente está harta. El 15M cristalizó el descontento popular y Podemos canalizó la indignación y la ilusión colectivas”.

-¿Llevar a la calle el Estatuto de Autonomía no dilata todavía más el retraso?
“Es preciso hacerlo. Esa reforma fue formulada en su día con el único respaldo de PSOE y CC y en otro Parlamento distinto al actual. Hacia un mayor consenso hay que bajar el debate a la sociedad y conseguir que la Reserva para Inversiones en Canarias (RIC) sirva para lo que fue creada: crear empleo y no como instrumento de evasión fiscal”.

-¿Podemos ha sido financiado por Venezuela e Irán?
“A estas alturas, nos tomamos ese tipo de acusaciones con sentido del humor. Las cuentas de Podemos han sido auditadas doblemente. Nos financiamos por crowdfunding a través de las redes: cientos de miles de personas aportan dinero para costear las campañas, que son austeras. ¿Irán y Venezuela? ¿Y por qué no Corea del Norte también? La máquina del fango contra Podemos es incesante. La financiación fraudulenta del PP sí es real, como demuestra la Guardia Civil entrando a su sede”.

-¿Tiene algún héroe en su vida?
“Sí. Marcelino Camacho. Lo conocí personalmente y valoro su arrojo contra la dictadura franquista, y la coherencia de su vida. Fue un gran dirigente sindical y diputado, y vivió y murió en su mismo modesto pisito de siempre en Madrid”.

-¿Cuál sería su semblanza de niño de barrio?

“El barrio es un espacio donde está la mayoría social, muchas veces tildada despectivamente de laja. En los 80, Ofra era un barrio que sufría el zarpazo de la heroína. A pesar de todo, guardo buenos recuerdos de mi infancia. Mi generación y la droga se vieron las caras, pero teníamos buena información de primera mano. Crecimos viendo los estragos de la heroína en sitios como  Somosierra, barrios convertidos en eriales de zombies, y nos alejamos de ese mundo. La mía fue la primera generación que tuvo la suerte de ver las orejas al lobo. Soy de barrio y de pueblo, Fasnia, donde  nació mi padre y donde aprendí a vendimiar y cavar papas. Quiero mucho y respeto mucho mis orígenes.”

AG - SEDE PODEMOS 20D - 06.JPG
MICHAEL JORDAN EN OFRA
Con 1,98, la altura de Michael Jordan, cualquiera juraría que a Alberto Rodríguez se le da el baloncesto. Y es un deporte que practica con relativa frecuencia, pero nunca descolló lo suficiente como para ir más allá de la condición de amateur que mata el tiempo en el barrio bajo la canasta. La altura tiene pros y contras en la hoja de servicio de este activista de 34 años que quiere seguir pisando la calle aunque le hayan puesto un despacho en el Congreso. Acaso por la estatura fuera fácil de localizar para la policía, que lo detuvo sin dificultad, sorprendiéndolo por la espalda, en el primer aniversario del 15M, durante una manifestación en las calles de Santa Cruz a la que acudió en familia. “Había dejado a mi madre en la manifestación para que no tuviera que caminar mucho y fui a aparcar el coche. La policía no tardó en localizarme, me zarandearon por la espalda y me llevaron detenido. Quedé absuelto”. Hace 10 años, durante un tumulto en Nochebuena, un hermano suyo, agricultor ecológico, sufrió un golpe en la cara al cargar la policía. Alberto se vio involucrado en el incidente, “en defensa de mi hermano, que perdió temporalmente la visión de un ojo y aún confía en ser indemnizado”. El caso no ha sido juzgado todavía. Quizá por estas y otras peripecias, comenzó a hablarse de Alberto Rodríguez, hijo de Ángeles, la maestra, y Fernando, electricista, que estudió técnico superior en química ambiental y se convirtió en uno de los cabecillas sobresalientes del desavío social de indignados en la Isla. Rodríguez, exsindicalista de CC.OO., rompió el cascarón en Santa Cruz con 15 años para manifestarse por primera vez contra la lanzadera de misiles en Malpaso (El Hierro), como una vernisagge del activismo que le esperaba contra las torres de Vilaflor, la invasión de Irak y el Puerto de Granadilla. Un día, Podemos preguntó por él. “Querían un perfil menos intelectual y más obrero, y buscaban alguien como yo, operario de planta química en la Refinería, de mono azul, casco, guantes y cara manchada”. El exmilitante de IU se sometió a las primarias y fue el más votado como candidato del partido. De la noche a la mañana, el pasado 20 de diciembre, pasó del anonimato a la condición de diputado nacional, y no cualquier diputado, sino aquel que dio más que hablar desde el primer día. La foto icono de la constitución del Congreso que salió de esos comicios es, con permiso del bebé de Carolina Bescansa, aquella en la que se ve a Alberto Rodríguez pasando por delante de un Rajoy que lo mira atónito como si no diera crédito. La causa esta vez no era la altura del espigado diputado tinerfeño, sino las rastas que cuelgan de su cabeza en contraste con el cabello habitual de sus señorías, y con las que secunda la excentricidad de la coleta de Pablo Iglesias. Convertido acaso, sin querer, en un prescriptor de tendecias, dice guardar un gran respeto por la cultura rastafari surgida en Jamaica en torno a la figura de Haile Selassie y que le atrae la música (como a un hermano dj), incluido el reggae que emana de Bob Marley, “pero en realidad no me dejé las rastas por nada de eso, sino porque, hace cuatro años, me gustó este peinado en lugar del pelo lacio y largo que tenía”. Unas crestas que suelen lavarse con agua de coco, contra prejuicios como el de Celia Villalobos hacia el look de dreadlocks del tinerfeño. En una viñeta de Forges, a raíz del bautizo de guerra entre abucheos que el diputado de Podemos (portavoz parlamentario de Empleo y Seguridad Social y miembro de la comisión de Industria, Energía y Turismo) relata en esta entrevista, el personaje se lleva la fregona a la cabeza y la mujer le pide que se la devuelva: “Diputado electo, déjate de rastas”. ¿Tiene pareja? “Me lo reservo por razones de seguridad”. Es cierto que la melena de león de trenzas enmarañadas encaja en esa cierta insurgencia canónica de Podemos, que bebe en aquellos indignados de las plazas de comienzos de esta década, y en la piel de activista del diputado de Ofra que vive en San Benito (La Laguna): en origen, es un signo de protesta o ascetismo, según se mire, en pueblos de África y Asia como Senegal o India, que llevan el pelo torsado y que no son ajenos a un viajero incansable como Alberto. Hasta el momento, solía hacer el equipaje dos veces al año para recorrer mundo y marcarlo en el mapamundi de su casa. “Me gustan los mapas y tengo uno en el salón lleno de pegatinas de los países que conozco: Vietnam, Japón, India, América, Europa, África. Es mi pasión. Conozco las ocho islas y quisiera conocer hasta San Borondón. Y cuanto más viajo más me enamoro de mi tierra. Viajar debería ser un derecho humano. A ver cómo hago ahora en mi nueva actividad”, que considera una faceta temporal, para retornar del sistema parlamentario al ecosistema de la calle en que se movía como pez en el agua.
Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. EL PARQUÉ Y EL PORQUÉ

ESPERANZA AGUIRRE

 

 

Carmelo RiveroJuguemos unos minutos con los dados de la ciencia y la política a ver adónde nos lleva. A mediados de mes, más o menos, como hoy, que es febrero de bisiesto, podemos sentirnos Einstein o Esperanza Aguirre y salir a la par en los portales del muro digital. Si esta era tiene algo suyo es que lo revuelve todo, y nos sale el renacentismo de dentro. Nos interesa la polimatía de la ciencia y la política, la investidura y la crisis china. Pedro Sánchez es el empleado del mes (ya saben, el jefe de planta del Corte Inglés). Febrero debería llamarse Sánchez y marzo para el que le toque. El domingo fue de color Esperanza. Algunos tienen un día y otros tienen todo el mes para tomárselo con paciencia mientras cae la bolsa y no caerá esa breva: el pacto. Einstein ha tenido cien años para él solo y no se agota de puro vigente. Sánchez, que parece entrañable y árido a un tiempo y se deja querer por el azar como un tahúr, resulta que nació un 29 de febrero, y eso lo hace rara avis. También es cierto que se mueve como pez en el agua en un año bisiesto como el que circula. Puestos a hacer de gurú, la licencia es permisiva. El azar repartirá suerte. Es una de las armas favoritas de la ciencia (y de la política). La de inventos por azar.

einstein

 

Da para ganar la presidencia, la lotería, el Ondas o el Nobel. Hablando del cerebro cósmico del mundo, que es el trending topic, el bonancible Robert Wilson, en compañía de sonriente esposa, nos contó una vez a su tocayo el fotógrafo Roberto de Armas, al científico David Valcárcel y al que suscribe cómo descubrió sin querer con un colega la radiación de fondo de microondas, hace más de medio siglo, con una antena con forma de trompeta para sordos. Creían que el zumbido era cosa de las palomas que anidaban en la parabólica y tuvieron que disparar al aire con una escopeta para espantar la avifauna cojonera. El ruido persistía. Comprobaron que venía de galaxias ultralejanas, del big bang que fundó lo habido y por haber y nos legó esta arrogante manía de querer ser adanistas en Todo al modo cutre de imitar a Dios Se llevaron el Nobel por la feliz potra. El jocoso Kip Thorne, que hace guiones de cine de ciencia ficción y escribe una película con su amigo Stephen Hawking (junio ya es de Hawking aquí, el mes del vecino inglés que viene al sur), se llevará el Nobel por este otro azar de las ondas, y podría llevarse el Ondas. Sugiere que podremos viajar en el tiempo, y quién sabe. Ese día no haríamos esta áspera espera: a sabiendas del desenlace, se dejarían de marear la perdiz y habría gobiernos ipso facto.

RAJOY MANO SANCHEZ

 

La clave política es escuchar. Todos estos descubrimientos vienen a decir lo mismo: no se trata solo de ver, sino de escuchar el ruido del origen del mundo. Se ve mejor de oídas lo que está más lejos y a veces lo que está tan cerca que por eso es invisible, pero no inaudible. El resuello del origen de los tiempos y los espacios aleteando hasta nuestras orejas, que hacen las veces de la antena famosa de Wilson donde cagaban las palomas el rugido del big bang. El asunto es que no hay runrún. No hay zumbido de pacto que venga de Madrid a oídos nuestros. Dimite Esperanza Aguirre tirando de la corbata de la cisterna de Rajoy por los ‘ascos’ de corrupción. Las corruptelas se acumulan en año bisiesto como excrementos del diablo que sale volando y ahí queda eso. Año bisiesto, año apocalíptico según los supersticiosos. Al PP le crecen los enanos, que tienen las orejas grandes, como decía Estrabón de los pueblos imaginarios deformes que dormían sobre ellas. A mis oídos no llega el rumor del pacto. En país chismoso donde los haya, la política va por el desagüe y todos se lavan las manos (Schommer hizo aquella serie de candidatos de Madrid mostrando las manos limpias). “Me viene, hay días, una gana ubérrima, política”, escribía César Vallejo con aquella tristura de París en su agujero negro como si tirara de la cadena o de la manta. Si dos agujeros negros se acercan mucho se funden en uno y desatan ondas gravitacionales por todo el espacio, dice Einstein. Y se arma la marimorena. Esa es la cuestión, el nitty gritty. Einstein predijo, por tanto, hace cien años la posibilidad de que Rajoy  no le diera la mano a Pedro Sánchez en una antesala del Congreso para evitar las ondas de una fusión de mala gana. Y en ese sentido, el amago de Sánchez fue un acto reflejo. Rajoy le reconvino con la mirada abrochándose el botón de la chaqueta: no es tiempo de ‘tesseras de hospitalidad’. Últimamente, se evita mucho dar la mano, como dar besos, por si se coge un catarrazo o un zika. Acaso, Rajoy y Sánchez enamoran a la manera mexicana, con despecho y acritud, en vísperas de San Valentín. Ya habrá tiempo de carantoñas allá por junio, el mes de Hawking, bajo un cielo estrellado. La teoría de la relatividad se presume que intuye un matrimonio de fuego entre ella y la física cuántica, pero no se da, no hay manera. L

DEUTSCHE BANK

 

os matrimonios o pactos se resisten hasta que entra el cura y casa a la fuerza a los que pilla hablando al azar. Todo es relativo. Nada, desde el 20-D, es absoluto. Para empezar, la mayoría esa. Ni el apretón de manos, que es romano. En la Edad Media, los caballeros se saludaban con la extremidad contraria a la vaina de la espada y no apartaban la mirada de la mano libre por si alguien desenfundaba a traición. La historia está llena de ‘rajadas’ como la de Rajoy, que tiene un aire ido a don Quijote frente a su Sancho en la foto de la mano suspensa, y ya ante al rey le declinó la mano de la investidura. Terminamos hablado de la gravedad, de Einstein y de economía, del pacto y la recesión. De lo caras que nos salen las dilaciones. Esta pérdida de tiempo y espacio cuesta un ‘Deutsche Bank’. No hay sino que ver la bolsa, las ondas gravitacionales, el parqué y el porqué. Fin del juego.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?