Por qué no me callo. IMAGINEMOS…

Si elegimos pasar de este mundo sórdido, hacer las maletas y sumergirnos en otro mundo virtual adoptando la forma del avatar que prefiramos, bajo un perfil edificante y una vida digna, con ayuda quizá de nuestros profetas de ciencia ficción más próximos (estoy pensando en Víctor Conde, seudónimo de Alfredo Moreno Santana, que está en plena mudanza literaria), creo que nos daríamos un respiro, fuera de esta, en otra soledad inventada. Si Europa va a la deriva por la inercia e inepcia de aquí estos próceres, habrá que ponerse en manos de las metáforas, así el ‘árbol de luz’, invisible, del nómada Manuel Padorno (mañana, diez años de su muerte). El ministro De Guindos pasó por la isla para arropar lealmente la reelección de su amigo Soria, atento al G-8 y la cumbre europea del miércoles: con un ojo en Grexit, extramuros del euro, y otro (Bankia era un festín de especuladores en bolsa) en el temible rescate de la banca, que bordearía el corralito. Ahora que Facebook es carne de parqué y el niño Zuckerberg multiplica su fortuna, conviene no caer en tentaciones instalados en ese mundo virtual que sugiero: ahí sí que no caben pelotazos y el paro obviamente estaría prohibido. Merecemos esa ética. La profesora de Chicago Martha Nussbaum, filósofa de moda tras ganar el Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, nos ayuda en este juego evasivo, pues sostiene en las dos manos la receta del superviviente: en una, el ejercicio socrático de la crítica (tenemos el 15M) y en la otra, la imaginación, como tabla salvavidas (nuestro mundo virtual). Mañana, en el mundo real, recibe Rajoy a Paulino Rivero, que va a Madrid como si llegara de América arrobado por la lucidez de Vargas Llosa en Las Palmas, de luto por Carlos Fuentes, donde dijo que los canarios somos “España en Hispanoamérica”. La tensa espera recompensa al jefe de esta autonomía, cuando las cuentas de 2011 designan a Canarias la que mejor ‘aisló’ el déficit. Antes de saltar por los aires, viene bien normalizar las relaciones de las dos orillas. Yo no sé si Krugman tiene o no razón (el corralito español, los estertores del euro), y mejor no preguntarle a Roubini, pero a Ernesto Ekaizer le suelo escuchar verdades como puños sobre la naturaleza de esta crisis, y me pienso zampar su libro ‘Indecentes (Crónica de un atraco perfecto)’, pronto a la venta. “Este es el tiempo de no hacer derroche…,/si es preciso soñar, soñar despierto”, escribía Eliseo Diego en La Habana en su ‘Muestrario del mundo’. No sé por qué se me ocurre esta idea peregrina de zambullirnos en un mundo virtual con nuestro sosias onírico y soñar despierto, como dice el poeta, en que esta realidad es falsa y la imaginaria, verdadera, parafraseando al novelista orotavense Juan Bosco.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

JORNADAS DE TURISMO CONTRA EL MIEDO

 

 

 

La búsqueda de respuestas, al alud de preguntas que nos venimos formulando (aquí abajo, en el pozo de esta crisis), sobre el futuro del turismo canario, no conduce a la melancolía, como demuestra esta segunda edición de las jornadas introspectivas sobre el sector que organiza DIARIO DE AVISOS. Los mil millones de turistas que hay actualmente en el mundo, con tendencia a duplicarse antes de dos décadas, son la mejor garantía para una industria que en Canarias (estamos en plena tregua de juicios de valor) siempre fue contestada y cuestionada alegremente y ahora nos ayuda a vencer el miedo.  El debate entre defensores del turismo y de la diversificación (palabra que ha pasado a mejor vida) monopolizó durante años en la opinión pública toda posible visión de futuro sobre el porvenir de esta tierra. ¿Qué queríamos y qué no queríamos vender de puertas afuera para darnos de comer de puertas adentro? Nunca hubo un consenso tácito. Ahora quizá sí, y en estas jornadas se ha hablado, incluso, de lo que debemos servir en la mesa del turista: una gastronomía local que ahora, por suerte, cuenta con menos detractores que en los años 80 y 90, cuando nos negábamos toda posible marca culinaria más allá del mojo picón. Se urdieron muchas polémicas baladíes a propósito del turismo de masas de playa y sol y el turismo de calidad que decíamos antes de que fueran construidos el Bahía del Duque y el Abama. Pero era un juego de luces entre el ecologismo bienintencionado y la hipocresía más burda. Porque se pecó de desarrollismo, como todo el mundo –incluso los actuales gobernantes- admiten a estas alturas, pero ello no justificaba la aberración de pretender demonizar el turismo como causante de todos los males del archipiélago (eran los tiempos en que había islas que tenían a gala no incurrir en el turismo como fuente de prosperidad: el turista estaba mal visto). El botánico Wolfredo Wildpret me contó que en los 90 pronunció una conferencia en Alemania sobre Canarias, y al decir que las islas habían promulgado en el Parlamento una ley que protegía el 42 por ciento del suelo, el auditorio lo interrumpió con un fuerte aplauso. Siempre fuimos unos masoquistas majaderos: rebatíamos los desmanes urbanísticos declarándole la guerra al sector que nos procuraba un estado de bienestar que ahora añoramos. Las jornadas de DIARIO DE AVISOS nacen de la convicción del periodista que dirige este medio de que estamos en un callejón ‘con’ salida. Juan Manuel Pardellas y quien suscribe conversamos una vez al alimón con el mítico comandante Cousteau, el patriarca de los mares que transformó un antiguo dragaminas en un buque oceanográfico legendario: el Calypso. Nos habló del ‘Broadway’ de las ramblas de Santa Cruz y de las bondades de nuestra biodiversidad. Carlos Silva me subraya que en esto último somos uno de los pocos templos sagrados de Europa que se cuentan con los dedos de una mano. Pero tuvo que llegar la crisis para que abordáramos sin complejos, sin fatalismos y sin prejuicios las posibilidades del único sector económico en el que podemos sentirnos cómodos compitiendo con el resto del mundo, sin menoscabo de cuantas alternativas seamos capaces de poner en marcha una vez salgamos del socavón. Turismo, sí, y medio ambiente, también. Se trata de la industria que nos da de comer y de las únicas materias primas de que gozamos: sol, viento y mar. Ah, y petróleo, el último anatema de la saga de rifirrafes en la tierra de los gallos de pelea, que, como tal, figuró como una de las estrellas de las mesas de estas jornadas. Seguiremos discutiendo acerca del Turismo. Ya se ha convertido en una disputa familiar.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

En la muerte de Carlos Fuentes. UN GALÁN

 


Tendría Carlos Fuentes la conciencia de quien era cuando hablaba como si nunca hubiera sido Carlos Fuentes, pero a veces disimulaba todo asomo de vanidad. “No soy nadie al lado de esos gigantes”, dijo camino del coche que nos conduciría al aeropuerto Reina Sofía, a la salida del Jardín Tropical, el hotel de su amigo Polanco. Y dijo más en ese corto trecho hasta llegar al vehículo. “Leo cada verano el Quijote, para aprender”. Lo hacía desde los 12 años y fue Premio Cervantes. Venía de paladear a Dostoievski, ante el que se adujaba como un escritor principiante. Hubo otros encuentros. Veladas sobre cine, política y rancheras. Era el eterno ‘nobelable’ en la sala de espera. Me contó la trifulca de Vargas Llosa y García Márquez –fue testigo-, sus amigos del alma del boom, que le ganaron por poco la carrera del título que da la gloria. No se fue de vacío, también sumó el Príncipe de Asturias a su equipaje de padre de la moderna novela hispanoamericana. Adoraba el paisaje de la isla, “la del poeta Sánchez Robayna”, la de Pedro Guerra, que compuso ‘Contamíname’ bajo el efecto de sus palabras, la isla síntesis de un viejo mestizaje, su matraquilla. Martín Rivero lo acompañó a Lanzarote, a visitar a Saramago entre volcanes, ¡”cuánto lo admiro por escribir a ciegas con tanta lava!”, cuando él terminaba ‘Los años con Laura Díaz’ y regresó sobre el original para meterse en la isla. En agosto de 2002, el periodista Juan Manuel Pardellas fundió letras con rock, sentó al autor mexicano con el cantante granadino, homenajeados en ‘Son Latinos’ en el sur, y tituló el reportaje en El País ‘Fuentes y Ríos junto al Atlántico canario’. Carlos Fuentes vio morir a dos hijos y ayer, de pronto, se nos ha ido él mismo, aquel joven escritor de 83 años con camisa blanca. Un galán.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Jorge Martichal (Ashotel) en ‘Las Mañanas del Mencey’ EL TURISMO PERDERÁ 120 MILLONES POR EL IGIC

 

El presidente de Ashotel, Jorge Marichal, cuantificó este lunes en ‘Las Mañanas del Mencey’ (Teide Radio-Onda Cero, FM 94.0) las pérdidas que sufrirá el Turismo canario a causa del incremento del IGIC por parte del Gobierno canario  en 120 millones de euros este año, “que no podremos repercutir sobre los clientes hasta 2013”, afirmó, “a falta de saber la reacción de los touroperadores cuando nos sentemos a negociar las próximas contrataciones”. Marichal, que intervino en la entrevista-tertulia de cada lunes, en vísperas de las jornadas turíusticas que promueve DIARIO DE AVISOS este jueves en Cajasiete, confía en que el presidente Paulino Rivero los “escuche” y sea sensible a sus demandas.

Según dijo, el Gobierno central tira por tierra todo intento de rehabilitación turística en las islas al retirar de los Presupuestos Generales del Estado la partida dedicada en principio a la regeneración de espacios públicos.

En su opinión, la ‘primavera árabe‘ ayudó a islas inicialmente, “pero sabíamos que era finito y, vía precio, estamos perdiendo mucho de lo que habíamos ganado”. El presidente de la patronal turística tinerfeña considera que “la carrera de los precios la tenemos perdida; tenemos que competir en excelencia y cualificación profesional”.

TURISMO GOLONDRINA

Canarias ha captado parte del ‘turismo golondrina’ que sobrevino a causa de factores exógenos, “pero el turismo familiar, que es el cliente al que aspiramos, se vuelve cada vez más complicado por razones obvias: la crisis”, señaló. Expresó su desconcierto ante la competencia inalcanzable de ofertas, como la de Túnez, “que ofrece paquetes vacacionales tirados”.

EUROVEGAS

Respecto a la posibilidad de que el polémico proyecto de construir en España un ‘Eurovegas’ sea viable en el sur de Tenerife, como sugiere un grupo de empresarios, lamentó que “una de las premisas de esa inversión tengo entendido que excluye la opción insular, por razones de conectividad. Por tanto, es una idea que desde el minuto uno nace tocada”, dijo. No obstante, consideró que el juego no es la mejor alternativa para impulsar el sector turístico. “En las instalaciones de nuestro grupo no tenemos ni máquinas recreativas”.

LA ENTREVISTA

En opinión de Jorge Marichal, la entrevista del sector con el presidente Paulino Rivero, fijada para el día 21, en la que se pondrá sobre la mesa la petición de la patronal de aplazar el incremento del IGIC, manifestó: “Esperemos que nos escuche. Estamos ante serias dificultades, ya que también soportamos el aumento de las tasas del Reina Sofía, al subir de categoría. Estamos perdiendo competitividad. Y África se recupera vía precio”. Recordó entre otros contratiempos que desvían el turismo de las islas la próxima celebración de los JJ.OO. y de la Eurocopa. “Nos afectará”, indicó.

LA MARCA CANARIA

La marca canaria, a su juicio, tiene buena salud, “pero no hay dinero, los turistas potenciales están más pendientes de la hipoteca que de viajar”. También aludió a la desaparición de Spanair y el consiguiente incremento de los billetes, como factores disuasorios del turismo peninsular, ya de por sí limitado a causa de la crisis. “Las compañías han empleado aviones de mayor capacidad, pero los precios siguen siendo altos, salvo en compras con gran antelación, que chocan con un hábito nacional de programar los desplazamientos y vacaciones a última hora”.

EMPLEO

Fue preguntado sobre el tan controvertido asunto de la creación de empleo por parte del Turismo. “Venimos de años duros, con plantillas costosas, y no creo que ningún empresario que lo necesite no contrate a nuevos trabajadores. Sí hemos creado empleo.” Puso un ejemplo de las carencias de la mano de obra autóctona: “En ocasiones, tenemos problemas para contratar recepcionistas locales, porque no hablan idiomas, y nos vemos obligados a optar por comunitarios”.

LA INCÓGNITA

Afirmó que, tanto Canarias como otros destinos turísticos nacionales, necesitan un plan especial de choque, pero el Gobierno central no da muestras de querer impulsarlo, según aseguró. Sus pronósticos para el año en curso es que “el turismo peninsular pinchará, los alemanes crecerán ligeramente y la incógnita son los británicos”. Si, finalmente, Grecia saliera del euro, es previsible que se constituya en una “competencia muy agresiva para Canarias, vía devaluación”.

EL PETRÓLEO

No quiso ser beligerante con respecto al debate sobre el petróleo y quiso arrojar sentido común sobre la polémica. “Estamos rasgándonos las vestiduras y no sabemos si hay finalmente, petróleo.  Si así fuera, claro que antes de que lo extrajeran otros, deberíamos hacerlo nosotros, siempre y cuando deje beneficios en Canarias con las debidas garantías. De no ser así, no estoy de acuerdo con las extracciones”.

JAULAS MARINAS

Criticó la desidia que prestó la Administración al rechazo en su día del subsector turístico a que se instalaran jaulas marinas frente a hoteles. “Ahora las jaulas están vacías y no sé si tendremos que quitarlas nosotros”.

TURISMO INTERIOR

No mostró mucho entusiasmo sobre la potencialidad del turismo interior en las islas. “Los billetes aéreos a veces son más caros entre islas que con Londres. No va a ser nuestra tabla de salvación, si bien haremos algún esfuerzo en fomentar ese turismo interinsular”. Y destacó los avances que se van logrando en la difusión de la gastronomía canaria como factor de identidad turística, así como los planes para diversificar la oferta en Tenerife entre el Norte y el Sur.

LOW COST

Tuvo palabras de comprensión hacia del papel de compañías low cost como Ryanair y aludió a las filiales de esta naturaleza que empiezan a crear grandes aerolíneas tradicionales, como Iberia.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. LA FELICIDAD


Alejandra Vallejo-Nágera arroja un diagnóstico alarmante del universitario medio actual. “Profesora, dígalo con frases más cortas”, le reclaman los alumnos, incapaces de entenderla sin power point. ¿Las generaciones futuras se irán deshabituando a leer y escribir?, le pregunto. ¿A imaginar, entonces? El cerebro, mal acostumbrado a los impactos visuales, se está haciendo perezoso, amigo de pocas palabras. A quienes deseamos ser literariamente felices nos aterra un mundo ágrafo que tijeretee el idioma (la perversión de la austeridad). Créanme, la felicidad se lee (en los ojos de la gente). La ONU la reclama como un ‘objetivo humano fundamental’. El placer de ‘leer’ un paisaje o un buen libro, de cenar con los padres diamantistas de unos amigos, de bailar o decir ‘mamá’, de ver una película de Charlot o cuidar el jardín … son ‘la sal de la vida’, acuña la antropóloga francesa, octogenaria, François Héritier. Un amigo compró plantas en el Exposaldo y, al llegar a casa, su mujer se las quedó amablemente para su jardín; volvió a la feria con ese pretexto y regresó con las plantas repetidas para el suyo. Cada uno tiene su propio jardín, al que mima como a un hijo llevándole plantas como juguetes. Los expertos cifran en esos detalles la felicidad pura, que se abre paso en medio del colapso económico. Esta sería, como dice José Carlos Francisco, “la crisis de nuestras vidas”, si no espabilamos. Buscamos la felicidad como náufragos. Es la salida. Frente al diktat de los merkados (con k de Merkel). En el I Congreso Internacional de la Felicidad (organizado por el Instituto Coca-Cola de la Cosa, Madrid, 2011), el médico Jesús Sánchez Martos reivindicó la calidad de vida una vez aumentada su cantidad: “Ya hemos llenado la vida de años, ahora debemos llenar los años de vida”. En el librito resumen del foro (‘Hablemos de felicidad’), Punset cita los avances de la neurología, y, en efecto, en el congreso de neurocirugía de Las Palmas nos acaban de decir que la tristeza se opera. Rilke proponía una soledad feliz más allá del entristecimiento. De verdad que la felicidad se lee y relee. “Yo lo leo todo. Leo la vida entera”, me decía, a propósito, el periodista Alfonso González Jerez. Leo el avance del primer informe mundial de la felicidad, del economista Jeffrey Sachs, recién difundido, y me asalta la palabra miedo: los que ‘aún’ trabajan lo tienen: temen el paro. En el pequeño Bután, su rey mandó medir la Felicidad Interior Bruta (y aquí se reían del discurso de Adán Martín). Ahí tiene una bandera en su aniversario el 15M. Los canarios, para el psicólogo Javier Urra, gozamos de ‘fortuna natural’. La naturaleza es un libro abierto. Déjenme que les diga que la felicidad estará siempre en las palabras que plantemos en nuestro jardín.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

EL BANCO BUENO Y EL BANCO MALO

 

La reforma financiera abunda en las recetas promulgadas desde Bruselas (que es como decir Berlín). Nadie discute su imperiosa necesidad, sí acaso una opaca diligencia de 48 horas para quitar a los amigos, convenientemente indemnizables, sin encontrar problemas para taponar con dinero público la hemorragia de pérdidas del ladrillo, mientras se recortan hasta la exasperación los gastos y se desmantela el estado del bienestar.

Y ha de cuestionarse el silencio oficial sobre los responsables del desgobierno de la banca todos estos años. A su vez, se teme lo peor, ante los efectos limitados de las reformas financiera y laboral y demás ajustes: Europa exigirá nuevos y más drásticos recortes, una vez comprobado que la recesión española es más profunda y duradera de lo que se pensaba y que rebasará con creces los objetivos de déficit. “Malas noticias para España”, se dicen al oído los dirigentes de la UE.

Este panorama exige una solemne explicación, formal y resolutiva, del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que acierte a transmitir del grado de confianza que se echa en falta. O irá cobrando cuerpo la idea de que España no tiene solución y, como sucede con Grecia, se le pondrá en la lista negra: la de los candidatos a salir de la zona euro, una hipótesis suficientemente dañina como para revertir este el desencuentro político español e ir generando con premura las condiciones de diálogo y consenso que exige el momento entre las dos principales fuerzas políticas y entre el Gobierno central y las autonomías (especialmente clamorosa la pereza de Rajoy en recibir al titular de la comunidad canaria), estas últimas ahora mismo en el ojo del huracán de Bruselas.

Si la realidad es tozuda, y como decía ayer la Comisión Europea en su diagnóstico de primavera, España no cumplirá sus objetivos de déficit, ni por asomo, tanto este año como el próximo (en alguna parte he leído que no lo haría hasta 2018, que es como decir nunca a este paso, si no se le amplía el margen), habrá que empezar a llamar a las cosas por su nombre. Depresión. Depresión social y económica. Crisis generacional a la japonesa. Década perdida y todo lo que se le quiera añadir a un país podrido por dentro, cuya cáscara se hace añicos y deja al descubierto su aspecto nauseabundo.

El Titanic económico

La varita mágica que obre el milagro de rescatarnos del naufragio del Titanic no está la vista. Y aquí no cabe apelar al efecto Hollande por una buena temporada, o perderemos el tiempo embelesados en un espejismo, como sucedió con Obama. A Hollande hay que esperar a verlo en su justa dimensión, una vez en el Eliseo, cuando los hechos hablen por él. España es de una de las economías de mayor tamaño de la eurozona, a la que, por cierto, a veces se le trata al trancazo en la propia Europa como si un tic argentino-boliviano se hubiera instalado en Bruselas respecto a la periferia, y me parece una deriva miope.

Esa fórmula prodigiosa no existe de momento. No lo es, desde luego todavía, pese a los cantos de sirena, la agria reforma laboral, ni lo fue la de Zapatero, ni por lo que se ve, lo será la de Rajoy. Este nuevo marco (que, en efecto, facilita el despido y, en todo caso, consagra salarios más bajos y un empleo precario), al parecer, tendrá efectos positivos en términos de generación de puestos de trabajo, cuando fluya de verdad el crédito y la economía entre en la senda del crecimiento, como quiere el nuevo presidente francés (o, mejor dicho, como quería el candidato socialista durante la campaña presidencial, a falta de comprobar si mantiene sus tesis tras la toma de posesión, o desiste de algunas de ellas como hemos visto en el caso español y británico, al menos). Pero es que eso de crear empleo, ya lo hacía el viejo Estatuto de los Trabajadores. Es el crédito y el crecimiento económico los que sacan a la gente de las listas del paro, y no las reformas laborales; otra cosa es que éstas impulsen o desanimen a los empresarios, aun en tiempos de bonanza, dependiendo de loa mayor o menos rigidez de las condiciones laborales.

Los responsables remunerados  

La otra reforma taumatúrgica, la financiera, aprobada mediante decreto este viernes en Consejo de Ministros, dista mucho de garantizar reactivación alguna del estancado proceso productivo español. A lo sumo, es una catarsis (traumática, por otra parte, y desconcertante), a que estaban abocados bancos y cajas desde el inicio de esta crisis, hace ya cinco años, cuando desde el Gobierno, entonces socialista, se nos trató de entusiasmar con el falso cliché de la mejor banca del mundo. Esta segunda reforma superpuesta a la de febrero, ambas de la factoría De Guindos, ejerce mayor presión sobre la banca en cuanto a provisiones para hacer frente a eventuales riesgos procedentes de su exposición al ladrillo y lleva a la práctica la idea de sucesivos ‘bancos malos’ (sociedades en forma de sumideros de todo el paquete tóxico), con lo cual cabe decir que el sector entra, al fin, en vías de saneamiento, una vez que hemos comprobado que los merkados (con k de Merkel) no se acababan de creer los esfuerzos de austeridad y ajuste de España, por la sencilla razón de que su sistema financiero era un queso gruyere completamente agujereado.

El caso de Bankia (nacionalizada en parte esta misma semana ante las proporciones de su pozo de créditos fallidos) es paradigmático del escenario que tan artificialmente se había disfrazado para exhibir a una banca española –enferma hasta la médula- como modélica y saludable.

Ahora toca hablar claro. De una parte, para depurar nominalmente responsabilidades (no hacerlo revelaría una complacencia peligrosa del Gobierno, obligado a manejar un asunto tan delicado sin la menor sombra de duda de cara a los ciudadanos y a los mercados avizores). Y, de otra, para decir que esta reforma tardará aún unos meses –todo lo que resta de año, prácticamente- en poder ser efectiva y que, por tanto, nadie espere una vuelta inmediata al crédito como por efecto reflejo; entre otras cosas, porque la reforma por sí misma no lo garantiza, sino, en todo caso, una inyección en toda regla de dinero externo, que pasa por el Banco Central Europeo. Y todavía no ha dicho esta boca es mía.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

LA NACIONALIZACIÓN DE BANKIA Y LA APERTURA AL CRÉDITO

 

Tarde y mal –porque era la madre del cordero y se pisarían callos influyentes-, el Gobierno de Rajoy, al fin, mete el bisturí en la banca. Cierto que Zapatero pecó por omisión, amén de fanfarronear acerca del “mejor sistema financiero del mundo”. La cuasinacionalización de Bankia (a la que pertenece la Caja de Canarias, ahora prácticamente vaciada de contenido con la conversión pública del banco matriz, el Financiero y de Ahorros, BFA) es un paso delicado y, al parecer, ineludible del ejecutivo, que se enfrenta a los verdaderos retos que conllevan mayor desgaste electoral.

Ya las encuestas empiezan a dar malas noticias al PP, a cuatro meses de su llegada, síntoma de que las reformas están siendo mal recibidas por una ciudadanía desinformada. Evidenciar que hay miles de millones disponibles para salvar un banco (aunque sea vía préstamo o aval) es encajado con dificultad por la opinión pública, consciente de los recortes adicionales en Sanidad y Educación y los hachazos que sufren los Presupuestos Generales del Estado, a costa de los servicios públicos.

 

Salvar la banca no es un invento español, como todo el mundo sabe. Cada gobierno ha tenido que hacer lo mismo cuando le ha tocado, y a España le tocaba ya. Limpiar el sistema financiero (expuesto al riesgo ladrillo) es un paso inexorable que venían demando todos desde el exterior, aunque no se constituya, quizá, finalmente, un banco basura o banco malo con todo el lastre inmobiliario.

El decreto de este viernes que dicte el Consejo de Ministros contendrá requisitos más estrictos al conjunto de la banca en el capítulo de provisiones. Y ha de ser una reforma (a la segunda la vencida) de verdad. La más vigilada y seguida en tiempo real por todos: Bruselas, los mercados, el FMI … Se nos dice que es imprescindible para que el crédito fluya. Pero este señuelo ya se ha empleado en otras ocasiones con reformas anteriores. Pendientes de que Europa, tras le llegada de Hollande a partir del próximo días 15, gire este mismo mes hacia una apertura al crédito y el crecimiento, que inyecte liquidez a las economías en recesión, exijamos a los gobernantes tacto y equidad en las reformas pendientes, y entre estas la financiera.

En vísperas del primer aniversario del 15-M, cualquier movimiento en falso en la última ristra de medidas de ajuste puede desatar la cólera social de las víctimas de la crisis (los parados, pensionistas, funcionarios y empresarios que han quedado por el camino). Las próximas acciones inmediatas han de tener en cuenta el límite de tolerancia de los ciudadanos, reos de un caos que primero paraliza los ánimos y acaso tarde o temprano provoque reacciones espontáneas sin control, como sucedió en la primavera árabe con los vendedores ambulantes.

En un congreso de neurocirugía en Las Palmas, algunos expertos aseguran que se puede operar la tristeza. De ello se trata, de dar con la vacuna económica que nos libre de esta nube en la mente.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

HOLLANDE SIENTA EN EL BANQUILLO A MERKEL


Bastó la llegada de Hollande, esta noche de mayo –otra vez el mayo francés-, para darle la vuelta al calcetín y dejar al descubierto las sórdidas componendas de Berlín para sojuzgar a la Europa del Sur aprovechando la crisis, detener el reloj de los países periféricos y alumbrar un nuevo poder frente a Estados Unidos en las manos omnímodas de Alemania. El viejo sueño del dueño de Europa camino de hacerse realidad. ¿Era tan insoslayable la asfixia económica de la Europa que se aprieta el cinturón? ¿O había alternativas acordadas y ocultas que ahora salen a la luz, esta noche, ayer, hace tan solo unas horas? ¿Quiénes son los responsables máximos de este dislate supranacional al estilo de presuntos torturadores económicos en serie, si una cosa así (que da miedo de tan solo mencionarla) hubiera realmente sucedido desde 2008 hasta hoy?

Si la descripción de los hechos imputables a una determinada X (no solo hablaríamos de Angela Merkel, sino, a su vez, de colaboradores necesarios) resultara literalmente cierta (quizá ya nunca lo sabremos tras el pinchazo de Sarkozy y el revuelo que ha ocasionado en Bruselas, ahora entregada a la causa del crecimiento para apagar el fuego de los parias de la Europa meridional colgados de los hombros de París), históricamente habremos asistido a un ‘pucherazo’ sin precedentes dentro de la UE (el miércoles 9 es el Día de Europa, vaya fechita y en qué momento), con algunas connivencias interesadas y otras –ahí figuraría España- más complacientes que cómplices respecto a la canciller.

Si Hollande no es ahora ‘derrotado’ por los mercados y aguanta el embate que le aguarda a buen seguro en el parqué al doblar la esquina, Europa, en efecto, cambiará su rumbo y saldrá a flote con más sentido común que hasta ahora. De lo contrario, con el centenario del Titanic, se hundirá Europa misma, recitando los versos, a propósito del barco y el continente, del poeta alemán Hans Magnus Enzensberger.

EL DISCURSO DE OLLI REHN

La conferencia que este sábado pronunció el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, resulta paradigmática del cambio de rumbo oficial que experimentará Europa ante el efecto Hollande. El discurso –toda una proclamación del nuevo ideario que inspira un Pacto por la Austeridad y el Crecimiento,  olvidado en lo que atañe a lo segundo en alguna gaveta- se celebró en la víspera de la segunda vuelta de la V República. Rehn, el mismo que gruñía a España hasta el otro día por pretender relajar el objetivo de déficit, se presentó ante el influyente auditorio de la Universidad Libre de Bruselas como un nuevo teórico de la flexibilidad fiscal convencido de la imperiosa necesidad de aplicar grandes medidas de estímulo de la economía europea para combatir la crisis con mejores armas que la ineficiente austeridad a ultranza.

CINISMO HISTÓRICO

Causa bochorno asistir en vivo a este espectáculo colosal de cinismo de Estado. Las recetas fundamentalistas de Angela Merkel (secundadas y bendecidas hasta este domingo por un Sarkozy a la deriva) han conseguido justo lo contrario de lo que pretendían: hasta 2009 parecían acertar, cuando tuvimos la engañosa impresión de que el otoño económico terminaba y empezaban los brotes verdes, y en ese momento se fijó el draconiano propósito del 3% de déficit para 2013. Pero no tardó en venirse abajo el espejismo. Los recortes entraron en una fase psicótica que ha abocado tanto a los países rescatados (Grecia, Irlanda, Portugal) como a grandes economías más sólidas (España, Italia) y, de manera contagiosa tarde o temprano a la mayor parte de la eurozona, a una profunda y peligrosa recesión que promete prolongarse en el tiempo. El ajuste fiscal en estado puro fracasó, y debemos esperar al año que viene para saber si le cuesta el cargo a la señora Merkel (ya a la baja en los primeros comicios territoriales) y las dos potencias de Europa (Alemania y Francia) pasan a estar gobernadas simultáneamente por la izquierda.

AHORA SÍ

Ahora sí. Ha sido cuestión de días, de horas. En tan corto margen de tiempo, estadistas, economistas, líderes y analistas de Europa, que argüían a coro la infalibilidad de la sagrada austeridad a rajatabla, han dado un giro de 180 grados para entrar en una flagrante contradicción y enfundarse el uniforme de adalides del crecimiento y el despegue económico. Ahora sí. Todo es una cascada de declaraciones progrmáticas del nuevo orden económico basado en el crecimiento y la inversión pública. Y hay dinero escondido en los laberintos del BCE y del BEI, del FMI y de los inextricables fondos de rescate. Cifras millonarias dispuestas a llover en tromba sobre los cielos de Madrid, de Roma, de Atenas, de Lisboa y Dublín. Ahora sí. Es necesario (convergen todas las voces alineadas bajo la nueva consigna universal ante el nuevo equilibrio político en el eje Berlín-París de hace tan solo unas horas) proveer grandes sumas de dinero para tres grandes planes de inversión europea: infraestructuras-transportes-telecomunicaciones, energías verdes e I+D. ¡Con qué embustera unanimidad!

“¡LA ECONOMÍA, ESTÚPIDO!”

Decía un asesor de Clinton (al que todos hemos hecho famoso sin mencionar su nombre, y su nombre es James Carville): “¡La economía, estúpido!”. Y luego se ha repetido hasta la saciedad, “¡es la economía, estúpido!”, para centrar la atención en lo importante desde el punto de vista cotidiano: el bolsillo de la gente. Pues, qué casualidad, en su monólogo de reconsideración de postulados, el señor Rehn afirma como lema: “El Pacto de Estabilidad y Crecimiento no es una estupidez”. Y confiesa como solo hace un arrepentido para salvar su culo una vez cazado en flagrante error, que la culpa de que ese pacto alcanzado en su día por los grandes magnates (y esta palabra se parece tanto a otra) de la Cosa (la mermada Europa), es de “los dogmatismos ideológicos”, “las presiones alemanas” y “la incomparecencia de Francia”.

Esto que acabo de escribir no me lo he inventado. Es literal. Y, a mi juicio, contiene suficiente dinamita como para volarles la cabeza políticamente a los mangantes (ahora dicho con todas las letras) que han estado dirigiendo el rumbo de Europa en los años de la crisis con tamaña torpeza y mala voluntad. Torpes por necios y, en efecto, estúpidos en la batería de medidas de austeridad que fijaron sin calcular que conducía a este suicidio. Y, lo que es peor, culpables de mala fe, al pactar primero y esconder a continuación los estímulos que necesitaba el enfermo terminal antes de caer clínicamente en coma, que no otra cosa es la recesión.

¿SE IRÁN POR VERGÜENZA?

Si no dimiten avergonzados en cadena, una vez destapado este fraude político que ha conducido a Europa al borde de su desaparición, es evidente que serán expulsados en las urnas, como acaba de sucederle a Sarkozy (y a la penosa clase política tradicional en Grecia). Pero la pregunta es qué hará Rajoy, una vez que las cartas ya están boca arriba sobre la mesa. ¿Cegarse obsecuentemente en la ‘vieja’ receta de la austeridad alemana sin más, ahora desacreditada, o dar el salto que la nueva situación le exige, para sumarse con Francia y los otros aliados potenciales a un frente que incline a Merkel a políticas de desarrollo y crecimiento complementarias, haciendo posible en el nuevo escenario el saneamiento financiero necesario para que fluya el crédito y la economía comience de nuevo a respirar por sí sola. O estamos definitivamente muertos.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. BICIVISMO


Las bicicletas han vuelto a tomar la calle, pero no siempre para bien. Por malas prácticas, generan más de un quebradero de cabeza. Reparo en la embestida a un transeúnte por un adolescente ciclista que se dio a la fuga y dejó tirada a su víctima en las vías del tranvía en la Plaza Weyler con la cabeza abierta. El bicicletismo urbano, en pleno auge expansivo, está muy bien, pero rayan en asesinas silenciosas las bicis pilotadas temerariamente, cuando no las utilizadas como medio de evasión por tironeros que abandonan el método pedestre por el pedal. El civismo (en este caso el ‘bicivismo’) ya sabemos que no está de moda (los radicales que invaden el Rectorado trampean con la herencia universitaria de la agitación social de los 70 y 80, cuando cantábamos ‘Al Vent’), pero se empieza pisoteando normas de conducta elementales en la calle, como hojarasca, hasta convertirse en libérrimos ciudadanos malcriados, con los principios que trajeron esta crisis pendiente ahora del mesías francés. El García Sanabria se llena de chiquillos que aún están a tiempo, vociferan con los gorgoritos, a esa edad se suben al tren del parque y más tarde terminan subiéndose a la bicicleta; esa efusiva marea humana pequeño formato (“locos bajitos”, los llamaba Serrat) que explota de alegría como si hubieran expropiado una empresa extranjera, me regresa a la infancia, lo cual no es ninguna originalidad por mi parte, pero sucede. Huelga decir que tenemos depositadas muchas esperanzas en este público ‘titiritero’ del reloj de flores. De momento, juega (Evo Morales pensaba también jugar al fútbol con Brufau el día que nacionalizó Red Eléctrica, como quiera que esta columna va de atropellos). Mi amigo Fred Mauro, con más de 40 años en cada rueda, se cayó un día de la bicicleta en el Teide, en una disputa con un conductor, y acabó con la cabeza rota en una fosa. Su padre alquilaba bicicletas a peseta la hora y él sigue subido a su BH de fabricación vasca; es un ejemplo de ciclista amable (atención el CIT) que cruza la ciudad con un callejero en la mochila, junto a la cantimplora, para orientar a los turistas. El pintor Emilio Machado, discípulo de Dalí (trabajó en su estudio de Barcelona y aprendió secretos del genio de Cadaqués, como la manera eterna del color blanco), me resulta, en su bohemia y en su bonhomía, un canario perfectamente extranjero. Vive y pinta en su casa, que es Santa Cruz y Nueva York indistintamente, y hace más de medio siglo, en un Chicharro poco rodado (apenas unos miles de coches) se desplazaba en la bicicleta CIL azul que le regaló el padre por las calles transitadas a pie, y ya soñaba con ver mundo como enseguida hizo. En esta nueva fiebre ‘bici’, el que no se apea a socorrer no ha sentado la cabeza.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

(de la web de RTVC) Entrevista en EL ENVITE (TVC) SORIA NIEGA SER EL MINISTRO DE “LAS MALAS NOTICIAS” PARA SU TIERRA

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, rechazó ser el ministro de “las malas noticias” para su tierra. En la entrevista que concedió este jueves al programa ‘El Envite’ (TVC) afirmó, además, que los pozos con el probable petróleo objeto de polémica “no están en aguas canarias, sino en aguas territoriales de España”. Sin embargo, se mostró partidario de que la comunidad autónoma reciba una compensación tributaria, vía Ley de Hidrocarburos o del REF. Su departamento, según anunció, “está estudiando una excepcionalidad para Canarias” en las primas a las energías renovables.

Asimismo, proclamó, el mismo día que el Rey recibía en la Zarzuela a Paulino Rivero, que “las puertas del Ministerio y del Gobierno están abiertas” para el presidente canario, que será incluido a buen seguro en la agenda de Rajoy, según garantizó Soria, no sin reprochar, al mismo tiempo, al ejecutivo de las islas “que opte por la confrontación”.  Rechazó “llevar al terreno personal” las disputas políticas, al ser cuestionado sobre un supuesto desencuentro entre él y Paulino Rivero.

‘El Envite’, esta semana, contó con la participación de cinco periodistas: Francisco Suárez Álamo (director de Canarias7), Teresa Cárdenes, Juan Manuel Pardellas (director de Diario de Avisos), Jorge Coll (director del grupo de medios Lancelot) y Jorge Bethencourt. También intervinieron, dentro de un convenio de colaboración de la TVC con la Universidad de la Laguna, las alumnas de Periodismo Leticia Díaz, Brenda Frénquel y Patricia Delathouwer. La copresentadora Emilia González sometió, como cada semana, al invitado a su sección de ‘fototest’ con las imágenes de personajes de la actualidad política.

EL IVA Y EL IGIC

El ministro matizó sobre el supuesto aumento del IVA en 2013 que el ministro de Economía no precisó qué tributo será modificado, y, en cambio, dijo que el gobierno que sí ha elegido ya ese camino, respecto al IGIC, ha sido el canario. A su juicio, esta medida llega a destiempo, tras un presupuesto elaborado en noviembre que no se correspondía con la realidad, según subrayó. “Si hubieran hecho el ajuste en el sector público que propusimos en su día, no habrían tenido que subir ahora el IGIC, ni suprimir las bonificaciones en sucesiones.” A la industria la invitó a explorar posibilidades en el sector exterior. “Ahí fuera hay oportunidades: en Estados Unidos, en Latinoamérica, que está creciendo…”

EL FRAUDE DE LA TARJETA SANITARIA

“Estos no son unos presupuestos territoriales”, precisó al ser interpelado sobre una posible atenuación de los recortes infligidos a las islas, en el trámite parlamentario. “El Gobierno de la nación se ha visto obligado a cuadrar las cuentas del Estado a partir de una desviación del déficit, el año pasado, por parte del gobierno anterior de dos puntos y medio nada menos del PIB”. En el mismo sentido, rehusó hablar de reconsideración sobre la retirada de la tarjeta sanitaria a los residentes irregulares en el país. “Algunas personas en lista de espera se delataron, al ser citadas por teléfono por parte del Servicio Nacional de Salud, alegando no poder acudir por encontrarse en su país; a eso se refiere esta medida, y ese fraude era soportable en épocas de bonanza, pero ahora ya no”.

EL GOBIERNO DE LOS CABILDOS

En relación con los posibles reajustes de la Administración canaria aún no acometidos, pese a la evidente duplicidad de funciones existentes en las islas, enumeró las propuestas formuladas en su día por su partido y él mismo y que fueron desoídas. “Ahora se puede”, dijo, refiriéndose al conjunto de España a partir de la ley de reforma de la Administración invocada por el gobierno del PP. No entra en sus previsiones, según dijo, la posible desaparición de ayuntamientos en Canarias, “sí, en cambio, que se mancomunen servicios para reducir gastos”. Respecto a la sugerencia de la presidenta tinerfeña del PP, Cristina Tavío, en la que propuso que el gobierno autónomo esté conformado por los siete cabildos, dijo escuetamente: “Es una opinión personal de la presidenta del PP en la isla, que abre un debate”.

“LAS MEDIDAS SON BENEFICIOSAS”

Rechazó el estereotipo que le atribuye el gobierno canario de ‘ministro que da malas noticias a Canarias’. “No es verdad que sean malas. Todas las medidas puedo asegurar que son beneficiosas”. Sobre la polémica autorización del Consejo de Ministros para que Repsol acometa las prospecciones petrolíferas cerca de Lanzarote y Fuerteventura, quiso aclarar que “no se trata de aguas canarias, son aguas españolas, por cuanto canarias propiamente no son si quiera ni donde rompe la ola, para que nos entendamos, ni son prospecciones en la costa de las islas, sino a 61 kilómetros.” Y puso de ejemplo las extracciones de Tarragona, para ilustrar que no son incompatibles con la actividad turística”. Insistió en su argumento principal: “En cualquier lugar del mundo que haya una posibilidad de una industria de esta naturaleza, hay que aprovecharla, máxime en  Canarias, que depende exclusivamente del Turismo”. Aseguró que un desarrollo de las prospecciones y, en su caso, extracciones generará economía y empleo en el archipiélago: “Industria mecánica, hostelería, comercio, formación de capital humano, posibilidades de trabajo para los jóvenes, cuyo paro es el más grave en Lanzarote… “

“ESA MANÍA DE DECIR NO”

Sin abandonar el mismo tema, se preguntó “por qué tenemos que asumir esa manía de Canarias de decir no a todo”. Se preguntó si esta oposición del Gobierno canario se debe a que él es el ministro de Industria, Energía y Turismo y a su condición de líder del PP en las islas. “Si yo fuera presidente del Gobierno de Canarias lo que hubiera hecho es pedir una modificación de la Ley de Hidrocarburos para poder introducir una exacción que beneficie a Canarias por las posibles extracciones de petróleo”. Respecto a las quinielas sobre si hay o no petróleo y/o gas en esos yacimientos submarinos, arrojó un dato relevante para los expertos: “Todos los estudios apuntan a que hay un 20% de probabilidades de que sí, y los especialistas consideran ese porcentaje como suficiente para tratar de confirmarlo”.

UNA MORATORIA FLEXIBLE

Defendió el nuevo rumbo de la política de Costas en defensa de las personas asentadas en ese suelo con probada antigüedad, y en la conveniencia de ser flexibles en la aplicación de la moratoria turística para que eventuales inversores interesados en edificar hoteles de cinco  estrellas, lo puedan hacer sin trabas.

SARKOZY-HOLLANDE

Soria deseó, por simpatías ideológicas, que Sarkozy gane este domingo las elecciones francesas, y no concedió mayor trascendencia a la irrupción de Hollande para que Europa opte por el crecimiento amén de la austeridad. Se mostró partidario de medidas de estímulo por parte del Banco Central Europeo (que se reunía en Barcelona) mientras prosiguen por su senda las políticas de austeridad, pero huyó del pesimismo sobre la economía española, poniendo el acento “en la enorme fortaleza exterior de muchas empresas, no sólo multinacionales, sino también de menor tamaño”.

MANUEL FERNÁNDEZ

En el terreno político, ratificó su candidatura a la reelección como presidente regional del PP en las islas, en el congreso previsto este mes en Santa Cruz de Tenerife, y aseguró, respecto al número dos, que “si Manuel Fernández desea continuar, continuará, ha sido el gran secretario general del partido”, si bien se reservó su opinión personal sobre el candidato idóneo para ese puesto.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?