Por qué no me callo. LA PLACENTERA CAMA DE PLUMAS DE SARDANÁPALO

'La muerte de Sardanápalo', obra de  Eugène Delacroix

‘La muerte de Sardanápalo’, obra de Eugène Delacroix (Museo del Louvre de París)

 

Tenemos el día y la hora. Martes, 4 de la tarde. Una hora menos en Canarias (la hora de España, si triunfa el pacto de los relojes parados). La investidura promete ser una danza y contradanza de la vida holgazana políticamente correcta de sus señorías. La política española, torpona y perezosa como la europea, para los relojes cuando le conviene, y ahora copia la hora canaria si le salen las cuentas. Será como una oda a la muerte investida de mala manera, pero con alfombra roja como los Oscar. Es una dramatización, bien mirada, muy actual de los mitos clásicos, y los personajes que suban este martes a la tribuna de ‘horadores’  representarán la carnalidad en llaga viva de una democracia vetusta tan joven todavía a la sazón. El montaje no lo supera ni Els Joglars (que tiene más años que la democracia), ahora que Boadella se compadece de los titiriteros del ‘Gora Alka-ETA’. Estrictamente, estamos ante un estreno que desafía la temporada teatral, y el Congreso se eleva de categoría a la de gran coliseo. Quien quiera ver la investidura como una sesión plenaria de elección de un presidente al uso, pierde el tiempo, porque, de antemano, se sabe el desenlace de la trama, y es como si te contaran el final de una película en el tráiler. Tenemos el guion, el reparto y el final publicados en la prensa como aquellas novelas por entrega de antaño.

Pedro Sánchez explica el pacto con Ciudadanos con un fondo simbólico, el cuadro 'El abrazo', de Juan Genovés, icono de la Transición.

Pedro Sánchez explica el pacto con Ciudadanos con un fondo simbólico, el cuadro ‘El abrazo’, de Juan Genovés, icono de la Transición.

 

Desde ese punto de vista, carece de interés, y tendríamos cosas mejores que hacer antes que pulirnos las doce horas del telemaratón, como poco. Pero, la investidura no va de eso. Esta es una injerencia teatral muy hábil del Congreso en toda regla, que salva la crisis política de sus ‘indecencias’ y acierta a dramatizar las filias y fobias de los tribunos de la plebe elegidos el 20D. La Investidura como representación, como elenco con tablas, es una contribución española muy de agradecer a los 400 años de Shakespeare, y la dramaturgia europea aprendería mucho de esta irrupción parlamentaria en el arte de Talías. Antes de que perdamos la hora menos (el tiempo en la isla del día de antes, como tituló Umberto Eco), digamos que veremos la investidura como un inglés, al estilo de Pérez Minik, y que otros vengan y pongan sus relojes en hora cuando les apetezca, que nosotros tenemos donde elegir: Greenwich o la Punta de la Orchilla, donde estuvo siempre el reloj del mundo hasta que se lo llevaron los paisanos de Shakespeare (hace 130 años). Y ya veremos. Estos días de nieve son muy propicios para cubrirnos de gloria o de mierda, que fue lo que dijo Zidane cuando perdió el derbi. Pero bajo la nieve continúan las aceras mugrientas del país y las alcantarillas son lo que son. Estamos del tingo al tango, de los tribunales al Congreso, de la tangentópoli al tufo de los pactos. Ni la nieve es capaz de tapar las vergüenzas. Sánchez & Rivera traen el abrazo de Genovés al hemiciclo y antes de que se vote, prometen prolongarnos la espera hasta la medianoche del 3 de mayo como los catalanes, que inventaron la ‘última hora’ como nosotros la ‘hora menos’ hasta que nos quiten la gracia, que dice Barragán que no es para tanto.

Lindsay Kemp

Lindsay Kemp

 

Esta investidura es una gozada teatreramente hablando. Una mezcla de Orson Welles y Lindsay Kemp. (Aquella máscara suya pálida como el Teide en Flowers cuando a Tenerife venían las mejores estrellas del teatro y era algo cotidiano que hoy se cuenta y no se cree.) Viene a representar esta sesión de investidura los males posmodernos del siglo: la corrupción y el austericidio de Europa; algo saldrá de la ética y KantIglesias y Rivera han hecho, como ahora se dice, una lectura exprés del filósofo por si toca en el examen, una vez escarmentados-; alguno tirará de Rita Barberá y Donald Trump, y los de Podemos tendrán que poner alguna nota o defraudarán al gallinero (donde los querían meter), una sonrisa del destino, un check and balance, un asalto al cielo, o lo que sea. Pero la metralla de la sesión es de pólvora mojada. El candidato asiste a su inmolación –si no le alcanzan los votos, que no sea una muerte sin pena ni gloria- de buen grado. El martes es su gala de investidura. Como quiera que hoy lunes, 29 de febrero, es su cumpleaños, sus señorías están invitadas, y por eso hay una sensación de gran despelote antes del desastre.

Donald Trump

Donald Trump

 

La hora interminable del pacto, el reloj parado hasta el 3 de mayo. Es como en la orgía apocalíptica de aquel famoso cuadro de Delacroix, del holocausto de las damas, donde el rey asirio se abandona a su suerte/muerte con sus mujeres y tesoros, sus eunucos y esclavos y caballos y objetos más preciados, y celebra la última ‘escena’ de su vida disoluta en palacio, dando rienda suelta a todos sus placeres sobre una cama de plumas colosal antes de quemarse en la hoguera con su séquito voluptuoso y no dejar rastro de nada cuanto tuvo y quiso y disfrutó, bajo el asedio inevitable de su ciudad. Subyace en el debate de investidura, que promete ser largo y copioso como la placentera cama de plumas de Sardanápalo, un desahogo de tanta tensión acumulada durante estos dos meses en blanco, una barra libre de amor/odio tras el 20D, o sea, la obra promete, se quemarán las naves y llegará el Armagedón a su hora, que todavía es una menos en Canarias. Y será lo que tenga que ser. Una escabechina. ¡Qué pedazo de obra de teatro, sí señor!

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

La Entrevista del Domingo de Diario de Avisos/Melisa Rodríguez (Ciudadanos): “Hemos firmado con el PSOE, pero creemos en la gran coalición con el PP”

AG - CIUDADANOS MELISA - 03.JPG

 

Fotos: ANDRÉS GUTIÉRREZ

Por CARMELO RIVERO

La firma del acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos (C’s), el pasado miércoles, tras más de dos meses de las elecciones generales, colocaba la pelota en el tejado de PP y Podemos, ya que la abstención de cualquiera de los dos, la próxima semana, en la investidura, despejaría el camino para que hubiera gobierno. Un Gobierno que, en su caso, presidiría el socialista Pedro Sánchez, y al que no se ha negado a entrar Albert Rivera. Ambos socios, segundo y cuarto más votados el 20D, suman 130 escaños en un Congreso de 350, por lo que necesitan imperiosamente un tercer aliado de peso. El abrazo de Sánchez y Rivera, que comparecieron delante del lienzo de Juan Genovés del mismo nombre, icono de la Transición, chocó, sin embargo, con el rechazo inmediato de populares y Podemos, que se reservan, de no prosperar como se prevé la investidura, para una segunda ofensiva de hasta dos meses, sin grandes esperanzas de evitar nuevas elecciones en junio.
La diputada de C’s por Santa Cruz de Tenerife, Melisa Rodríguez, de profesión arquitecta, reconoce que el edificio está a medio hacer, a falta de las últimas plantas, y que no era fácil que Rajoy pusiera los ladrillos que faltan para que gobierne otro, habiendo ganado él las elecciones. “A ver cómo se lo explica a sus votantes”, sentencia, fiel al acuerdo, la también portavoz regional de C’s (con 1.200 militantes en las Islas) y única representante canaria en la ejecutiva nacional de su partido, máximo órgano de 24 miembros que tutela el logro de este pacto. “Rajoy no puede pretender a estas alturas ser quien abandere un gobierno de regeneración”, afirma confiando en que antes del 3 de mayo dé el brazo a torcer. El líder popular explicó este viernes por carta a Rivera: “Espero que comprendas (…) que no vaya a apoyar a tu candidato”. El PP ha reaccionado con críticas a C’s, al que tacha de “muleta” y “marca blanca” del PSOE, con decepción. Rivera, por su parte, trata ahora de retener al votante de centroderecha tras dejar de ser árbitro e iniciar un pas de deux con Sánchez.

-Al PP le sabe a cuerno quemado el pacto.

“Tendrá muy difícil rechazar este acuerdo. Si Rajoy dice ‘no’ esta semana, a ver cómo se lo explica a sus votantes. Pero hasta el 3 de mayo hay margen para que reconsidere su postura. Hemos firmado este pacto con el PSOE, pero seguimos creyendo en la gran coalición con el PP y vamos a seguir intentándolo. Gracias a nosotros, los tres pactamos la mesa del Congreso, cuando ellos dos no querían sentarse a hablar”.

-Si fracasa Sánchez, Rajoy se ofrecerá.

“Con toda la corrupción que le está cayendo encima, tiene que ser coherente. Mariano Rajoy no puede pretender ser quien abandere, quien presida un gobierno de regeneración, porque usted no puede decirme cómo tengo que limpiar mi casa si no sabe limpiar la suya. Si esta investidura fracasa, vendrá otro escenario menos formal y más caótico. Apuesto a que habrá Gobierno como en Cataluña el último día a última hora”.

-Rajoy se muestra despechado con ustedes.

“No hay motivo para celos: Rajoy no puede reaccionar con nosotros como un niño enfadado, es una actitud infantil. Él dijo no al Rey. Nos hubiéramos sentado con el PP y el PSOE simultáneamente. El PP tiene que coger el ritmo de los nuevos tiempos”.

-¿El pacto, como dice el PP, es un 80% del PSOE? ¿Temen perder el voto de centroderecha?

“No lo tememos, invito a todos a que lean las 200 propuestas del acuerdo. El 80% es de Ciudadanos, no del PSOE, que tuvo que aceptar las cinco reformas exprés de la Constitución que lanzó Albert Rivera: el final de los aforamientos; reducir a la mitad las firmas para las iniciativas legislativas populares; despolitizar la justicia; limitar a ocho años los mandatos presidenciales, y suprimir las diputaciones. No discutimos sillas, pero no damos una investidura gratis”.

AG - CIUDADANOS MELISA - 06.JPG

 

-PP y PSOE rechinan con la muerte de las diputaciones, y traído a Canarias es mentar la bicha: los cabildos.

“Los nacionalistas han vuelto a confundir a los canarios diciendo que vamos a suprimir los cabildos, y es falso,quedan a salvo del acuerdo, al igual que los consejos insulares de Baleares. Ya me ocupé yo personalmente de que eso estuviera por escrito desde el programa electoral. En las islas los gobiernos insulares son necesarios. En cambio, eliminamos las diputaciones provinciales en la Península porque se ha demostrado que son órganos ineficientes en los que los partidos acaban colocando a personas incapaces. Los que se quejan ahora es porque no saben dónde meterlas”.

-¿Son partidarios también de reducir municipios?

“No hablamos de eliminar municipios. Eso también se ha puesto en nuestra boca manipuladamente. Sí creemos que hay municipios que podrían seguir existiendo pero con un único Ayuntamiento, concentrando alcaldías”.

-¿Santa Cruz y La Laguna deberían tener un solo alcalde?

“No hemos hecho el estudio de los municipios que hay que mancomunar y aún no puedo pronunciarme”.

-Tampoco ha pasado desapercibido que extiendan a toda España la “hora menos en Canarias”. Siendo usted canaria, ¿resulta una medida incómoda?

“Por razones de eficiencia energética no queda otra, ya que es la que toca geográficamente a España y concilia la vida familiar y laboral”.

-¿Les molesta que partidos nacionalistas como CC y quizá otros puedan adherirse?

“Mientras no les moleste a ellos, sabiendo que el pacto rechaza los referendos y proclama la soberanía y la unidad de España, no tenemos inconveniente”.

-“No es un acuerdo de investidura, sino de áreas de Gobierno”, dijo Rivera. ¿Quedan ustedes cuatro años atados de pies y manos?

“Ni hablar, la mayoría de las cosas se deberán hacer entre seis meses y año y medio. Esto no es un pacto cerrado. Se acabaron los pactos monolíticos del pasado. Nosotros esperamos llegar a acuerdos con Podemos en materia de regeneración, si bien no económica. En la nueva etapa política, la oposición podrá sacar leyes que no le gusten al Gobierno. Esta legislatura, si comienza de una vez, va a ser apasionante, con una oposición constructiva que no diga sistemáticamente no. Nosotros nos guardamos el derecho a defender la gestación subrogada (vientres de alquiler) y el PSOE tratará de revertir el consentimiento paterno en el aborto de menores”.

AG - CIUDADANOS MELISA - 07.JPG

 

-¿Ustedes por ahí no pasan?

“Está bien como está, aceptamos la ley de plazos. El aborto es un drama, no se debe politizar”.-¿Y en materia de violencia de género, C’s entierra su polémica objeción a la pena agravada para hombres?

“Nunca quisimos eliminar el agravante de lesiones, sino ampliarlo a otros delitos intrafamiliares, como el maltrato en las parejas del mismo sexo, o de hijos a padres o abuelos, y de mujer a hombre.Mi compañera Marta Rivera sufrió una acusación indignante en un macrodebate en La 1, que le valió amenazas de violación y de muerte. El acuerdo con el PSOE abarca también los casos de bullying (acoso escolar). Hay un tuit de Pedro Sánchez, que hace una propuesta y una señora le contesta: ‘Yo no quiero que usted me haga funerales de Estado. Quiero que no me maten’. La clave es la prevención. Como hizo Alejandro Sanz en México, no podemos mirar para otro lado”.-¿Comparte listas cremallera y democracia paritaria?

“No estamos de acuerdo con las cuotas. Yo no quiero ser elegida por ser mujer, sino por mi capacidad o sería discriminación. Cuando a mí me dicen que en política las mujeres no tienen las mismas oportunidades, tengo que decir que yo no lo he sufrido en Ciudadanos”.

-Villegas (C’s) llamó “escollo insalvable” al capítulo fiscal si el PSOE insistía en subir impuestos (IRPF). ¿Cedió?

“No se subirán impuestos a las clases medias. Se baja el IVA cultural al 10%, que en la Península era el 21%, desproporcionado. Y hemos logrado introducir a los autónomos. No quedarán exentos, pero pagarán solo 45 euros de cotización si cobran menos del salario mínimo”.

-¿Por qué al principio C’s sembró dudas sobre el REF?

“No hubo dudas, sino un partido, CC, que tendenciosamente dijo cosas que no habíamos dicho nunca. Nuestra posición es clara: blindar y defender a capa y espada el REF, para que los canarios partamos de la misma casilla de salida que el resto del país. Sobre la RIC y la ZEC pedimos que sean claros, porque tenemos el reformado del reformado del reformado de la ley y no hay un asesor fiscal que dé garantías al empresario”.

-¿Pero no es menos cierto que su partido quiere armonizar la fiscalidad nacional?

“Eso es verdad, para Navarra y el País Vasco, y este año, que tocan elecciones en País Vasco (y Galicia), se hablará de ello. Pero nunca para Canarias, una región ultraperiférica, específica en el Tratado europeo, que ni siquiera el Gobierno de España puede interferir. Pido al resto de partidos que dejen de engañar a la gente”.

-¿Qué fue de la austeridad en este acuerdo?

“Nosotros predicamos la flexibilización ante Europa del objetivo de déficit, que este año no se va a cumplir. Pedimos retrasar el 3% a 2017. No queremos seguir asfixiando a la ciudadanía. Nuestro responsable económico Luis Garicano ha ido a Bruselas a explicar por qué. Este año, en los presupuestos del Estado, va a haber un agujero de 8.000 millones. No a los recortes, sí a la inversión que genera empleo. Que se ahorre eliminando el Senado, por ejemplo”.

-Demanda que no lograron arrancar al PSOE.

“No está recogida, por ahora, se deja la puerta abierta y se adelgaza. Pero el Senado se tendrá que eliminar”.

-Un enigma. ¿El acuerdo deroga la reforma laboral sí o no?

“Pedro Sánchez ha dicho derogar, pero no es cierto. Si se lee el documento está claro que no es así. Se plantean mejoras. No hay que derogar por derogar lo que hacen los gobiernos cada vez que hay alternancia”.

-El PSOE cedió en las diputaciones y ustedes en el contrato único. ¿Qué fue de este último?

“Nada que contravenga una nueva tipología de contratos. El temporal, ahora estable, pasa a indefinido al segundo año y se introduce la indemnización progresiva por despido. El PSOE acepta la ‘mochila austríaca’ (fondo complementario porcentual del salario) y el empresario que contrate fijo se beneficia de bonificaciones”.

-¿Cómo sofocan la hoguera catalana?

“El pacto destierra toda posibilidad de referéndum”.

-¿Tiene salida ese túnel?

“Desconocemos la hoja de ruta. Puigdemont quiere ir más despacio y la CUP más deprisa. Hay responsabilidad en Madrid. Zapatero, como los necesitaba, les vendió la moto de ‘lo que ustedes quieran’. Cataluña es un sin diálogo del Gobierno nacional. Una cosa que me chocó mucho en la constitución del Congreso fue que un diputado catalán de Podemos gritara al tomar posesión: ‘¡Viva España!’, se quedó callado y luego dijo: ‘¡Viva Cataluña!’. No tuvo repercusión en los medios, pero denota las incoherencias de ese partido”.

AG - CIUDADANOS MELISA - 05.JPG

 

-¿Los desahucios pasarán a la historia?

“Abogamos por una ley de segunda oportunidad: renegociar con el banco o fijar la dación en pago, caso por caso. El Estado no puede dar la espalda a los ciudadanos, cuando con dinero de todos hemos salvado a los bancos. Aquí el que cae no se levanta y hay que darle una segunda oportunidad”.

-¿Cómo piensan ser implacables con la corrupción?

“Aplicando tolerancia cero. Hemos acordado que ninguna persona investigada en un proceso de corrupción puede ostentar un cargo público. En C’s queremos que los partidos se hagan responsables subsidiarios de sus corruptos. Esto se le atraganta a algunas fuerzas y obligaría a los partidos a estar más pendientes de las personas que tienen dentro de sus filas. Al ciudadano lo que le interesa es que el corrupto vaya a la cárcel y devuelva el dinero público. Nosotros hemos denunciado ante la fiscalía a un miembro de nuestro partido por financiación ilícita y lo hemos apartado. Esa es la tarea de Fran Hervías, nuestro secretario de Organización”.

-Al que Girauta apodó el señor Lobo por el personaje de Tarantino en Pulp Fiction.

“No es que sea un lobo que se come a las ovejas negras, su función es controlar la organización para que vaya creciendo. Pero también identificar a los candidatos que no cumplan la carta ética que firmamos todos en C’s”.

-¿Es más grave la corrupción del PP que la del PSOE?

“No hacemos distinción. El PP, que acaba de blindar a Rita Barberá, no puede liderar la regeneración, y el PSOE no puede sacar pecho. En los dos es lo mismo: corrupción. Lo curioso es que se le haya dado menos relieve mediático a la del PSOE en Andalucía, máxime cuando se trata de dinero público, de todos nosotros. Es necesario que el PSOE también haga un examen de conciencia”.

-¿Y, pese a todo, ustedes invocan la gran coalición?

“¿Cómo así con los casos de corrupción, pregunta? No estamos pensando en el señor Rajoy o la señora Barberá, sino en los siete millones de españoles que les han votado. Y que merecen nuestro respeto.Lo que no se entiende es que tengamos que venir nosotros, Ciudadanos, para obligarlos a que echen a sus corruptos: en Madrid conseguimos que Cifuentes sacara a los imputados de su lista y promovimos la comisión de investigación por la que pasó Esperanza Aguirre. Rita Barberá tendrá que declarar ante la de Valencia, y en Andalucía, donde forzamos la salida de Chaves y Griñán, Susana Díaz deberá hablar de los cursos de formación”.

-¿Susana Díaz, Cifuentes…, darán el salto nacional?

“De futuribles prefiero no hablar. Mi madre siempre me decía, “deja de pensar lo que vas a hacer mañana, porque no disfrutas de lo que vas a hacer hoy”.

-¿Ve a Felipe González con ganas?

“Está tomando protagonismo y lidera una corriente del PSOE partidaria de nuestra propuesta de gran coalición. El PSOE tiene dentro un cisma considerable. No sé si él medita ponerse al frente del partido. Hemos firmado un pacto, el candidato es quien es, y no es Felipe González”.

-¿Si el PSOE atrae a Podemos, ustedes qué harán?

“Nosotros no vamos a facilitar ningún Gobierno en el que esté Podemos, porque tiene una hoja de ruta antagónica con la nuestra sobre economía y Estado de Bienestar”.

-¿Ciudadanos es el partido del Ibex 35?

“Voy a dar un dato que desmonta que seamos un partido financiado por el Ibex 35. Somos el que menos donaciones recibe y ninguna de empresas”.

-Usted no fue diputada autonómica por poco. ¿Propone un ciudadano un voto en las Islas?

“No tendría sentido. En Canarias, quien diga lo contrario no conoce la realidad de nuestro territorio. Saqué 54.347 votos. Por 500 votos no obtuve el escaño. Habríamos sacado tres o cuatro diputados, pero estábamos flojos en El Hierro y La Gomera, que son votos primados. Es necesario revisar la ley electoral, pero no eliminar la compensación entre islas, que es un precepto que goza de cierto amparo constitucional. Lo que decimos es que en vez de 17 a uno podamos establecer un 14 o 15 a uno”.

-¿Cómo ha sido su ascenso en Ciudadanos?

“A instancias de los compañeros, opté en las autonómicas a primarias y gané por un voto, el mío. Voté porque el otro aspirante lo hizo, Manuel Romero, de Las Palmas, que después dejó el partido. También fui elegida para las elecciones generales. No me afilié con ambiciones políticas determinadas. Otros partidos de distinta ideología me han ofrecido ir en sus listas en puestos de salida. Pero yo no me muevo de Ciudadanos”.

-¿Tener 40 diputados sabe a poco o a mucho?

“Partimos de cero. Y eso lo dice todo. Había encuestas triunfalistas, pero la realidad es la que es. Si hay nuevas elecciones hemos
demostrado que somos el único partido que no cambia el discurso”.

-¿Si fracasan Sánchez y Rajoy, será la hora de Rivera?

“Sinceramente, no hemos contemplado ese escenario”.

-Rajoy augura elecciones para el 26 de junio.

“Yo no sé si al PP le pueda interesar en verdad unas nuevas elecciones. Desde el minuto uno estamos proponiendo la gran coalición, que representa al mayor número de ciudadanos.La política tradicional me produce una gran decepción. Cada uno está sentado en su silla con el teléfono rojo delante esperando a ver quién llama primero. Con los vetos PP-PSOE estamos volviendo loca a la ciudadanía, faltándole al respeto”.

-¿Qué líos internos tiene su partido en Tenerife?

“No son tales líos. Le explico. Enrique Rosales, nuestro actual número uno en Santa Cruz, preside la Comisión de Sugerencias y Reclamaciones con dedicación plena, pues, al ser remunerada (renunciamos a la mitad del salario, que era de 60.000 euros), debía tener, a nuestro juicio, horario de oficina para los ciudadanos. En disconformidad, se dieron de baja los números uno y dos anteriores, que han sido reemplazados este viernes. Respecto al Cabildo, la ejecutiva nacional le abrió un expediente de expulsión a nuestro consejero, que permanece como persona no adscrita y nos ha denunciado. En marzo conoceremos el desenlace”.

-Usted es experta en energía. ¿Qué procede hacer?

“Hay que despenalizar el autoconsumo con una nueva ley. El último real decreto ley del Gobierno en funciones penaliza el autoconsumo energético y hace que una persona ni se llegue a plantear tener una instalación. Hay que diferenciar entre sistema peninsular y los extrapeninsulares (como es el de Canarias). En las Islas, a día de hoy, solo el 7,3% de la energía que se genera procede de renovables Todos los políticos lo dicen: tenemos sol, viento, mar, geotermia y biomasa residual (esta no la citan nunca). Canarias tiene la competencia, pero desde el Gobierno nacional tenemos que promover una transición ordenada. 2008 fue la locura con primas desorbitadas que no promovieron una solución energética, sino un negocio. Cuando el Gobierno las derogó con retroactividad, llevó a la quiebra a todo el sector. Hay que dotar a las Islas de un sistema sostenible. Aquí cuesta generar electricidad entre cuatro y cinco veces más que en la Península y, al final, todos pagamos el mismo recibo de luz, porque hay una balanza nacional que lo cubre. Queremos girar hacia un modelo con menor dependencia de combustibles fósiles”.

-Es portavoz parlamentaria de Industria y Turismo en C’s. ¿Pondría límites al turismo en Canarias?

“Somos una potencia mundial. Pero hay cosas que no se han hecho bien. Procedo de una isla pequeña, y echo en falta un proyecto conjunto susceptible de ser exportado, interconectando nuestras singularidades. En un territorio seguro podemos ofrecer siete experiencias diferentes. Eso es único. En unas mismas vacaciones, en un mismo mes, el turista puede estar en una zona casi desértica de Fuerteventura, al lado de unas playas kilométricas, o en el bosque de los Tilos, en Los Llanos, que es uno de los pocos vestigios de laurisilva macaronésica. Tenemos joyas naturales para dirigirlas a un turista de calidad. No nos interesa solo el turista de pulsera, que viene, consume todo en el hotel y se marcha. Nos interesa que salga y genere comercio, que pruebe nuestra gastronomía, que se lleve el mejor sabor de boca”.

 

EL CIVISMO DE SARAJEVO

Durante más de dos meses hemos ido a paso de tortuga en la negociación de un pacto de Gobierno. La diputada de Ciudadanos Melisa Rodríguez Hernández puede hablar de quelonios legendarios bajo la luna yendo lentamente a desovar en la playa. Como voluntaria de una ONG, protegía de noche a las míticas tortugas marinas de la playa de Ervatao, al sur de Boa Vista (Cabo Verde), expuestas a la depredación que sobreviven en los bancos de sargazos. “Son momentos mágicos, sin contaminación lumínica, escuchando el mar y observando cómo nidifica el animal con las aletas a duras penas”. Las tortugas llevan grabado el recuerdo de las coordenadas de su origen y vuelven, con el tiempo, a la playa natal, buscan su estrato, cavan, depositan los huevos y se van. “De cada mil que incuban, solo una vuelve a reproducir, el resto perece por el camino”. Un porcentaje ínfimo de probabilidad que no conviene al símil político respecto a este pacto de galápagos del PSOE y C’s. La arquitecta y profesora de natación de origen palmero nacida en Londres tiene más fe en el futuro de ese acuerdo que en la esperanza de vida de las crías de las tortugas madre a las que susurraba y cantaba mientras las medía y ponía el microchip,”aunque fueran medio sordas” a sus cortejos, como el mismísimo PP a las ofertas de Rivera para que se abstenga. A veces, las tortugas caían por los riscos y eran halladas boca arriba en las marismas entre el barro. Que cada cual saque su lectura.

Melisa no es una política al uso. Ha zigzagueado lo bastante en su vida nómada como para acreditar que el Congreso es una estación producto del azar. Habría podido quedarse a vivir en los Balcanes, o en la India, o en Londres, de donde sus padres se la llevaron a los 15 meses de vuelta a la isla de La Palma, desde la que habían emigrado dieciocho años antes para trabajar en una cadena de hospitales privados. Habría seguido buscándose la vida en un estudio de arquitectura en un país remoto seguramente, o aplicando los conocimientos de un máster de energías renovables,o diseñando joyas que, por fin, parecían calmarle el instinto del viaje. Ahora vive en pareja a caballo entre Madrid, Tenerife y La Palma. Estudió la carrera en catalán en la Universidad Politécnica de Cataluña y vio aquella vez el cartel de Albert Rivera desnudo. Pero no militó en ese partido hasta 10 años más tarde, y no conoció personalmente a su líder hasta entonces. Ahora tienen los despachos contiguos. “Si hay un político que puede mirar a la cara a la gente y enseñar las manos limpias es Albert”. En las calles de Sarajevo había presenciado el comportamiento cívico posbélico de la población durante una campaña electoral, en mítines con banderas y camisetas sin temor a incidentes entre partidos rivales. “Quería conocer los Balcanes, ver cómo habían salido de la guerra de Bosnia y me impresionó aquel alarde de convivencia sobre los rescoldos de la guerra; los edificios conservaban rastros de la metralla y el Museo de la Historia era tristísimo con la huella de los ataques incrustada en la fachada”. En el último año de carrera hizo un roadtrip de 22 días en coche con otros amigos por los territorios balcánicos pacificados hasta arribar a Albania, que también celebraba elecciones. En esa gira estudiantil recorrió las cicatrices de la guerra en Croacia, Serbia y Macedonia, conoció Montenegro (“un descubrimiento”) y absorbió simultáneamente paisajes, arquitecturas y artesanías, tres hobbies de una tacada. Había elegido pasar un Erasmus en Eslovenia, “un país pequeñito y maravilloso, con tres millones de personas cercanas, menos que Cataluña”. Y en esa estancia,un día bajó a Zagreb para asistir a una conferencia de su arquitecto preferido, el suizo Peter Zumthor, como una fan que acude a un concierto pop. Pero entre los ponentes, de pronto, intervino el director de Studio Mumbai, de la India, “y me dije, yo quiero trabajar ahí”. Y entró con un contrato de un año. Debutó montando una exposición en una galería de arte de Mumbai, “donde una silla valía más que la vida de muchos hindúes”. Por la noche, cuando pisó la calle se sobresaltó: “Había cuarenta hombres durmiendo en la acera al raso. Yo había estado trabajando en una burbuja y aquello era un golpe de realidad”. Más tarde se dio cuenta de que la misma escena ya había dejado de impresionarle. “Y me pareció muy triste”. Regresó a los seis meses con la India en fotos.

“Un día haré una exposición. El país me abrió los ojos: pude verme a mí misma”. Muestra, en una de ellas, precisamente, la mirada reconcentrada de una mujer,camino del desierto de la sal cerca de la frontera con Pakistán, una región de artesanías tribales y mujeres con collares llamativos. ¿Por qué terminó diseñando joyas como autónoma? “Porque a la vuelta solo me ofrecían trabajar gratis y con las joyas hago arquitectura pequeñita”. En otra foto, una mujer de espalda cocina en la calle delante de una pared junto a un niño, y esa es su casa en ese momento. Una suerte de espacio espontáneo que parece encajar con la idea de esta arquitecta errante de sentirse en casa en todas partes. Muestra los pendientes que lleva puestos de su última colección, de plata oxidada, perla y plata pulida. Ha pedido la compatibilidad para seguir diseñando series limitadas para una tienda online cada vez que hace un alto en la política.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. ÁNGEL ACEVEDO

El Teide, nevado/DA

El Teide, nevado/DA

 

El Teide nevado cuando recuerdas a alguien que daba calor en los actos y el trato. El volcán está debajo de la nieve. Las personas buenas no deberían morir en tiempo y forma, sino hacerse esperar, demorar ese trámite. Como las flores que nos sobrecogen entre la mala hierba y mañana ya no están para siempre donde las vimos, hay personas que faltan al día siguiente y dejan el sitio vacío con la ausencia alargada del hombre, porque todas las rosas son la “única rosa” en el verso de Juan Ramón y en este parte de bajas. Claro que los malos tienen que cumplir con su rol en el sistema de equilibrios, o sería monótona hasta la benevolencia, que tampoco es eso. Son la pimienta de la p. de la m. Pero caen siempre los mismos, las balas esas –inteligentes- clavan su acero en los ángeles de a pie con la puntería del infierno y se queda la grisalla brillando a solas. Ni tanto ni tan poco. Es una desgracia este despoblamiento de los buenos amigos, de las buenas gentes, del buen ciudadano que ya no sabemos lo que es entre tanta maleza. Ángel Acevedo era magistrado, un juez íntegro, que destacaba por su audacia ermitaña de hombre de bien, eso que llamamos un hombre bueno y decimos, ponga un ejemplo. Los héroes más comunes son los preferibles, los tenemos al lado y cuando se marchan caemos en la cuenta. Ángel Acevedo no parecía un juez cruzando la calle en mangas de camisa, tenía el look extraviado de un transeúnte discreto. No llamaba la atención. Puse el verso de la rosa, porque el secreto no está en ella sino en quien la mira y descubre que es única (todas y una). Este caso y otros nos enseñan a afinar los sentidos. Que a su lado no pase un hombre extraordinario y usted no se entere hasta que sea tarde. Ángel Acevedo era uno de esos hombres que podían pasar desapercibidos en su extraña pasantía, siendo docto en lo suyo, porque amasan la modestia con toda la paciencia del mundo. Y se ponen la toga y son jueces de una pieza. Que no tengas la ceguera de no ver delante de tus ojos al mismo hombre, con clámide o en mangas de camisa. Los buenos tienen sentido porque existen los malos, vale. Pero volviendo al principio, no deberían morir. No tanto, ni tantos.

Reloj de Flores del Parque García Sanabria(santacruzdetenerife.es

Reloj de Flores del Parque García Sanabria(santacruzdetenerife.es

 

Uno echará de menos lo que le reste de vida a Ángel Acevedo. Un hombre bueno. La última conversación la sostuvimos al pie del reloj de flores del Parque. Hablamos de Justicia. Él se llevaba las manos a la cabeza. Descreía de jueces de poca monta, compañeros que afeaban el oficio con bodrios sumariales e infumables sentencias. Dictan penas de pena. Pero hay grandes jueces inolvidables en la memoria colectiva: Ángel mencionó algunos, sin citarse. Ahora citémoslo a él, que deja el sitio vacante del hombre de leyes intachable. Tenía nombre de ángel, que me es tan familiar en casa, cuyo misterio enorme es cuando se asigna y se acierta. Buen nombre para un juez. El buen juez no entiende por qué hay jueces malos, siendo oficio de elegidos, que uno los pone en el altar. Me contó aquel día anécdotas irrepetibles de jueces incongruentes, cuyas sentencias caen por el sumidero de las instancias superiores. Y contó historias de jueces irrefutables, certeros. No sé por qué a veces mantenemos de pie, como de paso, las conversaciones más trascendentales. Había mesitas al lado, pero estuvimos todo el tiempo detenidos, hablando con la prisa entretenida. Llegue a Ángel Acevedo –cuya semblanza humana la trazó de un tirón su tocayo y amigo Ángel Isidro Guimerá en El Diario de Tenerife.com desde Palermo- a través de Manuel García, hijo de quien juzgué siempre un hombre recto, justo y bueno, el abogado Manuel García Padrón, que me tuteló como un padre. Uno conoce de cerca y de lejos a mucha gente a lo largo de una vida preguntándose y preguntando. Nunca sabe quién se va ir antes o después. Pero no falla. Suelen irse primero los condenadamente buenos y humildes. Se golpeó la pierna con una gaveta en la mesa de su despacho. De esa manera distraída lo agujereó la polilla que no perdona y quedó visto para sentencia. Alguna vez en La Hierbita los tres compartimos mesa y mantel, y mucho antes me liberó de un laberinto que me quitaba el sueño. Van quedándole a uno cada vez menos puertas en que buscar respuestas, esa eubulia de los sabios condescendientes. Se van los que las abren. Los amigos, parientes, familiares y a quienes conoces de modo indirecto.

Umberto Eco/theguardian.com

Umberto Eco/theguardian.com

 

Ahora mismo se ha ido Umberto Eco, cuya pista seguía por sus libros y lo que decían de él, sentado con un güisqui, conversando con la Edad Media en el nombre de la rosa, que vuelve a salir aquí. En un centro comercial compré no hace mucho su ‘Número cero’, ansioso ya desde las primeras líneas por devorar su parodia mordaz de periodismo y Tangentopoli –otra historia de jueces, por cierto-, sin adivinar que el autor de esas páginas estaba a punto de dejarnos detrás de la puerta que abría con su mano de fabulador. Manolo García me llamó y me dijo, “ha muerto Ángel Acevedo”. Entonces, es cierto que todos se van yendo por orden afectivo.  Aquella vez, la última, detrás de nosotros había un reloj de flores. Ahora caigo en la importancia de ese detalle. De las cosas que se han escrito a propósito de Eco leo esta cita de su admirado Sherlock Holmes: “Cuando todo aquello que es imposible ha sido eliminado, lo que quede, por muy improbable que parezca, es la verdad.” Esto que hacemos es la verdad: recordar, revivir la memoria de seres inolvidables que apreciamos, aunque les haya llegado la hora. No importa. Siguen estando bajo de la nieve.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

La Entrevista del Domingo de Diario de Avisos/ALBERTO RODRÍGUEZ (Diputado nacional): “Esta semana sabremos si el PSOE está del lado de la gente o de las élites”

AG - PRESENTACION PODEMOS - 03.JPG

 

Fotos: ANDRÉS GUTIÉRREZ

Por CARMELO RIVERO

La foto que resumirá, al cabo de 2016, el cambio de imagen del Congreso tras el 20D será, a buen seguro, la del diputado de Ofra en las filas dePodemos Alberto Rodríguez, al pasar delante de un Rajoy perplejo, luciendo sus rastas en un moño coleta, para ir a votar la presidencia de la cámara.

A 10 días del pleno de investidura, el actual portavoz parlamentario de Empleo y Seguridad Social de Podemos niega, sin perder el asomo de sinceridad de recién llegado, que la pretensión de su partido de hacer vicepresidente a Pablo Iglesias en coalición con el PSOE sea una coartada: “Vamos en serio. Esto no es un órdago para acorralar al PSOE y provocar nuevas elecciones”.

Alberto Rodríguez, técnico superior en química ambiental, de 34 años, con plaza en excedencia en la Refinería de Santa Cruz, admite que las presiones de “poderes mediáticos y fácticos como el Ibex 35” alimentan la sospecha de que finalmente se imponga una gran coalición de populares, socialistas y Ciudadanos (C’s). Que no descarta, sin embargo, la repetición de los comicios, como vaticina Rajoy para el 26 de junio, queda de manifiesto desde el primer minuto de la entrevista: “De momento, vivo en Madrid en casa de unos amigos, pues no se sabe cuánto va a durar la legislatura”.

En esta ocasión, coincidiendo con que asiste en Madrid a la conferencia de la iniciativa Un Plan B para Europa, que abandera, entre otros, el exministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis, se reivindica como un político que estudia los asuntos tras años de activista. Rodríguez denuncia un “acoso y menosprecio inauditos” hacia su persona por su aspecto físico, durante meses, hasta el día de la cara de asombro de Rajoy y los piojos invocados por Celia Villalobos en el estreno de la legislatura. Aquella sesión de rastas, que inspiró una viñeta de Forges, marcó un antes y un después, a su juicio, entre una y otra España: la que va de la Transición al 15M.

Durante esta semana sabremos si el PSOE está al lado de la gente o de las élites”

Esta semana próxima se reunirán en una mesa a cuatro PSOE y Podemos con Compromís e IU, a instancias de este último, pero ya Iglesias advierte de que solo baraja entrar en el gobierno (su check and balance, control y contrapeso) frente a la prioridad de Pedro Sánchez de pactar a secas la investidura. “Recogemos el guante de Alberto Garzón”, dijo ayer Rodríguez a DIARIO DE AVISOS, “y esta semana sabremos si el PSOE está del lado de la gente o de las élites”.

-¿Cómo fue su debut? Tengo interés por conocer su relato personal del día de la foto.
“Hubo sentimientos encontrados. Se produjo una situación hostil, fea, con gritos y abucheos hacia nosotros. Una falta de respeto. No lo esperaba. En el Ayuntamiento de La Laguna y el Parlamento canario encontré más respeto democrático que en el Congreso. Pero, bueno, el ser humano tiene capacidad adaptativa. Ya estoy acostumbrado a cruzarme en los pasillos todos los días con políticos famosos contra los que he luchado en las calles. Fue también un día histórico, pues el Congreso se teñía del color de la calle, más diverso y auténtico, y a la salida nos esperaba una manifestación de gente coreando ‘sí se puede’. Pablo lloró. Y yo, que no tengo la lágrima tan fácil, también me emocioné”.

-¿Usted buscó la foto?
“No fue buscada, se lo puedo asegurar. Pasé por delante de Rajoy sin querer provocar una cara de asombro. Me enteré cuando la vi en las ediciones digitales. La foto de Rajoy mirándome estupefacto es bastante alegórica de la nueva realidad del país. La política española cambió para siempre como queda reflejado en la principal institución”.

LA FOTO. Rajoy mira atónito a Alberto Rodríguez, camino de la mesa del Congreso para votar a la presidencia de la cámara./EFE. J.J.GUILLÉN.

LA FOTO. Rajoy mira atónito a Alberto Rodríguez, camino de la mesa del Congreso para votar a la presidencia de la cámara./EFE. J.J.GUILLÉN.

 

-La foto fue portada en los medios. Usted pasa ante Rajoy con suéter gris a rayas y lleva la cabeza erguida con el moño de rastas. ¿No posó?
“En absoluto. No sabía que me estaba mirando. Sé que el Gobierno está en los bancos azules, pero no forcé una pose. Si erguí la cabeza con orgullo, mi cara expresa la importancia que le doy a estar ahí en ese momento histórico. Pero no fue premeditado. Traje unos cuantos ejemplares de ABC, con la foto en primera y me los quitaron de las manos. No tengo ni uno de recuerdo”.

Encontré más respeto en el Parlamento canario y en el Ayuntamiento de La Laguna que en el Congreso”

Celia Villalobos aportó al episodio su alusión a los piojos: “Me da igual que lleve rastas si no me los pega”.
“Se valora por sí misma. Luego rectificó”.

-¿Le ha cambiado la vida en algo el Congreso?
“¿Solo en algo? Este nivel de exposición pública tira por tierra tu vida privada. Ya no eres Alberto Rodríguez, sino un representante público.”

-¿Cómo definiría el Congreso?
“Un monstruo que devora tu tiempo. No tengo un rato libre. Estoy estudiando su reglamentación y funcionamiento.Solo hemos tenido una sesión plenaria y se han constituido las comisiones. Pero nosotros tenemos una actividad intensa con los colectivos de la sociedad civil y no paramos de explicar por todo el país nuestra primera iniciativa, la ley 25, inspirada en el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, para garantizar el derecho a la vivienda, el final de la pobreza energética y tratamiento médico universal”.

-¿Desespera ver el hemiciclo vacío?
“Solo veo turistas y visitas de colegios. Pero sí hay una mucha actividad en los pasillos y despachos.”

-¿Le han puesto uno para usted?
“Sí, tengo mi despacho. Un despachito funcional en uno de los cinco edificios del complejo. El Congreso no es la puerta y los leones, dentro hay un trabajo frenético de informáticos, juristas, ujieres, personal de comedor…”.

-¿Tener despacho perturba a un activista?
“Es la primera vez que tengo despacho en mi vida. Y se agradece un espacio para trabajar. Tengo mucho trabajo fuera, pero un despacho es una herramienta útil. Es modesto: una mesita, un par de sillas y el ordenador”.

-¿No teme convertirse en casta?
“Por supuesto. En el Congreso, todos los días me digo que estoy con un pie en la calle y otro en las instituciones, para no acabar pareciendo aquello que tanto criticamos”.

-¿El programa de cambio de Podemos es una coartada?
“Esto no es un juego. Hay una situación de emergencia social. Nuestra propuesta de 100 páginas es seria y potente, con intención de aplicarla ya. Para nada es un órdago para acorralar al PSOE y provocar elecciones”.

ALBERTO RODRIGUEZ B


-¿Ustedes se abstendrían ante un pacto PSOE-C’s? 

“No. Nosotros, con C’s podemos llegar a acuerdos en materia de regeneración democrática, pero podemos acordar poco en materia económica, fiscal, laboral… El contrato único que propugnan está en las antípodas de nosotros, equivale al despido único. No es posible nuestra abstención. Hay que decirlo y lo decimos. O se está en unas políticas o se está en otras. Es imposible que apoyemos cualquier otra alternativa a la nuestra de 11 millones de electores del PSOE, Podemos-Compromís e IU, con el fin de desalojar al PP. Las dos alternativas a eso son terroríficas: un Gobierno de gran coalición PP-PSOE- C’s, o la repetición de las elecciones, cosa que

no deseamos, en contra de lo que se dice”.

-¿Pese a que las encuestas les sonríen?
“Pero representan un costo para las arcas públicas y retrasarían las medidas urgentes que hay que adoptar. Mientras hablamos, hay gente que no tiene recursos para pagar la hipoteca o el recibo de la luz. Con las encuestas somos cautos. Es cierto que se nota esa tendencia de que nos iría mejor. Aun así, no estamos forzando esa posibilidad. Llevamos mucho tiempo perdido. Y esperamos que los socialistas accedan esta semana a formar un Gobierno con nosotros”.

-¿Ve con ánimos al PSOE?
“Una cosa es lo que deseamos y otra lo que vaya a pasar. Hay detalles que desorientan. A veces, viendo los editoriales de los periódicos y las tertulias de televisión, uno cree que va a ser difícil un Gobierno de progreso, que es más probable, ante el calado de las presiones, una gran coalición, pero otras las señales dicen lo contrario. Cada hora que pasa la situación es cambiante. Los dirigentes del PSOE más proclives a entenderse con nosotros están siendo fuertemente presionados. En materia laboral, que es mi campo, hay distancias. Queremos derogar la reforma laboral del PP de 2012 y la del PSOE de 2010, que fue el origen de la pérdida de derechos y la aparición del fenómeno workingpoor, o trabajadores pobres. Y recuperar los convenios colectivos en un nuevo marco de relaciones laborales. Esa es mi batalla”.

-¿Podemos promueve su propio sindicato?
“Aún no, somos un partido joven y ese es un debate pendiente. Hay iniciativas interesantes, como Somos Sindicalistas, pero respetamos la independencia del movimiento sindical y defendemos a los trabajadores en conflicto al margen de su afiliación. Los grandes sindicatos han generado una dirigencia que no siempre respondió a los intereses del trabajo, y luego están millones de afiliados y representantes que se han partido la cara en los comités de empresa a pie de fábrica. Conviene no confundir a unos y a otros”.

-Mayo del 11, el 15M cumple un lustro en menos de tres meses. ¿Cómo se hizo activista?
“En casa, mis dos hermanos y yo hemos tenido la suerte de que nuestros padres son muy progres. Mi madre se ha manifestado contra la guerra de Irak, las torres de Vilaflor o el puerto de Granadilla. Mi padre sale menos. Los dos son hijos de la Transición: la llegada de las libertades”.

-¿Y cómo explica las críticas de Podemos a la Transición?
“Ha habido una crisis de aquel consenso. Hace 40 años no había estos niveles de corrupción terribles. La Transición fue fruto de décadas de lucha en la calle, del movimiento obrero, de huelgas… Fue un momento histórico. Pero mis propios padres son testigos de que han pasado 40 años y aquel consenso político está roto, ha saltado por los aires. La confianza entre la gente y las instituciones quebró. Vivimos una segunda Transición, hay que repensarlo todo, articular un nuevo país. Yo no pude votar la Constitución porque no había nacido y toda una generación como yo. El tiempo ha sido inexorable entre 1978 y 2016”.

-Usted se ha remontado alguna vez a los tiempos de su abuela Concha la costurera.
“Sí, ya murió. Eran tiempos amargos. Vivíamos en su casa, en el pisito de Ofra. Era costurera y el abuelo Pepe, su marido, carpintero. Ella tenía los dedos destrozados de coser toda la vida. Nunca tuvo contrato y cobraba una mera pensión no contributiva. Trabajaba para las familias ricas de La Laguna”.

-¿Cómo citó, entre ellas, a la familia Oramas, piensa que las amenazas de muerte que la diputada Ana Oramas dice haber recibido tras oponerse al principio a un pacto PSOE-Podemos tengan origen, incluso, en sus críticas?
“Primera noticia de lo que me dice. Ignoraba ese extremo. Si en alguna medida mi discurso ha podido originar esas amenazas de muerte, desde aquí las condeno y quiero expresarle mi adhesión y solidaridad. Solo tracé un alegato sobre la diferencia de clases. Hoy todavía se viven situaciones vejatorias y de desigualdad similares o peores que en el tardofranquismo. Pero nunca quise ofender personalmente a Ana Oramas. En política se debe confrontar lo que haga falta, pero yo no busco descalificar a nadie. Estos meses he sufrido acoso y menosprecio y difamación, y sé lo que es eso”.

-¿Debe Podemos firmar el Pacto Antiyihadista?
“Debe y quiere, pero antes que nos permitan hacer propuestas, como primar la democracia en los países fundamentalistas y el control del flujo de la financiación de Dáesh. No nos dejan; nos dicen, o firmas o no. Esperamos, tras este proceso, poder reunirnos y firmar el pacto antiyihadista”.

-Su caso es singular: un ecologista en la Refinería. ¿Cómo concilia las dos almas?
“La Refinería es una industria de indudable trascendencia energética y económica para las Islas. Debemos hacer una transición escalonada hacia las energías renovables, o, dada la dependencia de Canarias del petróleo, cometeríamos una locura. Gorona del Viento en El Hierro es un ejemplo a seguir, que requiere inversión pública. Ahora la Refinería, por desgracia, ha parado la producción, por la pérdida de mercados y los precios del crudo, y no parece que vaya a restablecerla a corto plazo, para inquietud de los trabajadores, con un buen convenio colectivo, siendo una industria generadora de empleo”.

No fue buscada la foto, se lo puedo asegurar. Pasé por delante de Rajoy sin querer provocar una cara de asombro”

-Ahora, Podemos cuenta con la coleta de Iglesias y las rastas de Alberto.
“Nuestros peinados han entrado en liza, dicho sea con todo sentido del humor. Pablo y yo bromeamos sobre el tema. Y en Madrid me piden selfies por la calle”.

-¿Consideran innegociable el referéndum de Cataluña?
“Para nosotros es importante porque aporta una solución al choque de trenes. Pero estamos abiertos a oír otras propuestas. Sobre el referéndum se puede hablar”.

-¿Propondría para Canarias un referéndum similar?
“Ahora mismo, ese sería abrir un debate artificial. El principal problema de los canarios es el desempleo con una tasa de dos cifras, que no es coyuntural sino estructural, y junto a ello todo en lo que estamos en la cola: las listas de espera, la sanidad, la educación, los servicios sociales, los salarios más bajos. Esto último es sangrante: con apoyo oficial de Canarias, una plataforma que se dedica a captar inversión extranjera está vendiendo como reclamo la precariedad y los salarios por los suelos de las Islas, sacando pecho. Eso es workingpoor, miseria laboral. Cáritas demuestra que en la mitad de los hogares que atiende hay una persona con empleo”.

-“Currela, canario y orgulloso de serlo”, así se define en su cuenta de Twitter. ¿Es usted independentista?
“No soy independentista. Me preocupa nuestro acervo, la defensa de lo canario, que no se ha hecho debidamente en los últimos tiempos. Llevo, incluso, tatuado en un costado del torso una campesina canaria con casas y flora autóctona, del pintor lanzaroteño Roberto Perdomo. Pero mi prioridad es la problemática social. Cubillo ya me cogió lejos cuando empecé a militar en el activismo en los 90. Me interesa nuestro mestizaje africano, europeo y americano. Me siento orgulloso de él. Y me gustaría que nuestro sistema educativo profundizara en la historia precolonial de las Islas”.

-¿Canarias es una colonia?
“Europa es una colonia de Berlín. Por desgracia, vivimos una etapa de coloniaje económico. Canarias vive una realidad colonial diferenciada. Nuestras especificidades, como el REF, tienen siglos de tradición. Nuestras relaciones con la UE, el Reino Unido y la Corona española nos dicen que venimos de una realidad colonial indudable. Todos los europeos somos vasallos de la Troika”.

-¿Podemos es partidario de salir del euro?
“Ahora eso no puede estar en la agenda política. Creemos en la UE, no en esta del austericidio al dictado de Berlín, sino en una Europa cuyos pilares sean el Estado del Bienestar y el respeto a los derechos humanos. Pero no planteamos la salida del euro.”

-¿Qué les dice a los mercados que temen a Podemos?
“Que lo que les debe dar miedo de verdad es que sigan gobernando PSOE y PP, que han multiplicado la deuda hasta el 100% del PIB”.

-¿Quién es, detrás de los focos, Pablo Iglesias?
“Una persona muy normal, pero extremadamente inteligente”.

-¿Y quién Errejón?
“Otro caso por el estilo, con diferencias: Pablo destaca sobremanera en la faceta comunicacional y en la elaboración; Íñigo es un ideólogo. Cuando se escriba la historia de estos días que estamos viviendo, se dirá de ambos que eran dos grandes intelectuales, dos cabezas privilegiadas de nuestra generación”.

-También coleta y bebé
“A mí me interesa más lo que hay dentro de la cabeza de Íñigo que el rostro infantil. Y dentro hay un gran analista, un gran ideólogo. También digo una cosa: que piensen que somos unos niños que acabamos de venir y no tenemos ni idea; que el enemigo se confíe y cuando se venga a dar cuenta, ya sea tarde. Eso nos conviene”.

-¿Juan Carlos Monedero hasta qué punto es Podemos?
“No está en los órganos de dirección, pero está en Podemos y es un ideólogo relevante, una persona muy querida por todos, un cartero del cambio frente a los mayordomos de los poderosos”.

-Madrid, titiriteros… ¿Podemos convence o defrauda donde gobierna?
“Hay una campaña de acoso y derribo que no responde a la realidad. Madrid está en la diana de quienes alientan una gran coalición, un Gobierno de ‘los nuestros, de las élites’. El Ayuntamiento de Madrid no es ningún caos. Con aciertos y errores, funciona mejor. En Madrid, Barcelona, Cádiz o Coruña estamos demostrando que se puede gestionar sin despilfarrar ni robar”.

-¿Piensan dar el sorpasso al PSOE o se ha vuelto un mito?
“En Canarias ya se produjo. Desde el 20D somos la segunda fuerza, a corta distancia del PP, y por encima del PSOE en número de votos. ¿Por qué nos prefieren? La gente que peor lo pasa ha descubierto en Podemos la mejor herramienta para cambiar la sociedad. La gente está harta. El 15M cristalizó el descontento popular y Podemos canalizó la indignación y la ilusión colectivas”.

-¿Llevar a la calle el Estatuto de Autonomía no dilata todavía más el retraso?
“Es preciso hacerlo. Esa reforma fue formulada en su día con el único respaldo de PSOE y CC y en otro Parlamento distinto al actual. Hacia un mayor consenso hay que bajar el debate a la sociedad y conseguir que la Reserva para Inversiones en Canarias (RIC) sirva para lo que fue creada: crear empleo y no como instrumento de evasión fiscal”.

-¿Podemos ha sido financiado por Venezuela e Irán?
“A estas alturas, nos tomamos ese tipo de acusaciones con sentido del humor. Las cuentas de Podemos han sido auditadas doblemente. Nos financiamos por crowdfunding a través de las redes: cientos de miles de personas aportan dinero para costear las campañas, que son austeras. ¿Irán y Venezuela? ¿Y por qué no Corea del Norte también? La máquina del fango contra Podemos es incesante. La financiación fraudulenta del PP sí es real, como demuestra la Guardia Civil entrando a su sede”.

-¿Tiene algún héroe en su vida?
“Sí. Marcelino Camacho. Lo conocí personalmente y valoro su arrojo contra la dictadura franquista, y la coherencia de su vida. Fue un gran dirigente sindical y diputado, y vivió y murió en su mismo modesto pisito de siempre en Madrid”.

-¿Cuál sería su semblanza de niño de barrio?

“El barrio es un espacio donde está la mayoría social, muchas veces tildada despectivamente de laja. En los 80, Ofra era un barrio que sufría el zarpazo de la heroína. A pesar de todo, guardo buenos recuerdos de mi infancia. Mi generación y la droga se vieron las caras, pero teníamos buena información de primera mano. Crecimos viendo los estragos de la heroína en sitios como  Somosierra, barrios convertidos en eriales de zombies, y nos alejamos de ese mundo. La mía fue la primera generación que tuvo la suerte de ver las orejas al lobo. Soy de barrio y de pueblo, Fasnia, donde  nació mi padre y donde aprendí a vendimiar y cavar papas. Quiero mucho y respeto mucho mis orígenes.”

AG - SEDE PODEMOS 20D - 06.JPG
MICHAEL JORDAN EN OFRA
Con 1,98, la altura de Michael Jordan, cualquiera juraría que a Alberto Rodríguez se le da el baloncesto. Y es un deporte que practica con relativa frecuencia, pero nunca descolló lo suficiente como para ir más allá de la condición de amateur que mata el tiempo en el barrio bajo la canasta. La altura tiene pros y contras en la hoja de servicio de este activista de 34 años que quiere seguir pisando la calle aunque le hayan puesto un despacho en el Congreso. Acaso por la estatura fuera fácil de localizar para la policía, que lo detuvo sin dificultad, sorprendiéndolo por la espalda, en el primer aniversario del 15M, durante una manifestación en las calles de Santa Cruz a la que acudió en familia. “Había dejado a mi madre en la manifestación para que no tuviera que caminar mucho y fui a aparcar el coche. La policía no tardó en localizarme, me zarandearon por la espalda y me llevaron detenido. Quedé absuelto”. Hace 10 años, durante un tumulto en Nochebuena, un hermano suyo, agricultor ecológico, sufrió un golpe en la cara al cargar la policía. Alberto se vio involucrado en el incidente, “en defensa de mi hermano, que perdió temporalmente la visión de un ojo y aún confía en ser indemnizado”. El caso no ha sido juzgado todavía. Quizá por estas y otras peripecias, comenzó a hablarse de Alberto Rodríguez, hijo de Ángeles, la maestra, y Fernando, electricista, que estudió técnico superior en química ambiental y se convirtió en uno de los cabecillas sobresalientes del desavío social de indignados en la Isla. Rodríguez, exsindicalista de CC.OO., rompió el cascarón en Santa Cruz con 15 años para manifestarse por primera vez contra la lanzadera de misiles en Malpaso (El Hierro), como una vernisagge del activismo que le esperaba contra las torres de Vilaflor, la invasión de Irak y el Puerto de Granadilla. Un día, Podemos preguntó por él. “Querían un perfil menos intelectual y más obrero, y buscaban alguien como yo, operario de planta química en la Refinería, de mono azul, casco, guantes y cara manchada”. El exmilitante de IU se sometió a las primarias y fue el más votado como candidato del partido. De la noche a la mañana, el pasado 20 de diciembre, pasó del anonimato a la condición de diputado nacional, y no cualquier diputado, sino aquel que dio más que hablar desde el primer día. La foto icono de la constitución del Congreso que salió de esos comicios es, con permiso del bebé de Carolina Bescansa, aquella en la que se ve a Alberto Rodríguez pasando por delante de un Rajoy que lo mira atónito como si no diera crédito. La causa esta vez no era la altura del espigado diputado tinerfeño, sino las rastas que cuelgan de su cabeza en contraste con el cabello habitual de sus señorías, y con las que secunda la excentricidad de la coleta de Pablo Iglesias. Convertido acaso, sin querer, en un prescriptor de tendecias, dice guardar un gran respeto por la cultura rastafari surgida en Jamaica en torno a la figura de Haile Selassie y que le atrae la música (como a un hermano dj), incluido el reggae que emana de Bob Marley, “pero en realidad no me dejé las rastas por nada de eso, sino porque, hace cuatro años, me gustó este peinado en lugar del pelo lacio y largo que tenía”. Unas crestas que suelen lavarse con agua de coco, contra prejuicios como el de Celia Villalobos hacia el look de dreadlocks del tinerfeño. En una viñeta de Forges, a raíz del bautizo de guerra entre abucheos que el diputado de Podemos (portavoz parlamentario de Empleo y Seguridad Social y miembro de la comisión de Industria, Energía y Turismo) relata en esta entrevista, el personaje se lleva la fregona a la cabeza y la mujer le pide que se la devuelva: “Diputado electo, déjate de rastas”. ¿Tiene pareja? “Me lo reservo por razones de seguridad”. Es cierto que la melena de león de trenzas enmarañadas encaja en esa cierta insurgencia canónica de Podemos, que bebe en aquellos indignados de las plazas de comienzos de esta década, y en la piel de activista del diputado de Ofra que vive en San Benito (La Laguna): en origen, es un signo de protesta o ascetismo, según se mire, en pueblos de África y Asia como Senegal o India, que llevan el pelo torsado y que no son ajenos a un viajero incansable como Alberto. Hasta el momento, solía hacer el equipaje dos veces al año para recorrer mundo y marcarlo en el mapamundi de su casa. “Me gustan los mapas y tengo uno en el salón lleno de pegatinas de los países que conozco: Vietnam, Japón, India, América, Europa, África. Es mi pasión. Conozco las ocho islas y quisiera conocer hasta San Borondón. Y cuanto más viajo más me enamoro de mi tierra. Viajar debería ser un derecho humano. A ver cómo hago ahora en mi nueva actividad”, que considera una faceta temporal, para retornar del sistema parlamentario al ecosistema de la calle en que se movía como pez en el agua.
Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. EL PARQUÉ Y EL PORQUÉ

ESPERANZA AGUIRRE

 

 

Carmelo RiveroJuguemos unos minutos con los dados de la ciencia y la política a ver adónde nos lleva. A mediados de mes, más o menos, como hoy, que es febrero de bisiesto, podemos sentirnos Einstein o Esperanza Aguirre y salir a la par en los portales del muro digital. Si esta era tiene algo suyo es que lo revuelve todo, y nos sale el renacentismo de dentro. Nos interesa la polimatía de la ciencia y la política, la investidura y la crisis china. Pedro Sánchez es el empleado del mes (ya saben, el jefe de planta del Corte Inglés). Febrero debería llamarse Sánchez y marzo para el que le toque. El domingo fue de color Esperanza. Algunos tienen un día y otros tienen todo el mes para tomárselo con paciencia mientras cae la bolsa y no caerá esa breva: el pacto. Einstein ha tenido cien años para él solo y no se agota de puro vigente. Sánchez, que parece entrañable y árido a un tiempo y se deja querer por el azar como un tahúr, resulta que nació un 29 de febrero, y eso lo hace rara avis. También es cierto que se mueve como pez en el agua en un año bisiesto como el que circula. Puestos a hacer de gurú, la licencia es permisiva. El azar repartirá suerte. Es una de las armas favoritas de la ciencia (y de la política). La de inventos por azar.

einstein

 

Da para ganar la presidencia, la lotería, el Ondas o el Nobel. Hablando del cerebro cósmico del mundo, que es el trending topic, el bonancible Robert Wilson, en compañía de sonriente esposa, nos contó una vez a su tocayo el fotógrafo Roberto de Armas, al científico David Valcárcel y al que suscribe cómo descubrió sin querer con un colega la radiación de fondo de microondas, hace más de medio siglo, con una antena con forma de trompeta para sordos. Creían que el zumbido era cosa de las palomas que anidaban en la parabólica y tuvieron que disparar al aire con una escopeta para espantar la avifauna cojonera. El ruido persistía. Comprobaron que venía de galaxias ultralejanas, del big bang que fundó lo habido y por haber y nos legó esta arrogante manía de querer ser adanistas en Todo al modo cutre de imitar a Dios Se llevaron el Nobel por la feliz potra. El jocoso Kip Thorne, que hace guiones de cine de ciencia ficción y escribe una película con su amigo Stephen Hawking (junio ya es de Hawking aquí, el mes del vecino inglés que viene al sur), se llevará el Nobel por este otro azar de las ondas, y podría llevarse el Ondas. Sugiere que podremos viajar en el tiempo, y quién sabe. Ese día no haríamos esta áspera espera: a sabiendas del desenlace, se dejarían de marear la perdiz y habría gobiernos ipso facto.

RAJOY MANO SANCHEZ

 

La clave política es escuchar. Todos estos descubrimientos vienen a decir lo mismo: no se trata solo de ver, sino de escuchar el ruido del origen del mundo. Se ve mejor de oídas lo que está más lejos y a veces lo que está tan cerca que por eso es invisible, pero no inaudible. El resuello del origen de los tiempos y los espacios aleteando hasta nuestras orejas, que hacen las veces de la antena famosa de Wilson donde cagaban las palomas el rugido del big bang. El asunto es que no hay runrún. No hay zumbido de pacto que venga de Madrid a oídos nuestros. Dimite Esperanza Aguirre tirando de la corbata de la cisterna de Rajoy por los ‘ascos’ de corrupción. Las corruptelas se acumulan en año bisiesto como excrementos del diablo que sale volando y ahí queda eso. Año bisiesto, año apocalíptico según los supersticiosos. Al PP le crecen los enanos, que tienen las orejas grandes, como decía Estrabón de los pueblos imaginarios deformes que dormían sobre ellas. A mis oídos no llega el rumor del pacto. En país chismoso donde los haya, la política va por el desagüe y todos se lavan las manos (Schommer hizo aquella serie de candidatos de Madrid mostrando las manos limpias). “Me viene, hay días, una gana ubérrima, política”, escribía César Vallejo con aquella tristura de París en su agujero negro como si tirara de la cadena o de la manta. Si dos agujeros negros se acercan mucho se funden en uno y desatan ondas gravitacionales por todo el espacio, dice Einstein. Y se arma la marimorena. Esa es la cuestión, el nitty gritty. Einstein predijo, por tanto, hace cien años la posibilidad de que Rajoy  no le diera la mano a Pedro Sánchez en una antesala del Congreso para evitar las ondas de una fusión de mala gana. Y en ese sentido, el amago de Sánchez fue un acto reflejo. Rajoy le reconvino con la mirada abrochándose el botón de la chaqueta: no es tiempo de ‘tesseras de hospitalidad’. Últimamente, se evita mucho dar la mano, como dar besos, por si se coge un catarrazo o un zika. Acaso, Rajoy y Sánchez enamoran a la manera mexicana, con despecho y acritud, en vísperas de San Valentín. Ya habrá tiempo de carantoñas allá por junio, el mes de Hawking, bajo un cielo estrellado. La teoría de la relatividad se presume que intuye un matrimonio de fuego entre ella y la física cuántica, pero no se da, no hay manera. L

DEUTSCHE BANK

 

os matrimonios o pactos se resisten hasta que entra el cura y casa a la fuerza a los que pilla hablando al azar. Todo es relativo. Nada, desde el 20-D, es absoluto. Para empezar, la mayoría esa. Ni el apretón de manos, que es romano. En la Edad Media, los caballeros se saludaban con la extremidad contraria a la vaina de la espada y no apartaban la mirada de la mano libre por si alguien desenfundaba a traición. La historia está llena de ‘rajadas’ como la de Rajoy, que tiene un aire ido a don Quijote frente a su Sancho en la foto de la mano suspensa, y ya ante al rey le declinó la mano de la investidura. Terminamos hablado de la gravedad, de Einstein y de economía, del pacto y la recesión. De lo caras que nos salen las dilaciones. Esta pérdida de tiempo y espacio cuesta un ‘Deutsche Bank’. No hay sino que ver la bolsa, las ondas gravitacionales, el parqué y el porqué. Fin del juego.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

La Entrevista del Domingo de Diario de Avisos/BENICIO ALONSO (dirigente popular): “No hay otro, Feijóo es el hombre para salvar al PP”

BENICIO ALONSO 2

 

FOTOS: ANDRÉS GUTIÉRREZ

Por CARMELO RIVERO

El veterano político y exdirigente empresarial, miembro del comité ejecutivo del PP, en el que milita desde 1984, confiesa que, ante la ola de escándalos de corrupción que asola a su partido estos días, montó en cólera y el viernes le dirigió un correo electrónico personal a Alberto Núñez Feijóo para que dé el paso y sustituya a Mariano Rajoy. Se acabó el Carnaval y el baile de máscaras; Benicio Alonso reconoce al actual presidente del partido y del Gobierno en funciones el mérito de haber “sacado a España de la peor crisis”, pero cree llegado el momento de “pasar página” y abrir una nueva etapa en el PP bajo el liderazgo del presidente gallego, uno de los recambios mejor situados junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. A su vez, señala el mismo camino al socialista Pedro Sánchez, también inmolado, a su juicio, en la hoguera del 20-D.

Alonso, experto en la materia, asegura que “Tenerife está en quiebra energética, una situación grave” ante el próximo parón de tres grupos ya obsoletos de la central eléctrica de Las Caletillas, y clama al cielo: “¿Cómo es posible que Irlanda crezca más que Canarias, teniendo nosotros la mejor fiscalidad del mundo?”. Tras ello, quien fuera concejal de La Laguna, consejero del Cabildo de Tenerife y diputado autonómico, felicita al presidente, Fernando Clavijo, por su gira de las embajadas para captar inversiones. Con 73 años, ya jubilado pero no retirado tras realizar más de tres mil proyectos industriales, este asesor privado, pionero de la entrada del Archipiélago en Europa, invoca “una revolución industrial” en las Islas, que reduzca el paro al 10%, y pronostica un vuelco de aquí a un año con la llegada de nuevas empresas al calor de los incentivos . “A las que huyen de Cataluña les propongo venir a Canarias”.

-Días negros para el PP en este espacio en blanco.

“Es bochornosa esta ceremonia de la corrupción. Hay que hacer una limpia en el partido, tomar medidas con carácter extraordinario, o tenemos lo que nos merecemos. Estoy cabreado tras ver a la Guardia Civil entrando en Génova, y acabo de dirigirme por correo electrónico a Núñez Feijóo animándolo a que dé el paso y asuma el liderazgo. No hay otro, es el hombre para salvar al PP, es la hora de Feijóo al frente de un Gobierno de emergencia nacional, un Gobierno de gran coalición, o, en su caso, ser el candidato popular en las nuevas elecciones. Rajoy y Pedro Sánchez se han quemado en esta fase y deben renunciar. Hay que renovar el 50 por ciento de los dirigentes del partido y darle protagonismo a los nuevos, que hay gente muy buena como Pablo Casado. ¿Qué pinta un Javier Arenas todavía ahí? La corrupción no es exclusiva del PP, atañe también al PSOE y otras fuerzas, aquí todos nos conocemos, y por eso la gente vota a los nuevos partidos. Es el precio de llevar 40 años en el poder y la oposición. Estamos sufriendo las impertinencias de quienes se han creído los dueños de este país. Los que llevan más de 20 años deben irse a su casa”.

-¿Da a Rajoy por amortizado?

“Rajoy no es cómico, no es guapo, le falta el pañuelo oliendo a Pierre Cardin, todo eso que sí tienen los jóvenes, pero ha prestado un gran servicio a este país sacándolo de la peor crisis. Ahora es el turno de Núñez Feijóo. La situación no está para florituras”.

-¿Y a Pedro Sánchez tampoco usted le da mano?

“Se la da Zapatero, que es su maestro y él su alumno más aventajado. Zapatero está detrás del acuerdo con Podemos, desde aquella cena con Pablo Iglesias en casa de Bono. La prueba es que está calladito; el único que habla es Felipe González. Sánchez debe irse con Rajoy”.

-¿Los pioneros de la preautonomía cómo se las gastaban?

“Paco Ucelay me llamó un día y me dijo, ‘¿quieres ser consejero de Industria y Energía’. Y le dije, ‘oye, ¿y eso qué es?’. En los años 80, la autonomía era una desconocida. Negociamos las transferencias con el ministro Ignacio Bayón. Había una fábrica en Las Palmas, Canariensis de Tabaco, de unos empresarios de la República Dominicana y EE.UU. Tenía 400 trabajadores. Y fui a hablar con ellos en el encierro que mantenían en la catedral de Santa Ana. ‘¿Cómo se te ocurre meterte con esa gente ahí?’, me dijo un compañero de la Junta, Fernando Bergasa. En un viaje a Madrid, me puse a investigar las personas que tomaban las decisiones de esa empresa. Uno de ellos era el distribuidor de Paramount. Conseguí el domicilio y fui a verlo a la calle Orense, en Madrid. Toqué, me recibió una secretaria, pero no pude hablar con nadie. Ya sabían que yo iba, la Gestapo funcionaba. Cuando llego al hotel, recibo una llamada amenazándome de muerte, diciéndome que tenía mujer, tres hijos y todo mi historial. En una época sin las comunicaciones de ahora. Era muy fuerte. Querían que abandonara la investigación, que me olvidara del asunto. Llamé a Francisco Ucelay, que en paz descanse. Le dije, ‘presidente, ¿qué hago?, yo no me puedo fiar de nadie por la calle, estoy solo’. Llamó al ministro Rosón, de Interior, que me mandó una pareja de policías y me llevaron hasta la puerta del avión, en el finger. Había dado con una mafia. Lo cuento ahora porque han pasado muchos años”.

-Usted era un político outsider.

“Yo era el mago del Gobierno, un tío campechano, y el presidente era un economista educado que se movía a otro nivel. Me gustaba ser expeditivo, quería las cosas ya, rápidas. Yo quería reunirme con el ministro de Asuntos Económicos, García Díez, en Madrid para el célebre decreto Pérez de Bricio, para que a una fábrica de televisores se le descontara en los componentes en vez de un 30% un 50, porque estábamos en Canarias. Llamo al Ministerio y me pasan con el jefe de Gabinete, un peliculero adulón, y le digo, ‘si yo quiero hablar con el ministro, no con usted; yo soy el consejero de Industria de Canarias, que es como decir el ministro de las Islas’. Pues no hubo manera. Entonces, mando una carta al ministro y al final le pongo una coña, ‘firmado: Benicio Alonso, consejero de Industria y Energía, y debajo: a.t.x.c.’. Me llamó el ministro y fuimos a verlo seis consejeros y el presidente. Todos tenían citas pedidas, que yo, sin querer, desbloqueé. Y el ministro pregunta, ‘¿quién es Benicio?’. Me coge en un aparte y me pregunta qué significaban las iniciales. Y le traduje: ‘A tomar por culo’. ‘Me lo imaginaba’, dijo. A Leopoldo Calvo Sotelo, siendo presidente, lo llamamos una vez y se puso, y lo engañamos diciéndole que había dos muertos en una manifestación del tabaco, para que resollara el presidente de Tabacalera, que se escondía. Paco Ucelay se llevaba las manos a la cabeza, ‘¡cómo le dices eso al presidente!’. ‘No te preocupes, le decimos que no se han muerto del todo, que están a punto de morirse’. A la hora nos llamó el presidente de Tabacalera y nos reunimos en Madrid. Esos prontos míos a Paco lo desesperaban”.

-Usted vivió las horas de parto de Canarias en Europa.

‘Yo era presidente de Asinca y cada quince días iba a Bruselas a negociar. Hay vivencias imborrables junto a gente como Leopoldo Cólogan. Cuento una. Llegados a una situación crítica para salvar el plátano, un empresario canario consiguió con un proveedor suyo en Milán un avión privado, y en un día el presidente del Gobierno de Canarias, que era Manuel Hermoso, vio a cinco primeros ministros de distintos países. El avión salió a las seis de la mañana de Bruselas y volvió a las once de la noche”.

-¿El estatus de región ultraperiférica cayó del cielo?

“Ni hablar. Los canarios entrábamos en Bruselas como si fuera por casa, eso es cierto. Pero había que luchar. En una reunión con dos comisarios, un portugués y un belga, sobre nuestras especificidades, ellos nos dicen, ‘¿cómo justificamos nosotros que las regiones ultraperiféricas son distintas a las restantes regiones europeas?’ Detrás de ellos había un mapa oficial de Europa, donde a la izquierda figuraban unos cuadritos con las regiones ultraperiféricas. Y yo les dije, cuando esos cuadritos estén dentro del continente dejamos de pedir, pero mientras nos tienen que compensar”.

“La Refinería podría volver a funcionar, con una inversión de 3.500 millones, y sería modélica en el mundo”

-¿En la guerra entre industriales e importadores había mucho egoísmo?

“Cada uno iba a Europa a defender sus intereses. Canarias lo importaba todo y en cuanto hablabas de producir algo para competir con productos de fuera se montaba una pelea entre técnicos. Todavía se traen productos del exterior a precios dumping (más baratos que el costo), y eso está prohibido por la UE: cervezas, yogures falsos de Polonia… La industria canaria (el 5% del PIB) necesita ayudas porque la distancia cuesta un 10%. Algunos importadores, como Pedro Duque, se oponían a todo. Cuestionaban el AIEM, que grava a los productos importados que aquí se producen y sin el cual la industria está muerta. En esa pugna ante Europa no hubo vencedores ni vencidos”.

-¿Qué importancia tiene conocer los pasillos de Europa?

“Me hice experto de los pasillos y en legislación europea, porque los pasillos de Europa son importantes. Tienes que conocer los despachos, quién es quién, quién te quiere y quién te odia. Los italianos nos tenían manía. En cambio, alemanes, ingleses y franceses eran nuestros amigos. Teníamos el apoyo de Ciavarini, que presidía el grupo interservicios. Había un italiano que se llamaba Gliní, que no nos podía vernos ni en pinta, decía que éramos unos tramposos. Suerte que era solo un técnico”.

-¿Qué futuro tiene la industria en Canarias?

“Aquí hay que hacer una revolución industrial con más I+D+i que lleve el paro al 10%. El Turismo tocó techo”.

-¿Cómo sin materias primas?

“¿Y Japón? Son los mayores fabricantes de coches del mundo sin materias primas. Lo importan todo y lo más importante son los japoneses. Nosotros fabricamos funcionarios. A un amigo mío de una fábrica metalúrgica en Valencia la empresa lo mandó a Japón a coger recortes. A su regreso, le preguntaron qué había visto. Y dijo: ‘Hay que traer a los japoneses’. Es otra mentalidad”.

-¿Y la nuestra cómo es?

“Tenemos mentalidad de funcionarios. Aquí todo es burocrático, los trámites aburren al inversor. Nuestro fracaso es administrativo. Una vez dimos una charla en la Facultad de Económicas de La Laguna Fernando Jiménez, que en paz descanse, Leopoldo Cólogan y yo. Y les hicimos una pregunta a un centenar de alumnos: quiénes querían ser empresarios. Cinco levantaron la mano. Los demás querían ser funcionarios. Eso es un fracaso de la Universidad y un fracaso de la sociedad”.

BENICIO ALONSO 1

-¿Canarias está en condiciones de despegar?

“¿Por qué Irlanda tiene un crecimiento del 7% y absorbe inversiones del exterior, y Canarias no, con nuestra ZEC, nuestra Zona Franca y todos los incentivos del REF? Siendo un 5% el Impuesto de Sociedades en la ZEC (el general es del 28%), que ya es todo el territorio canario, no se explica. Irlanda ha conseguido atraer capitales de Estados Unidos, como Google. Y nosotros un continente pegado como África al lado. ¿Quién tiene explicación para este sinsentido? ¿Es que acaso somos unos zoquetes? Irlanda tiene una fiscalidad peor que la nuestra. La fiscalidad canaria es la mejor y más favorable del mundo. Pero hay que saberla vender y no lo hemos hecho. Lo hemos sabido hacer, sí, con el cine. Pues eso mismo”.

-¿La tournée de Clavijo por las embajadas es el camino?

“Es una de las cosas que más me ha alegrado y más satisfacción me ha dado en la política canaria últimamente: ver al presidente Fernando Clavijo recorrer embajadas de países importantes, como EE.UU. o Alemania, para exponer nuestras ventajas. Chapeau”.

-¿Qué industrias tienen cabida en su tutorial de revolución?

“Desde luego, empresas con intereses en África y las tecnológicas. Lo está haciendo bien Carlos Alonso con el Parque de Cuevas Blancas. ¿Por qué no hay industrias farmacéuticas aquí? Están saliendo empresas a espetaperros de Cataluña y yo les recomiendo que se vengan a Canarias. Creo que se han captado ya unas 60 empresas catalanas. Hemos sido poco agresivos al ir a buscar capitales fuera. Inglaterra fabrica mermeladas con materia prima que importa de África. ¿Por qué no vienen aquí a producir con socios nuestros?”.

-¿España ha vendido la marca Canarias en el mundo?

“Le ha faltado más visión económica estratégica sobre las potencialidades de las Islas, pese a que lo tenemos todo para triunfar. Canarias es un filón. Somos un diamante en bruto sin pulir. Tenemos un tarro de esencias: fiscalidad, proximidad geográfica a África, clima, seguridad…¿Qué más se puede pedir? Me atrevo a pronosticar que de aquí a un año va a haber un vuelco industrial en las Islas”.

-¿Atos es una excepción?

“Atos es un ejemplo paradigmático. Calladitos la boca se han instalado aquí y no han parado de crecer a nivel internacional. Es un caso sorprendente. Como publicó DIARIO DE AVISOS, prestará soporte tecnológico desde Tenerife a los Juegos Olímpicos de Río. Con ejemplos como este se puede creer en la industria en Canarias”.

“Por increíble que resulte, en Canarias se podrán instalar pequeñas centrales nucleares”

-¿Sigue creyendo posible instalar aquí pequeñas centrales nucleares?

“Lo sigo pensando. En 2017 estará resuelto el uso de la fusión nuclear y los residuos se eliminarán en más de un 90%. Están desarrollándose ya centrales eléctricas nucleares de 50 megawatios para ese momento. Es una energía barata y ocupa tan solo 1.500 metros cuadrados”.

-¿Le defraudó como adepto Repsol al dar media vuelta?

“Volverá. Ahí abajo hay petróleo o, lo que es mejor, hay gas. Repsol se frenó por la crisis del crudo, que le ha supuesto perder la cuarta parte del valor de la compañía. Pero cuando revierta, se harán las extracciones”.

-¿Las torretas de Unelco estaban oxidadas cuando el Delta las tumbó en 2005?

“Se cayeron porque estaban preparadas, por efecto estadístico, para soportar vientos de 120 kilómetros/hora y no de 180 como hubo. Cuando TVE se inauguró en las Islas en los años 60 instalaron un cable de 6.000 voltios desde Güímar para dar corriente al centro emisor de Izaña, apto, con el reglamento de alta tensión, para menos 5 grados. Pero Izaña registró menos 10 grados y nos quedamos sin televisión diez días. Ahora las torretas de Endesa soportan vientos de 220 kilómetros/hora. Y esas no las menea ni un tornado”.

-¿Qué le parecen las torres de Vilaflor pegadas a la autopista del Sur?

“Un fracaso de Tenerife. Había 27 estudios y esa era la peor solución. La menos mala era la que se rechazó”.

-¿La crisis nos vacunó de los ceros eléctricos?

“Sin duda. El consumo energético se ha mantenido en crecimientos del 1%. Cuando crecía al 5-6%, en la bonanza, no se podía soportar y de ahí los cortes del servicio. Pero Tenerife está en quiebra energética, una situación grave, porque Las Caletillas tendrá que parar en cuatro años tres grupos obsoletos. Y en eso supondría depender casi al 100% de la central de Granadilla, algo inviable. Hace diez años planteé la necesidad de tres centrales: Caletillas, Granadilla y otra en el norte. Pero no se ha hecho nada en ese sentido. Los grupos productores de energía tienen una vida de 30 años y hay tres, como digo, que se les agota en 2020 y deberán ser clausurados, salvo que el Ministerio conceda una prórroga excepcional. En Caletillas la alternativa es una planta de ciclo combinado, con gas, y está previsto un gasoducto desde Granadilla. El Ayuntamiento no quiere, pero es de obligado cumplimiento”.

-¿La industria cárnica tiene algo que temer?

“¿Por el cáncer? Una universidad americana decía que el aceite de oliva era horrible para la salud respecto al de soja, y después resultó ser el bueno. Todo en exceso es malo, siendo verdad los cánceres por la alimentación. Las botellas tienen PVC (policloruro de vinilo) y eso es veneno, pero luego no lo es. Pasa como el aire. La Refinería lleva parada más de un año sin cambio en la contaminación”.

-¿Qué información maneja sobe la Refinería?

“Tengo dos versiones. Una, que no va a volver a abrir más, y otra, que alguien está negociando traer los nuevos procesos que ya se aplican en Algeciras, con una inversión de 3.500 millones de euros. El problema es la actual baja rentabilidad del petróleo, pero tengo la confianza, por mi mentalidad industrial, de que la Refinería volverá a funcionar y será modélica en todo el mundo. Dicho esto, he podido saber que Irán quiere instalar una refinería en Europa y se barajan distintas sedes: Huelva, Algeciras… ¿Por qué no Tenerife donde ya está la infraestructura? ¿Alguna autoridad está pugnando por ello? El Puerto de Santa Cruz ha perdido el 50% del movimiento en tonelajes por la parada de la Refinería”.

-¿Por qué se le atraganta el gas a Gran Canaria?

“Por una cabezonería de Antonio Morales, que es el actual presidente del Cabildo de la isla. Ya hay alguien que está estudiando un gasoducto a esa isla desde Tenerife. Conozco el equipo que lleva este proyecto y sale más barato que una central en Gran Canaria, cuyo coste es de 200 millones. Sería el primer gasoducto de Canarias.Yo creo que sale; solo hay que superar un problema de batimetría por las profundidades del océano. Aquí tenemos que ir a la utilización del gas por razones medioambientales y de ahorro económico. Antonio Morales ha tenido una actitud prepotente, porque dice que lleva 30 años estudiando el tema. Yo digo que exagera. Su propuesta de planta offshore es una manía suya, no es algo probado científicamente. Por su culpa se paró el gas en Gran Canaria y será un handicap para el desarrollo de esa isla. En Tenerife el gas ha seguido su curso y la planta de Granadilla estará lista en tres años”.

-¿Las energías renovables sonrojan a esta autonomía?

“El plan energético, el PECAN, fijaba para 2015 un 30% renovable de todo el consumo eléctrico y apenas alcanzamos el 7%. Leche machanga. No ha habido voluntad política. Yo creo que podemos aspirar razonablemente a un 50% en menos de 10 años, como España ahora, mientras UE establece el 20% para 2020. El retraso canario es el resultado de un desastre de 12 años de regulación. Yo confío en este consejero de Economía, Pedro Ortega, que conoce bien al sector. Aquí tenemos que apostar por la eólica y la fotovoltaica. Los paneles solares se abaratan y hay una nueva normativa para autoconsumo. La gente debe saber que en las Islas pagamos con ayuda del Estado el mismo recibo de luz que en la Península, aunque nuestro coste energético (diésel oil y fuel oil) es el doble; si no, costaría un ojo de la cara. Lo dice el REF y me parece justo.Somos seis sistemas, pronto cuatro. Hay un plan nacional de 4.000 millones en inversiones eléctricas, y Canarias se lleva 800 millones para estas nuevas fuentes. Soria se encontró en el Ministerio con un déficit de caja insostenible, por la desmesura del gobierno anterior con la fotovoltaica, y ha logrado pasar a superávit. Ahora hay que ir a la eficiencia energética y hacer que el ciudadano cambie la bombilla: quitar la de bajo consumo por la led. El ahorro es bárbaro”.

“Las torretas de la autopista del Sur, tras el ‘no’ de Vilaflor, es un fracaso de la isla de Tenerife”

-¿La recesión china es un cuento chino o algo serio?

“La sigo con atención, pero debemos estar tranquilos. La gente no puede asustarse. Con el susto se ahorra y no se invierte y esa es la verdadera crisis. Yo les pediría a los canarios que tengan un sentido mayor de patriotismo. Creer más en nosotros mismos”.

-¿Usted militaba en ATI por patriotismo, nacionalismo…?

“Fui casi de los fundadores de ATI, pero no recuerdo haber visto patriotismo. Yo no soy nacionalista, ni lo he sido nunca. Me fui de ATI cuando era consejero de Educación José Mendoza y encargó un libro para enseñar inglés a los canarios, y una de las lecciones ponía: ‘Me llamo Guanchinerfe y vivo en la cueva número 3, pasillo 2, del barranco de Santos’. Una cosa así, cutre y chauvinista. Y le mandé una carta a Hermoso diciendo adiós, porque no estaba para aguantar impertinencias de ese tipo”.

-¿Lo del Sanedrín de Las Palmas es mito o realidad?

“Yo pertenecí al Sanedrín. Asistía una vez al mes. Nos reuníamos en casa de Gabriel Mejías (dueño de La Isleña). Éramos diez: todos empresarios, yo, el técnico y un abogado. Todos eran de Las Palmas menos yo. En las reuniones se veía qué empresas se podían crear, por dónde iba la política. Eran empresarios importantes. Los cabezas visibles de las grandes empresas de Canarias, algunos de ellos con inversiones en Tenerife. Nos reuníamos en un chalé discreto de Pasito Alto, por Las Meloneras, en San Bartolomé de Tirajana. Pero no era, como se ha dicho, un clan canarión contra Tenerife. Nunca respiré eso”.

-¿Asinca superó el tic del pleito insular?

“Ha sido un ejemplo para la asociaciones en Canarias, con alternancia en la presidencia regional cada año. Yo he sido seis veces presidente provincial y regional”.

-¿Se quedó con las ganas de montar alguna industria?

“Sí, una que todavía tengo en la cabeza. Siempre quise montar una empresa de detectores de explosivos y no pienso quedarme con las ganas. Comprende todo lo que supone la tecnología de los arcos de seguridad de los aeropuertos y muelles. Por la presencia de un nuevo terrorismo. Es un tema de electrónica y atometría. Lo detecta todo en tiempo real”.

-¿Cómo somos los canarios?

“Un pueblo culto, sincero, alegre, sufridor como los gallegos. Nos adornan bastantes bondades”.

-¿Si empezara de nuevo, se quedaría o se iría fuera?

“Yo me iría fuera primero y después volvería. Esa era siempre la idiosincrasia del canario”.

-¿No echaría de menos su macondo Bajamar?

“Claro que lo echaría de menos. Bajamar es el lugar perfecto para descansar. Toda la vida, cuando he podido, he pasado los fines de semana y veranos en este lugar maravilloso. Bajamar es una gozada”.

BENICIO ALONSO 3

EL SECRETO DE LOS DULCES

Hace medio siglo, Benicio Alonso quedó campeón de España con la tuna de la Escuela de Ingenieros Técnicos Industriales de Gijón y fue invitado con sus compañeros a representar al país en Roma en la boda de Carlos Hugo de Borbón y Parma, pretendiente al Trono de España, con la princesa Irene de los Países Bajos. No fue un encargo sin consecuencias. La prensa italiana filtró la comida del embajador Antonio Garrigues con los tunos en la sede de la misión española ante el Vaticano, en la Plaza de España. Cuando descendieron de la guagua fueron recibidos con pitos e insultos por parte de una nube de estudiantes congregados para repudiar la presencia de los emisarios de Franco. “Nos llamaron fascistas y de todo”. Carmen Polo, la esposa del dictador, les regaló en el Pardo un cuadro de la duquesa de Alba, “que era horroroso”, del que se desprendieron enseguida subastándolo en Gijón. En esta ciudad donde estudiaba escuchó una noche un programa de música regional en la SER con gran decepción por su parte: “Cuando pusieron música canaria, ni era folclore ni era nada”. En un viaje a la Isla colectó vinilos de música de la tierra y se plantó en la emisora. Acabó presentando un programa los domingos, Vida universitaria, y se enganchó a la radio, cuyo día mundial, ayer, le recordaba su vocación frustrada. Las odiseas con la tuna y el debut inesperado en las ondas no habrían sido posibles si no hubiera bebido agua del grifo en Las Palmas, donde empezó la carrera. “Vivía con mi hermano; el bebía agua de Firgas y yo del chorro, desconociendo que tenía más de 800 miligramos de sal por litro”. Al tercer mes, enfermó del estómago y regresó a Tenerife. El médico le recomendó estudiar en un clima frío. “A mi padre, asturiano, lo llamó el origen y me envió a Gijón”. Toda la vida queriendo ser locutor, fue la voz de los industriales canarios y volvió muchas veces a pisar Europa, ya sin agachar la cabeza, tras la Transición. La voz resonante de Benicio se hacía oír en los pasillos de Bruselas cuando las Islas perseguían un traje a la medida, como decía en los albores europeos Arturo Escuder. Hijo de dulcero, de algo le valió esa escuela para dulcificar algunas situaciones amargas. En efecto, el padre, José María Alonso, un asturiano en Cuba que vino de vacaciones a Tenerife el último año de la guerra, el 39, y se enamoró, montó dos dulcerías -en Santa Cruz y en La Laguna- tras liquidar sus propiedades en las Antillas. “Y yo aprendí a hacer dulces y a administrar la empresa, ahí me curtí”. En La Aurora, la factoría familiar, al futuro ingeniero y político se le daban los hojaldres, una pasta de harina y grasa que se amasa laboriosamente como los pactos de gobierno. A la vista está. “El secreto de lograr la textura crujiente del hojaldre es darle muchas vueltas”. Las similitudes son casi exactas. El secreto de los dulces trasladado a la cocina de los pactos. Pasteles, pero no pasteleos, según Benicio: cuando era funcionario del Ayuntamiento de La Laguna, había un juez amigo del alcalde que lo solía llamar en calidad de perito municipal. Una vez fue la última. Una mujer reclamaba al Ayuntamiento 120.000 pesetas porque se le había ido el coche por una zanja. Y el fiscal intervino: “¿No es menos cierto, señor juez,que había un rosario de luces alumbrando la cuneta?”. Y Benicio repuso: “Señor juez, ¿no es menos cierto que el señor fiscal no tiene ni idea de lo que dice?”. El juez lo citó en su despacho, donde le reprochó su actitud con un fiscal peninsular recién llegado a la Isla. “Pero la señora tenía razón y yo no iba a consentir una mentira, así que la tuvieron que indemnizar”. Otras de esas arrancadas le jugó una mala pasada cuando, al optar a la instrucción premilitar superior para hacer la mili en los veranos con Oviedo nevando, sufrió un percance al acometer el salto de altura: se rompió un pie y lo escayolaron. Al ser requerido para un nuevo ensayo, acudió con la férula y un certificado médico, pero el comandante no transigió: o saltaba o no pasaba. “Así está el Ejército español”, refunfuñó Benicio, cuyo expediente fue rechazado entonces con letras mayúsculas “por rojo”. Cuenta estas cosas y se ríe de sus peripecias. “Yo soy de natural positivo. Los niños antes solían echarse a llorar cuando me oían, porque tengo una voz estentórea, y empecé a ponerme un dedo en la nariz y emitir un sonido de cornetín con la boca, y entonces se ríen de la gracia. ¿Ves? Así de fácil” ¿Cuál es su filosofía de la vida? “Mi mujer, mis tres hijos y mis cuatro nietos. Ellos son a los que más quiero en el mundo. La familia. Lo demás importa menos”.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

Por qué no me callo. BLAHNIK Y EL ZAPATO DE LA CENICIENTA

Manolo Blahnik/DA

Manolo Blahnik/DA

 

 

Carmelo Rivero

Hay una tripleta canaria del siglo XX que está formada por Alfredo Kraus, César Manrique y Manolo Blahnik, si adscribimos caprichosamente a Galdós al siglo XIX, y sin olvidar que Blahnik, un creador superviviente en la cima a los 75, también puede reclamarnos que lo subamos al podio de esta década con todo el derecho. No en vano, que sus zapatos-joya siguen dejando rastro en la alfombra roja del siglo XXI como obras de arte en relieve sobre ese lienzo, nadie lo duda. Manolo Blahnik, del que vuelve a hablarse ahora a coro en todos los medios nacionales porque estrena libro y ultima la película documental de su vida en la piel de Rupert Everett, tira por tierra todos los cánones tópicos de su género. Ni se siente un diseñador, ni cree en la moda, ni se presta a un selfie, que ya es decir. Al periodista desinformado que se le ocurra llamarle lo primero, asociarlo a la segunda o pedirle, por último, lo tercero, se llevaría un zapatazo metafórico del ídolo de Lady Di y Lady Gaga. Los manolos no son piezas de diseño. Su autor preferiría que fueran piezas de museo y, a ser posible, del Museo del Prado, adonde pensaba ir este sábado como un adicto ansioso que padece una recaída al llegar a Madrid: una vez casi se desmaya en una exposición de Madrazo, y le creo. Así que hay que ir con cuidado (me refiero a nuestro gremio, siendo tan austero en conceder entrevistas). En Barcelona, donde acaban de rendirle un homenaje, ha desfilado su figura de Dalí introvertido, para hacerse recordar con un libro bajo el brazo de sus “gestos fugaces y obsesiones”, pues en la vida de este genio hay mucho arte, y todas las artes caben en una en sus manos cuando esculpe sus zapatos en madera de arce: las siete artes en una caja de manolos. Blahnik tiene en su poder el sincretismo de un talento polifacético exquisito que se finge en sus zapatos pasajero, porque nace para esa función y en cambio permanece en el recuerdo y existe en alguna parte, en los pies de alguna mujer afortunada que roba todas las miradas, pero ninguna se fija en ella. Desde hace ya más de 40 años consigue aunar en sus zapatos dosis de arquitectura, escultura, pintura, música, danza, poesía y cine. Cuando estudió en Suiza ‘pisó’ algunos de esos terrenos: literatura y arquitectura, de modo expreso. Y después ya no paró de dibujar y hacerse célebre en el mundo del espectáculo por ayudar a crear una figura humanamente esbelta. Siempre he pensado que a más de una bailarina clásica le tienta calzar unos manolos al abrigo de un tutú. En esta ocasión, ha vuelto a recordar que es un artesano. El dibujante de zapatos que un día deslumbró en Nueva York a la diosa de Vogue, Diana Vreeland: vio sus bocetos y le dijo al joven que se ganaba la vida en Londres de fotógrafo, esto es lo tuyo, no hagas otra cosa. A Blahnik le tiene sin cuidado el ruido del mundo, vive encerrado en su taller desde niño, en su isla particular, pues nació zapatero entre plantaciones de plátanos en La Palma y el espectáculo se puso pronto a sus pies. Los tacones de aguja del ángel de la moda, como lo llama su amiga Anna Wintour (Vogue USA), son el arma punzante que pasa desapercibida en las galas de la alta sociedad, pero sepan todos los invitados que algunas damas entre ellos tienen la sartén por el mango bajo la planta de los pies.

Pablo Iglesias, de esmoquin en la farándula de los Goya./revistagq.com.

Pablo Iglesias, de esmoquin en la farándula de los Goya./revistagq.com.

 

Blahnik, que había optado al principio por el Derecho Internacional, es un lince de la escena pública y gobierna los pasos de algunas grandes estrellas que lo mitifican (Madonna, se ha dicho tantas veces, prefiere sus manolos al sexo, entiéndase bien), a falta de mayor influencia en los cenáculos políticos, deficitarios en mujeres, que son sus clientas, aunque llegará el día en que un ministro o un presidente vaya a una fiesta de esmoquin y no sorprenda por eso –como sí Pablo Iglesias el viernes en los Goya tras un alarde de camisas para ver al Rey-, sino porque luzca unos manolos como Dios manda y entonces se abra la veda. Tener en los pies unos manolos es tener en las manos el mundo, dicen ellas con ínfulas. Cuando en septiembre recibió el premio Taburiente de Diario de Avisos, salió de su burbuja londinense para volver a un lugar inherente de la infancia, La Palma, donde la ausencia de la madre lo hace un huésped esporádico que apenas dice cuándo entra y sale, como si se descalzara y fuera de puntillas. Esos tres paisanos tan poco parecidos, Blahnik, Kraus y Manrique, son idénticos en la actitud, vuelan libres, como canarios cuando salen de la jaula, y son simpatizantes extraños de un mismo oficio: la belleza. Estos días de Carnaval y Goyas, pega hablar de los tres, simbólicos y terrenales, pero tan sublimes en su propuesta artística, cuyas vidas transitan o transitaron bajo una espléndida policromía. O sea que los tengo alineados en esa delantera atacante de las islas que marcan sus mejores goles en las artes, donde a veces hemos sido campeones del mundo sin levantar la voz (salvo Kraus). Ahora mismo, en este “baile de máscaras” de la ronda de pactos –vuelvo al autor de la cita, Pablo Iglesias, el más carnavalero de los faunos del 20-D, aquel que habló de la  “sonrisa del destino”-, a más de uno le han puesto la cara colorada como en la tomatina de las fiestas de Buñol. En la isla de Blahnik, cada lunes como hoy se las ponen blancas de polvos talco con la llegada de los indianos, que es un rito muy acorde para limpiar un Estado corrompido. En ese baile, más de uno deja el zapato olvidado para que lo elijan presidente. El zapato de la Cenicienta es el enigma del momento. Hablando de Blahnik, caemos en la cuenta de que este país sigue descalzo desde el 20-D, como si no tuviera zapatos para ponerse a caminar. Y sin ellos no piensa. En la entrevista de Mábel Galaz en El País, Blahnik dice que Buñuel elegía el calzado que a sus actrices les haría interpretar mejor el papel.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

La Entrevista del Domingo de Diario de Avisos/LAS K-NARIAS: “Somos dos chicas de barrio que hemos recorrido el mundo cumpliendo un sueño”

KANARIAS FOTO 1 DE OSCURO

 

Fotos: ANDRÉS GUTIÉRREZ

Por CARMELO RIVERO

 

“Nosotras llevamos el Carnaval en la sangre”, afirman las K-Narias, las hermanas gemelas Gara y Loida, con 10 años de carrera musical, camino ya del undécimo, y un palmarés de éxitos en el reguetón y el pop latino que desmiente a quienes pensaban que serían un producto pasajero con la caducidad de una canción de verano. El amor propio y la fuerza de los sueños de niñez de ser artistas las ha mantenido en alto en la peor época de la industria musical, prosperando en un género de hombres casi excluyente, el reguetón, como una rara excepcionalidad.

Consideradas, a su llegada a Nueva York, por los críticos de espectáculos artistas revelación, se disponen en 2016 a un nuevo lanzamiento internacional junto a figuras renombradas, con el reto de que su nueva canción, Traicionero, suene en La Mega neoyorquina o entre en las listas del Billboard, la biblia de los éxitos musicales en Estados Unidos. “Sería una lotería”, afirma el mánager que ha dirigido toda su carrera, Carlos Zerolo, sobre la esperanza de cualquier artista de obtener algún día un Grammy, pero ya las multinacionales de la industria conocen la capacidad de resistencia de las K-Narias durante una década, su mejor aval. En el balance de este decenio figuran canciones millonarias en seguidores en YouTube, como uno de sus temas más veteranos, No te vistas que no vas, hasta el que las ha hecho célebres en los karaokes del mundo hispano: La conocí bailando, una canción que en Spotify, la aplicación de difusión masiva, registra ya 36 millones de reproducciones. Empezaron, precisamente, bailando en la comparsa Los Valleiros, o junto a Paulina Rubio y Carlos Baute, uno de los artistas invitados al Carnaval de Día en esta edición. Y se definen a sí mismas con “alma murguera”: Loida militó en los Triqui-Traquitos y Gara en Las Clóticas. Pero, más aún, como cuenta Gara, el Carnaval les dio la alternativa sobre un escenario para ser lo que hoy son.

-¿Cómo recuerdas ese momento?
“Un año fui candidata a reina y al siguiente, mi hermana y yo, estábamos sobre el escenario de la gala cantando y bailando al inicio de nuestra carrera. Había participado con la fantasía Yo soy el centro del epicentro, de Miguel Ángel Castilla, con el Centro Comercial el Mueble. No salí reina, pero como artistas el Carnaval nos dio suerte”.

-¿Para ustedes fue llegar y besar el santo?
“¡Qué va! No teníamos suerte en los castings, incluso de Operación Triunfo. Éramos bailarinas y cantantes de orquestas. Habíamos bailado en festivales multitudinarios, como Son Latinos, en Arona, ante centenares de miles de personas, y el día que lo hicimos en el Reggaetuning de 2004 en Tenerife caímos de pie. Todo salió redondo. Tuvimos un extraño protagonismo; hasta los de TVE tenían que ver con nosotras porque llevábamos en la camiseta publicidad de Deportes Salud y robábamos mucha pantalla. Al día siguiente, un periódico local nos sacó en primera bailando, en lugar de la estrella, que era Don Omar. Y al bajar del escenario, se acercó a Loida un conocido productor puertorriqueño, Rafael Camacho”.

-¿Qué te dijo? Era el kilómetro cero de una larga carrera.
“Me preguntó que si además de bailar cantábamos y fui avergonzada a buscar a mi hermana. Le cantamos Pero me acuerdo de ti, de Cristina Aguilera, y nos presentó a Carlos Zerolo, el organizador del festival, que quería formar un dúo de chico y chica. Al ser dos hermanas le alterábamos los planes y no parecía convencido, pero quedaron en avisarnos, y como no nos pidieron el teléfono, pensamos que habían querido ligar y que no iban en serio. A los dos días nos localizaron y viajamos a Madrid para hacer una prueba con los productores de Don Omar. Por cierto, pedimos que nos acompañara un amigo, porque no nos fiábamos, y cogimos el primer avión. Todo fue deprisa: en un salón del hotel, con voz mañanera, nos pidieron que cantáramos algo sobre la marcha. Como somos carnavaleras, les cantamos una apertura de Los Mamelucos basada en una canción de Michael Jackson, y un tema de reguetón, y Carlos se convirtió en nuestro representante hasta hoy. Tras muchas vivencias y algunos altibajos como en toda empresa humana, seguimos juntos luchando como el primer día en el mundo de la canción”.

-¿Dónde se incubó el sueño de ser artistas?
“Casi en la cuna. Desde los cinco años llevábamos bailando. A los 12 fuimos a clase de solfeo, canto y guitarra. Y a los 14 ya éramos artistas profesionales, en Sabor Latino, una orquesta de bautizos, bodas y comuniones. Más tarde, con Sarao Latino, hicimos giras por las islas y Galicia. Cuando, en segundo de Bachillerato y Bellas Artes en la Escuela Fernando Estévez, dejamos los estudios por la danza, nuestro padre se enfadó con nosotras casi un año. Él quería que estudiáramos. Pero un día fue a vernos actuar a una terraza de verano y se convenció de que ese era nuestro camino. Ahora está orgulloso de sus hijas y es un llorón, se emociona al vernos, porque sabe lo que hemos luchado”.

¿Trabajaban siendo menores por gusto o necesidad?
“Éramos una familia humilde y en casa no podían atender nuestros gastos. Si queríamos unos tenis Nike teníamos que currar. Aprovechábamos cualquier trabajito, en las tomateras, plantando en los invernaderos, o de dependientas en tiendas, y siempre en las orquestas, que era donde más se ganaba. Nuestro primer caché con 14 años en una orquesta fueron 10.000 pesetas”.

-¿Cuándo consiguieron el primer éxito con una canción?
“Sacamos dos temas con Multitrack: Tú te entregas a mí y Oye mi canto, que enseguida pegó. Canarias ‘oyó nuestro canto’ y nos llamaron de Crónicas Marcianas”.

-Ese bautizo fue sonado por el semidesnudo cromático.
“Queríamos marcar estilo. Somos muy de moda y bellas artes. Y fuimos con trenzas y el torso desnudo pintado, como habíamos visto en el bodypaint del Carnaval de Las Palmas. A Sardá y Boris Izaguirre les encantó y empezamos a ser reconocidas por las calles de Madrid. Ese fue nuestro look en el primer disco, 40 entre las dos”.

KANARIAS FOTO 2 DE OSCURO

 

-¿Cómo les recibió Puerto Rico, la factoría de reguetón?
“Allí están los grandes productores musicales. Es la antesala de todo. Cuando grabábamos, hubo un aviso de huracán y no podíamos salir del hotel. De repente, vemos en el canal internacional de TVE a Los Sabandeños y nos hartamos de llorar. La canariedad nos salía por los ojos”.

-¿Llamándose K-Narias las han nombrado embajadoras de las Islas?
“No, pero no importa. Somos muy canarias y profetas en nuestra tierra. Llevamos el nombre con orgullo”.

-¿Quién dio con la tecla del nombre?
“No fue un canario, sino un amigo italiano. Teníamos grabado el primer disco, pero no teníamos nombre y no nos gustaba ninguno: ni Las Cangris (las mejores, en la jerga puertorriqueña) ni Las Twins (gemelas en inglés). Y un día, tomando café con un productor italiano, Pino Sagliocco, nos dijo que en la industria del disco ya se hacía referencia a nosotras como las canarias, que por que no nos llamábamos así. Todos nos miramos y se nos iluminó la cara”.

-¿Cómo son las k-narias diez años después?
“Más maduras. Hemos evolucionado como artistas y personas. Jamás pudimos imaginar que íbamos a aprender y vivir tanto con nuestro hobby favorito. Todo comenzó con un gran amor por la música. Un día, José Feliciano nos dijo que siempre tuviéramos presente lo que sentíamos cuando cantábamos al principio, ya que muchos artistas acaban cantando por dinero”.

-¿Y cuál ha sido la mayor enseñanza de estos años?
“Somos dos chicas de barrio que hemos recorrido mundo cumpliendo un sueño y siendo testigos de nuestra época. Lo que importa es cómo reaccionas y hemos cambiado como personas y cantantes. Hoy nos preocupa menos el ego de artista. Queremos triunfar, de acuerdo, pero no basta. También queremos ayudar a los demás. No solo en conciertos benéficos, también de modo privado, sin cámaras. Hemos pasado por tragos muy duros, fans que se nos han muerto de cáncer. A veces, visitas a un fan en un hospital y sabes que ese gesto le hace feliz. Porque nosotras hemos sido también fans de artistas y sabemos lo que se siente. Y cuando te entregas a otras personas te llenas como ser humano. Al principio, nos obsesionaba llegar lejos como artistas. Pero pasan los años y vas adquiriendo conciencia de tu papel en la sociedad. Las K-Narias cantamos y bailamos, pero también somos una plataforma para los demás”.

-¿Qué ideario tienen las K-Narias a la vuelta de los años?
“Tres grandes ideales de amor a las personas, a los animales y a la naturaleza. Nuestros frentes de lucha. Abogamos por la paz y la defensa del medio ambiente, y creemos que muchos problemas se resuelven con amor”.

-Peace and love. ¿No es pecar de ingenuidad ante el calado de los conflictos?
“Amor en la política, ¿por qué no? Mirar por el pueblo es un acto de amor, si cumplen esa premisa. Si no, es que miran por ellos y no por los demás. Necesitamos un cambio y el primero es que nuestros dirigentes se dejen de pelear como niños. Hay una falta de respeto a gran escala. Cada vez hay mayores distancias políticas y religiosas y mayores dificultades para alcanzar acuerdos. Es el mal de nuestro tiempo. Nadie está en posesión de la verdad absoluta. En las parejas, cuando hay amor, se toleran las diferencias, las ideologías y religiones. ¿Por qué en la vida social no? Hay una clara falta de amor colectiva. Sí, la mayor parte de los problemas se resolverían con amor”.

-¿Ser cantantes iconos contra la violencia de género las ha convertido en feministas?
“Nuestra actitud no es revanchista, aunque denunciamos a los hombres con pañales, como el título de nuestro disco. La mujer ha experimentado una evolución positiva, pero aún quedan parcelas, desafíos y diferencias salariales que superar. ‘Todos tenemos que luchar’, dice nuestra canción, luchar por la igualdad. Los extremos son malos. Hombres y mujeres con los mismos derechos, debemos ser iguales”.

-¿Tienen una opinión formada sobre el aborto?
“Hay preguntas que no deberíamos responder, porque son muy personales. Nosotras nos hemos mojado por cuestiones sociales muy politizadas, pero en el aborto hay que respetar la posición de cada cual. Cada mujer debe actuar en conciencia. Preferimos no pronunciarnos”.

-“K-Narias dice No: ¡Mándense a mudar!” ¿Esa campaña contra el petróleo les pasó factura?
“Fue muy polémico en las redes sociales. Somos muy activas en Facebook, con más de 50.000 seguidores, y les explicamos que nuestra defensa del medio ambiente es innegociable. Había un debate en Canarias y había que mojarse, entonces nos hicimos esa foto mostrando las manos manchadas de piche, así como la cara y el pelo, y de fondo una plataforma petrolífera, con esa frase: ‘Mándense a mudar’. Nosotros defendemos a capa y espada el medio ambiente y las energías limpias”.

-¿Qué hubo del spot todavía inédito con Víctor Valdés contra el acoso escolar?
“Lo hicimos, bajo el eslogan Acabemos con esto, para denunciar el bullying, ahora por desgracia de actualidad a raíz de la carta del pequeño Diego en Madrid. Lo grabamos y costeamos, pero falta el apoyo de las televisiones. El making-of se puede ver en YouTube”.

-Murgueras, comparseras. Entonces, ¿son hijas del Carnaval?
“De ahí venimos. La fecha del año que más nos gusta es esta y salir a la calle disfrazadas lo más feas posibles, que es como mejor se vacila. Tenemos una fiesta asombrosa, que trabaja como nadie la ilusión: seis meses ensayando para actuar ante el público. Venimos de actuar en el Carnaval de Avilés (Asturias). El nuestro es un escaparate para los artistas locales, por su tradición musical”.

-¿Cuándo fueron conscientes del peso de la fama?
“En unos Carnavales, al principio, siendo novatas, entramos en un centro comercial de Santa Cruz a comprarnos un disfraz y empezaron a acercarse clientes a pedirnos autógrafos, hasta que llegó un momento que no podíamos movernos y tuvimos que salir escoltadas por los de seguridad. No estábamos preparadas para eso”.

-¿Hace 10 años, con No te vistas que no vas, se les disiparon todas las dudas?
“Es nuestro tema por excelencia. Pertenece a una época en que aún no estaban desarrollados los soportes de reproducción masiva en Internet, pero cosechó tal éxito que todavía nos lo siguen pidiendo y se nos pone la carne de gallina cada vez que lo volvemos a cantar. Lo compuso el puertorriqueño Master Chris y lo grabamos en Puerto Rico en 2005 para el primer disco, 40 entre las dos. Es un tema de desamor, el leitmotiv de nuestro repertorio, cuyo título obedece a lo que nos decían de chicas cuando nos portábamos mal: ‘No te vistas que no vas”.

EN EL PATIO DE LAS CASAS AZULESHasta los 12 años, Gara y Loida Hernández Rubio vivieron con el padre, tras separarse el matrimonio cuando las gemelas eran bebés. A ese período en La Cuesta siguió la etapa definitiva de Añaza, al mudarse a vivir con la madre, y se hicieron prosélitas de un barrio genuino de la periferia -se le decía de dudosa reputación- que halló en las hermanas gemelas dos juanasdearco muy mediáticas. Hasta Nueva York, donde vivieron más de un año, llevaron Añaza en el equipaje, y, cada vez que salió el tema, reivindicaron el buen nombre de su feudo tinerfeño, donde de niñas eran conocidas como las enanas del casete. En el patio de las casas azules solían bailar a todo volumen, “y los vecinos, en lugar de llamarnos la atención por la escandalera, salían a la ventana y nos aplaudían”. Era un patio comunal. Añaza arrastraba la leyenda negra de los años conflictivos de roces con la justicia, pero era agua pasada. Quedaba flotando ese baldón. “Y es una etiqueta injusta, porque vives al lado del mar, tienes centros comerciales a mano y hay una gran camaradería en el barrio”. Gara y Loida se reivindican humildes sin ambages y convierten su historia en una parábola: dos chicas de barrio que han tocado el éxito yendo de abajo arriba. Recuerdan de niñas los focos del aeropuerto del Sur que se proyectaban sobre la playa del Confital, donde veraneaban: “Nos imaginábamos que la arena era un escenario y bailábamos bajo las luces como si fuéramos dos grandes artistas”. Lo habían metabolizado con enorme fe desde que a los cinco años el padre las apuntó en clase de baile en el colegio Ángeles Bermejo de La Cuesta. Iban de natación a kárate, dibujo y danza, y esta última fue un flechazo. Vivían con los abuelos y el padre porque estaban mejor económicamente, “entre comillas”, que la madre. “Toño, nuestro padre, trabajaba de perrero, camarero o lo que fuera. Y Lidia, nuestra madre, limpiaba en la Escuela de Náutica. Abrías la nevera y la pobre muchas veces la tenía vacía”. Cuando eran todavía unas crías y actuaban de gogós, ella era “la típica madre que iba acompañando a las hijas y se quedaba dormida en la discoteca esperando”. Ambas, rodeadas de otros tres hermanos, proyectan casarse algún día y ser madres. ¿Y disolverán entonces las K-Narias o seguirán cantando? “Las mujeres tenemos derecho a tener hijos y continuar trabajando”. Si son niñas jugarán con sus madres de muñecas, pues existe el proyecto de sacar una versión infantil de K-Narias de plástico. Y, si la historia se repite, traerán más artistas al mundo, pues “ese gusanillo está en la familia: nuestra prima Guayarmina canta en un coro de góspel y el tío Joaquín es timplista”. ¿Hasta qué punto son iguales o distintas estas hermanas gemelas que dicen no tener secretos entre ellas? Gara -nombre guanche- nació cinco minutos antes y es más controladora; Loida -bíblico- es más relajada y bohemia. Y como se le daban peor las matemáticas, se cambiaban de pupitre y Gara le hacía el examen sin levantar sospechas. Ni su propia madre detectó que le había dado dos veces el biberón a Gara y ninguno a Loida hasta que esta rompió a llorar, y les puso un lazo azul y otro rosa, respectivamente. Sus actuales colores favoritos. También se hacían trastadas pueriles entre ellas, se quitaban momentáneamente los novios, por ejemplo, cuando una de las dos estaba enferma. Hoy Loida tiene novio y Gara no. Pero ya no se disputan la misma pareja. Y tampoco comparten todos los hobbies: Loida pinta piedras; Gara se ha aficionado a la gastronomía. Cuando conocieron a Azúcar Moreno comprobaron que entre hermanas siempre hay una que habla más que la otra. En este caso es Gara la que suele actuar de portavoz. No ha sido una historia corriente la de estas k-narias que hablan con una fácil familiaridad de otros países, donde triunfan y hacen amigos. “Colombia para nosotros es como Añaza en mayúsculas; nos quieren y apoyan como si estuviéramos en casa. Dentro de un mes volveremos allí de gira y será como un reencuentro”. No, no es una historia frecuente. Dos mujeres por esos mundos de Dios no lo han debido de tener fácil, y, sin embargo, cuentan su experiencia quitándole hierro. Una vez en América se vieron envueltas en una situación incómoda. Habían acudido a cumplir un compromiso profesional y se alojaron en casa de unas amigas de su anfitrión. “Empezaron a pasar cosas raras, veíamos que ellas no nos dejaban nunca a solas y que trataban de retenernos. Llegamos a preocuparnos, porque no sabíamos qué estaba pasando, qué pretendían. Hasta el último momento, cuando quisimos salir del país, nos estuvieron entreteniendo en el coche como para que perdiéramos el avión y por suerte logramos salir de aquella situación embarazosa. ¿Cómo? Con la sabiduría que te da este oficio para tratar a la gente”.

 

-¿Cómo les va a las K-Narias, tras la crisis del disco, con las nuevas tecnologías de difusión?
“Hay canciones sin ninguna promoción que se ganan rápidamente su sitio, como Salsa con reggaetón. En toda España y países como México o Colombia tararean con nosotras ‘canaria soy, traigo salsa con reguetón’. Pero, qué duda cabe, que nuestra colaboración con el Dr. Bellido, La conocí bailando, es la que más arrasa en las redes, con 36 millones de reproducciones en Spotify, la famosa aplicación de difusión en continuo”.

-¿Grabar con Feliciano, la mítica estrella latina de todos los tiempos, les marcó en el terreno personal?
“Con José Feliciano grabamos Un pedacito de Navidad en Mallorca, y se completó en Nueva York y Tenerife. Fue un encuentro entrañable, una gran experiencia humana inolvidable. Es una persona que lleva su condición de invidente con mucho sentido del humor. Sigue siendo alguien humilde. Los artistas más grandes, los consagrados, suelen serlo, y a veces los que están empezando se creen estrellas del rock. Pasa en todas las facetas. Uno de los canarios que más admiramos es Pedrito, no siendo futboleras, porque ha sabido luchar por sus sueños con humildad y trabajo, como nosotras, sin olvidar de dónde viene. Nosotras venimos de un barrio humilde como Añaza y hemos hecho realidad nuestros sueños. Algunos al principio nos decían que seríamos flor de un día, el efecto de una canción de verano. ¿Quién tiene derecho a decir eso? Si crees en ti, debes prepararte para oír cosas como ‘tú no sirves para eso’. ‘Si crees en los sueños, ellos se crearán’, dice Albert Espinosa. La mayor torta a tus detractores es demostrarles que eres capaz de durar. Hay gente a la que le molesta la felicidad de los demás, y deben darnos compasión. Nadie te toca en la puerta y te dice, ‘toma tu éxito’. Hay que currárselo”.

-¿Cómo encajaron vivir lejos de Añaza, en Nueva York?
“Nunca lo podremos olvidar. Habíamos firmado un contrato con la discográfica Ubo y no paramos de movernos por todo el país en 2006-2007: Chicago, San Francisco, Los Ángeles, Dallas, Miami… Trabajamos mucho. Hicimos amigos latinos, que fueron como nuestra familia. Por eso nunca aprendimos bien el inglés y ahora estamos estudiándolo en serio. Con ellos conocimos el Nueva York profundo. Nos metíamos en fiestas casi clandestinas en casas desconocidas donde en cada habitación sonaba una música diferente. Ese Nueva York underground de Brooklyn que hemos visto en algunas películas. Sin embargo, a nosotras Nueva York nos pareció una ciudad segura. Íbamos sin problemas a hacernos las trenzas con las negras del Bronx. Debutamos en el Madison Square Garden, en un concierto increíble con los grandes del reguetón. Éramos las únicas mujeres. Y cantamos en la legendaria Mansión Playboy”.

-¿Cuándo se les abrieron las puertas cerradas al reguetón?
“Cuando vieron que éramos mujeres defendiendo a mujeres y que nuestro repertorio era reivindicativo frente al hombre dominante. Al principio es verdad que los medios nos censuraban los videoclips alegando que la temática era machista. Fueron inicios duros, de restricción. Es que hay que acordarse de que en España hubo un boicot al reguetón”.

-Con ustedes ha crecido una generación y surge otra que viene detrás.
“Es cierto. Hemos visto crecer a niños de cinco años que hoy son adolescentes. Ya tenemos una generación que se ha hecho adulta escuchando y bailando nuestras canciones. Y hay un público infantil estupendo que nace de la etapa en que presentamos en la TVC el programa matinal Chiquito club. El título del disco Cuando seas grande, lo entenderás nos lo decía nuestro padre”.

-¿Por qué las llamaban las enanas del casete?
“Porque siempre íbamos con nuestro casete a cuestas para cantar y bailar en el barrio, el colegio, el instituto… El otro día -cuenta Loida- me encontré a mi profesora de Lengua, del instituto, y me dijo que se acordaba de cuando me enfadé porque no me dejó cantar en clase”.

-Algunos enfatizan las chicas de Añaza con segundas.
“Y da rabia. Aunque nacimos en La Cuesta nos identificamos con Añaza, adonde fuimos un día con 12 años junto a nuestra madre. No hay derecho a que se siga hablando de Añaza despectivamente, cuando del barrio han salido artistas, deportistas y gente muy válida. La modelo internacional Joana Sanz, novia del futbolista Dani Alves, es de Añaza. La piscina municipal del barrio lleva el nombre de Dácil Cabrera, nadadora paralímpica de élite mundial. Una vez, nos discutían el caché de una actuación, y cuando nuestro representante les recordó nuestra trayectoria dijeron, ‘bueno, sí, y vienen de Añaza’. Es triste ese estigma”.

-Ahora Loida es morena y Gara rubia. ¿Cuándo se saltaron la ortodoxa gemela?
“En el quinto disco, Yes we are (donde hay una colaboración con Jerry Rivera), ya dejamos de ser iguales, cada una con su identidad. Loida pasó a ser pelirroja y Gara lucía mechas californianas. Somos camaleónicas, transgresoras y sexys, sin llegar a lo vulgar”.

-En 2016 vuelven de lleno al reguetón, como si retornaran a los orígenes del fenómeno K-Narias.
“Estamos ahora mismo regrabando con Olga Tañón (dos veces ganadora del Premio Grammy y tres del Grammy Latino) y otros artistas sorpresa, nuestro nuevo tema, Traicionero, de Pedro Pérez, y ultimamos el lanzamiento nacional e internacional. Volvemos al reguetón de lleno porque nos apetecía y a petición de nuestros fans, que son incondicionales. Ellos nos están siempre proponiendo ideas, como ir a Eurovisión. Como lo de hacer cine o lanzar una línea de moda. Son cosas que están ahí. Todos los años, tras nuestro cumpleaños, solemos hacer una quedada con los presidentes de los clubes de fans. Nos vamos al monte en Tenerife y Gran Canaria”.

-¿Y organizan una chuletada?
“No, somos vegetarianas; en esos encuentros, cada cual come lo que le apetece. Hace tres años nos impactó un documental sobre el sufrimiento de los animales sacrificados para el consumo humano y nos hicimos vegetarianas. Así ayudamos a la naturaleza, al medio ambiente, a los animales y a nuestra salud”.

-¿Les ha sentado bien el cambio de dieta?
“A mí, en particular -responde Gara-, me gustar correr y hago running. El año pasado corrí en Tenerife en el InfinityXtrem, de 12 kilómetros, más natación y obstáculos militares. Dicen que los vegetarianos no aguantamos ese trote. Muchos abandonaron, pero yo completé la carrera. Las noticias sobre carnes procesadas y cáncer no dejan de ser preocupantes”.

-¿Se obsesionan con el físico?
“Puedo decir -continúa Gara- que me pasó un cosa muy desagradable. A los 16 años, además de bailar y cantar, soñaba con ser modelo profesional de pasarela y fotografía. Una vez, en un shooting, donde me probaba la ropa para un pase, veo que ninguna me servía, y le pregunto a la diseñadora si tenía otra talla. Entonces, me dijo que no era su problema si la modelo estaba gorda. Entré en una crisis de bulimia que me duró años. Comía y vomitaba. Y con ayuda de médicos y psicólogos lo superé, aunque permanece latente toda la vida. Por suerte, no he vuelto a tener los síntomas. Soy una persona más segura. Pero desde entonces sé bien el daño que puede hacer un comentario desafortunado. Después ha habido todo un debate sobre las modelos con curvas”.

-¿Han pensado tirar la toalla?
“No una, ni dos, sino muchas veces, pero nunca en serio. Espiritual y humanamente, encuentras mucha maldad y competencia insana en este mundillo. Nosotras no competimos con nadie, porque el mundo es tan grande y hay tantas personas en él que hay gente para todos los gustos. Cada persona tiene un don. No hay que imitar, sino ser lo que cada uno es. Estás todo el día luchando para conseguir que tus canciones suenen. Y es agotador. Pero hemos aprendido a tener paciencia. Nunca sabes cuándo te va a ir bien. No tienes un sueldo, dependes del éxito. Psicológicamente, ser cantante no es estable”.

-¿Han sabido ahorrar?
“Somos chicas precavidas, pensamos en el día de mañana. Acabamos de comprarnos una casa con dos plantas, cada una en la suya”.

-¿Han corrido peligro alguna vez?
“En México DF, durante una actuación en 2009, se produjo un terremoto, tembló todo, pero por fortuna no hubo víctimas ni daños y pudimos seguir cantando”.

-¿Cuánto aman a Canarias las K-Narias?
“Con locura. Somos más canarias que el gofio”.

 

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?

POR QUÉ NO ME CALLO. MONTALBÁN, UMBRAL Y LAS UVAS DORADAS

 

Pedro J. Ramírez, en el Foro Premium del Atlántico, de DIARIO DE AVISOS/F: Fran Pallero.

Pedro J. Ramírez, en el Foro Premium del Atlántico, de DIARIO DE AVISOS/F: Fran Pallero.

 

A Manuel Vázquez Montalbán le habría encantado venir a Tenerife al Foro Premium a hablar de su Cataluña sentimental como un ‘polaco en la corte del rey Felipe VI’. ¡Tenía tantas cosas en la cabeza! (y le gustaban las papas arrugadas de Canarias que le enseñó a cocinar Juan Benet). Saldría a colación La Habana en la que Dios entró dos veces, una con Juan Pablo II para ver y otra con Francisco para hacer. Pero Montalbán (escritor, poeta, periodista) está muerto, salvo el detalle de que aún perdura en los libros que escribió en carne y hueso, y su espíritu errante regrese cada vez que quiera para revivir la farsa de la vida en las estancias de su castillo, de este lado del cuento, que prosigue tras los muros en una trama de Lovecraft. En la revolución francesa, en la que, que según cuenta Pedro J. Ramírez se inspira la ira de Pablo Iglesias, se pasaban por la guillotina a los líderes que antes de irse se llevaban por delante su ración de girondinos o jacobinos haciendo una orgía esplendente  del mero ajuste de cuentas. Ramírez trajo bajo el brazo una cita que lleva el cuño de Gramsci para explicar este momento de estragos sin líderes que vive España como un ejército en el campo de batalla sin jefes: “cuando lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer”. El periodista y político marxista italiano remataba, en el original, su axioma sobre tal instante fronterizo en la historia de todo pueblo, afirmando que en el claroscuro de ese paréntesis entre el final de una etapa y las demoras de la nueva, “surgen los monstruos”.

Manuel Vázquez Montalbán con el Subcomandante Marcos en Chiapas.

Manuel Vázquez Montalbán con el Subcomandante Marcos en Chiapas.

 

Fue una advertencia de novela negra –ahora que el género circunda Santa Cruz- o a la medida de Edgar Allan Poe (narrador, poeta y periodista, por cierto, como Montalbán), cuya manera de narrar el terror lo hace tan actual en este tiempo. Esa imagen gramsciana de interregno entre dos mundos que no aciertan a darse la mano –lo viejo y lo nuevo- con que el lunes retrataba Pedro J. en el Foro Premium del Atlántico de DIARIO DE AVISOS esta travesía de entresiglos, entreespañas y entretransiciones (1976-2016),  me trajo a la memoria la novela inolvidable de Margerite Yourcenar, ‘Memorias de Adriano’. En ella toma prestada de Gustave Flaubert una larga sentencia que a mí se me quedó grabada: “cuando los dioses ya no existían y Cristo no había aparecido aún, hubo un momento único, desde Cicerón a Marco Aurelio, en que solo estuvo el hombre.” En el conmovedor relato, Adriano es ese hombre a solas que dirige una epístola a su nieto adoptivo y sucesor, Marco Aurelio, en la que le regala su voz escarmentada que le habla de la vida, el amor y sus desgracias, pues late en todo el testamento la pasión por su amante, Antinoo, y la herida incurable del dolor que le produce su muerte. Los marcoaurelios de hoy pretenden saltar al ruedo sin escuchar los consejos de los adrianos que les precedieron. Es verdad que el fantasma de Suárez nos merodea bajo la apariencia física de Albert Rivera y que este le secunda en parte sin rubor. Pablo Iglesias quisiera reencarnar a Robespierre, aunque Pedro J. lo asocie más con Danton que era un gran orador histriónico en la Convención Nacional francesa, un showman inteligente, sin embargo, enemigo del Terror de Robespierre.

La guillotina tuvo mucho trabajo durante la Revolución francesa/historiaybiografias.com

La guillotina tuvo mucho trabajo durante la Revolución francesa/historiaybiografias.com

 

Pero salvo ese deja vu de Rivera y Suárez, de Ciudadanos y UCD, lo cierto que este desierto tiene es que vivimos huérfanos, sin grandes cabezas. Guillermo Van de Waal (su vida, su historia en las islas oceánicas primitivas es capítulo aparte, acudan a verla en la Sala Mac) me contaba el otro día que en Papúa Nueva Guinea los cazacabezas degollaban a sus semejantes para apoderarse de su espíritu. En Francia las cortaban con cuchilla de acero al trangallo sobre el cadalso (“no os olvidéis de mostrar mi cabeza al pueblo; merece la pena”, fueron las últimas palabras de Danton antes de que le amputaran la suya). La democracia española está decapitada, y uno de esos dioses que se había ido, como diría Flaubert, antes de que llegue el mesías, es alguien que ocupa cuatro páginas en El País, pero maldito caso le hacen en su propio partido. Yo tengo la impresión de que si volvieran provisionalmente Felipe González –a quien, en efecto, el difunto Txiki Benegas llamaba “dios” en la célebre charla de  Motorola- y los pocos que quedan de los dinosaurios de la Transición, habría nuevos pactos de la Moncloa y cuatro reformas bien hechas para arreglar la ley electoral, el Estado de las Autonomías, la Carta Magna y lo que toque, y poner el Estado a andar de nuevo sin titubeos. Luego se irían los dioses a su olimpo tras dos años de terapia de choque y que vengan los siguientes ya con la casa en pie. Los nuevos cachorros se llenan la boca con la palabra regeneración, pero no todos están a la altura de la nobleza de ese lenguaje. Tiene razón Eligio Hernández cuando dice que muchos de ellos no leen. Iglesias y Rivera presumían de Kant sin haberlo olido siquiera. No es ninguna tontería la cara de desamparados que se nos ha puesto, sin padres de la democracia ni esperanzas de tenerlos a la vuelta de la esquina.

María España y su marido, Francisco Umbral/avuelapluma.com

María España y su marido, Francisco Umbral/avuelapluma.com

 

Yo echo de menos, decía, a Vázquez Montalbán, no solo por la saga de Pepe Carvalho, sino también por la sagacidad de sus columnas y ensayos; ahora se daría gusto con las rondas del Rey (‘La Ronda’, aquel programa de radio, en la prehistoria), los pactos imposibles en la Corte del Reino y el procés de Puigdemont (otro del gremio: periodista). Y busco a veces como un poseído desmemoriado la columna diaria de Umbral en la última de ‘El Mundo’, ansioso de metáforas ingeniosas para matar el tiempo con ayuda de sus musas. Pero los dos (dioses) no están. Que bajen del cielo o que Iglesias –la otra Iglesia- lo asalte y los traiga. Umbral dijo al marcharse, en el lecho de muerte, a su esposa, María España, dos palabras por último: “uvas doradas”. Tenía por leit motiv el brillo de las uvas amarillas. Nos falta eso, la luz de los días y las ideas, y el sol en la cabeza.

Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión 1 comentario

La Entrevista del Domingo de Diario de Avisos/PEDRO J. RAMÍREZ: “Sánchez irá al foso de los leones de la investidura huyendo de Susana Díaz”

fp Pedro J Ramirez30.jpg

 

Fotos: FRAN PALLERO

Por CARMELO RIVERO

 

Al concluir su intervención, el pasado lunes, en el Foro Premium del Atlántico, de DIARIO DE AVISOS, Pedro J. Ramírez volvía a ponerse el mono (con tirantes) de periodista y abría la tablet para revisar las últimas noticias que difundía El Español, el diario digital que acaba de fundar y dirige convencido de que se trata de su aventura definitiva. Aquí repasa -y repiensa- los episodios más polémicos o escabrosos y los momentos felices de su vida. Al término de la entrevista, dudó tras una pausa la respuesta a la pregunta de si piensa escribir sus memorias, acaso un proyecto arriscado para este premio Montaigne, la de historiador de sí mismo, tras sus éxitos editoriales sobre la Revolución francesa y el hallazgo de documentos inéditos del trienio liberal del siglo XIX en una testamentaría.

El látigo de los casos Bárcenas, GAL y 11M, que contaminan la vida política de este país en los últimos treinta años, irrumpe de nuevo en escena, tras ser defenestrado en El Mundo -el periódico que fundó y dirigió durante un cuarto de siglo-, convencido de que ya Nohacefaltapapel, nombre de la empresa editora. La versión online de Ramírez es frenética, minuto a minuto, como una emisora de radio televisada que se imprime en el aire, y a cada instante, mientras cena y conversa en la víspera o aguarda al día siguiente el taxi que lo traslade al aeropuerto de vuelta a la jungla de Madrid, no se separa de sus dos oficinas volantes, el iPad y el smartphone. “Hace tiempo que no cojo un periódico en las manos”, dice liberado de una adicción a cambio de otra.
A las puertas del comité federal socialista de ayer, acepta desenredar la madeja de los pactos de gobierno tras el 20D, en tanto el rey suma su segunda ronda de portavoces en las semanas en vilo. Y es lo más parecido a un cambio de ciclo, como en el 76, dice,aquel año vector que transitó entre dos épocas, “cuando lo viejo aún no ha muerto y lo nuevo no ha terminado de nacer”, afirma tomando la sentencia de Gramsci. Él mismo estuvo a punto de morir en una etapa dividida de la historia de España a manos de un etarra excompañero de colegio en 1985 -se acaban de cumplir 30 años- y está persuadido de que ahora es tiempo de consenso y periodismo. De periodismo digital, por supuesto, como le dijo en Londres Rupert Murdoch, el zar de la prensa impresa.

-¿El Español es el proyecto de su vida, tras El Mundo?

“Nunca miro para atrás, y, sí, este es ahora mi proyecto definitivo. Me siento orgulloso de todo lo que he hecho antes, pero lo pasado, pasado está y este es mi último gran proyecto. Aunque Montanelli lanzó La Voce con más de 80 años. Pero, no, todo mi entusiasmo y mi energía están depositados en El Español. Estoy siendo muy feliz al poner en marcha con mis compañeros este nuevo medio sin hipotecas, con un modelo de negocio basado en ingresos por venta de publicidad y de contenidos, con miles de suscriptores. Entraremos en equilibrio en el segundo año de vida, y en rentabilidad en el tercero. En tres meses ya somos tres millones de usuarios. Nunca pude soñar un crecimiento tan vertiginoso y acabo de perder una apuesta con los consejeros del periódico,una cena que pagaré con gusto”.

fp Pedro J Ramirez10.jpg

 

-Hace 35 años, debutó con 28 de director en Diario 16 para resucitar a un muerto.

“El periódico estaba sentenciado, y el propietario, Juan Tomás de Salas, habrá pensado, ‘bueno, ya que lo voy a tener que cerrar, vamos a ver si a este chico, que ha venido de América se le ocurre algo’. Lo levantamos. Fue, creo, un periódico de referencia en los años 80 de defensa militante de la democracia frente al golpismo, y de no condescendencia con González”.

-¿Usted y Felipe González son irreconciliables?

“Por mí no. Pero tengo la impresión de que él ha convertido mi demonización en una especie de coartada vital que le ahorra el darse a sí mismo explicaciones o dárselas a los demás de por qué los españoles le dieron la espalda y de por qué él va a quedar en las hemerotecas y en los libros de Historia con cosas positivas, que también las hizo, pero asimismo con el enorme baldón de haber puesto en marcha una trama de terrorismo de Estado y de haber consentido la corrupción a su alrededor”.

“Sánchez no tiene la envergadura que la ocasión requiere, y en el PSOE se ha creado el mito Susana Díaz”

-¿Cómo inició las primeras pesquisas del GAL?

“Todo se pierde en la bruma de los tiempos. Un día llegó a la redacción de Diario 16 un chico que trabajaba en Deia y se llamaba Ricardo Arques. Había descubierto pistas que eran complementarias a las que Melchor Miralles estaba ya investigando en nuestro periódico sobre la relación entre el aparato del Estado y el Gobierno con la trama de los GAL, y Deia el PNV no le dejaba publicarlo. Entonces, lo contratamos y se unió a Melchor en la investigación. El redactor jefe que se reunió con Ricardo Arques era Fernando Múgica, uno de los mejores periodistas que yo he conocido, que atraviesa problemas graves de salud. Siguiendo las pistas de Arques y una garganta profunda descubrimos un zulo en el sur de Francia, donde, enterradas en una caja, había una serie de pruebas -una pistola, una peluca, documentos de identidad falsos- que sirvieron a Garzón para llegar a los mercenarios portugueses, que identificaron a Amedo y Domínguez como los policías que les habían contratado. Fue entonces cuando el 6 de diciembre de 1988, el Día de la Constitución, Felipe González, siendo jefe del Gobierno, me abordó en los pasillos del Congreso, primero irónicamente y luego muy crispado, y señalándome con el dedo me dijo, ‘lo único que nosotros tenemos que negociar con ETA es que si ETA nos deja de matar a nosotros, nosotros les dejaremos de matar a ellos’. Una foto inmortalizó ese momento; él niega haber dicho tales palabras, pero yo sigo escuchándolas cada vez que sale a colación el tema. Ahí se fraguó mi destitución, en marzo del 89, como director de Diario 16”.

 

PEDRO J. RAMIREZ SONRIENTE Y MANOS

 

-¿Por qué traza un puente entre 1976 y 2016?

“En el sentido de que hay un régimen con síntomas de agotamiento como en la Transición;surgen nuevas opciones políticas; hay una gran incertidumbre y el más audaz puede cambiar las cosas, y el papel del periodismo vuelve a ser determinante. Tiene todos los problemas y los atractivos de una encrucijada, sin querer comparar el régimen constitucional del 78 con el franquismo”.

-¿Hay paralelismos entre los dos reyes, padre e hijo?

“El Juan Carlos de 1978 se parece bastante al Felipe VI de 2016. En aquel entonces, todavía no había llegado la reválida del 23F, había grandes dudas sobre si él se consolidaría en la Jefatura del Estado y no había empezado a hacer tonterías y cosas inaceptables. Hay en esto una nueva oportunidad para la monarquía”.

“Rajoy protegía a Bárcenas para que no se supiera que cobró sobresueldos prohibidos por la ley cuando era ministro de Aznar”

-¿Qué de remoto es que su hijo pueda verse abocado, a su vez,a afrontar un disgusto militar por Cataluña?

“No, yo no creo. Como alguien decía, hay más posibilidades en estos momentos de que se movilicen los notarios que los oficiales del Ejército. El 23F fue una vacuna fulminante respecto al ridículo que hicieron los militares. Ahora estamos en la UE. Otra cosa sería si se consumara una ilegalidad y los poderes constitucionales no reaccionaran. Pero eso es impensable”.-¿Va a haber Gobierno o elecciones? ¿Y estabilidad?

“Desde luego, a expensas de la coyuntura internacional, estabilidad hay, y la dan la Corona, la UE y el presupuesto aprobado. Pero a mí me gustaría que hubiera un presidente de consenso fruto de una gran coalición de PP, PSOE y Ciudadanos. Creo que si fracasa la investidura de Sánchez, una vez bloqueada la de Rajoy (al declinar la oferta del Rey no tuvo el sentido de Estado del que alardea), va a haber una lógica presión para que ambos dejen de ser obstáculos. Sánchez no tiene la envergadura que la ocasión requiere, y en el PSOE hay tal ansiedad en torno al mito de Susana Díaz que hasta que no se materialice y veamos lo que da de sí, va a haber un gran desasosiego. Sánchez va a ir al foso de los leones de la investidura huyendo de Susana, pues pensará ‘si muero, que sea en la gloria de la contienda parlamentaria’, y a su comité federal le preocupa que salga con la abstención de los independentistas.Todavía no hemos llegado a la fase del casting para elegir el presidente de la Gran Coalición. El anterior presidente del Congreso es un candidato posible y lo son Josep Piqué, Manolo Pizarro y, en menor medida, Gallardón. Si es un Gobierno PSOE-Ciudadanos, con la abstención del PP, tendría sentido la hipótesis de Susana Díaz o Pepe Bono.Rivera es otra posibilidad, tras sus buenos oficios para formar la mesa del Congreso. Un presidente para dos años. La Constitución permite que no sea diputado y en España hay mejor gente que en las cúpulas de los partidos. A Rajoy, a Iglesias y al sector de Susana les interesa ir a elecciones. El problema de Podemos es Susana Díaz con su patriotismo español genuino y no impostado. Hay un flanco vulnerable de Iglesias, sus relaciones peligrosas con el independentismo catalán.Y en cuanto a Rajoy, lo único que le queda -si logra seguir- es apelar al miedo a Podemos, al separatismo catalán y al terrorismo islámico. Pero creo que se llevaría una sorpresa ante el ascenso de Rivera”.

“Felipe González me dijo: “Lo único que tenemos que negociar con ETA es que si nos deja de matar a nosotros, nosotros les dejaremos de matar a ellos”

-¿Su desencuentro con Rajoy fue por Bárcenas?

“Yo ya empecé a decepcionarme cuando en lugar de bajar los impuestos, los subió. Aquello era el timo de la estampita, una estafa. Hubo otro engaño decisivo en relación al Consejo del Poder Judicial, clave para la regeneración, pues mientras los jueces no se sientan independientes, será imposible que recaiga el justo castigo sobre los políticos corruptos. Es evidente que Rajoy protegía a Bárcenas, para que no se supiera que había cobrado sobresueldos prohibidos por la ley cuando era ministro de Aznar. Yo lo denuncié y el presidente y todo el aparato de mediocres que le rodea -gente de quinta categoría, como Carmen Martínez Castro, Secretaria de Estado de no sé qué, que era la chica de los cafés en el programa de Antonio Herrero, petarda integral; Moragas y unos cuantos más que hay en Moncloa- me convirtieron entonces en un enemigo a batir, y pasó a ser un objetivo político conseguir mi destitución como director de El Mundo. Hay una pérdida del margen de independencia de los propietarios de los periódicos, como consecuencia del hundimiento de la cuenta de resultados. Publiqué mi artículo Cuatro horas con Bárcenas y los sms del jefe del Gobierno, y, finalmente, fui destituido. En los boletines del Observatorio de la Publicidad, de AEDE, se comprueba que en esos últimos seis meses la inversión publicitaria de los grandes del Ibex cayó a plomo en el periódico y en el mismo momento que yo salgo se recuperó. Nunca agradeceré suficientemente a los propietarios de El Mundo que me hayan financiado el lanzamiento de un medio independiente como El Español”.

-Usted dijo en el Foro de DIARIO DE AVISOS que entre Rajoy e Iglesias hay complicidad. ¿Lo retira o lo reitera?

“Dije que hay una sintonía entre Iglesias y Rajoy que escandalizaría a sus respectivos votantes si tuvieran acceso al intercambio de mensajes entre ambos. En lo personal, son los que mejor se llevan, el uno juega a favor del otro. Les interesa escenificar el miedo y el odio. Un día podrá descubrirse que entre ellos había un pacto Ribbentrop-Molotov, como el de nazis y soviéticos. Aquí no hay riesgo de confrontación como hace 80 años, sino de que ambos representen un enfrentamiento cainita que no se creen ni ellos. Y creo que no les valdrá de nada. Si hablamos de las dos Españas, yo me apunto a la tercera”.

“Zapatero es el ser humano más normal y quizá la mejor persona que ha pasado por la Moncloa”

-¿Su relación con Pablo Iglesias es fluida?

“Sí, es un hombre interesante. El más espabilado de la clase y el más audaz. Nos une la pasión por la revolución francesa, da gusto encontrar a un político con el que hablar de Danton, Robespierre o Marat. A él le gustaría ser Robespierre, el incorruptible. Pero yo lo veo mucho más con las virtudes y los defectos de Danton, por esa picaresca de que cualquier cosa que haga sea notoria: ‘Antes muerto que sencillo’. Decía Ortega que a las Cortes se viene a todo, menos a tres cosas: a hacer el payaso, el tenor y el jabalí. Iglesias hace las tres y quiere ser el tenor, pero está a un paso del ridículo”.-¿Qué está escribiendo el “historiador autoinvitado” tras hacerlo, precisamente, sobre la Revolución francesa?

“Desgraciadamente, nada, porque El Español es un trabajo full time. El primer naufragio fue el primer libro de la materia escrito por un español y editado en Francia. ¿A qué más puedes aspirar que a lograr un bestseller y que te lo presente Giscard en un sitio como el Palacio des Invalides? Todas mis vanidades han quedado colmadas. Y, luego, para mí fue una suerte del destino descubrir el archivo de José María Calatrava, el último jefe de Gobierno del trienio liberal. Ahí aparece un general canario que defendió los últimos bastiones en la Cortadura de la bahía de Cádiz”.

-¿Se siente galdosiano?

“Siento una enorme admiración hacia Pérez Galdós, aunque su exactitud histórica deje mucho que desear. Uno de sus personajes ficticios describe a Calatrava a punto de tomar el barco para huir de Sevilla, cuando ya se había ido por tierra acompañando al rey en un viaje azaroso a través de las marismas. Pero Galdós es un gigante del periodismo y la historia”.

-¿Qué papel le reserva esta última a su favorito, Albert Rivera?

“Tiene 36 años y es lo mejor que le ha sucedido a la política española en mucho tiempo. Yo creo que va a ser la figura más importante del centro-derecha en España en el futuro. Ahora sería una carambola que fuera presidente. A veces sucede. En Borgen, la serie sobre Dinamarca, hay un desenlace de ese tipo”.

“Vasile y Mauricio Casals, dos señores de horca y cuchillo, me vetan en televisiónporser un liberal peligroso”

-¿Cuál ha sido la situación más delicada de su vida?

“El 23F, cuando una unidad venía a tomar la sede del periódico (al final le ordenaron dar la vuelta), no sabíamos si para matarnos o detenernos. Yo tenía colgado de la pared un grabado de Botero, que ridiculizaba a los milicos colombianos. Entró el consejero delegado y me preguntó, ‘¿oye, qué vamos a hacer?’. Y le dije, yo lo único que voy a hacer es quitar el cuadro por si acaso. En lo personal y en lo profesional fue un momento muy complicado cuando los secuaces de Felipe montaron toda aquella historia del video. Intentaron mi asesinato civil y profesional, pero, claro, yo no me dejé matar”.

 

fp Pedro J Ramirez12.jpg

 

-¿Cómo reaccionó?

“Decidí luchar por la verdad. Dije, vamos a averiguar quién ha hecho esto y para qué. Yo no tenía que dar explicaciones a nadie más que a alguna persona de mi familia en relación con las escenas filmadas por una persona escondida. Me habían tendido una trampa. ¡Hace casi 20 años! ¡Cómo pasa la vida! La sociedad española no era la sociedad rijosa del vecino del quinto obsesionada por la sexualidad de los demás. Se equivocaron de persona y de país, y terminaron en la cárcel. Aunque Rafael Vera quedó absuelto por falta de pruebas, según la sentencia, y luego Goñi Tirapu, cuando ya era cosa juzgada, contó en una entrevista periodística que él le dio la pasta para pagar a los implicados”.

-¿Por qué ETA lo quiso matar?

“Solo sé que pretendió matarme a la salida de un partido de baloncesto. Allá por septiembre de 1995 recibo una carta de mi antiguo compañero del colegio de los Maristas de Logroño Juan Manuel Soares Gamboa, arrepentido,exmiembro del Comando Madrid de ETA, que estaba en la cárcel de Soto del Real. Y me dice literalmente, ‘Pedro,¿estás sentado? Pues siéntate antes de comenzar a leer’. Y el tío me cuenta con pelos y señales: ‘El día tal del año 85…’, en el que el Comando Madrid -por orden de Txiquierdi y Santi Potros- desarrolló un operativo para asesinarme a la salida de un partido de baloncesto en el Instituto Ramiro de Maeztu. Me explicó cómo en un piso franco en la calle de Carranza prepararon un artefacto explosivo compuesto por varias granadas unidas con una especie de sedal de pesca para ponerlas en la rueda de mi coche. Que él acudió con otro al partido para identificarme. Ese día yo no fui a ver el Estudiantes con el Joventut y salvé mi vida. Luego, en una entrevista en televisión, le pregunté, ‘¿por qué querías matarme?’ y me dijo, ‘tú eras un enemigo del pueblo vasco y yo te conocía del colegio’. Y entonces le recriminé, ‘¿pero tú te das cuenta de que si yo hubiera ido a ese partido no habrían nacido dos de mis hijos, nunca hubiéramos fundado El Mundo… ¿No os dais cuenta de lo que supone cercenar la vida de las personas?’. Él se escudaba en que ‘lo decía la organización, era monstruoso, pero era lo que había”.

-Y usted, por su parte, entrevistó a ETA.

“Más que una entrevista fue una discusión. Yo siempre había dicho que me hubiera gustado entrevistar a Txomin Iturbi, antes de que muriera, y la hermana de una periodista de Diario 16, Mamen Gurruchaga, corresponsal en San Sebastián (que había sido objeto del lanzamiento de un coctel molotov en el vestíbulo de su casa) era la defensora de uno de los miembros de la cúpula de ETA, Txelis, Santacristina, que acabó fuera de la banda. Conseguimos que me diera una entrevista y empecé preguntando por los asesinatos de niños. Es una entrevista que queda. Creo que el periodismo debe llegar a todas partes, pero no prestarse a la propaganda”.

-¿En este género que nos convoca, cuál fue su mejor trabajo?

“La entrevista que le hice a Ortega Lara, cuando ya no era director de El Mundo, que se publicó en el suplemento Crónica, fruto de varios encuentros en los que reconstruyó, como no lo había hecho nunca con nadie, su cautiverio y especialmente su dilema moral cuando había decidido suicidarse, las conversaciones que mantuvo en voz alta con Dios para explicárselo”.

-¿Amén de la ciudadanía, qué presidente puede decir que acabó con ETA?

“Técnicamente, Zapatero terminó con los atentados, pero Aznar tiene muchísimo mérito en haberle plantado cara hasta debilitarla. Yo creo, que es un triunfo del sistema democrático frente a la barbarie”.

-¿Qué opinión tiene de Aznar?

“Tengo muy buena opinión de los años de Aznar, sobre todo de la primera legislatura. Lo de Irak y otras cosas fueron un desastre, como el dedazo del sucesor”.

-¿Por qué con Zapatero se llevó tan bien?

“Y seguimos teniendo buena relación, como con Aznar. Con los ex, menos con Felipe. Yo creo que Zapatero es el ser humano más normal y quizá la mejor persona que ha pasado por la Moncloa. Desde luego, es la persona a la que el poder ha cambiado menos. Y la que mientras lo ejerció se comportó de la manera más normal, pese a las críticas, y vaya si las hubo y yo se las dirigí. Lo del talante de Zapatero no es una impostura, es verdad”.

-¿Su afán por ahondar en el 11M a qué le condujo?

“Me siento muy orgulloso del empeño de buscar la verdad del 11M, muy frustrado por no haberla conseguido y muy sereno porque por mí no ha quedado. Hay injusticias clamorosas como que un pobre inocente como Jamal Zougam se vaya a morir en la cárcel”.

-¿Inocente pese a la condena milenaria?

“He hablado con gente del SUP (Sindicato Unificado de Policía) que no tiene ninguna duda de que Zougam es inocente. Un tipo al que se le condena porque lo han reconocido dos rumanas, a las que a cambio se les ha dado la nacionalidad y la indemnización correspondiente. Un tipo que estuvo hasta las doce de la noche del día anterior en el gimnasio levantando pesas, en vez de purificándose ritualmente, cuyas huellas no aparecen en ninguno de los escenarios, y que lee en la prensa que han encontrado la mochila de Vallecas con un lote de tarjetas de móvil vendidas en su locutorio. Si él hubiera intervenido, habría puesto pies en polvorosa. Vamos camino de doce años de los hechos y sigue proclamándose inocente en vez de reivindicar con orgullo yihadista los muchos infieles que mataron las bombas”.

-¿Recogerá El Español ese testigo de El Mundo?

“Yo no estoy obsesionado con el 11M, pero, desde luego, cualquier nueva pista la aprovecharé para seguir insistiendo. Cuando termine el siglo XXI, uno de los hitos será el día en que mataron a ciento noventa y pico personas para alterar un proceso democrático sin que fuéramos capaces de averiguar quién, cómo y por qué”.

-¿Cómo se fraguó su amistad con Umbral?

“Ágatha lo conoció antes que yo y lo convenció de que se viniera a Diario 16 cuando él salió tarifando de El País. Era el padrino de nuestra hija Cósima. Su muerte fue para mí algo muy triste, perdí a un gran paladín. A Mariano le hubiera salido más cara todavía mi destitución como director de El Mundo si hubiera estado Paco”.

-¿Por qué antes de morir dijo aquella metáfora, al encuentro de las musas: “las uvas doradas”?

“Me lo contó María España, su mujer, y escribí una columna con ese título. Él tenía un universo onírico, literario, y el fulgor de la uva amarilla significaba el esplendor de la vida”.

-¿Le hubiera gustado dedicarse al periodismo en Estados Unidos?

“Si hubiera sido norteamericano, sí. El Watergate me impactó y quería volver para contribuir a que aquí pasaran esas cosas. Desayuné con Ben Bradlee, a los diez años de que aparecieran los GAL, tras las condenas de Barrionuevo y Vera por el caso Marey, en un simposio de la Asociación Mundial de Periódicos, en Washington. Él se acordaba de cuando yo le había entrevistado en las Navidades del 73, y me dijo, ‘cuando supe lo que habíais descubierto y publicado fue cuando por primera vez me di cuenta de que era verdad lo que había dicho el portavoz de Nixon de que el caso Watergate era una ratería de tercera’. Comparado con matar a veintitantas personas, efectivamente, lo era”.

-Tras la pista de los crímenes de Estado, llegó a la equis del caso Cubillo?

“En tiempos de Diario 16 publicamos cosas y todo llevaba a Martín Villa”.

-¿La relación periodismo-poder qué no ha de ser?

“Los periodistas cortejamos a los políticos y ellos a nosotros. Pero somos el perro y el gato persiguiéndonos mutuamente alrededor de la mesa camilla en que está la sociedad. Compartimos la pecera: el periodista puede elegir qué anzuelos se traga, lo que no puede es estar fuera de la pecera, porque en ella está la información. Siempre me resultó más cómoda la relación con la oposición que con el poder. Es el tejer y destejer, el mito del holandés errante, que regresa una y otra vez al puerto a reiniciar la historia del desengaño”.

-¿Cómo es la vida al lado de Ágatha Ruiz de la Prada?

“Vivir con Ágatha es muy divertido. Ella es una persona que siempre pone cosas en marcha y está en continuo movimiento, aunque a los dos lo que más nos gusta es leer, y entonces el show se detiene. En casa se lee y la tele está apagada, salvo por algún partido de baloncesto, el deporte que más me gusta, además del pádel semanal, o alguna serie, y cuando pasa algo como lo de París”.

-¿Por qué se siente vetado en las tertulias televisivas?

“Pues porque el último poder fáctico de España es el duopolio televisivo, y tanto el señor Vasile como Mauricio Casals, dos señores de horca y cuchillo que controlan los grupos audiovisuales, en sintonía con el Gobierno y los poderes empresariales, consideran mis posiciones y las de El Español peligrosas dentro del espacio liberal”.

EL PLANTÍGRADO HERIDO
En una división taxonómica de los oficios figuraría, con toda propiedad, la de periodista de raza, y en ella suelen decir los así catalogados que no hubieran servido para otra cosa. Esa es la percepción que tiene de sí mismo Pedro J. Ramírez, que se define en el seno de una familia numerosa de Logroño -el mayor de seis hermanos- como alguien irremisiblemente abocado al periodismo, que, en otro caso, habría sido un inútil. “Engrosaría las listas del fracaso escolar”. Un empeño sin antecedentes ni vuelta de hoja: “No había tradición en mi familia, pero nunca quise ser otra cosa en mi vida que periodista. Me imagino a mí mismo como ese niño de Los 400 golpes, la película de Truffaut, que al comienzo va recorriendo la ciudad en la penumbra para ir a ver la cartelera del cine en la que ponen Ciudadano Kane. Yo no es que quisiera ser Ciudadano Kane -el magnate de la prensa-; yo quería ser periodista, y tengo la suerte de haberme dedicado probablemente a la única cosa para la que tengo aptitudes”. El padre, un pequeño empresario de la construcción que optó por gestionar un parking municipal cuando el negocio dio síntomas de flaqueza, no lograba entender la inusitada vocación del hijo. “Vale, si te da por esa locura, estudia al menos también otra carrera seria para que tengas con qué ganarte la vida”. Pero, en los primeros compases se apeó del Derecho, esa otra carrera con fundamento que trató de compatibilizar con Periodismo, y tomó un rumbo inequívoco para siempre. “Los dos, mi padre y mi madre, ya murieron, pero siempre he pensado en lo sorprendidos que quedarían si vieran que con lo que me he ganado la vida, y bastante decentemente, ha sido con el periodismo”. El que le llevó a cenar con Clinton en Mallorca, conversar en la Casa Rosada con Raúl Alfonsín o viajar en helicóptero con Belisario Betancourt sobre el Nevado del Ruiz. Empezó haciendo prácticas en La Nueva Rioja, en su ciudad, y, más tarde, en ABC pasó por Deportes antes de recalar en Política. En la aventura de El Español -un homenaje al diario del mismo nombre que fundó en Londres, en el siglo XIX, el periodista y pensador Blanco White, donde este arponero ingenuo se vuelca a los 63 años como cuando a los 21, en tiempos de Franco y Carrero,se mudó a Estados Unidos con una beca y fue testigo del Watergate, cuenta con una subdirectora, María Ramírez, su hija mayor, con lo que puede decirse que aquel niño de Logroño rara avis que quería ser periodista ya ha creado, incluso,una estirpe propia. No es fácil poner en órbita un medio de comunicación, ni para quien lo ha hecho antes con éxito, pero en su primer trimestre de vida, ya algunos aireaban supuestas fricciones y trasvases de personal. Ramírez, que admite los contratiempos tecnológicos de las primeras semanas de andadura,celebra, sin embargo, el logro de haber llegado a tres millones de seguidores tras romper el cascarón del crowdfunding. Sus buitres privados que sobrevuelan la web se preguntan si tiene caja de resistencia, y él responde que sí,hasta que llene su mundo de flores (la canción de Serrat, Quasi una dona, que escuchaba en el ámbito catalanista de los abuelos maternos). A media voz, en una sala vacía del hotel Mencey, rodeado de acantilados y roquedales de Martín González, el veterano periodista regresa a los primeros pasos de su escalada en este oficio de vértigo. Se ve delante deBen Bradlee, el mítico director del Washington Post, en la cumbre de su éxito enfrentado a Nixon, entrevistándolo sobre el caso Watergate, y de Mrs. Graham, la presidenta irreductible del diario en esa edad de oro, ambos ya fallecidos, y se alegra de haber conocido entonces a la pareja de ídolos de la prensa mundial en los años 70: Woodward y Berstein. Superviviente de mil y una batallas campales analógicas detrás de la pistola humeante (la prueba irrefutable),crea este diario digital con la lección aprendida: según sostiene, fue destituido dos veces como director de un medio por la mano alargada del poder. Pero en ocasiones al poder le tiembla la mano. Ese fue el origen de una escena periodística que se convirtió en un feliz scoop con repercusión mediática internacional. Sucedió en el Kremlin, con Pedro J. Ramírez como único periodista español presente en la cena de Estado del Rey Juan Carlos y el breve estadista Chernenko. Este, que permaneció un año escaso al frente de la URSS, era un político ausente, envuelto en rumores sobre una grave enfermedad, cuando esa noche de 1984, Ramírez le estrechó la mano. “Chernenko llevaba meses sin dejarse ver en público. Y aquella fue su reaparición. Comenzó a saludar a los comensales y describí mi apretón de manos con él. Dije que había sentido el temblor de su pulso como el de un plantígrado herido. Y esa expresión de mi artículo salió en la portada de The New York Times y de los grandes periódicos del mundo al día siguiente. Era la primera oportunidad que tenía un periodista de ver y poder contar el aspecto físico del dirigente soviético efímero, que poco después murió”.
Publicado el por Carmelo Rivero en Opinión ¿Qué opinas?