El amor se va de rodaje

           Aaay el amor! Parece que estas profesiones están cargadas de amor, lo vemos en las pantallas, en las revistas, amor a raudales adornados con colores o con músicas que te erizan la piel, pero ¿y cuando gritan: “¡corten!”?  ¿Existe el amor?.

 

            Es difícil mantener relaciones en este trabajo, se pasan muchas horas fuera de casa, a veces días, semanas o meses. Es duro de llevar, sobre todo si no trabajas en ello, a veces desde dentro es difícil, imagínense alguien que no comparta esta profesión, que tenga un horario de oficina de ocho a tres y se quede en casa esperando a que llegues, y, por mucho que se esfuerce, es difícil aceptar que tu pareja lleva doce horas de rodaje fingiendo que ama a otro, besándole, abrazándole, diciéndole que nunca le dejará y viviendo esa mentira que les contamos en las pantallas mientras él/ella espera en casa con una cena recalentada.

 

            Esto lo que provoca es que entremos en una unión endogámica profesional en la cuál nos juntamos actores con directores, fotógrafos con estilistas, actrices con dits, eléctricos con foquistas… y así sigue la cosa, porque no, señores, eso de que los actores se juntan entre ellos, los fotógrafos con modelos y demás, es tan sólo un bulo. En el mundo banal algunos se juntan por atracción física, otros por intereses comunes, por conveniencia geográfica o de apariencia, en “el medio” nos juntamos por conveniencia laboral.

 

            Si les hablo de mí, les diré que cuando se trata de amor detesto esta profesión. Los años me han dotado de paciencia y comprensión pero, aún así, no puedo evitar que se me abra un agujero en el estómago cada vez que mi pareja sale por la puerta para pasar diez, doce, quince horas de rodaje con el teléfono apagado y aislado de la realidad. ¿Y qué pasa si surge una terrible emergencia en la que necesito desesperadamente decirle que le quiero? A veces pasa, ¿no?, ¿es sólo a mi? Se pasa el momento, y entonces te indignas porque no entiendes por qué no han elegido una profesión en la que se trabaja de lunes a viernes, se libran los festivos y a las siete de la tarde puedes estar enroscado como un puzzle en la cama haciendo el amor cómo les contamos con una cámara cuando no estamos con nuestras parejas.

 

En fin, que eso de que los actores vivimos grandes historias de amor es sólo en la pantalla,  cuando se apagan los focos, tenemos los mismos problemas que cualquiera que comete el error de enamorarse. Figúrense lo agradable que debe de ser para tu pareja cuando trabajas con ella en un rodaje por ejemplo, y le toca llegar a casa y sentarse a revisar el material  grabado ese día en el tú llevas ocho tomas medio desnuda en una cama con un actorcito de te pone morritos. Hay que tener estómago. Y eso cuando somos lo bastante maduros y con una relación lo bastante fuerte como para trabajar juntos, porque los hay que te dicen: “serías mi actriz fetiche si no fueras mi novia”, brillante.

 

Lo peor de esta profesión es que se ama, es una amante muy caprichosa que exige mucho tiempo, y bien es sabido que nunca es fácil amar a dos, siempre habrá uno que exija más y habrá que decantarse por una, y cómo las personas somos transitorias y las cámaras siempre estarán ahí es probable que salgamos perdiendo. Así que, queridos, recuerden, versionando una frase de Peter Jackson: “El amor es temporal, la película es para siempre”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *