Siempre actriz

En estos días se cumplen 10 años de mi primera incursión en el cine, del proyecto que lo cambió todo, que marcó un nuevo rumbo en mi vida, un nuevo camino profesional, nuevos conocimientos, nuevas personas…

 

Muy a menudo pienso que sin ese rodaje, y todo lo que trajo consigo, tal vez nunca hubiera llegado a donde estoy hoy, acompañada de quien estoy y con mi nueva familia, o tal vez sí.

 

Sin duda, se me presentó un nuevo amor profesional, algo que nunca había creído posible: trabajar como actriz en Canarias. Durante mucho tiempo fue esta profesional la que me puso los macarrones en la mesa, como decía un amigo, hoy día las cosas son bien distintas, hace mucho que no actúo (Dios, me muero por declamar un texto) apenas sí hago alguna sesión de fotos y la publi ante las cámaras sólo es un vago recuerdo. Esta profesión es lo que tiene, y más en Canarias, que se agota muy rápido.

 

No obstante, es una profesión que aunque parece haberme olvidado, yo sigo guardándole mucho cariño, amor, incluso, porque sí debo reconocer que tampoco he sido valiente para comprometerme con ella y poco a poco la vida se impone. Pero siempre la recordaré como el gran amor (profesional) de mi vida, la que hizo sentir viva, me hizo sentir que, al fin, hacía algo bien, y que, por fin, había encontrado mi sitio, ahí, justo ahí, frente a la cámara, ANTE TUS OJOS.

 

Tal vez no volvamos a encontrarnos, tal vez esta profesión desaparezca de mi vida, pero siempre recordaré ese rodaje como una gran experiencia, y no me arrepiento de nada, agradezco todo lo bueno y malo que trajo, sobre todo esta sensación de que, actúe o no actúe, siempre seré ACTRIZ.

 

MIL GARCIAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *