Etiqueta : amor

God bless the cinema

Hace un tiempo, mi marido me hizo una apreciación muy interesante: comparaba a las parejas de técnicos de cine con las esposas de los militares. No me pudo parecer más acertado.

El ser pareja de un técnico de cine (o publicidad) puede parecer muy glamuroso (como todo en esta profesión) o divertido, seguro que estaréis pensando que puedes conocer a los actores, ir a fiestas de fin de rodaje, estrenos… Pinchad esa burbuja e imaginaos la siguiente estampa: un hombre de 90 kilos, sudoroso, asfixiado por el estrés y por estos treinta y tantos grados que se resisten a abandonarnos, oculto tras una máquina que bien podría controlar el Enterprise, con unos veinte mil aparatos conectados y cada mano manejando cada uno de ellos a una media de tres milisegundos por aparato, así, aproximadamente, pues ese, ESE, es mi marido. Ese es el panorama que te encuentras cuando vas de visita al rodaje. No parece un escenario fácil de abordar, verdad? Si lo intentas en probable que, como poco, te vayas a sentir ignorada, estorbando a un nivel desconocido por el hombre y marchándote a casa con unos gritos más, un beso menos y con tu nivel de amor propio a un nivel que no llegaba desde el flequillo de la adolescencia.

 

Esa es nuestra vida, chic@s. Durante el mes, dos meses que puede durar el rodaje de una peli, me siento como la mujer de un soldado o de un astronauta.

 

Tu esposo está totalmente ilocalizable, no existe el Whatsapp, ni el mail, el teléfono, su voz, es un vago recuerdo, pero de vez en cuando, suena ese tintineo y te llega una foto, una captura de pantalla del rodaje, para que veas que se acuerda de ti, que aunque esté ahí fuera, en la batalla, haciendo historia para nuestro país, se sigue acordando de ti, supongo que será lo más parecido a las cartas que recibían las mujeres en la guerra, esas promesas de amor y boda a su regreso. Ilusión y sueños, a fin de cuentas.

Pero no todo es malo, tú esperas en casa, viendo series compulsivamente, pero esas series que no podrías ver con él, esos placeres culpables, preparando magdalenas, porque aunque parezca que no, se mata mucho el tiempo, sales con amigos, ves a la familia, y cocinas, cocinas mucho, y también haces tonterías como esperarle hasta las 11 de la noche que vuelva del rodaje con la ropa y el maquillaje de todo el día, para que al llegar a casa te vea guapa, que no se le olvide que eres guapa y no esa bolita arrugada que besa por las mañanas antes de irse, y que tienes más ropa aparte del pijama.

Y todo esto, si es un rodaje local, si ya les toca irse fuera, tenemos un problema, Houston. Si les toca pasar un mes fuera, y tú en esta ocasión no puedes ir “de séquito” y toca estar en casa defendiendo el castillo, no queda de otra que hacer de tripas corazón, pincharte algo de Elton Jhon y mientras escuchas Rocket man piensas que vale la pena el esfuerzo, vale la pena las noche sin él y los días eternos, que aunque la casa se hace enorme, y la cama aún más, que echas de menos los abrazos como si los necesitaras para respirar, vale la pena porque sabes que está haciendo aquello que le apasiona, que volverá a casa más grande y con más amor, y lo que es mas importante, habrá hecho historia, habrá formado parte de esa magia del cine que alimenta los sueños de muchos de nosotros, aquellos sueños que guardamos en un cajón para usar la fuerza que nos dan en el crecimiento del equipo porque el regreso siempre lo compensa. Todo el amor que no has podido darte en ese tiempo sale a borbotones, mil historias que contar, planes por hacer, como si, de repente , todo fuera nuevo.

Con suerte, con el tiempo llegará el estreno, la difusión, el orgullo y la satisfacción de un trabajo bien hecho, el equipo le agradecerá su entrega y tú podrás alzar a barbilla con orgullo, diciendo: “ ese de los créditos, ESE, es mi marido”.

God bless the cinema.

Adiction

Ser actor. Ser actriz. Ser actriz en Canarias. Ser actriz de más de treinta años en Canarias. Son palabras que dan miedo ¿verdad? Palabras que harían salir corriendo a cualquiera con un poco de cordura. Palabras que chocan irremediablemente con un tipo de vida “normal”, con planes de futuro, con hipotecas, coches, familias… Palabras sólo aptas para aquellos con mucho coraje o muy poca sensatez. Creo que yo soy de los segundos.

 

Perdí la sensatez la primera vez que dije un texto frente a una cámara, lo hice, ahora lo sé. Fue como un chute de heroína, o como nos enseñó “Trainspotting” que sería: todo se volvió naranja, con cambios de velocidad, y , de repente, un escalofrío. Ya estaba perdida. Lo tenía en las venas.

 

Esta profesión es como enamorarse de la persona equivocada. Alguien que te hace daño, alguien difícil. Sabes que estás jodido, que tu vida no va a ser fácil a partir de ahora, que nada será como en las películas, pero aún así sigues, porque algo te engancha, te atrae sin remedio.

 

Esta profesión saca lo peor de ti: la envidia, los celos. Hay demasiadas mujeres que luchan por tu hombre, demasiados picos de serotonina que te llevan a entrar en un total desequilibrio.

 

Si tienes suerte, vivirás un maravilloso romance lleno de emociones, de sensaciones y todo será nuevo. Sentirás el subidón, el cambio de ritmo y el color naranja, pero sólo serás una flor de un día. Todo acaba, todo pasa, y te abandonará. Ya no serás “ella”, vendrá otra, sangre nueva, más joven, más bella, con más talento, con aquello que tú ya no tienes o que quizá nunca tuviste y sientes cosas horribles, cosas que nunca antes te permitiste sentir, porque las detestas pero están ahí, vienen a por ti. Ya no recordará tu nombre, tal vez te nombre alguna vez, como una anécdota, como una más en la lista. Da igual lo vivido, los premios, los festivales, los besos… Da igual, sólo eres un nombre en unos créditos.

 

Y ese es el momento, el momento en que te rindes, el momento en que Danny Glover diría: “estoy muy mayor para esta mierda”. Y te prometes que se acabó, que hasta aquí llegaste, que ahora vas a tener una vida normal, que vas a atender tus sueños de antes, tu hipoteca, tu coche, vas a ser madre… Pero llega una llega una llamada, o un whatsapp, que la tecnología nos ha enfriado, y te proponen unas fotos, un “fashion”, un corto, lo que sea, y algo se activa, el escalofrío, quieres decir que no, pero no puedes, ya está en tu adn. “Me volverá hacer daño”, te lo repites, una y otra vez, pero no escuchas. Sólo oyes lo que no quieres oír, estás perdida. Lo has vuelto a hacer. Te prometes que será el último, esta relación es demasiado difícil, la lucha es demasiado difícil. ¿y las opciones? Uff, hay que arriesgar demasiado. No tengo edad. Pasó mi momento. Este tipo de amor, no es para mi.

 

Te engañas porque sabes que le querrás para el resto de tu vida, y cuando de verdad te hayas rendido y hayas conseguido todos esos sueños vacuos de gente normal, volverá a llamar a tu puerta. Porque él tampoco te olvida, ya eres parte de él y caerás, ya lo creo que caerás, porque este amor, esta profesión, es la muestra de masoquismo mas deliciosa que hay.

Celebrity Inspired Dresses

Amores que matan

A menudo me veis escribir sobre la profesión de actriz con mucha pasión, referirme a ella como un amante, como si no se tratara de un trabajo si no de un romance, y es cierto que es una profesión que se ama y se vive con pasión, pero que exige tanto como una relación y te da algún que otro disgustillo.

 

Es una relación que no puedes descuidar, es una amante caprichosa y exige mucha atención, has de mimarla cada día, tener detalles con ella… es realmente agotador.

 

Debes darle muchos regalitos: este mes un curso, el que viene un seminario y al siguiente un fin de semana romántico en un taller de interpretación. Hay que estar en continua formación, debes interesarte por los proyectos que se hacen, las productoras que están trabajando, los grupos de teatro que se están moviendo. Si realmente te apasiona, y te ocurre como a mi que quieres saber todo lo que atañe a tu amada, debes conocer cosas como con qué cámara trabajarás y por qué con esa cámara, debes conocer un poco las luces, el sonido, tener nociones de maquillaje… en mi caso, no es sólo que me guste, es que creo que así facilito el trabajo al equipo, no sé, me gusta ser una amante generosa.

 

Debes ir continuamente a castigns, citas para las que te arreglas con mucho cariño e ilusión, castings en los que te sentirás incómoda, pequeña, verás a las otras chicas que podrían robarte a tu amor y quieres salir corriendo, y luego, la espera, días de espera junto al teléfono para, tal vez, recibir un “no”. Y con el tiempo tu perfil va cambiando,  ya no eres una bella veinteañera que protagonizará escenas de fiesta, vacaciones y romances en la playa con olor a Ralph Lauren, pasas a ser una madre de familia, muy chic eso sí, con un marido y dos niños a cuestas que toman un té helado en la plaza de algún pueblo de promoción turística.

 

Hay momentos en los que de verdad me agoto, me faltan fuerzas para cuidar de ella, casi no puedo cuidar de mí, no tengo fuerzas para otro rechazo, para otra monotonía, para otra espera decepcionante. Es muy dura esta profesión cuando llegas a cierta edad y resulta que, creyendo que el destino te había puesto ahí, que una noche de amor te convencieron de que ese era tu sitio y que te esperaba algo especial, te das cuenta de que ha pasado el tiempo, de que llevas años sin cotizar, sin paro, trabajando en colaboraciones que te llenan el alma pero no la cuenta corriente, que este mes tampoco pagas el alquiler y tus planes de futuro deben esperar, te aborda una profunda tristeza, te paras, miras y piensas: por qué me enamoraría de ti, nunca debí dedicarme a esto, es una relación tan difícil, pero no puedo vivir sin ti, necesito subirme a unas tablas, contar mentiras, mirarme en un objetivo y contar nuestras historias.

 

Es un amor taaaan difícil, de esos que te abruman, te atormentan, te dan la vida y luego te ahogan en lágrimas, no tiene madera de casada, es difícil imaginar un “juntos para siempre”, pero todos los que nos dedicamos a ella, que vivimos por ella, sabemos que a ningún amor le seremos tan fieles, porque aunque duela, la llevamos dentro.

Fall in love

El amor se va de rodaje

           Aaay el amor! Parece que estas profesiones están cargadas de amor, lo vemos en las pantallas, en las revistas, amor a raudales adornados con colores o con músicas que te erizan la piel, pero ¿y cuando gritan: “¡corten!”?  ¿Existe el amor?.

 

            Es difícil mantener relaciones en este trabajo, se pasan muchas horas fuera de casa, a veces días, semanas o meses. Es duro de llevar, sobre todo si no trabajas en ello, a veces desde dentro es difícil, imagínense alguien que no comparta esta profesión, que tenga un horario de oficina de ocho a tres y se quede en casa esperando a que llegues, y, por mucho que se esfuerce, es difícil aceptar que tu pareja lleva doce horas de rodaje fingiendo que ama a otro, besándole, abrazándole, diciéndole que nunca le dejará y viviendo esa mentira que les contamos en las pantallas mientras él/ella espera en casa con una cena recalentada.

 

            Esto lo que provoca es que entremos en una unión endogámica profesional en la cuál nos juntamos actores con directores, fotógrafos con estilistas, actrices con dits, eléctricos con foquistas… y así sigue la cosa, porque no, señores, eso de que los actores se juntan entre ellos, los fotógrafos con modelos y demás, es tan sólo un bulo. En el mundo banal algunos se juntan por atracción física, otros por intereses comunes, por conveniencia geográfica o de apariencia, en “el medio” nos juntamos por conveniencia laboral.

 

            Si les hablo de mí, les diré que cuando se trata de amor detesto esta profesión. Los años me han dotado de paciencia y comprensión pero, aún así, no puedo evitar que se me abra un agujero en el estómago cada vez que mi pareja sale por la puerta para pasar diez, doce, quince horas de rodaje con el teléfono apagado y aislado de la realidad. ¿Y qué pasa si surge una terrible emergencia en la que necesito desesperadamente decirle que le quiero? A veces pasa, ¿no?, ¿es sólo a mi? Se pasa el momento, y entonces te indignas porque no entiendes por qué no han elegido una profesión en la que se trabaja de lunes a viernes, se libran los festivos y a las siete de la tarde puedes estar enroscado como un puzzle en la cama haciendo el amor cómo les contamos con una cámara cuando no estamos con nuestras parejas.

 

En fin, que eso de que los actores vivimos grandes historias de amor es sólo en la pantalla,  cuando se apagan los focos, tenemos los mismos problemas que cualquiera que comete el error de enamorarse. Figúrense lo agradable que debe de ser para tu pareja cuando trabajas con ella en un rodaje por ejemplo, y le toca llegar a casa y sentarse a revisar el material  grabado ese día en el tú llevas ocho tomas medio desnuda en una cama con un actorcito de te pone morritos. Hay que tener estómago. Y eso cuando somos lo bastante maduros y con una relación lo bastante fuerte como para trabajar juntos, porque los hay que te dicen: “serías mi actriz fetiche si no fueras mi novia”, brillante.

 

Lo peor de esta profesión es que se ama, es una amante muy caprichosa que exige mucho tiempo, y bien es sabido que nunca es fácil amar a dos, siempre habrá uno que exija más y habrá que decantarse por una, y cómo las personas somos transitorias y las cámaras siempre estarán ahí es probable que salgamos perdiendo. Así que, queridos, recuerden, versionando una frase de Peter Jackson: “El amor es temporal, la película es para siempre”.