Etiqueta : casting

Amores que matan

A menudo me veis escribir sobre la profesión de actriz con mucha pasión, referirme a ella como un amante, como si no se tratara de un trabajo si no de un romance, y es cierto que es una profesión que se ama y se vive con pasión, pero que exige tanto como una relación y te da algún que otro disgustillo.

 

Es una relación que no puedes descuidar, es una amante caprichosa y exige mucha atención, has de mimarla cada día, tener detalles con ella… es realmente agotador.

 

Debes darle muchos regalitos: este mes un curso, el que viene un seminario y al siguiente un fin de semana romántico en un taller de interpretación. Hay que estar en continua formación, debes interesarte por los proyectos que se hacen, las productoras que están trabajando, los grupos de teatro que se están moviendo. Si realmente te apasiona, y te ocurre como a mi que quieres saber todo lo que atañe a tu amada, debes conocer cosas como con qué cámara trabajarás y por qué con esa cámara, debes conocer un poco las luces, el sonido, tener nociones de maquillaje… en mi caso, no es sólo que me guste, es que creo que así facilito el trabajo al equipo, no sé, me gusta ser una amante generosa.

 

Debes ir continuamente a castigns, citas para las que te arreglas con mucho cariño e ilusión, castings en los que te sentirás incómoda, pequeña, verás a las otras chicas que podrían robarte a tu amor y quieres salir corriendo, y luego, la espera, días de espera junto al teléfono para, tal vez, recibir un “no”. Y con el tiempo tu perfil va cambiando,  ya no eres una bella veinteañera que protagonizará escenas de fiesta, vacaciones y romances en la playa con olor a Ralph Lauren, pasas a ser una madre de familia, muy chic eso sí, con un marido y dos niños a cuestas que toman un té helado en la plaza de algún pueblo de promoción turística.

 

Hay momentos en los que de verdad me agoto, me faltan fuerzas para cuidar de ella, casi no puedo cuidar de mí, no tengo fuerzas para otro rechazo, para otra monotonía, para otra espera decepcionante. Es muy dura esta profesión cuando llegas a cierta edad y resulta que, creyendo que el destino te había puesto ahí, que una noche de amor te convencieron de que ese era tu sitio y que te esperaba algo especial, te das cuenta de que ha pasado el tiempo, de que llevas años sin cotizar, sin paro, trabajando en colaboraciones que te llenan el alma pero no la cuenta corriente, que este mes tampoco pagas el alquiler y tus planes de futuro deben esperar, te aborda una profunda tristeza, te paras, miras y piensas: por qué me enamoraría de ti, nunca debí dedicarme a esto, es una relación tan difícil, pero no puedo vivir sin ti, necesito subirme a unas tablas, contar mentiras, mirarme en un objetivo y contar nuestras historias.

 

Es un amor taaaan difícil, de esos que te abruman, te atormentan, te dan la vida y luego te ahogan en lágrimas, no tiene madera de casada, es difícil imaginar un “juntos para siempre”, pero todos los que nos dedicamos a ella, que vivimos por ella, sabemos que a ningún amor le seremos tan fieles, porque aunque duela, la llevamos dentro.

Fall in love

No fear, no mercy, just casting!

¿Alguna vez os habéis encontrado en medio de una fiesta, mirado alrededor y sentir como ibais encogiendo al grito de “trágame tierra, qué hago yo aquí”? Esa, más o menos es la sensación que una tiene en la sala de espera para un casting.

 

Es una sensación curiosa, a veces desagradable, en realidad, lo duro que te resulte un casting será directamente proporcional a lo que necesites el trabajo, como cualquier entrevista de trabajo, sólo que aquí te sientes mucho más expuesta. En una entrevista de trabajo “normal” se te valorará por tus logros académicos, tu experiencia profesional… en un casting, por lo general, sólo importa tu aspecto, según para que sea el casting claro, pero normalmente, buscan un perfil determinado, una imagen, si la tienes bien, si no, no podrás hacer nada para optar a ese empleo, es decir, que si quieren una rubia de metro ochenta con pinta de alemana con hambre pues chica, poco puedo hacer yo. Otras veces, piden interpretación, tal vez para un corto, una peli o una publi en la que tienes acting, ahí ya tenemos alguna opción.

 

Como os digo, muchas veces, valoran simplemente la imagen, y no lo digo en un sentido frívolo, sino que, como os digo, buscan una chica o chico con una imagen determinada, con lo cual pasas de veinte a ciento ochenta minutos esperando en una sala con un montón de chicos y chicas divinos que se miran entre ellos con el rabillo del ojo. No puedo hablar de lo que piensan los demás pero yo suelo empezar a agobiarme por momentos, empiezo a sentirme mayor, a sentirme fea, a pensar en que hago allí, en que debería dedicarme a otra cosa, intercambio whatsapps de desesperación con mi pareja o un amigo que intenta calmarme y hacer que recuerde por qué estoy allí. Empiezas a encontrarte con compañeros, siempre somos los mismos jeje, compartes impresiones, haces alguna broma, os contáis un poco los últimos curros e intentas no mirar a la puerta.

 

Después de esa tortura kantiana,  entras a la sala de casting, allí pueden recibirte de una a ocho personas: director, jefe de producción, auxiliares de producción, cámara, fotógrafo… depende. La mayoría suelen saludarte amablemente y te piden que te coloques en la marca, mires a cámara, te hagan unas fotos, dejes tu ficha y… gracias, ya te llamaremos! A veces, con suerte, tienes que hacer algún paripé porque el trabajo exige acting, hasta puede que tengas frase! Con lo cual, sales de allí con una sensación así como “rarica”, no se puede describir muy bien, y lo mejor de todo es cuando un familiar o amigo te pregunta con una enorme sonrisa: ¿¿Qué tal fue el casting?? Por lo general, no hay respuesta para eso.

 

La verdad, que ya llevo algunos castings, todos igual de incómodos, y me han pasado algunas cosas curiosas, tengo que puntualizar que son diferentes los castings como actriz que como modelo, como modelo son más sencillos pero como actriz más gratificante y defendible, pero ambos con resultados igual de inescrutables.

 

El primer casting al que fui fue estupendo, lo cual, ilusa de mi, me hizo creer que todos serían igual de maravitupendos y… va a ser que no. El casting fue para mi primer cortometraje, que encima fue como prota! Y encima ganó un montón de premios! Y encima cambió mi vida! Llegué a la productora y el director estaba tomando café, lo avisaron, vino y yo con una histeria incuantificable, me presenté y pasamos al casting, me senté, me presenté a cámara y solté, mu simpática yo, la separata que me habían mandado, fue muy sencillo porque el director y yo conectamos muy rápido y me fui relajando. Me seleccionaron y tuve que volver para hacer una prueba de diálogo con un actor, y fue muy gracioso porque en la escena le daba una bofetada y el pobre chico cometió el error de decirme: “si te nace darme la bofetada, me la das”, y tanto que se la di que se fue con mi mano marcada en la cara, pobrecillo.

 

Ese corto me dio cierto nombre, mucha gente me conocía y eso no siempre es bueno, cuando te encuentras que llegas a un casting, te recibe un conocido director de cine canario y te saluda efusivamente, y tan amable él, delante del equipo, te dice: “pero bueno Sonsoles, pero qué casting te voy a hacer yo?” a lo que yo pienso: ¿dónde está la muerte cuando se la necesita? Como no venía yo nerviosa… cómo ya te conocen, tienen ciertas expectativas, te pones de los nervios y haces un desastre de casting como el que yo hice.

 

Creo que el casting más curioso al que he asistido fue el casting para las secuencias de cine clásico del Instituto de La Guancha, para los que no lo conozcáis es un instituto especializado en formación audiovisual: realización, producción, fotografía… y el trabajo de fin de curso de primer año es copiar una secuencia de cine clásico, y yo me presenté al casting para varias secuencias y una de ellas era Nosferatu, expresionismo alemán puro y duro, para la cual, por cierto, me cogieron, nunca había interpretado algo así pero ya os contaré largo y tendido. En el casting, mi querido director, me preparó un pequeño set con telas de colores por el suelo, una butaca y una silla negra altísima, tipo socorrista, y mientras iba sonando distintos tipos de música que me evocaran distintos sentimientos, él me iba narrando cosas, me echaba telas por encima, me cambiaba las luces…la historia que contaba acabó muy triste, me tuve que ir a tomar una cerveza al salir para quitarme el mal cuerpo, pero mereció la pena, no sólo fue una gran experiencia sino que descubrí grandes talentos y grandes compañeros. Ese futuro talento canario!

 

En fin, con todo esto sólo os quiero acercar un poquito a este mundillo y que veáis que no es oro todo lo que reluce, que parece que los actores/modelos somos gandules cuyo trabajo es ser profesionalmente tope guapos como diría Zoolander, también pasamos malos tragos, entrevistas de trabajo, decepciones y algunas muy buenas experiencias. Ahora soy yo la que me dedico a torturar talentos viviendo los castings desde dentro, pero eso os lo contaré en otro capítulo.

 

Hasta pronto!