Historias de monos y cristianos

Hace 5 millones de años (MA) un cambio climático secó las selvas tropicales del NE de África.

Un mono bajó de un árbol y se puso de pie para buscarse la vida.

Ese día comienza la historia de la humanidad. Allí estaban en potencia Alejandro Magno y Napoleón, Buda y Mahoma, Newton y Einstein. Allí estaban también Galeno y sir Alexander Fleming y, por no hacer el cuento demasiado largo, allí estábamos usted y yo, aunque todavía negros y peludos.

Pero la Tierra existía desde hacía 4.600 MA y la vida sobre ella desde hacía 3.500 MA, así que éramos unos recién llegados.

En los próximos capítulos iremos viendo con algún detenimiento, pero siempre con amenidad y rigor:

  • Por qué nos bajamos de los árboles
  • Por qué evolucionamos hasta ser lo que actualmente somos
  • Por qué emigramos de África hasta poblar todo el mundo
  • Por qué nuestra raza primigenia y única, la negra, devino en el actual arcoíris dermatológico.

HOMO MIGRANS

Estamos saliendo de un periodo de crisis. Pero, anteriormente a la misma hemos vivido un periodo de abundancia en la Unión Europea (UE). Esta abundancia ha producido un flujo migratorio hacia nuestro territorio con origen principalmente en África, Latinoamérica y Europa del Este. Como siempre la gente emigra desde los países pobres hacia los ricos en un comprensible afán de mejorar sus condiciones de vida.

La emigración mejora:

  • Por un lado al país emisor, que recibe remesas de dinero excedente      (ahorros) de sus emigrantes.
  • Por otro al país receptor, que completa la mano de obra que le falta (y generalmente más barata) con la fuerza de trabajo de los inmigrantes.

Por este mecanismo compensatorio, países que han sido dadores de emigrantes se convierten en países en vías de desarrollo, primero, y, luego, en países desarrollados. Una vez desarrollados pueden pasar a ser receptores de inmigrantes.

Este esquema se ha producido en la España de los 50 y 60 con grandes oleadas migratorias hacia Europa central y Sudamérica y la España de los 2000, perteneciente ya a la UE y receptora de inmigrantes.

ni pidas a quien pidió ni sirvas a quien sirvió

Los españoles levantamos nuestro país, gracias, entre otras cosas, a la emigración, ya que no fuimos beneficiarios del Plan Marshall como el resto de los europeos (otra cosa más a poner en el debe del franquismo). Esto haría pensar que seríamos más comprensivos con el que emigra. Pero hete aquí que no es lo mismo predicar que dar trigo y recibimos de uñas a “los que venían a quitarnos nuestros puestos de trabajo”. Así dijeron los reaccionarios y así, sin más análisis, se lo creyó mucha gente.

Pero nadie vino a quitarnos nada. Como nosotros tampoco fuimos en los años 60 a quitarles nada a los alemanes, solo el trabajo menos cualificado, el que ellos no querían hacer. Como un marroquí hace el trabajo que el español no quiere.

Pero en este blog tratamos de Antropología, no de Sociología.

Por ello queremos poner de manifiesto que esto de la emigración no es un fenómeno de las últimas calendas de nuestra historia. El hombre es un ser emigrante por naturaleza desde que existe como especie. Y es emigrante hasta tal punto que, lo mismo que homo sapiens (hombre que sabe, que conoce), pudo haber sido llamado homo migrans (hombre que emigra, emigrante), ya que comenzó a emigrar en el mismo momento en que comenzó el desarrollo de su cerebro.

relatos escritos en la piedra

Si miramos hacia atrás en la historia podemos llegar hasta hace 5.000 años. Acabamos de hacer las pirámides de Egipto y ya nos hemos quedado “sin papeles”. Hasta aquí la Historia. De aquí para atrás la Prehistoria.

Hoy sabemos que La Tierra existe desde hace unos 5.000 MA, año arriba, año abajo.

También sabemos que empezamos a hacernos hombres hace unos 5 MA, también año más o menos.

Si nuestra Historia llega solo a 5.000 años atrás, nos queda un buen trecho de Prehistoria.

Pero, ¿cómo la escribíamos cuando aún no habíamos inventado la escritura?

Los restos orgánicos (vegetales y animales) quedaban depositados en los sedimentos que formaban los suelos. Con el paso del tiempo se mineralizaban para formar restos fósiles. Estos restos y los sedimentos terrestres eran arrastrados y depositados en los mares, en ríos o en la tierra. De cualquier manera quedaban aplastados en láminas de mayor o menor grosor como si fuesen las hojas de un libro.

En este libro leyeron los geólogos y antropólogos. Así supieron que:

1) Hace más de 5 m.a.: En Africa, se separaron el linaje del chimpancé y nuestro linaje ancestral.

Hombre de Toumai

2) Hace más de 4 m.a.: El homínido Australopithecus anamensis caminaba sobre sus patas traseras en lo que ahora es Kenia.

3) Hace más de 3 m.a.: Australopithecus afarensis (“Lucy”) vivió en África.

Lucy (Australopitecus afarensis)

4) 2.5 m.a.: Algunos homínidos fabricaban herramientas desprendiendo esquirlas de piedras para formar un borde cortante. Había, posiblemente, cuatro o más especies de homínidos viviendo en África.

5) 2 m.a.: Los primeros integrantes del clado Homo, que poseían cerebros relativamente grandes, vivieron en África.

Tres especies de homo

6) 1.5 m.a.: Se utilizaban las hachas de mano. Además, los homínidos se habían dispersado fuera de África, hacia gran parte de Asia y Europa. Entre estos homínidos estaba el antepasado de los neandertales (Homo neanderthalensis) en Europa y el Homo erectus en Asia.

7) Hace 100 000 años: El cerebro humano alcanzó aproximadamente el rango de tamaños actual. Los primeros Homo sapiens vivieron en África. Al mismo tiempo, el Homo neanderthalensis y el Homo erectus vivieron en otras partes del Viejo Mundo.

8) Hace 50 000 años: Las culturas humanas produjeron las pinturas rupestres y los adornos corporales, y construyeron enterramientos rituales. Además, algunos grupos de hombres modernos extendieron su territorio fuera de África.

Dos hombres

9) Hace 25 000 años: Otras especies de Homo se habían extinguido, dejando únicamente a los hombres modernos, Homo sapiens, dispersos por todo el Viejo Mundo.

Homo migrans

Ya hablaremos con algo más de detenimiento de todos estos amigos, nuestros abuelos.

La cultura es libre. Lee y descarga mis libros:

Galería de imágenes:

Publicado el por Rafael Úbeda en Antropología, Biología, General 2 comentarios

El autor

Rafael Úbeda

Médico. Escritor aficionado.

2 Respuestas a Historias de monos y cristianos

  1. Carlos

    Amigo Úbeda. He pasado un buen rato, muy divertido con tu magnífico ingenio y… cierto humor socarrón que adivino. Uno de tus poemas me ha llevado a hacer otro:
    Nunca damos permiso al sol/ Para que salga.
    Luego nada de su obra gigante nos pertenece.
    Nunca damos permiso a la lluvia /Trasunto directo o indirecto
    De la labor del astro sobre la Tierra pasiva.
    Entonces, ¿porqué declaramos propiedad?
    ¡Es ilegítimo! Por eso la muerte se encarga
    De poner las cosas en su sitio.
    Pero… nada aprendemos.

    Gracias. Te felicito por tu labor. Regresaré.

     
    • Rafael Úbeda

      Gracias, Carlos, por tu comentario y tu poema.
      Pero… nada aprendemos. Totalmente de acuerdo.
      Saludos.

       

Añadir comentario