El abrazo no abrasa

El calor del abrazo no abrasa. Esta demostración de afecto o pasión abriga el bienestar psíquico, emocional, social y físico: vigila la presión arterial, resguarda el corazón, comprime el estrés y desentraña miedos. Cuando nos tocan, se activan unos receptores -corpúsculos de Pacini (terminaciones nerviosas situadas en nuestra piel)- que envían señales al nervio vago, un área del cerebro que regula el ritmo cardiaco. Alivia el dolor, fortalece las defensas, transmite alegría y, en el plano erótico, la energía de la sensualidad.

 

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario