Alianza para la reconstrucción

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, comparece ante la Diputación Permanente del Parlamento autonómico. / El guiño

En una sesión histórica del Parlamento de Canarias, el presidente del Gobierno autonómico obtuvo ayer el compromiso de los grupos de la Cámara para embarcarse en “un gran pacto de reconstrucción económica y social” cuando amaine la tormenta del Covid-19.  En un formato inédito, impuesto por las circunstancias, Ángel Víctor Torres compareció ante la Diputación Permanente desde la sede de la presidencia en Las Palmas de Gran Canaria. Al otro lado, en la Sala de Cabildos, el jefe del Legislativo, Gustavo Matos, controlaba los tiempos e iba cediendo la palabra a los siete portavoces, que intervinieron a distancia.

En la exposición inicial, Torres encadenó las secuencias de esta película de terror desde que, el 31 de enero, se registró el primer caso en España de contagio por coronavirus, en la persona de un turista alemán en La Gomera. Con la respiración entrecortada todavía por la quiebra del turoperador británico Thomas Cook y tras un fin de semana de calima, viento e incendios, el lunes de carnaval se conoció el positivo de un médico italiano que se alojaba en el hotel H10 Costa Adeje Palace, del sur de Tenerife.  “Se tomaron decisiones difíciles”, recordó el mandatario. Refrendado por un auto judicial, el aislamiento del establecimiento duró del 24 de febrero al 10 de marzo. “Pese a las críticas, se ha demostrado que actuamos correctamente”, suspiró. Un “doloroso” giro de muñeca fue el desmantelamiento de la cúpula de Sanidad, a cuya consejera, Teresa Cruz Oval (PSOE), destituyó el 25 de marzo y reemplazó interinamente por el titular de Administraciones Públicas y Justicia, Julio Pérez. El cambio lo justificó en la conveniencia de “reforzar equipos y de relevar a personas, que era lo que había que hacer para estar todos unidos, sin planteamientos individuales”. Teresa Cruz “es una mujer esforzada y tremendamente trabajadora”, admitió. “Tiene mi confianza, pero hubo un momento en el que entendí que la consejería debía seguir otro rumbo”.

Ángel Víctor Torres concibe esa iniciativa, “para que nadie se quede fuera”, como una amplia alianza entre las administraciones públicas, los partidos políticos y los agentes sociales: “Eso significa exigencias en la defensa de los intereses de Canarias, ante el Gobierno de España y la Comisión Europea, sobre el eje central de la atención a los más vulnerables. Sanitariamente, Canarias ha reaccionado bien, porque estamos en buenas manos. Debemos estar unidos también en el día después”.  Tras repasar las medidas ejecutadas con el consenso  de los agentes socio-económicos y de otras administraciones públicas -que los ERTE (regulación de empleo temporal) por causa de fuerza mayor se tramitaran en cinco días o la petición de que los remanentes de los cabildos y los ayuntamientos se liberen y sean gestionados directamente-, el dirigente regional empeñó su prestigio en que los fondos nacionales que corresponden a las Islas en cumplimiento del Estatuto de Autonomías y del Régimen Económico y Fiscal (REF) se reclamarán con energía y determinación.  “Haremos lo que sea preciso”, enfatizó.

No solo la oposición (CC-PNC, PP y Cs) le reprochó la “timidez” en las demandas a Pedro Sánchez. Con disimulo, no tanto Casimiro Curbelo, el representante de Nueva Canarias, Luis Campos, y el de Agrupación Socialista Gomera cuestionaron la posición del bipartito que encabeza Pedro Sánchez (formado por el PSOE y Unidas Podemos) y alentaron a Torres a meter más presión, sin patadas en las canillas. “Cuesta entender la posición del Gobierno de España”, se desfogó Curbelo. “Esta crisis pone a prueba casi todo”, profirió al describir un panorama “dramático y desolador”.  El presidente del Cabildo de La Gomera incidió en su idea de trazar un programa “mancomunado” de reactivación y en ser “inflexibles” con respecto al superávit y el endeudamiento. En esa línea, aun apoyando el despliegue del estado de alarma, Campos requirió de Sánchez una “respuesta inmediata” al objeto de que las administraciones canarias “dispongan de liquidez para afrontar las responsabilidades sanitarias, sociales, económicas y laborales derivadas del ejercicio de sus competencias”.

Por Sí Podemos Canarias, Manuel Marrero, se volcó con el reto de amparar a 40.000 familias a través de un ingreso mínimo de emergencia a modo de puente hacia la renta de ciudadanía y que previsiblemente se aprobará en el Consejo de Gobierno de mañana mediante un decreto ley. “A diferencia de una guerra o un terremoto, la pandemia no ha dañado las infraestructuras, sino a las personas”, profirió.

Coalición Canaria, el Partido Popular y Ciudadanos se inspiraron en los matices entre los socios del cuatripartito para pintar un cuadro impresionista. Australia Navarro (PP) usó el pincel más gordo, que mojó en un tarro de color chillón: “Ha sido decepcionante. Esperábamos que presentara un plan y que se disculpara por los errores.  Su Gobierno no ha estado a la altura. La lentitud y la falta de reflejos saltan a la vista.  Cada día de inacción nos ha costado más contagios y más sobrecargas en el sistema sanitario. No intente maquillar la triste realidad. Es usted un náufrago en aguas turbulentas. Cuente con nosotros siempre que no confunda lealtad con complicidad”.

Vidina Espino (Cs) antepuso la capacidad a la ideología y recetó a Torres una dosis de autocrítica: “Actúe de forma urgente para proteger a las familias, los trabajadores, los autónomos y las pymes de los efectos que va a provocar el paro en Canarias, donde ya en marzo dejó casi 20.000 desempleados más”.

José Miguel Barragán (CC)    apuntó al aprovisionamiento de material sanitario como la principal “debilidad” de las autoridades. Se mostró comprensivo, no complaciente, con Torres y sacudió al inquilino de la Moncloa: “No se conforme con ser el hombre de Pedro Sánchez en Canarias. Luche con uñas y dientes. Hay que rebelarse si no se nos trata con respeto”.

Nayra Alemán (PSOE) firmó un certificado de buena conducta: “Gracias por la transparencia, la claridad y la eficacia de la gestión que ha realizado, que nos han llevados a unos datos que nos inducen a la esperanza”.

Torres celebró la cordialidad y exhaló un prudente optimismo.

 

Una emotiva sesión con versos de esperanza: “El futuro no se va”
El 14 de abril de 2020 se recordará en el Parlamento de Canarias como un día de especial emotividad y porque se estrenó, por mor del confinamiento a causa de la pandemia del coronavirus Covid-19, un método de comparecencia del Ejecutivo completamente telemático. Las muestras de pesar por los fallecimientos, de condolencia a los allegados y de ánimo a los afectados se completaron con el agradecimiento a los profesionales sanitarios y de los diversos sectores. Gustavo Matos se despidió con versos de Agustín Millares: “Son las nubes las que corren. / No la luna. / Es el tiempo el que se fuga. / No los hombres. / Ni la esperanza se pierde, / ni el eco ahoga el cantar. / El futuro no se va / porque viene”.

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario