El artículo 155 bis

Comisión de estudio sobre la reforma del sistema electoral de Canarias. / Andrés Gutiérrez
Como si le hubiera picado una abeja, Casimiro Curbelo respiró por la herida del aguijón. El fundador de ASG estuvo incisivo: “Van a Madrid, a las Cortes, para que se aplique el artículo 155 bis y sortear que en Canarias no tienen la mayoría suficiente. Y los cabildos deberían ser oídos”. Al final, pidió la palabra por alusiones. El presidente de la comisión, Antonio Castro, sofocó el conato de incendio.

Del 16 de febrero de 2016 al 18 de mayo de 2018. La comisión de estudio para la reforma del sistema electoral canario ha concluido sus trabajos con la aprobación de la propuesta de dictamen firmada por  los grupos del PSOE, el PP, Podemos y Nueva Canarias. En la última sesión, previa al pleno de la próxima semana, fueron rechazados los textos alternativos de CC-PNC y ASG (grupo Mixto). Muy enfadado por cómo se había desarrollado la reunión, el portavoz de Agrupación Socialista Gomera, Casimiro Curbelo, declaró a los medios de comunicación que se iba a plantear el veto. Esa opción está recogida en el artículo 12.4 del Estatuto de Autonomía: “Cuando al menos los dos tercios de los diputados representantes de una isla se opusieran a la adopción de un acuerdo por considerarlo perjudicial, el asunto se pospondrá a la sesión siguiente”. Como consecuencia de los comicios de 2015, los cuatro escaños de La Gomera se los reparten ASG (3) y el PSOE (1).

El documento que servirá de base para encajar la modificación del modelo en el marco de la tramitación del nuevo Estatuto, dado que ha faltado un voto para impulsar una ley electoral autonómica, diseña un Parlamento de 70 asientos  con dos circunscripciones: siete insulares y una regional. En el primer caso, se asignan 3 diputados, a El Hierro; 4, La Gomera; 8, La Palma; 8, Fuerteventura (gana uno por el incremento de su población); 8, Lanzarote; 15, Tenerife, y 15, Gran Canaria. Esta distribución se complementa con los 9 diputados de la otra lista, excluido el colegio de restos. Queda por despejar la incógnita de si habrá o no una urna adicional. De entrada, en la convocatoria múltiple de 2019 serían cuatro: Ayuntamiento, Cabildo, Parlamento  de Canarias y Eurocámara. Eso, sin contar las del Congreso y el Senado en un hipotético, aunque improbable a día de hoy, adelanto de las legislativas nacionales.

En lo que respecta a las barreras de acceso, se establece una insular del 15% (en vez del 30% que se fijó en 1996, desde el 20% del Estatuto de 1982 ) y otra regional del 4% (baja del 6%, que antes era del 3%). En la lista autonómica también es del 4%.

Los promotores de la iniciativa conjunta se comprometen a que el aumento del número de escaños no implique un sobrecoste del “gasto global del presupuesto del Parlamento correspondiente a la actuación legislativa y de control”, algo que no se creen en CC-PNC y ASG ni bajo los efectos de la hipnosis.

Hasta llegar aquí, los infructuosos intentos de alcanzar un mayor consenso derivaron en una oferta de CC-PNC, sin lista regional, que restringía a tres escaños la ampliación de la Cámara: “Uno más para Fuerteventura, otro para Tenerife y uno más Gran Canaria”. Se buscaba “mejorar la representación de los votantes de las islas con nuevos diputados para compensar su crecimiento, en Fuerteventura, y la mayor población de las otras dos, pero sin perjudicar a las demás”. El portavoz del Grupo Nacionalista Canario, José Miguel Ruano, defendió “la proporcionalidad combinada con criterios de solidaridad que se perseguía”con la fórmula vigente. “Corrige esa proporcionalidad conservando la esencia del equilibrio y de la solidaridad”. A ello añadía CC-PNC una reducción de las barreras: del 30% al 15% la insular y del 6% al 3% la regional.

El esquema de ASG se fundamenta en una “probada relación de equilibrios”,  que incluye un descenso en los límites requeridos (del 30% al 15% y del 6% al 3%) para que unas siglas participen en el reparto de actas. “Un reflejo más fiel de la pluralidad política en nuestras Islas”, subraya en su escrito.

Curiosamente, la ronda de intervenciones la abrió ASG y la cerró CC-PNC. Curbelo dio pie al “bloque del cambio” para edificar su argumentario sobre los cimientos de las divergencias en torno a la triple paridad. Terminaron lanzándose ladrillos a la cabeza, metafóricamente.

“Canarias no necesita más políticos, sino mejor política”, filosofó el secretario general de ASG.  “¡Esto es una chapuza!”, exclamó. “Y una traición que se lleve a las Cortes Generales”, remachó. Noemí Santana, de Podemos, confrontó lo que calificó  de demagogia: “¿Hacemos una dictadura y nos ahorramos dinero, señor Curbelo?”. Previamente, Luis Campos , de NC, reprochó a CC que deslegitime un acuerdo “respetuoso” con los postulados del futuro Estatuto. Luego, Australia Navarro (PP) apeló al 62% del electorado y Ventura del Carmen (PSOE) extendió razos.

 

 

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario