Banquillo azul

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, en el Parlamento. / Fran Pallero

Fernando Clavijo (CC) se presentó ayer ante el pleno monográfico sobre el caso Grúas, previo al ordinario de la tarde, con una matrícula de honor colgada al pecho. La oposición se la dobló. Como no encontraba aparcamiento en el Parlamento, Casimiro Curbelo (ASG) le cedió la plaza. José Miguel Ruano (CC-PNC) reguló el tráfico en medio de las suspicacias en torno a la presunta utilización del aparato del poder ejecutivo y sus influencias -“Con coraza mediática”, dijo Román Rodríguez (NC)- para protegerse  de la Justicia. En la exigencia de responsabilidades políticas al presidente del Gobierno de Canarias, el PSOE, el PP, Podemos y NC no circularon por el mismo carril.

La primera en intervenir tras Clavijo en las cinco comparecencias acumuladas fue Noemí Santana, que pisó el acelerador nada más arrancar: “¿Persecución política? Es incomprensible que siga defendiendo su gestión sin el más mínimo ejercicio de autocrítica”. La portavoz de Podemos le conminó a tomar nota de ocho razones (“actuaciones dudosas”) por las que debería bajarse del coche oficial. Planteó por enésima vez en esta legislatura una moción de censura quirúrgica, de higiene democrática. Aceptó el reto de Curbelo y extendió una mano con el propósito de recoger los votos necesarios para registrar la iniciativa. “Ya los tienen, y les sobra uno”, se mofó Clavijo. Lógicamente, aunque se ofreció, Curbelo no estaba por la labor. Era una ironía. En el turno inicial, Santana arremetió contra “la manipulación de los medios de comunicación afines y las campañas institucionales amañadas”.  Canarias “no se merece ser presidida ni un día más por alguien investigado por corrupción”, recalcó. Santana lamentó la falta de “valentía” de Clavijo para someterse a una cuestión de confianza y del resto de los grupos para promover la censura: “Nos hubiera gustado participar en un debate para despejar las sombras de la corrupción del sillón presidencial. Por desgracia, parece que no va a ser así”.   En la réplica, la candidata de Podemos condenó las “mentiras” de Clavijo. A las pruebas se repitió (remitió): “Le haré llegar la documentación para desmotar las mentiras. Miente más que habla. Y no vengo como acusación particular. Si hoy es un día de la vergüenza es porque usted no se ha apartado del cargo. Esta legislatura es la más inútil de la historia de Canarias. Lo que hay aquí es una causa política”.

Por el PP, Australia Navarro estuvo comedida. Evitó el adelantamiento, pero hizo sonar la pita varias veces y activó el intermitente de manera insistente: “Ya le avisé en noviembre [cuando el mandatario se metió en camisas de once varas a pesar de que reconoció que no era abogado] del error que suponía venir a esta Cámara a petición propia, que se   adentraba en la boca del lobo. Se estaba saltando los tiempos de la Justicia. Usted es el que ha politizado el proceso judicial. Abrió la caja de Pandora”. Aquel mes, Clavijo anunció que había transmitido instrucciones a sus letrados para que estudiasen emprender acciones jurídicas contra las “anomalías” que atribuye a la actuación de la Fiscalía General del Estado. En su opinión, “hurtó” al Tribunal Superior un informe favorable a la espera del desaforamiento.

Al acecho desde el burladero del grupo Socialista, Dolores Corujo saltó al ruedo y tiró pullas (punzantes como las puyas): “Clavijo debería tener la dignidad política de dimitir, no por su condición de investigado, sino porque, con su incontinencia verbal, ha sembrado dudas sobre la independencia judicial.  Ha lanzado una nube tóxica de sospecha sobre el Tribunal Superior de Justicia de Canarias. Es llamativo el empeño del presidente en mantener su caso en ese ámbito”. Al rememorar la sesión del 11 de septiembre de 2018, Corujo le recriminó el “ataque devastador” contra las torres gemelas de la Justicia. Entonces, Clavijo esgrimió que todas sus actuaciones han obedecido a la “legalidad” y a la “rectitud”. No obstante, el PSOE, el PP, Podemos y NC avanzaron que reaccionarían en consecuencia si sería imputado. Esa hipótesis se ha hecho realidad. Una juez de La Laguna lo ha citado para este viernes en condición de investigado por indicios de delitos de malversación y prevaricación en relación a la gestión de la concesión del servicio de recogida de vehículos de la vía pública durante su etapa de concejal y alcalde.

Fernando Clavijo protagonizó sendas agarradas con Román Rodríguez y Noemí Santana, a cuyas formaciones ve detrás de los hilos que mueven lo que califica de maniobra partidista con fines electorales: XTF-NC y Unidos Podemos, que llevaron a los tribunales las “anomalías” en el crédito municipal de 120.000 euros librado en 2014 para rescatar a la empresa con unos reparos del interventor que quitó Clavijo. Se escudó en el “éxito de los funcionarios del Ayuntamiento: “El expediente permitió la continuidad del servicio municipal de grúas ante las dificultades económicas”.

Rodríguez desmontó la “estrategia” de Clavijo: “No es verdad que vaya a declarar porque se la ha ocurrido a alguien de la oposición, sino en base a informes razonados y autos de la Audiencia Provincial. En la televisión autonómica no hay pena de telediario simplemente porque no informa de esto”.

Por los no proponentes, Ruano alabó una operación “inconmensurablemente eficaz y beneficiosa” para la vecindad de La Laguna y Curbelo rasgó las togas de los políticos.

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario